Francisco Ramón Eguía y Letona

Nació en Bilbao (Vizcaya) el 5 de marzo de 1750, hijo de Francisco de Eguía e Izarza y María Antonia Letona Ugarte.

El 25 de mayo de 1767 adquirió el empleo de capitán en el regimiento de Voluntarios Extranjeros, tomando parte en la expedición a Argel en julio de 1775.

Contrajo matrimonio en Barcelona el 11 de noviembre de 1773 con Margarita Ballesca y Escarpona, fallecida en 1790.

Fue agregado como capitán al regimiento de Toledo el 21 de marzo de 1777, marchando con el mismo a América; se distinguió en la toma de Pensacola, ascendiendo a capitán de granaderos el 7 de agosto de 1781 y recibiendo el grado de teniente coronel en la promoción del 23 de agosto. Nombrado sargento mayor de su regimiento el 6 de noviembre de 1785, formó parte de la guarnición de Ceuta desde agosto de 1786 a agosto de 1789. A su regreso fue promovido a teniente coronel el 20 de noviembre de 1790, recibiendo el grado de coronel el 28 de marzo de 1791.

Coronel del regimiento de África desde el 30 de marzo al 29 de abril de 1792, fue transferido en esta última fecha el regimiento de Toledo, sirviendo de nuevo en Ceuta desde agosto de 1793 a noviembre de 1794.

Contrajo matrimonio en 1794 con María Antonio de Zayas y Potau, hija del mariscal de campo José de Zayas, marqués de Zayas.

Ascendido a brigadier el 25 de noviembre de 1793, pasó con su regimiento al Ejército de Aragón en 1794, y luego al de Navarra, peleando con los franceses en Lascun, Orrio y Olave y retirada a Pancorbo en 1795. Al firmarse la Paz de Basilea, fue ascendido a mariscal de campo en la promoción del 4 de septiembre de 1795.

Durante 1796-1797 formó parte del acantonamiento de tropas en Extremadura durante la crisis con Portugal. El 5 de diciembre de 1797 fue nombrado gobernador de Jaca (lo fue hasta 1803) y el 26 de junio de 1800, también 2º cabo de la Capitanía General de Aragón.

Durante la campaña de Portugal de 1801 mandó la 2ª brigada de la división de Francisco Javier Negrete, asecendiendo a teniente general en la promoción del 5 de octubre de 1802. Al cesar en su gobierno de Jaca fue nombrado, el 26 de mayo de 1803, consejero en el Supremo de Guerra.

Al estallar la Guerra de la Independencia sirvió como mayor general en el ejército del general Cuesta, asistiendo a la batallas de Cabezón y Medina de Rioseco. En la ofensiva de octubre de 1808 ocupó brevemente Logroño, al mando del Ejército de Reserva de Castilla la Nueva.

El 11 de noviembre de 1808 fue nombrado Inspector General de la infantería en el puesto del general González Llamas. Volvió a servir en el ejército de Cuesta tomado parte en las batallas de Medellín y Talavera.

Nombrado Inspector General de Milicias el 4 de mayo de 1809, asumió en agosto el mando del Ejército de Extremadura, que condujo en septiembre a La Mancha, en donde al mes siguiente hizo entrega del mando a Aréizaga.

Marchó a Cádiz, en donde la regencia le nombró el 3 de febrero de 1810 Secretario del Despacho de Guerra, puesto que ocupó por poco tiempo, puesto que fue cesado el 20 de mayo siguiente. Asimismo fue nombrado miembro de la Comisión de Guerra el 4 de octubre de ese mismo año.

Por su carácter violento y por ser un convencido absolutista, Fernando VII le envió a Madrid como Capitán General de Castilla la Nueva. Una vez en la capital, procedió a disolver las Cortes y a apresar a los principales líderes liberales.

Fue Secretario del Despacho de Guerra desde el 29 de mayo de 1814 al 25 de abril de 1815 y Consejero de Estado desde el 2 de abril de 1815. Ese mismo año 1815 recibió las cruces de San Fernando (2 de octubre) y San Hermenegildo.

El 26 de octubre de 1815 fue trasladado como Capitán General de Castilla la Vieja hasta el 14 de enero de 1817, en que de nuevo fue nombrado Capitán General de Castilla la Nueva. Igualmente fue de nuevo nombrado Secretario de Guerra desde el 19 de julio de 1817 al 13 de junio de 1819. Fue uno de los opositores a que se concediera una amnistía general en 1817, y también uno de los principales responsables, junto a Ugarte y Tatischeff de la fraudulenta compra de los buques rusos en 1818. En 1817 recibió la Gran Cruz de Carlos III.

El 13 de junio de 1819 fue nombrado Capitán General de Granada, siendo cesado de todos su cargos al triunfar los constitucionalistas en marzo de 1820. Pasó de cuartel a Vizcaya, de donde se fugó a Francia el 26 de junio de 1821 para conspirar desde allí contra los liberales.

Fue presidente de la Junta Suprema provisional de Gobierno que entró en España en abril de 1823 junto con los Cien Mil Hijos de San Luis. Fue recompensando por Fernando VII con el ascenso a capitán general del Ejército (26 de mayo de 1823), el título de conde del Real Aprecio (14 de diciembre de 1823), y la Capitanía General de Castilla la Nueva. Fue asimismo Decano del Consejo Supremo de Guerra hasta su muerte en Madrid, el 6 de enero de 1827.

Eguía, apodado por sus contemporáneos coletilla, fue considerado en todas las memorias de la época (Girón, Pizarro, Vázquez de Figueroa, etc.) como un hombre violento e intrigante, así como un despiadado ejecutor de los absolutistas.

Biografía tomada del libro Diccionario Biográfico del Generalato Español. Reinados de Carlos IV y Fernando VII (1788-1833), de Alberto Martín-Lanuza Martínez. Ver Bibliografía.

Volver a la página Í­ndice de Talavera 1809