[Clic en la imagen de arriba para volver a la página índice de "Crónica del León"]

Sólo el balón es redondo.

Éste es el capítulo de mi web que está dedicado a exponer mi opinión y mi punto de vista personal sobre la realidad del fútbol y en especial la del Athlétic Club. Por supuesto habrá quien no esté de acuerdo con mis opiniones. Pues que se le va a hacer. En el fútbol, sólo el balón es redondo. Todo lo demás ha de redondearse.


Actualización (11 de octubre de 2008): El blog ya existe.

Y hasta aquí he llegado.

Cuando la comencé no tenía la menor idea de hasta dónde iba a llegar esta seccioncilla de mi pequeña web sobre el Athlétic. Porque no tenía mucho tiempo para escribir (no hay mas que ver la discontinuidad de las fechas), porque cuando la empecé ya tenía en mente este proyecto de mi propia web, al que he dedicado la mayor parte de mi tiempo desde entonces (y si el proyecto ha tardado años en verse, échenle la culpa a mis vicios, y no es el menor de ellos mi profesión), y porque tampoco soy alguien que todos los días sienta la necesidad de ponerse a explicar o a contar cosas. De haber sido el caso, hubiera abierto un blog gratuito y hubiera comenzado a escribir en él. Pero me parecía un desperdicio de tiempo y recursos hacerlo así. Incluso estando los blogs tan baratos.

Bien, las cosas hoy han cambiado. Habrá blog en esta web, aunque en él no sólo escribiré del Athlétic. No me atrevo a decir cuándo, si bien espero que se pueda contar en días y no en semanas. En cualquier caso, con el nuevo blog, se acaba esta sección, que ya no tiene sentido continuar. No obstante, en recuerdo al trabajo invertido, en atención a los enlaces que hay en ella (algunos creo que bastante interesantes), y porque se trata de la prehistoria de mi web, quede aquí el recuerdo de esta seccioncilla. No he corregido mas que las faltas de ortografía y la alineación de los textos. El resto está tal cual vio la luz en su día.

03/09/08


Lo inevitable.

El pasado domingo día 31 de agosto, en San Mamés, el Athlétic Club lució la nueva equipación con publicidad.

Poco es lo que puedo añadir. En primer lugar, que no me gusta. En segundo lugar, que no obstante lo cual, tenía claro que era cuestión de tiempo. La situación de las cuentas del club iba a tardar más o menos en llevarnos a esto, pero que iba a pasar, no lo dudaba, por más que no me agrade. Y en tercer lugar, que no lo veo como un mal necesario, y así lo escribo. Lo veo como algo necesario. Y punto. Si se ha roto una tradición, rota está. Hay tradiciones y "tradiciones" en el mundo del fútbol mucho peores.

03/09/08


Ser un clásico.

Muy recientemente un amigo mío se ha casado, y como viaje de bodas se ha ido de crucero por el Mediterráneo. Entre otros sitios que ha visitado está Olimpia. La Olimpia original, la de los atletas, héroes y dioses de la antigüedad. Me contó, a su vuelta, que allí existía un edificio en el que se inscribía el nombre y el pueblo de todos aquellos atletas a los que se les pillaba haciendo trampas. Para escarmiento y público conocimiento de todos los que pasaran por allí. En una época de héroes y dioses, aun sin medios de comunicación de masas, y con un analfabetismo más que amplio, semejante medida era suficiente para abochornar al tramposo y a sus paisanos, y para que la gravedad de las consecuencias disuadiera a otros atletas de hacer trampas.

Los deportistas modernos (especialmente los atletas y ciclistas, pero no sólo ellos) deberían dar gracias a los dioses del Olimpo (aunque no crean en ellos) porque hoy no se haga lo mismo, y no se inscriba el nombre de los tramposos en un edificio público; por ejemplo, la sede del Comité Olímpico Internacional. Pese a los medios de comunicación de masas, y no el menor internet, hasta ahora sus nombres y sus trampas, pasado el tiempo, se olvidan, y el castigo no es bastante para disuadir a otros de que hagan lo mismo.

No estoy nada seguro (pese al informe -ojo, documento PDF- del club) de que el nombre de Carlos Gurpegui no estaría entonces inscrito en el "hall of shame" del deporte.

De lo que estoy absolutamente seguro es de que si Carlos Gurpegui ya ha cumplido la sanción correspondiente, y en consecuencia dada su falta (que no presunta, toda vez que el trámite judicial, por así decirlo, la dio por probada) como ya purgada, no cabe sino desearle lo mejor una vez vuelto a la competición. Eso sí, en mi opinión de simple aficionado, creo también que hubiera sido mejor para Gurpegui que en 2003 se hubiera aceptado el cumplimiento inmediato de la sanción (sin que ello significara finalizar el proceso de alegaciones en pro de la inocencia de Gurpegui). No sólo porque así la sanción hubiera sido cumplida antes, sino porque para un jugador de 27 años (en el momento en que escribo estas líneas) es más complicado recuperar el ritmo de la competición en Primera que para uno de 25.

En todo caso, dadas las circunstancias, pienso que hubiera sido más prudente no hacer tanta alharaca de su regreso a la competición. El club ya se ha portado dignamente defendiendo a su jugador, y manteniéndole a éste la ficha hasta que pudiera reincorporarse.

Cuando leo cosas como ésta me paro a pensar, un tanto desazonado, si, como el viejo email que de vez en cuando circula por ahí, en el que se relatan las diferencias entre los que fuimos niños en los años 80 y los niños de hoy, hubiera resultado que en otros tiempos (los de Dani, Sarabia, Urrutia...) el infractor hubiera sido tratado más severamente a causa de la infracción, en lugar de ser tratado, hoy, en los tiempos de la Educación para la Ciudadanía, como una víctima inocente (pese a la condena) de la injusticia del "sistema", ese mismo sistema que por otro lado el Athlétic Club dice acatar, es de suponer porque no le ve tan defectuoso como nos hacen ver.

Ésta es una de las cosas que me resulta desagradable escribir y supongo que a otros leer. Los que me precedieron como rojiblancos (sus fotos están la portada de esta web) quizá opinaran de otra manera, pero, en cualquier caso, me enseñaron a no mentir ni engañar, y no engaño si escribo aquí lo que pienso.

26/04/08


Llegar a 100.

Ayer, en San Mamés, Joseba Etxeberría llegó a los 100 goles 100 con la camiseta del Athlétic. Que sea enhorabuena... y que el de ayer no sea el último.

Foto cortesía de la página web del Athlétic Club.

24/03/08


De salvajes y salvajadas.

No he llegado a tiempo de comentar aquí lo del botellazo en la ceja a Armando. Pero afortunadamente Juan Manuel Rodríguez ha escrito su opinión al respecto aquí, aquí y aquí. Yo sólo tengo una cosa que añadir, y es la de que ya hemos tenido muertos en el fútbol a causa del forofismo (lo que algunos llaman "ultras del fútbol"), y ahí siguen los problemas de seguridad y de los forofos más forofos. Soy pesimista acerca de que sucesos como éste sirvan de "vacuna" contra otros más graves. Y a la vista de las declaraciones de los dirigentes del Betis (¿fingimiento? ayer jugó Aranzubia como portero titular), aún más.

24/03/08


Concluyendo.

Hace unas semanas (véase más abajo) escribí esto: "...el hecho de que desde hace años en San Mamés no se alza la voz contra la mayor lacra de nuestro país (pon tú mismo el nombre del que prefieras): el terrorismo de ETA. De aquellos polvos estos lodos."

No hacía falta ser adivino para sospechar que el minuto de silencio del día 9 de marzo iba a ser reventado por los compadres, simpatizantes o colegas de los que perpetraron el vil asesinato. Y así pasó, para vergüenza de nuestro campo, nuestro club, y de los que somos rojiblancos (pese a que algún alma bienintencionada prefirió interpretaciones más benevolentes). Ahora bien, por primera vez los compadres, simpatizantes o colegas de la cofradía del tiro en la nuca han tenido que hacerlo a cara descubierta, sin la cobertura del club. Si quieren gritar salvajadas y ensuciar el recuerdo de una persona inocente (inocente, al menos, en el sentido de que no tenía delito alguno de cuyo juicio con abogado defensor, juez y ley, se derivara una pena de muerte), malo es, pero que lo hagan a su propio riesgo. Me alegro de que el club, por fin, por primera vez haya asumido la responsabilidad que le toca cuando pasan estas cosas, es decir, cuando las calles se tiñen de sangre a causa del terrorismo. Me alegro de que quien quiera chillar obscenidades lo haga, al fin, sin ampararse en el silencio del club.

Post scriptum: Tengo que revisar algunos datos que he volcado en esta pequeña web (gracias por avisarme, Jon). Pero, ay, ando metido en otro proyecto internético de más calado, y no sé si llegaré a tiempo.

20/03/08


No en mi casa.

Ha sucedido exactamente lo que todo el mundo sabía que iba a suceder. Ha resultado todo exactamente como hasta el más idiota sabía que iba a resultar. Para eso se hacen determinadas cosas, so tonto. ¿Qué te creías?

Aún así (masoquista que a veces es uno), leo: "...durante un acto que ha contado con la presencia de la Junta Directiva del Athletic encabezada por su presidente, Fernando García Macua". ¿Era tan necesaria su presencia allí? Y no precisamente para invitar a las copas. Sigo leyendo: "La directiva del Athletic de Bilbao obsequió a los firmantes de este acto exclusivamente político (sic) con una reproducción de una entrada del partido que enfrentó a las selecciones de Euskadi y Catalunya allá por 1931". Entonces aún era Euskadi, ahora la hacen llamar de otro modo, ya ves en qué se les van las ideas. Y sigue: "...firmaron ayer por la mañana la ‘Declaración de San Mamés’, en el propio terreno de juego de La Catedral, en un acto repleto de emotividad..." ¿A eso se reduce todo? ¿Emociones? ¿Emotividad? ¿El temblor previo al orgasmo? Las funciones cerebrales superiores sobran ante la emotividad. Donde se junten tres llorones ensoñando patrias que se quiten todos los filósofos.

Quizá es que en un esquema de selecciones pequeñitas, y quizá con ligas "nacionales" igual de pequeñitas (¿qué audiencia garantiza rentabilidad económica?; ¿o se espera acaso que la teta del Estado -Español o Euskaldún- sufrague siempre la deuda?), un equipo de plantilla limitada (como es el nuestro) podrá reverdecer laureles proclamando que la columna vertebral de la selección campeona de Europa es de aquí, nuestra-muy-nuestra. ¿Es eso lo que pasa por la cabeza de los directivos del club, con el presidente García Macua a la cabeza? Los Inocentes son el día 28, no el 30.

La web del Athlétic Club es bastante más discreta y comedida. ¿Alguien sabe de quiénes son las fotos que se ven al fondo? Las de los jugadores del Athlétic Club que han jugado también con la selección española. Eso es historia de nuestro club; éso es lo que le ha hecho grande.

Hoy he leído también que con todo esto San Mamés ha sido mancillado. Estoy de acuerdo. Pero pongamos las cosas a la escala adecuada. No tanto por la firma de la "Declaración" como por el compadreo de la Directiva, que ha hecho dejadez de representar a los que "emocionamos" en otra onda y no por eso somos menos rojiblancos. Tampoco tanto por los vergonzosos actos de las gradas (previstos y sabidos hasta sin necesidad de una pitonisa) como por el hecho de que desde hace años en San Mamés no se alza la voz contra la mayor lacra de nuestro país (pon tú mismo el nombre del que prefieras): el terrorismo de ETA. De aquellos polvos estos lodos. Porque son los mismos, exactamente los mismos, lo que consientieron aquéllo e hicieron ésto.

30/12/07


Otro artículo (II).

Suma y sigue. Sigo colaborando en HispaLibertas, en donde he publicado este otro artículo.

Actualización 30 de octubre de 2007. Sigo colaborando en HL. Sin embargo, a causa de un cambio en la configuración de la página, la dirección del artículo mencionado ya no está disponible. Intentaré recuperarlo de alguna manera. Mis disculpas por las molestias.

19/6/07


La vida pasa.

Jo, cómo pasa la vida, y si te descuidas te arrastra a su paso. Tenía pensado (y medio escrito) un pequeño artículo sobre la renovación de Clemente, y resulta que ya ni tan siquiera es el entrenador. Por si fuera poco, se retira Guerrero y ya para rematar el club se embarca en una política de fichajes que, ahora que ya no está quien los reclamó (Clemente), parece que es la “apuesta a largo plazo” de la plantilla, quizá por no decir que con la plantilla anterior casi nos vamos al hoyo, y que si no reforzamos la plantilla, al hoyo nos vamos.

En fin, que ya llego tarde. No obstante, hay unas cuantas cosillas que sí quisiera decir al respecto de todo esto... si encuentro tiempo para ello. De momento me quedo con este artículo y esa gran primera frase: "Yo soy un defensor de Clemente, un hombre que pese a su chulería ha demostrado con creces sus conocimientos de fútbol en estos años."

14/7/06


Otro artículo (I).

Uno de los privilegios del artista es la autocita, así que aquí dejo, para quien interese, un artículo que he escrito sobre el próximo Mundial y la fortuna de poder verlo. El artículo se encuentra en HispaLibertas, primer periódico ciudadano en lengua española de España.

Por cierto, tenía pensado escribir algo acerca la continuidad de Javier Clemente en el banquillo. Como ya es oficial que ha renovado, me lo voy a tomar con más calma antes de publicarlo.

Actualización 30 de octubre de 2007. Sigo colaborando en HL. Sin embargo, a causa de un cambio en la configuración de la página, la dirección del artículo mencionado ya no está disponible. Intentaré recuperarlo de alguna manera. Mis disculpas por las molestias.

29/5/06


Una encuesta y un balance.

Ha terminado la liga 2005/2006, por fin, una vez jugado ese partido tan intrascendente, ese partido donde no se jugaba nada... ese partido que si era tan inútil no logro imaginarme porqué se ha terminado jugando. Ha terminado, repito, y con ella el sufrimiento que hemos tenido que aguantar domingo a domingo. Llega por tanto el momento de hacer balance, y, dadas las circunstancias, pensar qué nos ha fallado, porqué hemos estado la mayor parte de la temporada en puestos de descenso, con la soga al cuello casi hasta el final. Hasta en la web del Athlétic Club han puesto una encuesta para que los asiduos opinemos. Sólo que la encuesta tiene bastante más mala leche ya que la pregunta es ¿Quién ha tenido la responsabilidad de las dificultades clasificatorias de la presente temporada? Aquí están los resultados. Ahora mismo (17:48 del 22 de mayo), la culpa, según los votantes, es de la Directiva, con más de un 27% de los votos, aunque también con más de un 27% de los votos echan la culpa a los jugadores.

Gracias a disponer de un espacio web como éste, yo puedo explicar mi opinión argumentadamente. Por tanto, aquí están mis dos céntimos.

El único error grave que se cometió fue fichar como entrenador a Mendilíbar. Y me explico. Mendilíbar nunca había entrenado a ningún equipo de Primera División. Nunca. Carecía de esa experiencia. Y ésa es una carencia muy seria. Entre Segunda y Primera hay una diferencia tremenda, tanto en nivel competitivo como en la exigencia de los clubes. Salvo a título anecdótico, nadie mira los resultados de Segunda, ni, salvo que sea muy forofo de su club, nadie se siente orgulloso de meterle media docena de goles a un recién ascendido de Segunda B o al filial de un Primera. No es la misma tensión la que cabe esperar de unos jugadores si en lugar de enfrentarse al campeón de Liga, o a un club lleno de historia y trofeos, el partido es contra un “clase media” de Segunda. No en vano la Primera División es la “Liga de las “Estrellas”, mientras que Segunda es, ni más ni menos, que la segunda división. Por si eso fuera poco, Mendilíbar no era alguien “de la casa”, sino de fuera, y, en consecuencia, no conocía bien el ambiente del club, ni dentro ni fuera del vestuario. En fin, que el que haya sido responsable de este fichaje, que se apunte la muesca correspondiente.

Luego resultó que este año hemos tenido dos bajas muy notables, más de lo que parecía al principio: Del Horno y Ezquerro. Entre los dos se perdieron 18 goles (14 en Liga y 4 en Copa). Se dice pronto: el máximo goleador de esta temporada ha sido Adúriz, con 6 goles (todos en Liga), por si alguien no tienen la noción de cuántos goles son 18 goles. Además de eso, se perdió el poderío que tenía la banda izquierda del ataque, la capacidad de pegada de un lateral (Del Horno) capaz de tocar la pelota y aportar balones al ataque, y la presencia de un extremo izquierdo (Ezquerro) capaz de culminar en gol una jugada. Con ser esto grave, lo fue más no fichar a ningún jugador que supliera estas carencias. Aquí se reveló uno de los fallos de la política de cantera: los reemplazos no aparecen automáticamente y menos con la misma calidad y madurez. Porque Llorente es un buen jugador, sin duda, pero aún le queda por aprender. En cuanto a los demás laterales, no hay nada que rascar desde que Larraínzar (cosas de la edad) dejó el club.

Menos mal que se reaccionó a tiempo. Se despidió a Mendilíbar, una vez que hasta el más ciego podía ver que el equipo había perdido el rumbo, se fichó a Clemente como entrenador y se movió el mercado de fichajes para contratar a un goleador; el elegido, dentro siempre del círculo en que se mueve el club, fue Aritz Adúriz. Estas medidas han sido todo un éxito, pienso yo.

Clemente reunía las características perfectas para encajar en un Athlétic en crisis. Es un excelente pararrayos, es una persona capaz de aguantar presión, capaz de dar la cara por sus jugadores, aun a riesgo de que se la partan, tiene experiencia en Primera y sabe qué es el Athlétic. En ese sentido, todo correcto, y, en definitiva, a las pruebas me remito: ha salvado la categoría.

Por lo que respecta a Adúriz, yo creo que se ha ganado también el sueldo. Sólo ha jugado 18 partidos, y no todos completos, pero aun así se las ha apañado para ser el máximo goleador del equipo esta temporada. No está nada mal.

Espero que nadie piense que el éxito en remediar el desastre puede ser, en sí mismo, un éxito reseñable. Porque entonces, mejor vayámonos haciendo a la idea de que lo nuestro va a ser un continuo apretar los dientes.

Volviendo al tema original, si a mí me preguntan quién ha tenido la responsabilidad de las “dificultades clasificatorias” (¡gran eufemismo!), yo tengo claro que fue quien (o quienes) decidió (o decidieron) fichar a Mendilíbar, y también aquel (o aquellos) que decidió (o decidieron) que no era preciso fichar a nadie para suplir dos bajas en la primera plantilla. Supongo que, aunque se han cargado las tintas en el Presidente del club, no sin razón (mala suerte, señor Lamíkiz, pero estas cosas van en la responsabilidad del cargo), el resto de miembros de la Directiva, y la dirección deportiva del club, algo tendrán que ver también en el desastre. En cambio, no creo que sea justo echarles la culpa a los jugadores, que no han dejado nunca de esforzarse en mejorar las cosas.

Post scriptum: escrito esto me entero de que Ziganda va a ser el nuevo entrenador del Atlético Osasuna. Le deseo lo mejor, aunque al “Cuco” le pasa, en cuanto a experiencia, lo mismo que a Mendilíbar: que no tiene la de ser entrenador en Primera (por no hablar de las exigencias que plantea la Champions). Solo que Ziganda sí es “de la casa”, y ya dirigía al Osasuna B. Otras carencias puede tener, pero al menos, conoce el entorno del club.

23/5/06


Basta de protestar.

Agárrense a la silla que vienen curvas:

Los que amamos el fútbol y el espectáculo del juego estamos cansados de unos defectos que se propagan cada vez más y se castigan cada día menos. Es urgente que la FA Board y la FIFA tomen cartas en el asunto para acabar con ciertos abusos y costumbres de los jugadores que quitan espectacularidad al fútbol y que perturban su buen desarrollo (...) En el fútbol, cuando el árbitro señala una falta, casi todos los jugadores del equipo infractor se precipitan a recriminarle un error y el tiempo pasa. Eso ocurre varias veces en el partido, cortando así el ritmo de juego, el espectáculo y propiciando una situación patética, a mi entender, con jugadores acorralando al juez, sometiéndole a una presión inadmisible e intolerable.

Exacto. Las protestas en el terreno de juego han degenerado, de tal manera que no se protesta para señalar al árbitro un error, sino para acojonarle, marear la perdiz, confundirle, o simplemente cortar el juego al rival. Cuando no para irritar al público y provocar su reacción, las más de las veces, excesiva. Y, para quitar esos vicios que tienen los jugadores y que se asumen como "normales":

En las faltas lejanas o laterales nos quejamos en otras ocasiones de las permanentes obstrucciones, de los agarrones en el área donde todos los jugadores, etc,. Tanto que el árbitro podría pitar de diez a 20 penalties en la misma jugada, puesto que los jugadores ni miran el balón, ocupados a agarrar a su contrario.

Totalmente de acuerdo. Y esto no es todo:

Por último, en un objetivo educativo, de justicia y de corrección de otro defecto del fútbol, que es la falta de conocimiento de las reglas por parte de jugadores, entrenadores y público, harían un gran servicio al fútbol los sistemas electrónicos, auriculares, micrófonos y vídeos que utilizan los jueces. Comunicar con sus auxiliares, explicar a los jugadores las faltas cometidas y trasladar al público el motivo de sus decisiones. De esta forma también se acabaría con la mala costumbre de las protestas sistemáticas de los futbolistas a los árbitros.

Las negritas son mías. Así los forofos se quedarían en casa o en la grada. Que le cuenten lo de la "falta de intención" a su tía la del pueblo o a sus compadres de barra.

Firma el artículo (léase entero que merece la pena) Just Fontaine. ¿Que quién es ese tío? Un francés que metió 13 (trece) goles en el Mundial del 58 y ganó dos Copas de Europa. Total, nadie.

19/4/06


Otro artículo.

Otro artículo, aunque éste es más viejo. Lo tenía guardado en el disco duro a la espera de que se resolviera la semifinal de Copa del año pasado, la Athlétic Club - Betis, para usarlo para echarlo en cara a los bocazas del mundo del fútbol que buscan la excusa antes de que empiece a rodar el balón. Me da igual que sea porque les acobarda el simple pensamiento de que pueden perder y quedar eliminados (para eso que se dediquen a otro negocio), o que su cabeza no da para otra interpretación mas que la conspiranoica, o que simplemente han de sacar a pasear la "húmeda" sea como sea. Sea como sea, es una idiotez, pero de las malas, de las que irrita al aficionado. Por eso creo que no deberían decirse estas cosas. Y por eso he esperado tanto tiempo para publicar este artículo en mi web. El enlace es: éste

Firma el artículo uno de mis periodistas deportivos favoritos, Juan Manuel Rodríguez.

7/4/06


Artículo.

Hoy pongo aquí un artículo de "La Gaceta de los Negocios" que creo que puede ser interesante. A mí, desde luego, me ha gustado. El enlace es: éste

Lo único que no me ha gustado es su opinión acerca de los comentaristas de la TV. Ojalá fueran así. Pero normalmente los comentaristas no saben de fútbol y no hablan de fútbol. Sólo de sus manías.

27/3/06


En la muerte de un coloso.

Hay sucesos que ponen la carne de gallina a quien las contempla porque son de tal magnitud que nuestro entendimiento es incapaz de aprehenderlo. Ver cómo se derrumba una montaña, cómo la tierra se abre, cómo el agua se levanta en un tsunami... son cosas que sólo con dificultad nuestro cerebro puede comprender, y de ahí que lo primero que venga a la boca sea un incrédulo “no puede ser...”

Ayer tarde cuando escuché en la radio, a las 20:00 exactamente, que “una leyenda del fútbol mundial” (palabras textuales, y cuán ciertas), Telmo Zarra, había muerto, lo primero que me vino a la lengua fue un “no puede ser”. Porque, para los que hemos sido destetados en un autobús que viajaba para ver jugar al Athlétic en San Mamés, en el Helmántico, en Balaídos..., Telmo Zarra, no era sólo un persona, dentro y fuera del campo, un gran señor, un amigo; era también el 9 por antonomasia, aquel al que todos los que alguna vez nos hemos puesto una camiseta rojiblanca, aunque sólo fuera en una pachanga entre amigos, nos queríamos parecer. Era el gran Zarra. Era un coloso. Y ha muerto. No tengo palabras para expresar cómo me siento.

Pero sí quiero tener palabras para dirigirme a su familia y amigos más cercanos, a todos sus seres queridos, para decirles que les acompaño en el sentimiento por su pérdida y que, como creyente, confío en que Dios nuestro Señor tenga a Telmo ya a su lado. Rezaré por ello y también para que Dios nos consuele a los que aún estamos aquí, doliéndonos por su pérdida.

Foto cortesía de la página web del Athlétic Club.

24/2/06


Multa de risa.

12.000 euros a Eto´o por su estupidez en la celebración del título de Liga. 10.000 piden para los que se colaron en el entrenamiento del Atlético de Madrid. ¿Cuánto gana Eto´o al año? ¿Cuánto ganan los forofos del otro día? A mí una multa de 10.000 o 12.000 euros haría que me pensara dos veces reincidir. Pero ¿y a los jugadores deslenguados?

26/5/05


Qué partido.

Milan 3 – Liverpool 3. El fútbol aterrizó ayer noche en Estambul y se transformó en una de las finales más emocionantes de los últimos años. Como dijo aquel otro: qué grande sós.

Enhorabuena al campeón por el título. Enhorabuena y gracias a los dos equipos por hacernos disfrutar.

Postdata: ¿Alguien echa de menos a Benítez en Valencia? ¿Los de “Benítez, vete ya”, tal vez?

26/5/05


Que alguien haga algo.

Ayer un grupo de seres bípedos, supuestos aficionados al fútbol, entraron en las instalaciones donde se entrenaba el Atlético de Madrid. Insultaron a varios de los jugadores y a varios de los miembros del cuerpo técnico. A uno de ellos le amenazaron de muerte. Ya ha habido muertos en reyertas entre presuntos aficionados, por tanto yo no me tomaría a broma esta amenaza.

Hemos escalado un puesto más en la degeneración del fútbol. Ahora ni los sitios de entreno están libres de fanáticos.

¿Alarmista? No, no lo creo. El año pasado ya vimos como le dedicaron a la primera plantilla del Real Madrid varias lindezas mientras se entrenaban. Aunque no hubo salto de valla, como ayer, ni amenazas de muerte, como ayer, pero ya fue el primer paso. Un primer paso. Un solo paso no conduce a ninguna parte. Pero dos pasos sí.

Por favor, que alguien haga algo con esta gente si quieren que sigamos yendo a los estadios (incluso para ver entrenamientos) sin necesidad de testar antes.

20/5/05


De lunes.

Tres asuntos de diversa índole en el comentario de hoy.

El primero, el más duro. Ayer tarde, en Santander, una cuadrilla de descerebrados volvieron a ponernos en ridículo a todos los rojiblancos al jalear a una organización terrorista, y a insultar a los españoles, por lo que yo, que soy español, me doy por insultado por ellos. El que estos mermados mentales sean pocos o muchos me da lo mismo. Son, y eso es suficiente. Alguno quizá añada que son “los de siempre”. Pues razón de más. Si son los de siempre, si ya están identificados, no sé a qué esperan para meterlos en el zoo que les corresponde. Porque yo con ellos no quiero ser rojiblanco. No quiero que por animar al mismo equipo (aunque yo, eso sí, sin insultar ni a la patria chica ni a la patria grande de nadie) me metan en el mismo saco que a todos los miserables que jalean a delincuentes.

El segundo, el menos duro. Ayer noche, en el programa “Documentos TV” de La 2 de TVE, pasaron un reportaje sobre el dopaje en el deporte. Salió el caso de Gurpegui, con declaraciones de Zubizarreta, del doctor Sabino Padilla, y del propio Carlos Gurpegui. Para ser sincero, el reportaje me dejó frío. A mí, que sé algo del caso Gurpegui gracias a que sigo las andanzas del Athlétic Club, no me dijo nada que no supiera. Pero lo peor es que a una persona que no sepa de qué va el tema, tampoco. Y eso es lo malo. El dopaje en el deporte, la adulteración de las competiciones a causa del dopaje, los efectos en la salud de los deportistas... son temas lo bastante serios como para despacharlos con un pobre y simple “hay casos de dopaje, por ejemplo, el de Gurpegui, que se han llevado a los tribunales ordinarios de justicia”. Eso enfanga la imagen del jugador y del club que le da cobijo.

El tercero. Por fin una noticia buena que comentar este lunes. El Athlétic Club femenino, otra vez campeón de la Liga, nada menos que invictas. Y van tres ediciones consecutivas. Enhorabuena a las jugadoras, que se lo han ganado a pulso. ¡Aúpa Athlétic!

18/4/05


A Dios.

Muchas veces me contengo para no incluir en esta sección opiniones mías que no tienen nada que ver con el fútbol. No creo que sea el lugar, ni que incluirlas ayude a hacer más “visitable” mi web. Sin embargo, hay ocasiones en que esta regla ha de saltarse, como pasó el día 11 de marzo, y como pasa hoy con este mensaje.

El pasado día 2 de abril, festividad de la Divina Misericordia (festividad instaurada precisamente por él), a las 21:37, en la ciudad de Roma, falleció en medio del amor de los fieles, y en loor de santidad, el papa Juan Pablo II.

Para millones de jóvenes de mi generación, Juan Pablo II fue el papa que con su prédica, su catequesis, su inmenso amor por nosotros, y su ejemplo, posibilitó que maduráramos desde la fe transmitida por nuestros padres a la fe que aceptamos libremente como propia, para hacerla nuestra vida.

No puedo expresar con palabras cuánto le voy a echar de menos. Sin embargo, no estoy triste. Ahora él está con Aquel al que amó toda su vida. No puedo concebir una compañía mejor.

4/4/05


¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿Adónde vamos?

El nivel competitivo actual de la selección nacional de fútbol ha quedado sobradamente demostrado. Después de pensar durante años que estábamos en el coche de cabeza del fútbol europeo, consolándonos con la manoseada excusa de que si no obteníamos más títulos era por esa pertinaz mala suerte que nos apea en cuartos de final de todas las competiciones, la realidad se ha mostrado tan descarnada como realmente es.

Nuestro nivel competitivo se resume en ir muertos de miedo a Belgrado, con las rodillas flojas, con la mente puesta en evitar que la selección de Serbia y Montenegro (toda una potencia del fútbol ¡voto a bríos!) nos gane. Y en volver suspirando de alivio porque hemos empatado. Y en consolarse pensando que un cero a cero es un resultado aceptable.

Hemos retrocedido 28 años. Hemos vuelto a 1977, al año en que clasificarse para un Mundial era una proeza que no siempre se lograba, en que había que arrancar la clasificación recurriendo a la proeza en el último partido contra rivales de similar calidad a la nuestra, en que se iba a ese partido muerto de miedo, en que un gol milagroso de Rubén Cano, de Dani, de Cardeñosa, o, en casos extremos, un empate y un resultado ajeno nos dejaba de chiripa la clasificación... nos metía en la élite del fútbol o nos dejaba donde estábamos: en la segunda división mundial. Porque sólo un milagro servía para clasificarnos. Porque sólo clasificarnos ya era un éxito.

Hoy, en 2005, estamos en el mismo punto. Sólo que (dicen) nuestra Liga es la “Liga de las Estrellas”, la de los “galácticos”, la de los cracs de todo el mundo reunidos... ¿Sí? Pues no se nota.

La frase del día, en boca de Luis Aragonés, seleccionador nacional: “En fútbol, cuando tienes más fuerzas que el rival hay que machacarlos y no lo hemos hecho. Como estábamos mejor, teníamos que haber sacado fuerzas de flaqueza para vencer.” Y nosotros, los de la selección de la “Liga de las Estrellas” no lo hemos hecho. ¿Dónde nos deja eso? En segunda división.

31/3/05


Reflexiones del domingo tarde, IIª parte: Renovarse o morir.

Siguiendo con estas reflexiones de domingo por la tarde, en que el tiempo se hace leeeeeento a la espera del lunes, hoy le toca repaso al Valencia C.F., vigente campeón de Liga, que está claro que no lo va a volver a ser esta temporada.

El plan renove del Valencia comenzó también por el entrenador. Pero con dos diferencias de gran importancia. Primero, el entrenador saliente, Rafa Benítez, había logrado que el Valencia consiguiera ganar la Liga y la Copa de la UEFA en su última temporada. En las anteriores, había aumentado el palmarés del Valencia más que ningún otro entrenador en su historia. Es decir, a diferencia de Carlos Queiroz, que se marchó del club con la etiqueta de fracasado, Benítez era eso que se suele llamar un ganador. Pero se fue. Y se fue (ésta es la segunda diferencia) porque estaba cansado del trato que le había dado su club. Claro, a fin de Liga, con el título en la mano, con la Plaza del Ayuntamiento llena, pocos se acordaban de aquellas pancartas de “¡Benítez, vete ya!”, excepto el propio Benítez; el presidente del club seguramente debió pensar que su entrenador era un genio, pero Benítez, a lo que parece, pensaba en que ya podía haberlo dicho cuando recibía pañoladas en Mestalla a principios de temporada. Justo lo que le pasó a Jupp Heynckes con nuestro club el año anterior.

Se fue Benítez, y como reemplazo llegó Claudio Ranieri. Otro entrenador del que se esperaban grandes cosas. Porque no se tuvo en cuenta que Ranieri, en el fútbol español (bueno, tampoco en el italiano), no ha conseguido nunca nada, excepto hacerse famoso por sus excesos verbales en los entrenamientos, y por derrochar testosterona a raudales. De hecho, la concepción del fútbol que tiene Ranieri es que el fútbol es cosa de testosterona y poco más. No se tuvo en cuenta que Ranieri es un entrenador capaz de cabrearse tanto con toda su plantilla en un entrenamiento como para abandonar el mismo sin dar explicaciones. Muy racial, pero poco técnico, y además, como ya se ha visto, inútil a efectos de resultados.

Como tantos otros entrenadores, Ranieri pidió refuerzos, y en el club hicieron lo posible por conseguírselos. El problema fue que Ranieri pidió refuerzos de jugadores que fueran adecuados a su estilo de fútbol. Eso desequilibró completamente una plantilla que ya era una plantilla campeona y que tiene en ella a algunos artistas del balón. Ranieri no quería artistas, quería trabajadores del balón. Y los tuvo, pero al precio de cambiar el estilo de juego del Valencia, que pasó de ser un equipo equilibrado, que jugaba montando jugadas de detrás hacia delante con mucho orden, a ser un conjunto de picapedreros. Si al menos eso le hubiera servido de algo, la jugada de Ranieri hubiera merecido la pena. Lamentablemente no fue así. Eliminados de la Champios League y luego de la UEFA a las primeras de cambio, lejos del título de Liga, y fuera de la Copa. El equipo, cada vez con el encefalograma más plano. Y el entrenador, cada vez más gritón. Porque esa es otra. Ranieri es de los entrenadores que nunca comete un error. El error es de otros.

Liquidado el problema de Ranieri, aunque pagando una pasta larga por liquidarlo (por cierto, entre el finiquito de Ranieri, sin ingresos televisivos por la Champions y por la UEFA, me preguntó cómo acabarán las cuentas del Valencia), la solución fue echar mano al segundo de Rafa Benítez. Será por si se le ha pegado algo, supongo. El sucesor de Benítez, don Antonio López, parece un entrenador competente, pero no tiene experiencia en Primera División. No parece, por tanto, un entrenador llamado a liderar un proyecto campeón, sino a salvar los muebles esta temporada, y quizá la que viene volver a equilibrar la plantilla. Le deseo suerte.

En esto ha quedado, de momento, el plan renove del Valencia para la temporada 2004/2005. Veremos qué pasa la que viene. Renovarse o morir.

22/3/05


Reflexiones del domingo tarde, Iª parte: Renovarse o morir.

A toro pasado es fácil ver las jugadas. Qué fácil. No obstante, hay cosas que sólo pueden apreciarse a toro pasado porque el fútbol no es ciencia, no cabe realizar una demostración exacta sino empírica. Y menos si hablamos con forofos.

Todos los equipos afrontan un plan de renovación al comienzo de cada temporada. Sólo con el paso de las jornadas puede saberse si ese plan ha funcionado o no. Los que con mayor ahínco afrontan la renovación son aquellos clubes que aspiran estar a lo más alto, porque estar arriba cuesta mucho más que dejarse llevar por cómo vaya la Liga. Ciertamente, los cuatro equipos que quedaron primeros en la temporada 2003/04 (Valencia, Barcelona, Deportivo de la Coruña y Real Madrid) han sido de los que más han invertido en ello. Cuando sólo falta la cuarta parte de la Liga por disputarse, está claro que le evaluación de esos esfuerzos es: fracaso para Valencia, Deportivo de la Coruña, y Real Madrid, y éxito rotundo para el Barcelona.

A principios de esta temporada el Real Madrid fichó a José Antonio Camacho como entrenador. Ésta era la pieza clave del plan del Real Madrid para la Liga. Se suponía que Camacho, que era hombre de la casa, que tenía rodaje fuera y dentro de España, y que además se le presumía con mano de hierro, era lo que la plantilla necesitaba. A mí todavía están por explicarme con cuidado para qué se necesita en el banquillo una mano de hierro, pero en fin, hubo a quien le pareció bien. Resulta que nadie tuvo en cuenta que como entrenador nunca ha hecho grandes cosas, ni con el Rayo Vallecano, ni con el R.C.D. Espanyol de Barcelona, ni con el Sevilla. Pretender, como pretenden algunos, que “una gran campaña” es aquella que acaba con el ascenso a Primera División o con la clasificación para la UEFA, puede ser razonable para otros clubes, pero no para el Real Madrid. Con la selección española, ni fu ni fa. Como escribí en otra parte, ha estado en el mismo nivel mediocre de sus predecesores. Los aficionados merengues, puestos a no recordar, no se acordaron de la “espantá” que hizo con el Real Madrid en su primera y fugaz época. Las culpas se le echaron a Lorenzo Sanz, pero digo yo que algo tendría que ver Camacho con ello. Pero en fin, esto no se tuvo en cuenta. Era el fichaje estrella de Florentino Pérez, y no se le podía quitar el brillo así por las buenas.

Luego, como casi todos los entrenadores, Camacho pidió refuerzos. Básicamente, dos centrales y un medio-centro. Los dos centrales fueron incoporados: Walter Samuel y Jonathan Woodgate. Samuel está jugando, pero está pasando desapercibido, excepto cuando le traiciona el subconsciente y se cree que todavía está en Italia. Lo de Woodgate mejor ni lo recuerdo. Aunque ya tiene gracia que en su día descartaran a Milito porque decían que tenía una lesión crónica, y descartaran también a Cannavaro por lo mismo. Y ahí están los dos, más frescos que dos rosas, jugando día sí y día también con el Real Zaragoza, el uno, y con la Juventus, el otro. Lo del medio-centro también tiene guasa. Llegó en su lugar Michael Owen, buen jugador, pero que no es medio-centro, sino un jugador que aumentaba el ya preocupante “overbooking” de la banda izquierda del ataque. Y así se encontró Camacho con un problema irresoluble: hacer jugar a todos ellos a la vez sin que se estorbasen. Pese a que se encontró con la no del todo inesperada ni desagradable sorpresa de que Guti y Beckham podían jugar, y muy bien, de medio-centros.

Pero el peor problema de Camacho fue el de tratar de cnseguir que su equipo (y los jugadores) se parecieran a él. Camacho como jugador era un tío bravo, de los que sudaba la camiseta, que sufría por el equipo y que trotaba minuto tras minuto hasta el fin del partido. Esas eran sus principales virtudes. Pero resulta que en su plantilla hay jugadores que tienen otras virtudes, a falta de ésas. Beckham, por ejemplo, no se puede decir que sea el jugador más sufrido de la plantilla, pero a cambio tiene un toque de balón fuera de serie. Ponerle a perseguir contrarios para presionar la posesión de la pelota no es el mejor modo de hacerle rendir. Igualmente, ponerle a Ronaldo a correr arriba y abajo, es tontería, cuando los únicos metros que le importan a Ronaldo, y en los que realmente marca la diferencia, son los veinte que hay antes de la portería contraria. Camacho quiso un equipo aguerrido y lo tuvo, al precio de malgastar las cualidades futbolísticas de su plantilla sin que por eso mejorara el rendimiento de sus jugadores. Mas bien al contrario.

El resultado de todo este experimento ha sido que Camacho fue despedido tras acumular malos resultados, que los jugadores incorporados a la plantilla no han dado (no están dando) el resultado esperado, y que los jugadores perdieran la perspectiva de su propia posición dentro del campo. Algo que un club como el Real Madrid no puede permitirse si quiere conservar intactas sus expectativas deportivas y con ellas, las económicas.

Y la conclusión de todo ello es que el Real Madrid tiene muy complicado, pero mucho mucho, ganar la Liga, que de la Copa y la Champions League ya se ha despedido, y que cada día surgen más voces que hablan del “final de un ciclo” y en consecuencia piden un cambio. Básicamente, menos estrellas y más títulos. Renovarse o morir.

21/3/05


No al racismo.

Me alegro de que se haya firmado un protocolo de actuación contra el racismo. Me alegraré más aún si además lo aplican, y ya no te digo si ese protocolo atacase la raíz misma del racismo en el fútbol: el fanatismo del forofo. Porque es una realidad constatable que el forofo dispuesto a mirar el color de la piel de un jugador del equipo contrario, y a insultarlo por ello, no mira lo mismo, ni dice lo mismo, si el jugador es de su equipo. Y, precisamente por eso, los clubes hacen la vista gorda a la hora de castigar los insultos, sean racistas, o de otra índole.

Tenemos un plan contra el racismo. Los clubes lo han suscrito. Que lo apliquen, y que eso sea para bien del fútbol español.

20/3/05


Bobos.

El partido Málaga-Real Betis de la pasada jornada de Liga terminó no del todo bien. Varios espectadores arrojaron objetos sobre el árbitro y los jugadores (que ya se retiraban del terreno de juego), y sobre los periodistas. Un cámara de televisión resultó alcanzado por un objeto. La triste escena fue documentada por las cámaras de este periodista y otros. Y menos mal que esta vez no hubo descalabrados, imágenes de rostros ensangrentados, y puntos de sutura. Menos mal, pero ello no hace menos triste la escena.

Al día siguiente, en el noticiario de Antena 3 TV de las 15:00, uno de los comentaristas de la cadena dijo que los responsables de aquellos hechos eran “bobos que se habían colado en el partido”.

Pues no. Yo me apuesto la paga del mes a que entraron en el estadio pagando religiosamente su entrada, y que además hacen eso con regularidad. Es decir, se trata de espectadores habituales del fútbol, de habituales seguidores de su club.

Ése es el problema. Se trata de clientela habitual de su club, gente que compra camisetas y entradas. Por ello a su club (como a todos los demás) se le hace grande la boca para condenar estos hechos, pero se le achica cuando se trata de tomar medidas. ¿Arriesgarse a perder clientes, cuando soplan vientos de crisis económica en el mundo del balón? Venga, hombre. Eso no es razonable. Y así, los “bobos” de marras, gracias a los bobos que miran para otro lado a fin de no tomar medidas y a los bobos que se lo toleran, seguirán yendo al estadio, y quizá, algún mal día, hagan algo peor que atizarle a un cámara de TV con un proyectil. Volverán las bocas a llenarse de condenas. ¿Y qué? ¿Harán algo entonces los clubes, aparte de escaquearse de su responsabilidad? Ya dice el refrán que “quien siembra vientos recoge tempestades”. Pues eso. Y en cien años todos bobos.

14/3/05


En cartera.

Los diarios llevan varios días despachándose con la lista de los fichajes que tiene en cartera el Real Madrid para la próxima temporada. La cuestión no sería en exceso importante si no fuera porque parece haber bastante coincidencia en tres jugadores rojiblancos: Del Horno, Yeste e Iraola.

Lo primero que quiero decir es que a mí personalmente no me preocupa que el Real Madrid (u otro club) fiche a uno de nuestros jugadores. Ha pasado otras veces y hemos seguido adelante. Por otro lado, estamos hablando de futbolistas, de profesionales del balón. A un profesional no se le puede negar que se marche a otro equipo en el que puede tener un mejor horizonte como profesional. No nos engañemos: hoy por hoy el Real Madrid está un escalón por encima del Athlétic en cuanto a categoría de plantilla, lo que le permite estar un escalón por encima en resultados deportivos, y expectativas deportivas. Negar a un jugador la posibilidad de que intente probar si estaría a la altura de competir en uno de los mejores equipos de España y de Europa sería cruel. Sería tanto como si mi jefe quisiera retenerme en mi empresa aduciendo razones sentimentales, frente a una oferta de otra empresa más grande y con más posibilidades. No es razonable que me pidan eso, y no es razonable que se lo pidamos a los jugadores de fútbol.

Por supuesto, no todos los jugadores tienen la misma importancia en la plantilla, ni dejan el mismo hueco si se marchan. Para mí la marcha de Yeste se notaría más que la de Del Horno, y ésta más que la de Iraola. Pero es solo una percepción personal.

Por otro lado me da a mí la impresión de que el Real Madrid necesita más un lateral izquierdo que a un centrocampista zurdo, aunque sea de la calida de Yeste. Por eso, mi opinión es que el Real Madrid, si ficha a alguno, será a Del Horno. Yeste no pasaría de ser un suplente más, y en cuanto a Iraola, yo creo que le falta un hervor, por lo que se trataría de un fichaje más arriesgado. Y cuando se trata de competir, las apuestas sólo valen en las casas de juego.

Ahora, eso sí, que don Florentino vaya preparando la cartera, porque sea cual sea el fichaje, al Athlétic no le vale más que el dinero en efectivo o el cheque conformado. Ni tampoco le vale el regateo. Los jugadores tienen su cláusula de rescisión para algo. Los regateos, para el que los quiera. Que somos modestos en nuestra economía, pero no tontos.

12/3/05


No os olvidamos.

Mis oraciones son para vosotros.

11/3/05


Y cien.

Por fin. En su partido número 350 ha marcado el gol número 100 en Liga. Creo que a todos los aficionados rojiblancos nos parece de justicia poética que Julen Guerrero, uno de los mejores jugadores del Athlétic en los últimos años, y una de las figuras más carismáticas del club, haya llegado a una cifra tan redonda y tan alta. Enhorabuena. Y que el 100 no sea el último. Que haya más, que todos lo deseamos.

07/3/05


Ernesto se marcha.

Esto de preparar una crónica mínimamente racional sobre el tema de la marcha de Valverde del club es muy difícil. Lo he intentado varias veces, y ninguna redacción me ha satisfecho.

En primer lugar está la sorpresa por una decisión que a mí me pilló completamente desprevenido. Como a mí, a otros que conozco. A todos nos pasa lo mismo. Ni esperábamos algo así ni, además, somos capaces de imaginarnos qué es lo que ha sucedido. Y eso refuerzo la sorpresa. ¿Qué ha sucedido?

Porque si repasamos la trayectoria de Valverde en esta temporada y la pasada, ésta es positiva. La temporada pasada el equipo se clasificó para la Copa UEFA, con el puesto más alto en la Liga desde el subcampeonato de 1.998. Con este resultado Valverde logaraba lo que ni Luis Fernández en sus últimos años, ni tampoco Jupp Heynckes, fueron capaces de lograr. Esta temporada la posición en la Liga es similar a la del año pasado, con el plus añadido de que se está en semifinales de la Copa del Rey. En la Copa UEFA nos han eliminado tras un mal partido en casa. Pero eso no parece razón suficiente para que se vaya. Es más, si la directiva del club mantuvo tras ese partido la oferta que le había hecho a Valverde para su renovación, es que debieron entender lo mismo que yo, que no era razón de peso para no contar con él en el futuro. Además hay otro elemento importante. Valverde ha trabajado durante años con la cantera del club, se conoce muy bien su estructura, por supuesto, está conforme con la filosofía del club, y de hecho esta misma temporada se ha podido ver en acción a jugadores que han llegado al primer equipo de la mano de Valverde. Luego, tampoco parece que se haya producido el choque que tuvo Heynckes en otros tiempos.

Las razones que ha dado Valverde en la rueda de prensa oficial para no renovar no son en absoluto convincentes. Les falta lógica. Si en efecto le faltan las fuerzas para seguir (como él mismo dijo en la rueda de prensa) eso quiere decir, o que tiene alguna enfermedad (hasta ahora desconocida), o que le han pedido desde el club un esfuerzo para el que no se ve con ánimos, o que las fuerzas le han abandonado. No puedo saber si es lo primero dado que desconozco el estado de salud de Valverde, pero la verdad es que parece muy sano al verle en la tele. Si es lo segundo, cabe preguntarse qué reto le ha planteado la directiva. ¿Ganar la Copa de Europa, por ejemplo? Desde luego es una tarea como para contar con un buen acopio previo de fuerza de voluntad, pero no parece razonable que la directiva del club se deje llevar por espejismos así. Si es lo tercero, cabe preguntarse porqué. ¿Tal vez estamos ante otro caso Rafa Benítez? Espero que no.

En fin, las razones que ha aportado Valverde no me convencen. No sé porqué no va a renovar, pero no me creo que sea por lo que él mismo ha dicho. Así de simple es mi pensamiento.

Poco más puedo decir, excepto que lamento la decisión. Sospecho que vamos a echar de menos a Ernesto Valverde.

05/3/05


Una de forofos.

Odio el forofismo. Lo odio porque nubla las entendederas de la gente, hasta el punto de que un forofo jamás reconocería que ha sido penalty el lance protagonizado por un defensa de su equipo que, navaja en mano, le asestase catorce puñaladas a un jugador del equipo contrario dentro del área. Para esta gente siempre hay una disculpa: provocación previa, posición dudosa, el árbitro, que además de hijo de su madre no tiene ni idea... Esas cosas.

Odio el forofismo pero convivo con él. Sospecho que para evitar toparme con forofos tendría que irme a vivir a la Antártida o dejar mi afición por el fútbol. Como de momento no estoy por la labor de ninguna de las dos cosas, pues tengo que sobrellevarlo, como tanto otros mortales del planeta fútbol.

Normalmente a los forofos, cuando sueltan alguna de las suyas, es que ni les respondo. ¿Para qué, si no ha manera de convencerles? Pero hay momentos de debilidad en que se me escapa una respuesta.

Hoy, por ejemplo.

Llega un forofo (omitiré el club al que pertenece en calidad de tal, para no dar pie a correos de forofos del mismo club), y me dice: ¿Qué le ha pasado a tu equipo en esta ronda? Y yo le he respondido: ¿Y al tuyo? Comoquiera que el forofo en cuestión lo es de un club que el año pasado no logró ni clasificarse para los torneos europeos, ya no dijo más. Por supuesto, no ha vuelto a dirigirme la palabra en todo el día.

Llega un segundo forofo (por las mismas razones omitiré el club al que pertenece), y me dice: Ya era hora de que tu equipo perdiera en casa, joer... Y yo le he respondido: ¿Cuánto tiempo lleva el tuyo sin perder en casa? Como este segundo forofo bien sabe, la última vez que su equipo jugó en su campo, fue contra el Athlétic, y ganamos. En ese momento se acordó del hecho. Otro cabreado conmigo para el resto del día.

Otra de las razones por las que odio el forofismo es que sé que me la guardan para devolvérmela algún día. Y no es imposible. En el fútbol hoy ganas, mañana te ganan... Con suficiente tiempo todos te echarán en cara alguna derrota. Yo lo sé de sobra, pero es que hoy no me he podido contener.

Peste de forofos.

28/2/05


Ésa es mi bandera.

Como ya tienen por costumbre algunos “aficionados” cuando el Athlétic visita el campo de su equipo, el sábado pasado volvimos a tener tema para la queja. Afortunadamente hay aficionados al fútbol que entienden perfectamente lo que hay en juego. Y así, Alfonso Ussía, madridista de pro, escribió ayer (21 de febrero) en el diario La Razón lo siguiente.

El Athletic

Baño en el Bernabéu. El Athletic de Bilbao no es sólo un equipo que corre. Corre bien. Y no es sólo un equipo que juega al fútbol. Juega extraordinariamente bien. Las flores se marchitan, incluso cuando se establecen en traseros cariocas. Ilusión fugaz. Para cualquier madridista capaz de aislar su forofismo, resultaba impensable que su equipo estuviera a punto de alcanzar al Barcelona. Y ha ocurrido lo que tenía que ocurrir. Que ha llegado al Bernabéu un equipo de fútbol y se ha llevado por delante a los galácticos, a los invitados a la boda que no fue boda de Ronaldo, a los del «tsunami», a los de los anuncios publicitarios, a los directivos que toleran toda esa suerte de extravagancias y a la flor en el traspuntín del nuevo entrenador.

Un equipo compuesto no sólo por naturales del País Vasco, que también juegan navarros y riojanos. Pero admirable en su manera de jugar, entender y divertir con su fútbol. Para colmo, les quitaron un gol de los que hacen época. Y como siempre, la estupidez de los fanáticos, de los «ultra sur», de los que no entienden nada de nada. Para animar al Real Madrid, banderas de España. El adversario, el Club Athletic de Bilbao, estaba formado por vascos, navarros y riojanos. ¿Qué pintaban ahí las banderas de España? Tontos.

¿Lo habéis entendido? La de España es también mi bandera.

23/2/05


¡No digas eso!

Leo la portada de la revista Athlétic Club: “La final de Copa, más cerca”.

Hablo con mis amigos de fútbol y todos ellos me dicen: “Este año lo tenéis fácil. Vamos, que está casi hecho”.

Por favor, no. Que a nadie se le ocurra siquiera insinuar que el Athlétic es favorito para ganar la Copa del Rey. Que no, que no, que el deporte nacional es subir al prójimo en un pedestal para luego despeñarlo. Que los otros tres equipos también juegan al fútbol. Que torres más altas han caído (no hace falta mas que mirar a los “galácticos”). Por favor, no, que no digan que somos favoritos, que la fastidiamos...

18/2/05


Abonados a la furia

En estos tiempos que corren, en que abundan más los forofos que los aficionados, en que un 4-1 ya es una “goleada”, están los “fumboleros” que no paran de darles vueltas dialécticas a cómo se puede acabar un partido en 4 a 3 después de haber ido 0 a 3, o de cómo otro 0 a 3 puede transformarse en un 4 a 4. Oye, joder, que no lo entiendo.

Y es muy cierto que no se entiende. El fútbol moderno es más el negocio que el espectáculo y más el espectáculo que el deporte. Esto es cierto para casi todos los clubes del orbe, jueguen en la liga que jueguen. En el negocio lo importante es ganar, y en el espectáculo, un 3-1 ya supone importantes índices de audiencia al día siguiente, cuando todas las teles se hartan de repetir los goles.

El cimiento tanto del negocio como del espectáculo es un deporte llamado fútbol. Como en todo deporte, lo practica una gente, comúnmente llamados deportistas, que suelen ser gente motivada y con mentalidad competitiva, además de que están pagados (y a veces muy bien pagados) para que compitan.

En el Athlétic, además, el negocio, gracias a la política de cantera, no se centra en el fichaje de los jugadores. Un poco resignadamente, gracias a las limitaciones presupuestarias y de plantilla que se derivan de la política de cantera, en el Athlétic el espectáculo no se centra en la pelea por una posición en la tabla de clasificación sino en demostrar porqué siempre hemos jugado en Primera. Y así sucede que los jugadores del Athlétic salen a partirse la cara con tres goles en contra porque les va en ello el sueldo, la venta de camisetas, la honrilla de deportista, el pitorreo de los compañeros de chiquitos y el cachondeo en todos los bares del bocho... Y se agarran a las ganas de pelear, al recurso al arte del fútbol cuando ya no sirve especular con la pelota, con el resultado, o con la cuenta de resultados del club. Se agarran a eso que los arqueólogos del fútbol llaman el “fútbol racial”, que era el fútbol todo antes de que lo sustituyera el negocio del fútbol. Se agarran, en fin, a eso que se llama desde hace tres cuartos de siglo la furia. Algo que, por cierto, inventó un rojiblanco llamado Belausteguigoitia, Belauste para los amigos.

No me hace ni pizca de gracia que mi equipo tenga que remontar tres goles en contra porque ha tenido veinte minutos malos. Pero mientras sea capaz de remontar tres goles en contra, no diré ni una palabra en desfavor suyo. Hay equipo y hay ganas. Podemos soñar.

15/2/05


Para morirse de risa

El fútbol en ocasiones te hace reír más que el mejor cómico de Broadway. Veamos los dos últimos ejemplos.

Un programa de radio consigue llamar a Reyes, esa perla del fútbol español que juega en Inglaterra. Los graciosos del programa, imitando a Emilio Butragueño, le cuentan a Reyes que el Real Madrid está interesado en él (¡toma, y qué equipo no!). Y Reyes va y les dice que ojalá le ficharan, que en Londres no se vive tan bien (mi experiencia personal concuerda con esta afirmación, dicho sea de paso), y en fin, le llora un poquito al Butragueño de pega. En otras palabras, Reyes se sinceró con el Butragueño de coña pensando que era el de verdad.

Al día siguiente, o cuando se diera cuenta del bromazo, a Reyes se le demudó el semblante y se le fue la color del rostro. ¿Porqué? Porque había quebrantado la primera regla de la ley no escrita del negocio del “fúmbol”: No hablarás más de la cuenta.

Segundo ejemplo. Arrigo Sacchi va y le cuenta a un periodista italiano: “Robinho es nuestro”. Enhorabuena. Por cierto, es uno de los mejores jugadores del mundo, qué duda cabe. Ahora resulta que el propio Sacchi, además de otros responsables o así del Real Madrid dicen que no, que no está fichado, que se le entendió mal, que todo lo más hay una “opción preferencial”, un pacto entre caballeros, vamos, como si a estas alturas los pactos entre caballeros o la palabra dada valieran, en el fútbol, algo más que un klínex usado, y además, en el Real Madrid no lo supieran. Lo que ha sucedido es que Arrigo Sacchi, para no quebrantar la tercera regla de la ley no escrita (“No despertarás envidias”), ha quebrantado la segunda: No hablarás cuando no toque hablar.

Bueno, en un mundillo en el que lo que más abunda es el navajeo, bienvenidas sean estas anécdotas para hacernos reír un poco.

14/2/05


Del Horno y luego quién más

Asier del Horno marcó ayer noche, jugando con la selección nacional. La noticia del gol es importante para todo jugador que está compitiendo en un partido oficial, aunque tampoco es una cuestión trascendental. Del Horno no es un goleador. Ni Valverde ni Aragonés le hacen jugar para que meta goles.

Lo relevante de esta noticia es que se combina con una declaraciones de Luis Aragonés hoy: “Hay dos jugadores como Joaquín y Del Horno, que van entrando en el capítulo de jugadores importantes.” Esto es una buena noticia para todos los rojiblancos.

Además de ello hay que recordar que Pablo Orbáiz también fue llamado a la selección para este último partido, aunque no jugara. La combinación de todos estos datos arroja una conclusión muy clara: nuestro equipo tiene en su plantilla jugadores de muy alto nivel deportivo. Eso es lo que da confianza en las capacidades de un club.

Ahora es Del Horno el que obtiene los halagos tras un buen partido, con gol y todo. ¿Quién será el siguiente?

10/2/05


Muy cerca

Uno de los efectos colaterales del 4 a 3 a Osasuna es que Julen Guerrero marcó de nuevo en liga. Eso significa que lleva 99 goles en liga con el primer equipo. Sólo uno más para la cifra mágica de 100.

26/1/05


No vuelvo porque nunca me he ido

Esta página web nunca ha estado muerta, por la sencilla razón de que nunca ha sido abandonada a su suerte. Otra cosa es que vaya tan bien como a mí me gustaría. De hecho llevo meses en que he trabajado en su mejora y actualización lo que debiera. La prueba es que no hay mas que ver los capítulos que aún están inacabados. Otra prueba es la última fecha de actualización de esta sección de opinión.

Y no hubo ninguna razón especial para ello. Ni me disgustó la eliminación de la selección de la Eurocopa, ni me traumatizaron las elecciones de la LFP, ni nada por el estilo. Simplemente, no tenía tiempo. El trabajo, fundamentalmente, y otros gajes de mi vida, son los que me han impedido dedicarme a esta web tanto como me gustaría.

Total, pensé, nadie lo notaría, salvo yo. Error. Han sido varios los correos que he recibido en este tiempo felicitándome por la web (gracias a todos, dicho sea de paso), y pidiendo que el balón siga rodando en esta sección.

Así pues, resulta que tengo lectores agradecidos y gente que me lee... Fascinante. Sorprendente. Y desde luego, agradable.

Me ha costado trabajo decidirme, no obstante. Sigo sin tener el tiempo que esta página se merecería. Me cuesta trabajo volver a arrancar. Pero la conjunción de dos remontadas consecutivas ante Osasuna y Valladolid, y la coincidencia ayer de dos correos muy alentadores (gracias a Naiara y a Alberto por ellos) me ha animado definitivamente a retomar esta sección.

Bien, no vuelvo porque nunca me he ido. Espero, eso sí, que tampoco lo parezca.

26/1/05


Cuarenta millones

Ése es el número aproximado de seleccionadores virtuales (mejor dicho, de boquilla) con que contamos en España. Todos, sin excepción, sabían de antemano cual era la solución infalible para llegar al final de la Eurocopa. Este jugador por aquél, este sistema de juego en lugar del otro... Qué pena no poder montar líneas de tiempo alternativas, como en Star Trek, para probarlas todas y ver cuáles en efecto hubieran funcionado y cuáles no. Yo sospecho que lo que es funcionar, no hubiera funcionado ninguna.

Ni voy a negar que hemos hecho el ridículo en la competición ni voy a defender a ultranza al seleccionador y lo que ha hecho, pero sí afirmo una cosa frente a los que atacan a Iñaki Sáez: ¿lo ha hecho peor como seleccionador nacional que Miguel Muñoz, que Luis Suárez, que Javier Clemente, que José Antonio Camacho? No. De momento está en el promedio mediocre de sus predecesores. Luego ¿creen de verdad que cambiar al seleccionador serviría para algo? Para mí que no.

22/6/04


Dos

Después de la lista de invitados a la boda del Príncipe de Asturias, la lista de convocados por el seleccionador nacional para la Eurocopa de Portugal era la relación de invitados más esperada de lo que llevamos de año. Ya se conoce la lista de convocados. De nuestro equipo van dos jugadores: Dani Aranzubía (primera vez que acude a una competición de esta categoría) y Joseba Etxeberría (éste en cambio es habitual desde hace años). Hacía ya muchos años, demasiados, que dos jugadores del Athlétic Club no iban juntos a la selección. El que ahora sí vayan dos es sin duda señal de que nuestro equipo va mejorando la calidad de su plantilla. Éstas son buenas noticias para todos los aficionados rojiblancos. Ojalá que en la próxima convocatoria tras la Eurocopa en lugar de dos vayan tres (por ejemplo, ojalá que Guerrero recupere la forma necesaria para que le llamen a la selección).

Suerte a los dos jugadores y suerte a nuestra selección, a ver si esta vez logran alegrarnos el verano.

20/5/04


¿La liga se compra?

¿Cuántas veces ha dicho el presidente del Valencia, Sr. Ortí, que la liga estaba comprada por el Real Madrid? ¿Cuántas veces ha dicho que en la Liga de Fútbol Profesional hay gente capaz de ensuciar la competición por dinero? ¿Y ahora? ¿Ahora que su equipo ha ganado la liga, qué dice el Sr. Ortí? ¿Piensa lo mismo, que la liga se compra? Entonces, ¿hemos de entender que el Valencia ha comprado la liga puesto que ha finalizado el primero?

¿Es tonto el Sr. Ortí por decir lo que ha venido diciendo toda la segunda vuelta? ¿O es un listo que pretende justificarse... por si acaso?

Calentones de boca, lo llaman algunos de mis amigos del Valencia. Ya. Vale. Ganas de justificar que el Sr. Ortí no es responsable de lo que dice, amigos míos. Y mientras tanto que corra la sospecha sobre la competición. Las bocas son como los esfínteres: hay que aprender a controlarlos porque si no la mierda te chorrea.

Por cierto, yo sí que no me creo que la liga se compre. Así pues, mi enhorabuena al campeón, el Valencia Club de Fútbol.

Postdata: Mi doble enhorabuena al campeón de liga y UEFA.

20/5/04


Lo que uno se ha ganado

Sigue el culebrón entre Directiva y plantilla en torno a las primas a cobrar por la clasificación para la UEFA. Vale que el club debe seguir la línea de estricta contención del gasto. Vale que la austeridad en la gestión es una de las señas del club. Vale que los aficionados no queremos que el club se hunda en las deudas como otros clubes de Primera. Pero vale también que los jugadores se han ganado esta temporada el justo premio a su esfuerzo. Los trabajadores por cuenta ajena siempre estamos diciendo que los jefes deben pagarnos conforme a nuestro esfuerzo. Si trabajamos más y mejor, queremos que eso se traduzca en aumento de nuestros ingresos. El mismo principio, creo yo, ha de aplicarse a unos futbolistas que se lo han ganado. Futbolistas que ya renunciaron, por cierto, a una parte de sus fichas, precisamente porque el club les dijo que había que apretarse el cinturón. Pero negarles, encima, o que se han ganado a pulso, ya es excesiva cicatería.

19/5/04


¡Campeonas!

El Athlétic Club femenino ha ganado la Superliga española por segunda vez en su historia. ¡Enhorabuena! Los buenos resultados nunca son fruto de la casualidad sino del buen trabajo.

Foto cortesía del Athlétic Club.

9/5/04


SuperDépor

Lástima que ayer el Deportivo de La Coruña se olvidara de jugar al fútbol. Así, un equipo que no juega al fútbol sino a contar minutos y patadas, le echó de la Liga de Campeones.

En mitad del sentimiento de decepción que embarga a muchos, deportivistas y no deportivistas, coruñeses y no coruñeses, no puede dejar de asombrar la proeza de este equipo, que en apenas diez años ha pasado de ser el Deportivo de La Coruña, equipo de categorías inferiores, al SuperDépor, equipo multimillonario, ganador de títulos en España y aspirante (serio aspirante) a lo mismo en Europa. Sin duda el tránsito del Deportivo al SuperDépor es el paradigma del tránsito del fútbol español desde una liga nacional a la “Liga de las Estrellas”, en el cambio de finales del siglo XX desde el deporte del fútbol hasta el negocio del fútbol.

El ingrediente fundamental de esta mutación, como la de la liga, ha sido el dinero. La cuestión es que mientras el SuperDépor ha sabido dosificar el esfuerzo económico en el fichaje de jugadores y planificar la consecución de objetivos a largo plazo, no ha sufrido del vértigo que acomete a otros clubes cuando se llega alto, el vértigo de tener que ganarlo todo para evitar la sensación de fracaso, la obligación de invertir mucho en márketing y fichajes para poder ganarlo todo, la sensación de bochorno amén de fracaso cuando pese a todo no se gana lo que se quiere.

Por eso el SuperDépor hoy está decepcionado, es normal, pero no es un equipo fracasado.

5/5/04


Se equivocan

Lamentable espectáculo el del último partido Atlético de Madrid-Real Madrid. Nada que ya no hayamos visto en otros partidos. Lo lastimoso es que, otra vez, hayamos tenido que presenciar la pelea entre dos aficiones, la pelea de parte de éstas con la policía, los desmanes y destrozos, los heridos (incluyendo aquel al que abrieron la cabeza por el delito de vestir en el Calderón una camiseta ¡del Zaragoza!), los insultos, un espectáculo deportivo convertido en sucursal de Hiroshima por unos momentos. Vaya, que a este paso los partidos de “alto riesgo” van a necesitar una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU y la intervención de Cascos Azules en misiones de mantenimiento de la paz.

Pero con ser esto grave, es más grave (pienso yo) alguna de las reacciones que esta mierda ha generado. Ayer mismo, sin ir más lejos, escuché en una cadena de televisión cómo el comentarista decía que “estos salvajes no lograrán destruir el fútbol”.

¿Cómo que no? Venga, vale ya de hacerse ilusiones. Ni los buenos deseos ni las buenas palabras deben ofuscarnos el juicio. Estos salvajes que se pegan entre sí, que queman un campo de fútbol, que agreden e insultan a los que no son de su tribu, ya han dañado de forma irreparable al fútbol, ya han herido al fútbol y la hemorragia sigue abierta.

Porque estos salvajes ya han espantado de los estadios a los aficionados de buena voluntad, ya han dañado la imagen del fútbol y hasta de sus propios equipos, ya han causado destrozos que se cuantifican en millones y un sinfín de otras complicaciones, ya han provocado que los jugadores y la afición rival tengan que entrar al estadio protegidos por la policía, como si fueran una cuerda de bandidos. Y siguen en ello, porque nadie hace lo necesario para que no vuelva a verse algo así en un estadio. ¿Es que no se dan cuenta?

Se equivocan los que piensan que con declaraciones voluntaristas se arregla algo y los que piensan que los “ultras” son pocos y por ello pueden hacer poco daño (¿y qué más da que sean pocos?; menor aún es el número de terroristas en relación al conjunto de ciudadanos, pero no por ello son menos dañinos). Se equivocan. Así, con este bagaje intelectual, que no arregla nada, es más, huye de la realidad y esconde el problema, no dejaremos de ver espectáculos tan lamentables como el del otro día.

19/4/04


¡Aúpa Guerrero!

Al perro flaco todo se le vuelven pulgas, dice el refrán, y parece que a Julen Guerrero le está pasando lo mismo. Esta temporada culmina su mala racha de lesiones, de la que se derivó un bajo estado de forma, de lo que se derivó la falta de confianza de los entrenadores, de lo que se derivó que ya le dieran por jubilado..., con la lesión de hombro que hace pocos días ha encajado. De la que se deriva que esta temporada 2003/2004 se ha terminado.

Qué mala suerte. Desde estas páginas quiero transmitirte, Julen, que cuentas con mi apoyo, y que deseo que te recuperes pronto para que vuelvas a pisar San Mamés para jugar como tú sabes y les cierres la boca con goles a los que te dan ya por finiquitado. ¡Aúpa!

10/4/04


Qué grande es a veces el fútbol

Hay ocasiones en que seguir el fútbol te da alegrías de éstas que te dejan contento un día entero. Esta semana (Semana Santa) yo he tenido nada menos que dos.

La primera de ellas fue ver ese magnífico partido Arsenal-Chelsea. Qué le voy a hacer, me gusta el fútbol inglés. Disfruté de lo lindo viendo cómo los futbolistas de ambos clubes (y entre ellos estaba Reyes; ¡qué pedazo de jugador!) convertían el fútbol en arte. La segunda alegría fue la del partido del Deportivo de La Coruña. Qué despliegue de talento y de pundonor (aunque había ya quien daba la eliminatoria por perdida), qué inteligencia la del club coruñés para marcar cuatro goles y luego defenderlos, qué manera de entender el ritmo del juego para acelerarlo o frenarlo según conviniera. Un partido, el del Deportivo, como para grabarlo y enseñarlo en todas las escuelas de fútbol, campus, academias o lo que sea. Eso es fútbol cuando el fútbol es fútbol. Cuando se juega sin esconder la pelota y sin marrullerías, cuando se entiende que al fútbol se gana metiendo goles y los goles se meten jugando el balón, cuando los jugadores se miran y se dicen "hoy vamos a ganarnos el sueldo". Qué grande se hizo el fútbol en Riazor en ese partido. Con decir que hasta algún amigo mío del Celta les reconocía a los del Deportivo su mérito...

9/4/04


Gente que sabe

Hoy no he estado en San Mamés. Me dicen que hoy las peñas del Athlétic de la zona organizaban una pequeña convención de peñas y que en ella han rendido homenaje a los asesinados en los atentados de Madrid. Me dicen también que han manifestado su pesar a los peñistas que han ido a Bilbao y que pertenecen a las muchas peñas que el Athlétic Club tiene repartidas por el centro de la Península. Se nota que la afición bilbaína está compuesta por gente que sabe.

15/3/04


Quizá hoy sí

Aún no sé si todos mis amigos de la Universidad han tenido la suerte de escapar al efecto de las bombas que los terroristas han dejado en Madrid, que es la ciudad en la que yo resido habitualmente. La razón de muy preocupación es muy razonable. La estación de Santa Eugenia es la que deja en el Campus Sur de la Universidad Politécnica de Madrid, donde yo estudié. La primera clase creo que es a las 8:30, así que a la hora a la que explotaron las bombas ese tren normalmente estaría abarrotado de estudiantes universitarios. Por casualidad que habrá que agradecer al cielo, hoy hay una huelga en las universidades madrileñas, y en consecuencia, el Campus Sur estaba casi vacío. Aun así ignoro si alguno de mis amigos y conocidos está entre las víctimas. Ojalá no. ya es bastante duro leer en la prensa el recuento.

¿Hará luto el Athlétic Club por este atentando? ¿Por fin podremos a nuestro club, directiva, jugadores y afición, haciendo un gesto público de repulsa a estos asesinatos, para variar?

Como reza la canción "la esperanza dice hoy quizá sí". Yo no pierdo la esperanza.

¡ETA no!

11/3/04

Postdata: No, que yo sepa, ningún conocido mío de Teleco ha sido víctima del atentado, lo que no amengua mucho la congoja. Y no, no retiro ni el grito de ¡ETA no! aunque hayan sido otros los autores. ETA lleva a sus espaldas en muertos el equivalente a cuatro atentados como el del 11-M. Suficiente como para gritar ¡ETA no!

¡ETA no! ¡Al-Qaeda no! ¡No al terrorismo!

15/3/04


Good luck, Reyes

Esta semana el Sevilla C.F. ha cerrado el traspaso a un club inglés de su jugador José Antonio Reyes, uno de los jugadores jóvenes (menos de 21 años) más prometedores del fútbol español. ¿Y porqué lo han traspasado? El presidente del Sevilla C.F., D. José María del Nido, dijo claramente que con el monto del traspaso (entre 23 y 28 millones de Euros) sumado a los resultados económicos de los últimos meses, se amortizaba el 75 % de la deuda del club. Entonces, la conclusión, aunque Del Nido no lo diga así, es clara: se traspasa a Reyes porque se necesita dinero.

No pasa nada por ello. Todos sabemos que la inmensa mayoría de los clubes de fútbol están endeudados hasta las cejas. Y el único modo de salvar las cuentas es vendiendo activos, bien inmobiliarios (pregunten, pregunten a D. Florentino Pérez o a D. Joan Laporta), el que los tenga, o bien futbolísticos. Porque lo que está claro es que clubes como el Sevilla C.F. no van a obtener ingresos por publicidad o taquilla que permitan solventar el problema de la deuda a corto plazo.

Qué nos van a contar a los rojiblancos lo injusto que es que un jugador de la casa, cuidado y mimado desde las categorías inferiores, tenga que marcharse del club. No hace falta que nadie nos explique lo mal que se lleva, máxime si el jugador es uno de los jugadores franquicia, o uno jugadores de referencia de la plantilla.

Pero el fútbol es así, y la economía también. No pasa nada.

Espero que Reyes triunfe en Inglaterra. Buena suerte, chaval.

30/1/04


¿Es la Copa del Rey una competición devaluada?

O de otro modo: ¿hay menos nivel en la Copa porque un Segunda llegue a la final? O de una tercera forma: ¿ha perdido importancia ganar la Copa del Rey? 

Interesantes cuestiones. Desde hace varas temporadas la Copa del Rey se juega hasta octavos de final (fase en la que entran en el bombo los equipos que disputan competiciones europeas) a partido único. Este partido único lleva siendo desde el principio un verdadero encuentro de KO en el que muchos equipos de Segunda y Segunda B se llevan por delante a equipos, incluso punteros, de Primera División. Y por consiguiente, resulta que a los octavos llegan un número apreciablemente alto de esto equipos de Segunda o Segunda B, que en ocasiones hasta dan algún susto en octavos o rondas superiores. Todavía no ha ganado la Copa ninguno, pero quizá esto no dure. De momento, la mayor sorpresa estuvo a punto de saltar la temporada 2002/2003, en que llegó a la final el Recreativo de Huelva, equipo que era el último de Primera y acabó perdiendo la categoría.

¿Es, por tanto, a la vista de estos resultados deportivos, la Copa una competición que se ha devaluado? La respuesta que yo doy es: sí, claro, por supuesto que sí. Pero a diferencia de otra gente, yo pienso que la Copa no se ha devaluado porque lleguen a rondas altas equipos de Segunda o Segunda B. Ése es el efecto y no la causa.

La causa está en los equipos de Primera, especialmente esos que son más que clubes, empresas. A los responsables de estos equipos la Copa del Rey no les interesa mas que a efectos estadísticos. Por lo demás, les estorba. Porque, primero, son más partidos para las agotadas piernas de sus esforzados “cracs” o “jugadores estrella” o “galácticos”, llámenles como prefieran, segundo, porque los partidos dan poco dinero en derechos de televisión y en publicidad, tercero, porque los jugadores (“cracs” o no) pierden concentración jugando contra equipos de inferior categoría, y cuarto, razón sólo para escogidos, porque una temporada se salva en función de los títulos europeos o de haber repasado los morros al “eterno rival” en el “partido del año”. Y el resto no importa. 

Así, tenemos equipos de Primera que se toman a pachanga lo que en realidad es un partido oficial, sacan a los suplentes, no motivan a los jugadores, y pasa lo que pasa, que un Segunda o Segunda B los elimina, dejándolos en ridículo. Luego, con razón, el aficionado medio (incluso el forofo del equipo eliminado) pregunta con ironía al club: ¿Y tú eres grande? ¿Grande de qué?

Siempre hay algún tonto que se consuela a fin de temporada con el recuerdo de haberse clasificado para la Champions, con los cinco o doce goles que le colaron al “eterno rival”, o con la satisfacción de haber ganado un título (no el de Copa, claro), y echa de su recuerdo aquella vergüenza que le entró cierto miércoles en que un Segunda de mitad de tabla o un Segunda B se llevó por delante a su gran y glorioso equipo. 

Claro que la acción balsámica del olvido no tiene efectos permanentes, y en algunos caso, cuando no hay clasificación, ni doce goles, ni título que celebrar, la acción balsámica del olvido no llega a funcionar. Y entonces comienza la rueda de nuevo a girar: “es que la Copa del Rey ya no es lo que era (y piensa pero no dice el forofo “... porque ya ni llegamos a las semifinales”); “es que deberían ser todas las eliminatorias otra vez a doble partido (y piensa pero no dice el forofo “... así en casa podríamos salvar la cara de vez en cuando”). Lo que no dice ni quiere pensar el forofo es en lo que yo pienso y digo desde estas líneas: ¿porqué no te tomas la Copa del Rey en serio, tú, equipo de Primera? ¿O piensas que por ser de Primera te van a pasar las rondas de la Copa? 

Desde luego, estoy convencido de que mientras esto no se diga alto y claro en los clubes de Primera, la Copa del Rey sequirá siendo una competición devaluada. Por culpa de los clubes de Primera, que son los culpables de tomarse la competición a broma por unas u otras razones.

14/1/04


¿Porqué nosotros no?

El pasado sábado 29 de noviembre siete militares españoles adscritos al Centro Nacional de Inteligencia fueron asesinados en una emboscada en Iraq. Estos siete militares españoles se encontraban en Iraq por orden del Gobierno cumpliendo las misiones derivadas de sus cargos. Estos siete militares españoles eran el comandante de caballería Alberto Martínez González, el comandante de infantería Carlos Baró Ollero, el comandante de infantería José Merino Olivera, el comandante de infantería José Carlos Rodríguez Pérez, el brigada de caballería José Lucas Egea, el brigada de caballería Alfonso Vega Castro y el sargento 1º del Ejército del Aire Luis Ignacio Zanón Zaragoza.

Durante la jornada 13ª del campeonato nacional de Liga, jugada los días 29 y 30 de noviembre, en todos los campos y en todos los equipos se guardó luto o silencio por el luto de estas muertes. Menos en San Mamés. Menos en el Athlétic Club. Si hubo luto en San Mamés fue porque lo portaban los jugadores del Rácing de Santander. Y es entonces cuando me pregunto ¿porqué los demás sí y nosotros no? Y responde el Athlétic Club por boca de su Presidente, D. Ignacio Ugartetxe, que porque eso es "política".

Quede tranquilo D. Ignacio que tras esta explicación que no explica nada yo no voy a pedirle más detalles. Fundamentalmente porque intuyo que si D. Ignacio dijera en voz alta las verdaderas razones para tal falta de respeto él mismo se moriría de vergüenza. Explicando sin explicar eso de la "política" D. Ignacio se ahorra el mal trago, aunque a costa de que unos cuantos rojiblancos (yo entre ellos) nos pongamos colorados en su lugar.

No es la primera vez que el Athlétic Club nos deja a unos cuantos de sus simpatizantes con la vergüenza de no saber qué querer pensar. Porque no es la primera vez que en una ocasión de duelo nacional por un asesinato, una catástrofe o la muerte de alguna personalidad, el club se niega a guardar luto. Y mucho me temo que tampoco será la última. Encima, como si la afición fuera idiota, se nos explican sin explicar las verdaderas razones que llevan a nuestro club, que es más que centenario, y que está cargado de gloria y de honores deportivos, a no guardar luto ni rendir homenaje a los muertos. El Athlétic Club, y menos sus aficionados, no nos merecemos que nos tomen el pelo.

3/12/03

Volver al Índice de "Crónica del León"