Archivo de la categoria 'Historia Militar'

ago 30 2017

La bandera coronela del regimiento “Talavera”

El pasado día 18 de agosto, con motivo del Primer Congreso Sanmartiniano, se presentó el documento La Bandera Coronela del Talavera. Historia de una bandera, firmado por mi amigo Esteban Ocampo. Este trabajo es el resultado de varios meses de esfuerzo e investigación por parte de Esteban, en el que me alegro de haber ayudado en la medida de mis posibilidades. El contenido de este documento ha sido avalado por el doctor Luqui Lagleyze y por Luis Sorando Muzás, los mayores expertos que conozco en la historia de los Ejércitos realistas en América, y en uniformidad y vexilología de la época, respectivamente.

Este estudio contiene la historia y la descripción completa de la bandera del regimiento de infantería de línea “Talavera”, o, como reza la leyenda de la propia bandera, del Regimiento de Talauera Ynfanteria de Linea Primer Batallon. Sobre este regimiento ya he hablado en otras ocasiones (la última aquí). Y, en bonus track, este estudio incluye nada menos que la descripción y la historia parcial de otra bandera gemela de la anterior, la del Regimiento Ynfanteria Cazadores de Estremadura Segundo Batallon. Ahí es nada.

La generosidad de su autor nos permite a todos disfrutar de este trabajo de manera gratuita. Pueden descargar el documento desde aquí. Y que lo disfruten, que es para ello.

Poco me queda por añadir. Dos cosas. En primer lugar, que me alegro mucho de que por fin haya visto la luz este documento, que es un trozo de la historia de Talavera.

En segundo lugar, y mucho más importante, me queda dar las gracias públicamente a Esteban Ocampo por este magnífico trabajo, y sobre todo, por la amistad que me ha demostrado a lo largo del tiempo. Me resulta muy confortador pensar que este documento es en parte fruto de esta amistad, nacida en Argentina y conservada del uno al otro lado del Atlántico a lo largo de los años. ¡Y que no sea el último fruto! Gracias de corazón, Esteban. Un abrazo.

No hay comentarios

ago 18 2017

Tumbas acuáticas

Publicado por en Historia,Historia Militar

En la tumba del marinero nunca florecen las rosas
Son su única plegaria las alas de las gaviotas
y solo tiene por lápida las lágrimas de su amada
que por su regreso llora
En la tumba del marinero solo florece la aurora

El día 14 de mayo de 1812 zarpaba de Cádiz rumbo a Montevideo el transporte de tropas Salvador (también llamado El Triunfo), con 576 soldados de España, 536 del regimiento Albuera y el resto de caballería. Además de la dotación y un centenar de civiles. El 29 de agosto avistaron el estuario del Río de la Plata. A causa de una tormenta el buque tuvo que meterse en el fondeadero de Maldonado, pero el día 31 tocó un banco de arena, quedando encallado. Al día siguiente el buque empezó a zozobrar, fruto de la tormenta y el oleaje. Fallecieron entre 400 y 500 personas, entre marinos, militares, y civiles. Sus restos siguen allí, en Maldonado. Cliquen en el vídeo si quieren, y vean cara a cara a aquella gente naufragada.

Como tantas otras veces:

Este pecio es una tumba de guerra. Sin embargo, durante años, y dada su proximidad a la costa, fue accesible. Algunos cazatesoros removieron restos, recogieron piezas, buceando entre los cuerpos de los marineros.

Solo que en este caso

Ahora Uruguay ha decidido pasar página y cerrar el acceso de las empresas cazatesoros a sus aguas, un cambio de política y de legislación que comenzó en 2006 (…) En la Bahía de Maldonado, el Ministerio de Defensa Nacional uruguayo decidió vigilar desde finales de 2016 el yacimiento del Salvador al detectar una vez más actividades no autorizadas sobre el mismo. Pero la intervención acabó yendo más allá de garantizar la aplicación de la normativa vigente. El grupo GCH-PEMA, liderado por Defensa, realizó una exploración del sitio, lo señalizó y protegió. Confirmaron dos zonas con «artefactos en dispersión natural u antrópica y numerosos seres humanos», según ha sabido ABC. Para este grupo multidisciplinar, «el método científico es el único que debe seguirse».

Con un poco de suerte el pecio del Salvador no sufrirá en sus cuadernas el trato que los piratas del Odissey le dieron a la fragata Mercedes.

Las noticias no son las mismas respecto a otro de nuestro buques, el galeón San José:

Ante esta lucha de intereses, el Gobierno español, en un primer momento, demandó la titularidad del navío. El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, afirmó que el galeón español era una “nave de Estado” y sus restos “deben ser tratados como lo que son: parte del patrimonio subacuático”.

Sin embargo, según ha sabido El Confidencial Digital de fuentes diplomáticas, España ha dado la batalla por perdida y las conversaciones con el gobierno de Colombia se encuentran paralizadas.

Ojalá las cosas se desarrollen para el San José del mismo modo que se están desarrollando para el Salvador.

Nota final: Para saber más del Salvador y la expedición del regimiento Albuera, La mejor fuente es Cuadernos del Bicentenario, número 25 (diciembre de 2015), página 88 ss.

No hay comentarios

feb 12 2017

Chacabuco, 200 años

Tal día como hoy hace 200 años, en pleno verano austral, los Reales Exércitos pelearon y perdieron la batalla de Chacabuco. Entre las fuerzas que estuvieron allí, como ya he escrito en otra ocasión, estaban los soldados del regimiento de infantería Talavera, que quedó allí prácticamente destruido.

Como pasa en no pocas ocasiones cuando se trata de estas efemérides somos pocos los que nos acordamos de estas fechas. Unos amigos argentinos, recreadores del Escuadrón de Caballería Histórica y unos recreadores chilenos amigos suyos (los farbs no entran en la categoría de recreadores) sí se han acordado y están allí mismo. Son solamente un puñado, pero me conforta pensar que hay alguien sobre el terreno que valora este hecho como para molestarse en acudir al mismo sitio. También nos acordamos de estas fechas los frikis de siempre al otro lado del Atlántico. Lástima no estar allí también. Un abrazo a todos.

No hay comentarios

nov 12 2016

Enlace del día (XXXVI): archivos de la Guerra Civil en Rusia

Publicado por en Historia,Historia Militar

Gracias a esta noticia me he enterado de que Rusia ha digitalizado varios miles de documentos relativos a la Guerra Civil española, específicamente sobre la historia de las llamadas Brigadas Internacionales del Ejército Popular de la República. El enlace a la página principal del archivo ruso está aquí.

En un primer vistazo la información es de lo más interesante, puesto que incluye (por ejemplo) revistas editadas en campaña para uso interno de los brigadistas. Ahora bien, las he pasado canutas para navegar en ese portal. El que parte del portal esté en ruso (idioma que no hablo) no me ayuda, y no sé si es preciso crearse un usuario para poder navegar mejor. Además hay enlaces que me llevan a destinos raros, esto es, otros documentos del mismo fondo, pero que no son los que originalmente se me presentaban.

En cualquier caso, material interesante y posiblemente inédito en su mayor parte. Que lo disfruten

No hay comentarios

ago 05 2016

La leyenda negra del general Cuesta (I)

Publicado por en Historia Militar

Hacía tiempo que no escribía del general don Gregorio García de la Cuesta. Seguro que algunos de mis lectores le habrán echado de menos en mis conversaciones en estos últimos meses. La razón para ello es que ayer, día 4 de agosto, fue el aniversario de la fecha en que las últimas tropas aliadas (las mandadas por Cuesta) se retiraban de Talavera y la campaña llegaba a su final. Con motivo de la fecha se produjo en Facebook la discusión (bastante civilizada, aunque inconclusa) que a continuación puede verse:

Discusión en Facebook

Nada que no haya dicho yo antes: que este sesgo que lleva a conocer y difundir una versión falsa de la historia nace del hecho de que las fuentes en lengua española son sistemáticamente ignoradas entre los británicos por desconocimiento de la lengua, cuando no por desprecio puro y duro a todo lo que no venga de las islas. Conozco casos y nombres de esto último. Ahora bien, mi Lies and more lies ha de probarse. Eso es lo que pretendo hacer. No hoy, y quizá ni en esta entrada. Solo aviso de la intención.

No hay comentarios

ago 01 2016

Lectura del día (LXXVI): “Campaigns of the British Army in Portugal”

Publicado por en Historia Militar,Libros

La lectura de hoy es un libro cortesía de la Biblioteca Nacional de Portugal, Campaigns of the British Army in Portugal, libro fechado en 1812 y escrito por H. Leveque. Enlace aquí. Aparte del texto (que aún no he terminado), hay unas cuantas láminas interesantes, sobre todo porque son contemporáneas de los hechos, dadas las fechas de publicación del libro. Y hay una sobre Talavera:

Talavera - H. Leveque

Que lo disfruten.

No hay comentarios

jul 30 2016

Encuadrando tropas: el caso del 60th +

Publicado por en Historia Militar

Hoy, 30 de julio, mis compañeros del 60th of Rifles están recordando el aniversario del día en que el 5º batallón (diez compañías) llegó a Portugal en 1808 y comenzó su participación en la Guerra de la Independencia hasta el final. La lista de personal del regimiento el día 12 de ese mes, que fue cuando embarcaron, fue:

  • 2 field officers, que entiendo es el equivalente a los modernos oficiales superiores, comandantes o tenientes coroneles
  • 7 capitanes
  • 11 tenientes
  • 7 alféreces
  • 6 oficiales de estado mayor
  • 52 sargentos
  • 50 cabos
  • 21 cornetas
  • 884 infantes

Total: 1.040 militares, con el mayor William Gabriel Davy como comandante de esta fuerza.

Lo interesante de estas cifras es que hay un sargento por cada 18 cabos e infantes y a su vez hay un cabo por cada 18 infantes. Este número indica una relación muy alta de cabos y sargentos respecto al total de la tropa, si se compara con otros regimientos de a pie. La razón la da el propio mayor Davy en una carta que firma el 27 de octubre de 1809 (la traducción es mía):

Es evidente que un cuerpo de fusileros que despliegue como ha hecho éste (habiendo sido constantemente empleado en en campaña tanto en España como en Portugal mediante destacamentos no solo de compañías sino de partidas al mando de subalternos y sargentos, y cubriendo una larga cadena de puestos de avanzada – recuerdo un caso de 10 millas – a la vez que se desempeñaba en la tareas de tropas ligeras) no puede en justicia admitir paralelismo con la situación de los regimientos de línea ni tampoco la aplicación estricta de las reglamentaciones que se refieren particularmente a estos últimos: y obviamente demuestran la necesidad de disponer de un mayor número de oficiales y NCOs que es requisito para preservar el control de la unidad…

Algunos de mis compañeros recreadores apostillan otro elemento a considerar, y es que al tener un mayor número de sargentos y cabos permitía también reemplazar a los cornetas de órdenes. Para una fuerza ligera que actuaba de una manera tan dispersa (de acuerdo al manual táctico de Von Rottenburg) las cornetas no eran una manera óptima de transmitir órdenes. Incluso cuando la tropa se juntara en las proximidades de un combate (y ojo, que juntarse no significa formar en línea de batalla) el ruido del combate era suficiente para que las órdenes por la vía de los toques de corneta no bastara para tener a la tropa controlada.

Es un aspecto interesante a considerar cuando hablamos del encuadramiento de tropas en esta época. Si esto lo proyectamos a la recreación moderna (que es algo que hace pocos días discutí con un amigo) está claro que el trabajo fundamental de una unidad ligera (y quizá también de una unidad de línea) es encuadrar la tropa en esta proporción, asegurando (por supuesto) la calidad de la instrucción de cabos y sargentos.

60th en Talavera - Christa Hook

Ilustra esta entrada un dibujo de la gran Christa Hook: el 60th en la batalla de Talavera. Los fusileros se repliegan tras la formación de la infantería de línea que está a punto de chocar con la línea francesa.

Actualización 5 de agosto: Hoy día 5 de agosto se conmemora el final del desembarco de las tropas británicas, comenzado cuando he escrito. Apenas el 5/60th y el 2/95th pusieron pie en tierra fueron enviados tierra adentro para formar una pantalla que cubriera el desembarco y gastara el terreno por el que las tropas británicas avanzarían. Otro dato importante es que para cada fusilero del 60th se prescribe que lleve encima 17 raciones de pan y 5 raciones de carne. Se supone que porque no podrían disponer de pan en dos semanas. Imaginen la textura del pan tras dos semanas en campaña. Se les ordena que cocinen las 5 raciones de carne antes de comenzar la marcha; obviamente, para evitar que se pudriera por el camino. Imaginen cómo estarían las raciones tras cinco días. De acuerdo con estos mismos datos una ración (comida diaria) para un fusilero se componía de:

  • Una libra de pan o de galleta
  • Una libra de carne
  • Un cuarto de pinta de licor o una pinta entera de vino

Lo que significa que cada fusilero recibía por día menos de medio kilo de pan, otro menos medio kilo de carne, y unos 125 cc de licor (menos de un botellín actual) o en su lugar más o menos medio litro de vino.

¿Porqué es relevante este dato? Porque durante la campaña de Talavera la queja fundamental de Wellington fue la falta de abastecimiento de sus tropas. Con estas cifras podemos estimar la cantidad de comida que cada infante británico tenía prescrita en campaña con cierta aproximación.

No hay comentarios

may 21 2016

Más sobre el regimiento “Talavera”

Por razones que sigo sin explicarme, a la unidad de la que llevo hablando en las últimas entradas (una y dos) se le llama en Wikipedia Real Regimiento de Talavera de la Reina. Lo de real es único para mí; no conozco ninguna otra unidad peninsular que que lleve ese adjetivo en su nombre. Sería redundante porque estamos hablando de un regimiento de los Reales Exércitos. Lo de Talavera de la Reina me sorprende también porque en la bandera de combate del regimiento no es el nombre que consta. Además de eso la grafía de la época el nombre se escribía como de la Reyna.

Como sea. El caso es que en esa entrada de Wikipedia se citan dos fuentes. La primera es un enlace a mi propia página web. Se agradece, pero yo no aporto nada a este asunto porque no cito ni una sola fuente primaria. Lo que sí es cierto es que he descubierto en esa entrada unos cuantos errores, así que me apunto corregirlo en cuanto pueda. La segunda es un libro titulado Tradiciones Peruanas, que tiene una versión digital en Google Books, aquí. Atentos a lo que relata de la tropa de esa unidad:

El 24 de abril de 1814 y en momentos en que se conspiraba en Lima largo y menudo contra la dominación española, nos llegó de Cádiz el navío Asia el batallón Talavera, compuesto de ochocientos angelitos escogidos entre lo más granado de los presidios de Ceuta, Melilla, la Carraca y otras academias de igual lustre. Eran los susodichos mocetones fuertes como toros, con chirlos, remiendos y costurones en la cara, y capaces, por lo feo de la estampa, de paralizarle el corazón al más pintado.

Como ya escribí en la entrada uno, no es nada cierto que el regimiento estuviera formado exclusivamente por convictos sacados de los presidios. Pero lo mejor es esto:

A poco de su llegada a Lima eran los talaveras, como generalmente se les llamaba, la pesadilla universal. Ellos no se paraban en barras en limpiarle el bolsillo al prójimo, robarse una muchacha del pueblo, o plantarle con toda limpieza una puñalada al lucero del alba. Para los talaveras nada había de respetable y sagrado; y no parece sino que su majestad don Fernando el Deseado nos los mandó en lugar de la viruela, tifo u otra plaga, dñandoles carta blanca para que nos trataran como a moro sin señor.

(…) Con los talaveras no había disciplina posible. Eran fieras que los caudillos españoles lanzaban en los campos de batalla y a las que después de la victoria no cuidaban de encadenar, dejándolas sueltas para que saciasen sus feroces instintos en las inermes poblaciones sojuzgadas.

En fin, vaya retrato de la tropa del regimiento. Con todo, este libro tiene otro dato de lo más interesante:

…fué (sic) el primer batallón que trajo cornetas.

No soy experto en música militar, por lo que no puedo afirmar que sea el primer caso documentado del uso de cornetas en la infantería. Desde luego, a partir de 1817 sí hay constancia del uso habitual de cornetas para las órdenes de la infantería ligera. No recuerdo si este uso se cita ya en el manual táctico de infantería ligera de 1814; creo que sí, pero no lo tengo a mano para consultarlo. Es un dato interesante. De este testimonio, si es fidedigno, se deduce que las dos compañías de infantería ligera del Talavera ya eran mandadas a la voz y también con toques de corneta. Interesante.

Actualizado 23 de mayo: Leyendo el Regulations for the Exercise of Riflemen and Light Infantry, and Instructions for their Conduct in the Field, escrito por Francis de Rottenburg en 1798-99, encuentro frases como: …the signal to cease firing will be made by the bugle. O sea, que tanto el 60th como el 95th trajeron las cornetas de órdenes a España durante la guerra.

No hay comentarios

abr 24 2016

El regimiento “Talavera” en América: uniformes

El sábado pasado terminé mi entrada con las siguientes palabras:

(…) Los uniformes de esta unidad están en la obra de Luqui Lagleyze y Manzano Lahoz, como ya escribí. He visto que hay otras interpretaciones del uniforme de este regimiento. No tengo argumentos para rechazar los uniformes reflejados en la obra de Luqui Lagleyze, así que me sigo quedando con ellos.

La solución la tenía delante de mis narices, pero me costó encontrarla. Estaba, cómo no, en el libro Los Realistas 1810-1826 de Julio Mario Luqui Lagleyze y Antonio Manzano Lahoz. En la p. 46, citando el trabajo del historiador chileno Nicanor Molinaré, el uniforme era:

Casaca corta de paño azul turquí, solapa anteada, vuelta, cuello y charreteras verdes, los forros de la casaca colocados del modo que las vueltas de las colas aparecían del mismo color. Los botones blancos con el letrero “Talavera”. Usaban chaleco y calzón blanco con botín de paño negro, hasta por encima de la rodilla, las mochilas eran de brin, y un airoso y alto morrión con un león al frente cubría su cabeza.

Éste es el uniforme con el que les equiparon en Cádiz y desembarcaron en El Callao. Tras la batalla de Rancagua (1 y 2 de octubre de 1814) fue reorganizado el regimiento, y reequipado con los uniformes verdes ya mencionados en este blog. Poco les duró la uniformidad gaditana, un año casi exacto. Aunque habría que ver en qué estado estaban los uniformes tras la travesía a América.

La descripción citada no menciona si el morríón (chacó de estilo francés) estaba galoneado o no. De haberlo estado, el galón sería del mismo color del botón. El color del botón indica también que la presilla de la escarapela sería plateada. No dudo de que el morrión llevaría escarapela roja, seguramente al frente, pero no se indica nada del plumero, por lo que cabe la posibilidad de que no llevara. Otro detalle curioso (que el propio libro citado indica) es que el chacó llevaba un león al frente, como se reglamentó en 1811 en esa uniformidad de estilo inglés que apenas se usó. Lo normal hubiera sido que llevara placa al frente con el nombre del regimiento o las armas reales abreviadas, pero aquí claramente se habla de un león. Pudiera ser, insisto. Un último detalle. Se dice claramente casaca de color azul turquí. El turquí es el tono de azul más oscuro de todos, más que el azul marino. No era (antes al contrario) un color inhabitual en las casacas de la infantería española.

En la obra citada se habla de que este uniforme es idéntico al que luego, en 1815, sería reglamentado para el regimiento Vitoria, del que el Talavera sería el gemelo en América. Si nos vamos a El Ejército de los Borbones, tomo 5, de Gómez Ruiz y Alonso Juanola, la uniformidad del regimiento Vitoria reglamentada el 2 de marzo de 1815 es:

Casaca azul turquí; solapa anteada; vueltas, cuello y hombreras verdes; forro encarnado; vivos, ojales de la casaca y botón, blancos; chaleco y calzón, blancos; Botín de paño negro largo, pantalón ancho azul turquí y otros de lienzo blanco, con medios botines.

Las diferencias son obvias. Aparte del hecho de que, según Luqui Legleyze, para principios de 1815 ya no llevaban la uniformidad “gemela” del Vitoria”.

No hay comentarios

abr 23 2016

El regimiento “Talavera” en América

Recibí hace no mucho tiempo el número 25 de Cuadernos del Bicentenario, la magnífica obra del Foro para el Estudio de la Historia Militar de España. En este número viene un artículo firmado por José Luis Meije Amézaga titulado Tropas peninsulares en América en los primeros años de los levantamientos. Como mis conocidos se pueden figurar, me lancé enseguida a localizar los datos del regimiento Talavera que embarcó para la España del otro hemisferio. Y allí estaba, en la 4ª expedición de 1813:

En los últimos meses de 1813, con la práctica retirada del grueso del Ejército Imperial del territorio español, luego de ser derrotado el enemigo en Vitoria y San Marcial, se intensificaron los preparativos destinados a acabar con las revoluciones en toda Hispanoamérica. Desde principios de año se conocían las noticias sobre el repliegue del Ejército Real que operaba en el Alto Perú bajo el mando del general Goyeneche, repliegue provocado por los reveses sufridos en Tucumán el 24 de Septiembre de 1812 y el Salta el 20 de Febrero del siguiente año, lo que obligaba a afrontar urgentemente la situación (…)

Se designó como fuerza principal al batallón de Infantería “Talavera”. Una vez más, las cifras del total expedicionario y del “Talavera” en concreto, varían según los diferentes autores; según la “Comisión de Reemplazos” supone 1473 hombres, de los que 63 eran oficiales, sin diferenciar entre las Armas.

Julio Albi indica que la fuerza enviada era de 1353 hombres de Infantería, de los que 62 eran oficiales, especificando que unos 800 pertenecían al batallón “Talavera” y otros 50 hombres, de los que 1 era oficial, eran artilleros, estimando que el resto deberían ser cuadros.

Clonard supone para “Talavera” una fuerza de 819 hombres, con toda probabilidad refiriéndose únicamente a clase de tropa. Un destacado historiador chileno afirma a su vez que el total de fuerza de Artillería era de 200 hombres, y que el contingente del batallón “Talavera” era de 734 plazas. Por su parte el virrey Abascal en su “Memoria” en cuanto a la llegada de tropas peninsulares: “recibo el primer socorro de 734 hombres de que se compone el regimiento de Talavera, y 100 artilleros transportados por el Cavo…”.

Los documentos oficiales del “Archivo Naval” español facilitan datos concretos sobre el tema. En principio se pretendía enviar una poderosa fuerza de Infantería y 200 artilleros, pero los problemas de financiación obligaron a alterar las previsiones, disponiendo que el total de la expedición no debía superar los 1000 hombres.

El batallón “Talavera” había sido creado en el Arsenal de La Carraca (Cádiz) el 1 de Octubre de 1813, constando de 8 compañías con una fuerza teórica de 1000 hombres, si bien parece que nunca llegó a superar los 800. El 16 de Noviembre de 1813 fue nombrado su jefe el coronel Rafael Maroto. Se constituyó en base a restos de varias unidades (…).

Habiendo comenzado el embarque de las tropas el 22 de Diciembre, finalmente zarpan los buques el día 25.

(…) fondeaba en el mismo [el puerto de El Callao en Perú] el 24 de Abril de 1814. Durante la travesía había muerto de escorbuto un soldado del “Talavera”, habiendo caídos enfermos otros 17, citándose otros 3 fallecidos por accidente.

Una pieza más a añadir a lo que ya conocía de esta unidad que llevaba el nombre de Talavera; la primera unidad, además, en portar ese nombre. Como ya he comentado la bandera de este regimiento fue tomada en la derrota de Chacabuco y se guarda actualmente en San Juan (Argentina). Los uniformes de esta unidad están en la obra de Luqui Lagleyze y Manzano Lahoz, como ya escribí. He visto que hay otras interpretaciones del uniforme de este regimiento. No tengo argumentos para rechazar los uniformes reflejados en la obra de Luqui Lagleyze, así que me sigo quedando con ellos.

No hay comentarios

Sig »