Archivo de la categoria 'Athlétic Club'

sep 22 2015

Boletín de la peña del Athlétic Club “Ciudad de la Cerámica”

Interrumpo mis tareas de seguir haciendo arreglos varios en mi piso para poner un enlace a un documento que es parte (pequeña) de la historia del Athlétic Club de Bilbao y de Talavera de la Reina. Donde se juntan ambas cosas está la peña del Athlétic Club Ciudad de la Cerámica, pues ése es su nombre oficial.

Cuando mi padre fue presidente creo que la última vez (lo fue varias veces y en varios mandatos) una de sus tareas, y en la que puso gran empeño, fue la de crear un boletín informativo para los peñistas. Los archivos originales, en formato electrónico, son ilegibles. Los archivos en papel se destruyeron en una inundación que sufrimos hace años. No obstante, hace pocos días recuperé entre otros papeles míos un boletín, el número 11, de noviembre/diciembre de 1998, el año del bicentenario. Este boletín está ya en mal estado. Sospecho que la culpa es mía. Cosas de la mudanza de La Elipa a Carabanchel. Bueno, el caso es que antes de que este ejemplar desaparezca, lo he escaneado, lo he convertido en PDF, y lo he compartido desde mi espacio OneDrive gratuito. He ajustado los permisos de modo que sea localizable a través de los buscadores. Aunque como el documento no está etiquetado dudo que sea fácil encontrarlo. También he ajustado los permisos para que cualquier persona pueda leerlo sin necesidad que sea necesario pedirme permiso y tenerme enlazado a través de Google Plus.

Estoy contento por darle publicidad a este boletín. No puedo evitar sonreírme cuando leo ese texto de Nuestra Peña en internet. Ya disponemos de página web en la red. Se refería mi padre a un espacio que abrí en el viejo GeoCities. Y ahí estuvo hasta que GeoCities cerró. Son recuerdos personales y familiares. Pero, insisto, forman (pequeña) parte de la historia del Athlétic Club y de Talavera. Que lo disfruten.

No hay comentarios

nov 30 2013

R.I.P. Beti Duñabeitia

Hace pocos días falleció Jesús María Beti Duñabeitia, antiguo presidente del Athlétic Club de Bilbao.

De todos los presidente que ha tenido el club, hasta donde yo recuerdo, Duñabeitia ha sido el único al que he conocido personalmente. Claro que no recuerdo gran cosa de aquella escena, porque por aquel entonces yo tenía ocho años. Beti Duñabeitia fue el presidente del Athlétic bajo cuyo mandato se celebró el Congreso Nacional de Peñas de 1978, el que tuvo lugar en nuestra ciudad. En aquella época no era tan frecuente que un presidente de un club, y más de todo un club como el Athlétic, hiciera acto de presencia en un congreso de peñistas.

Están en la foto de izquierda a derecha José María Fata (Alcalde en funciones de Talavera), Beti Duñabeitia (presidente del Athlétic Club), Alfonso Torrijos (Concejal de deportes del Ayuntamiento), José Manuel Rodríguez (Presidente del Congreso y de la Peña de Talavera) y D. Manuel Quintanilla (Teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Bilbao, en representación del Alcalde) [pie de foto escrito originalmente por mi padre, publicada en este capítulo de mi web]

Sirvan estas pocas líneas como recuerdo de su persona y como agradecimiento al apoyo que en su día le dio a nuestra peña. Descanse en paz.

Postdata: Recuerdo y panegírico de Duñabeitia en el diario El Correo.

No hay comentarios

may 26 2013

Adiós a San Mamés

Publicado por en Athlétic Club

El 29 de agosto hará un siglo que Rafael Moreno Pichichi metió el primer gol en la historia del recién construido campo de fútbol de San Mamés. Esta tarde a las 20:00 el Athlétic Club jugará su último partido de competición oficial en el ya casi centenario campo de fútbol de San Mamés.

Cuántas tardes de domingo pasadas en ese estadio… Cuántas imágenes vistas en ese marco… Y ahora todo eso pasará a ser historia. Me parece casi increíble. Es como ver derrumbarse una montaña, o como ver hundirse un continente en el océano. San Mamés ya es historia, tan seguro como que lo son los grandes monumentos de la historia.

El fútbol ha cambiado mucho. Pero mucho, mucho. También ha cambiado Bilbao. Y ha cambiado, también mucho, y no siempre a mejor, el Athlétic Club. No obstante, a lo largo de este siglo de historia, algunos elementos han permanecido constantes y nos han servido para mantener estable un marco de referencia en medio de tales cambios. Uno de ellos es el uniforme del equipo. Otro, engrandecido por tardes y tardes de competición y goles, San Mamés. Normal que el nuevo estadio se construya justo al lado del anterior. Para un club como el nuestro, un cambio más severo podría llevarse por delante demasiadas referencias.

Hasta siempre, San Mamés. Te echaré de menos.

La segunda foto de esta entrada está tomada de El Confidencial. La tercera que ilustra esta entrada la he tomado de Bilbaoenconstrucción.

Actualizado (27 de mayo): El último himno en San Mamés.

No hay comentarios

ago 21 2012

Temporadas 2011/12 y 2012/13: voy de adonde vengo

Ya ha comenzado la Liga 2012/2013 y aún no he escrito el comentario que me merece la temporada pasada, y las perspectivas de futuro (presente ya) para que acaba de comenzar.

Y no he escrito semejante comentario porque aún me dura la aflicción del final de la temporada pasada.

Hay dos maneras de medir el éxito de un estado de la realidad. Una consiste en buscarse un ideal sobre ese estado, con el cual se coteja lo que en efecto tenemos a la vista. Otra consiste en estudiar el estado actual, y tras ello situar un nivel al que razonablemente puede evolucionar dicho estado.

El primer método me parece que en general es frustrante. Un ideal no es precisamente un estado al que se evoluciona con facilidad. Bien lo saben (aunque no sean conscientes de ello) los fumboleros que reclaman, domingo a domingo, que su equipo sea ideal: que todos jueguen como Di Stéfano, que se metan media docena de goles por partido, que se ganen todos los campeonatos con mucha diferencia… Como eso no es posible (no siempre al menos), andan todas las semanas con la frustración del de otro modo…

El segundo método tiene el inconveniente de fijar el nivel de referencia, que puede pecar de timorato o de excesivamente optimista. A cambio, una vez fijado, no es un imposible, sino un hipotético realizable.

Personalmente, me quedo con este segundo método. Prefiero estar decepcionado a estar frustrado.

Este soy yo mismo, en mi casa, viendo la final de Copa.

El nivel de juego del Athlétic Club en la UEFA Europa League (especialmente los partidos con el Manchester United; llevaba media vida esperándolos) permitía suponer razonadamente que la final contra el Atlético de Madrid (equipo no mejor que el United) podía terminar en victoria, después de una nueva demostración de juego. Y no fue así.

También era razonable pensar que la motivación extra y el ya indicado nivel de juego que demostradamente se había sostenido en competición oficial podían ser bazas a favor de una victoria en la final de Copa, aunque el F.C. Barcelona sea (de lejos) mucho mejor equipo que el Atlético.

No fue así en ninguno de los dos casos. El nivel de juego del equipo fue, en ambos partidos, parecido: defensa floja, control de la pelota demasiado precario, jugadas que no llevaban a ninguna parte, falta de remate, falta de gol… Es decir, una decepción tremenda. Y esa decepción aún me pesa como una losa.

No me ayuda en absoluto a superar esa decepción el nuevo aquelarre nacionalista que montaron los habituales de la fiesta en el Vicente Calderón. Yo estoy decepcionado por la poca educación y vergüenza demostrada. Ellos, los del aquelarre, por el contrario, están frustrados porque lo que debería ser una gran final internacional se quedó en una final más (y van 36) de la Copa del Rey con esos dos equipos.

Estoy decepcionado, pero… He visto con mis propios ojos lo que mis padres y abuelos vieron una sola vez, y que en tiempos relataban como un hito en la gloriosa historia del Athlétic Club: dos finales en un año. He visto también como el Athlétic Club demostraba ser uno de los mejores clubes de fútbol del continente, y cómo colocaban un jalón deportivo en Old Trafford, que, si San Mamés es la Catedral, aquello es el Vaticano. Estoy decepcionado, sí, pero… que me quiten lo bailao.

Eso sí, no estoy frustrado. Frustrado están los merengues y culés porque sus equipos, cada uno con un título nacional, no entraron en la final de la Champions League, única competición (afirman, los muy idealistas) a la altura de ellos mismos.

Luego de la decepción vino la Eurocopa. Buen sabor de boca por el juego realizado y por el resultado, si bien eso no es una sorpresa porque tanto uno como otro eran razonablemente esperables.

Y tras toda esta introducción viene el motivo por el que me he animado a escribir esta entrada, y es la situación en el club de Fernando Llorente y Javi Martínez.

Cuando mi padre fue presidente de la Peña del Athlétic Club, en varias ocasiones se encontró ante la situación de tener en alguno de sus equipos a un jugador tan prometedor que estaba claro que no se le podía dejar allí, que había que dejarle volar hacia una categoría superior para que se desarrollara. Cuando escribo “categoría superior” no me refiero a ningún equipo de Talavera, de nuestra provincia o de nuestra región, sino a equipos de Primera División. Que yo recuerde, de eso jugadores ha habido al menos dos: Javier Casquero, y Miguel Ángel García Corona, jugadores ambos a los que mi padre les dio carta de libertad para que volaran de Talavera a Madrid. Al menos a uno de ellos pudo haberlo retenido legalmente, y pudo también haber especulado con su carta de libertad para hacer dinero. Pero eso no iba con el carácter de mi padre, y con lo que él entendía que debía ser la filosofía del fútbol base.

Partiendo de ese ejemplo, pensé, y sigo pensando, que en su día (a partir de 1998, para ser más exactos) hubo que haber dejado volar a Julen Guerrero para que adornara su palmarés con una Premier League o una Champions, incluso. Nada de traspasarle al F.C. Barcelona o al Real Madrid, rivales directos: que se marchara a Manchester, o a Turín, o a Munich… Justo lo mismo que ahora pienso de las dos perlas del Athlétic Club.

Lo de Javi Martínez supongo (y deseo) que se solucionará con el pago de la cláusula de rescisión. Que, para un jugador de sus características, es una ganga. 40 millones más impuestos por un campeón del mundo de 23 años, casi 24, es simplemente, una bagatela.

Javi Martínez en su mejor hora. Ya ha crecido; ya no es “ese chavalito”, como le despachó Javier Clemente hace un tiempo.

Lo de Fernando Llorente debería solucionarse de la misma manera. Y si no hay ningún equipo que pague la cláusula (36 millones, otra ganga, no obstante la diferencia de edad), lo suyo sería ofrecerle por una cantidad, aunque esté por debajo.

El Rey León. Otro que ha crecido, y que necesita nuevos terrenos de caza. Si encima le insultan, con mayor motivo.

Simplemente, a los dos se les ha quedado pequeño el Athlétic Club. Es hora de dejarlos volar para que sigan creciendo, y tienen margen para ello. Todo lo que no sea eso es gestionar de manera inadecuada el potencial de estos dos grandes jugadores. Y eso, en mi opinión, no va en la filosofía futbolística del Athlétic, tal como la entiendo yo. Aunque aquí quizá el idealista (y consiguiente frustrado) soy yo.

Lo que a estas alturas está claro es que la situación que afecta tanto a Llorente como a Martínez, dos de los mejores jugadores que han portado el escudo en los últimos treinta años, se ha gestionado (y se sigue gestionando) de manera inadecuada, de tal manera que se ha llegado a un punto de bloqueo que parece irreversible.

No sólo no se les deja volar, sino que tampoco se les permite jugar.

Peor aún: en esta doble condición se les ha colocado como blanco de ocasión para que la afición (los habituales de la fiesta que mencioné antes) los insulte a gusto, incluso con palabras que en Bilbao y otros sitios del País Vasco llevan décadas asociadas a derramamientos de sangre. A ellos, que tanto han sudado por el club, y que, que yo sepa, nunca han usado palabras similares. Ni las están usando, aunque quizá alguno, o los dos, se esté mordiendo la lengua.

Dicho sea de paso, (casi) me hace gracia pensar que del mismo modo que el lenguaje soez del nacionalismo esté actuando como disolvente de una plantilla (porque está claro que ni Fernando ni Javi volverán a jugar en San Mamés, como no sea de visitantes) que hasta hace poco era bien competitiva, la simbología nacionalista (esa segunda equipación remedo de una permanente selección de Euskadi en el Athlétic Club), carta que jugó Fernando García Macua para su relección, no llevó electoralmente a ninguna parte. Si ésa es la medida del éxito del nacionalismo vasco en el club, entonces es que es un camino a la nada.

No creo que Josu Urrutia haya expuesto deliberadamente a estos dos jugadores a esta situación. Creo, eso sí, que la política de hacer del perro del hortelano, que ni los deja jugar ni los deja fichar por un tercero, lleva a un callejón sin salida tanto al club como a los jugadores.

Tanto me da, a estas alturas, que éstos quieran irse para crecer, que quieran irse porque no soportan a Bielsa (rumores hay), porque les ofrecen mucha pasta (como si eso fuera un delito), o por una combinación de todo ello.

Dando por descontado que ni Llorente ni Martínez jugarán esta temporada en el Athlétic, ¿qué perspectivas razonables tiene el club?

Bueno, hay una aterradora: el Villareal se fue a Segunda División tras perder a dos de sus estrellas, Capdevila y Cazorla, después de haber estado en la élite del fútbol europeo. Estar en puestos de descenso, o cerca, no es nuevo para nosotros. ¿Hay plantilla para salvar ese escollo? Yo creo que sí, aunque hay que estar atentos al hecho de que pase factura jugar en tres competiciones distintas. Ésta fue, sin duda, una de las razones para el bajo rendimiento del final de la temporada pasada.

En el otro extremo ¿se puede repetir una temporada como la pasada? Sobre el papel es posible, si bien se antoja complicado. La plantilla, con las dos bajas mencionadas, no es más fuerte, aunque tenga todavía joyas como Íker Muniain, Óscar de Marcos o Ander Herrera, por dar sólo tres nombres. Los demás equipos son al menos tan fuertes como el año pasado, por lo que la brecha entre unos y otros se ha ampliado. Lo que no creo que le falte al club es coraje, como lo demostró el pasado partido contra el Real Betis. Es lo mínimo que se le supone a todo aquel que viste la camiseta rojiblanca. En ese sentido, espero que nadie quedará decepcionado.

De león a león. Una escena que me temo que no volverá a repetirse. No con esa camiseta, al menos.

Entre una opción y otra, hay varios escenarios posibles, unos mejores, otros peores. Ninguno pasa porque el Athlétic sea el club estrella de la Liga (o de la Copa, ay), o la revelación de la temporada. Demasiado poco para mi paladar, la verdad, pero no hay más cera que la que arde.

Hoy hace cinco años que falleció mi padre. Me hubiera gustado escribir una entrada con tonos más alegres sobre el equipo al que tanto amó y por el que tanto hizo, siempre gratis. Voy a dejarlo aquí. Seguiré en otro momento, espero que con mejor ánimo.

3 comentarios

dic 27 2011

Una felicitación de Navidad en 2011

Publicado por en Athlétic Club

De todas las felicitaciones de Navidad que he recibido en este año 2011 (gracias a todos los que se han acordado de mi familia y de mí), permítanme que ponga aquí la que más ilusión me ha hecho.

Felicitación Navidad 2011

Me alegra mucho que la Peña siga manteniendo un nivel de actividad apreciable, como saben más que de sobra los que me conocen. A fin de cuantas, para mí y mi familia, la peña del Athlétic Club Ciudad de la Cerámica es tan propio del mi personalidad como talaverano como la misma Iglesia Colegial que se refleja en la misma felicitación de Navidad.

Que sea por muchos años.

No hay comentarios

feb 20 2011

Hoy es día de milagros

Publicado por en Athlétic Club

En días como el de hoy mis cuñados, todos merengues fervientes, se convierten en zurigorris ocasionales, aunque no menos devotos, y le oran con gran fervor a San Mamés.

No hay comentarios

ene 30 2011

Reunión de peñas en Talavera

El viernes pasado mi madre me dijo algo que me alegró. Esa misma tarde hice una llamada para enterarme de más.

Resulta que ayer, sábado, se reunieron en Talavera las directivas de las peñas del Athlétic Club de la zona centro. El anfitrión, por supuesto, la peña del Athlétic Club “Ciudad de la Cerámica”, la de Talavera de la Reina.

La convocatoria ha tenido la suficiente relevancia como para que el Alcalde la ciudad haya recibido a los peñistas y se haya fotografiado con ellos en el salón de plenos y en las escaleras del Ayuntamiento.

Los que me conocen saben que pocas cosas me alegrarían más que ver a la Peña con la pujanza y la vitalidad que tuvo en sus mejores tiempos. Quiera Dios que éste sea un primer paso.

Más información aquí y aquí.

Y para rematar la jornada, victoria del Athlétic Club, que se asienta, por ahora, en la zona interesante del campeonato. ¡Bravo! Mejor dicho: ¡Aúpa!

No hay comentarios

ago 28 2010

Rueda el balón de nuevo

Dentro de pocas horas comienza para el Athlétic Club la temporada 2010/2011. Este año nos toca debutar en el estadio del Hércules C.F. El primer partido en San Mamés será contra el flamante campeón de la UEFA Europa Legue y de la Supercopa de Europa, el Atlético de Madrid.

En nuestra plantilla contamos con dos campeones del mundo (los de la foto de abajo) y un subcampeón de Europa sub 19 (íker Muniain). Eso, por recordar sólo los títulos recientes, los de este mismo verano.

El hecho de llevar cuatro años con el mismo entrenador, más la indudable mejora en la calidad de la plantilla (fruto, fundamentalmente, de la maduración de los jugadores) hace que albergue razonables esperanzas de que este año los leones mejoren sus resultados deportivos respecto al año pasado. Esto, y el hecho de no disputar competiciones europeas, con la complicación que ello supone, me hace concebir esperanzas de que el equipo esté más concentrado en Liga y Copa, especialmente es esta última, y que eso, más la calidad de nuestros jugadores, marque la diferencia.

Ayer leí unas declaraciones de Caparrós en las que decía que los campeones del mundo debían dar un paso al frente y liderar el equipo. Sin duda. Su categoría da para eso y más. Pero no olvidemos que hay otros jugadores que han de aprovechar las circunstancias y dar un paso al frente, bien para convertirse en “indiscutibles” al mismo nivel que los campeones (Iraola y Muniain, se me vienen a la cabeza), bien para demostrar que si son titulares de un equipo como el Athlétic Club.

Como en otros años, juego limpio y ¡aúpa Athlétic!

Fernando Llorente y Javi Martínez

No hay comentarios

may 26 2010

Balance de la Liga 2009-2010

Mi enfermedad ocular (que aún persiste) me impide estar delante de la pantalla del ordenador tanto tiempo como a mí me gustaría. Eso ha hecho que se retrasara este post, como otros, porque sólo puedo escribirlos lentamente. Sin embargo, en este caso lo prefiero así, porque de esta manera me da tiempo a meditar lo que escribo. Que no es sino mi particular visión del balance de la temporada 2009/2010 para el Athlétic Club.

A mí esta temporada me ha dejado un regusto agridulce.

Creo que pocos esperábamos, al comienzo de la Liga, una situación tan desahogada como la que hemos vivido. Si en la Liga hay a su vez varias sub-ligas integradas por varios equipos de parecido nivel, nosotros hemos estado en la sub-liga que va justo por detrás de aquella en que se decide el campeonato (y que este año, como en el anterior, sólo tenía dos equipos: F.C. Barceliona y Real Madrid), sub-categoría que yo creo que pocos hubieran apostado tener al comienzo de temporada, antes de que comenzara a rodar el balón. Otros sí lo dijeron, que lo escuché yo. Dijeron, en concreto, que había plantilla para hacer una buena temporada.

La verdad, yo era escéptico al principio, pero cuando el balón comenzó a rodar y vi el buen arranque del equipo en la UEFA Europa League y en nuestra Liga., auguré que al haber comenzado tan temprano la temporada, a causa de la competición europea, tendría un efecto beneficioso en el rendimiento del equipo en la Liga española, aunque me permití dudar de si la plantilla llegaría al final con el empuje físico suficiente como rematar la competición.

En el final de temporada es donde termina la parte agria (en cuanto a la competición; la sensación aún dura), puesto que es una pena que tras haber estado en puestos de competición europea, con buenas opciones, la mala racha final (tres puntos en seis partidos, los jugados de la jornada 32 a la 37) nos haya dejado sin volver a Europa por la puerta grande, esto es, mediante la clasificación en Liga.

La parte agria, por otro lado, y como ya comenté, comenzó por la eliminación en Copa. En primer lugar, por la temprana eliminación ante un rival asequible. En segundo lugar, porque a la vista de cómo ha ido la competición este año, no es nada descabellado pensar que hubiéramos podido repetir la clasificación del año pasado, esto es, estar en la final.

En la parte dulce se encuentra en primer lugar lo desahogado de la clasificación, pero más aún el buen juego que ha practicado el Athlétic Club. Puestos a jugar un fútbol directo y sin florituras, por lo menos hay que hacerlo bien: sin complejos, con frescura, con un punto de chulería. Al menos esta temporada hemos visto muchos minutos de esta alegría en el juego, y se agradece un montón.

En la UEFA Europa League se ha llegado lo bastante lejos, y con un nivel de juego y de resultados lo bastante satisfactorio, como para dar por bueno lo hecho. Fastidió la eliminación, por supuesto, pero el Anderlecht, campeón de la Liga belga en esta temporada, era evidentemente un rival superior, incluso dadas las distancias entre las Ligas española y belga.

Como dije, estoy convencido de que lo lejos que hemos llegado tanto en la UEFA Europa League (sobre todo) como en la Liga se debe a que ha vuelto la alegría al juego. Creo que ello se debe a que este año la plantilla ha tomado un aire de frescura que la ha hecho más competitiva y más “jugona”, por así decirlo.

Muchos hablan de la “explosión” de Javi Martínez como motivo principal del buen juego del club, aunque yo creo que a este jugador le queda aún para explotar del todo. Y el día que lo haga, ríanse ustedes de la Semana Grande. Bueno, al menos se ha quitado el mote de chavalito que Javier Clemente, en un mal día (del propio Clemente, no de Martínez), le dedicó. Pienso también que Javi Martínez no ha estado sólo, sino en compañía de otros jugadores como Amorebieta, Toquero (eso sí es frescura y desparpajo), y Fernando Llorente, con los que se ha entendido muy bien. Gracias a estos cuatro hemos recuperado el gol, que es algo que echaba yo de menos desde que perdimos a Del Horno, Ezquerro y Urzáiz. También me ha sorprendido agradablemente la aportación de Gurpegui, al que yo daba ya como amortizado. La aportación de Gorka Iraizoz no ha sido una sorpresa, porque era lo que yo esperaba de él. La revelación de la temporada, Muniain, ha ido de más a menos, pero hay que entender que es un jugador joven, aún por cuajar. Estoy convencido de que lo mejor de Muniain está por venir. Se habrán dado cuenta de que no cito el nombre de ningún jugador de la defensa. Eso se debe a que pienso que ésta ha estado normalita, en su sitio, aunque sin nada de especial relevancia.

A quien sí quiero dedicarle una especial mención es a Joaquín Caparrós, el entrenador. Pese a los defectos que tiene, ha logrado dar estabilidad en las últimas temporadas a una plantilla que lo necesitaba, y de su mano ha cuajado un equipo que, sin volvernos locos ni en juego ni en resultados, al menos ha superado la marca del club en la última década. Mérito suyo, qué duda cabe. Ojalá que sobre esta base puedan construirse resultados deportivos de más alcance.

Dicen los rumores que el futuro de Javi Martínez está lejos de San Mamés. La verdad, no me sorprende. Y si alguien me pregunta por mi opinión, diré que a mí me parece bien. No podemos retenerle a todo trance, como se hizo con Julen Guerrero, a fin de convertirle en el icono del club, y luego malgastarle sin una plantilla y unos objetivos deportivos acordes con el pedestal al que se le ha subido. Otra cosa sería si el Athlétic Club pudiera mostrar en los últimos años, y sostener razonablemente en los próximos, un nivel deportivo capaz de obtener títulos. Hay razones de sobra para que, incluso sabiendo que no durará mucho en Bilbao, se haga un cierto esfuerzo por retener al jugador. Por ejemplo, un motivo que se me ocurre es que termine de cuajar y asentarse como futbolista. Ahora bien, si la única razón que se puede aportar, como dice la noticia anterior, es la defensa de la campaña electoral del Presidente del club, me quedo sin entender nada. ¿Tan grave piensan que es realmente la baja de Javi Martínez? Me cuesta creerlo.

¿Cuál es el futuro del club para la temporada 2010/2011? Espero que como la espina dorsal de la plantilla va a ser la misma, podamos esperar al menos el nivel de desahogo en la clasificación y las pequeñas alegrías que nos han dado en esta temporada. Aunque a mí esto se me hace poco. Realmente yo pienso que habría que ser más agresivo en la lucha por la Copa. La plantilla ya ha demostrado que podía simultanear dos competiciones (Liga y UEFA Europa League) en razonables condiciones. Pelear por la Copa a la vez que se mantiene el nivel en la Liga no me parece nada descabellado. Por el contrario, creo que es ahora mismo el camino más asequible para reverdecer laureles.

Ya que hablo de bajas, quiero citar las tres bajas más sensibles que se han producido en la plantilla.

La primera, la de Joseba Etxeberría. Después de 15 temporadas en el club, con la de centenares de kilómetros que ha hecho con la zamarra rojiblanca, y con el cariño que ha demostrado el club en los dos últimos años, sólo queda por decir, simplemente: muchas gracias, Joseba.

La segunda, la de Armando Ribeiro. Se le fichó como última opción de parcheo en una situación muy mala. Se le pidió profesionalidad. Ha cumplido con creces. Gracias, Armando.

La tercera, la de Fran Yeste, la que más voy a lamentar en un futuro, pero que me ha parecido casi inevitable, y hasta necesaria. Fran Yeste ha sido y es un gran jugador. Como a muchos grandes jugadores, su carácter le ha impedido ser el crac que hubiera podido ser, y le ha terminado alejando del club que es su sitio natural, y por el que tanto ha hecho. Gracias, por todo, Fran; te deseo lo mejor en tu próximo club.

Y esto es todo lo que quiero escribir sobre este asunto, por el momento.

No hay comentarios

feb 19 2010

A veces

Hay días en los que me dan ganas de dejar de ver fútbol, y hasta de interesarme tanto del espectáculo como del deporte en sí. Espectáculos como el del sábado en Villarreal y el de ayer mismo en San Mamés me repatean. Qué tiene esto que ver con la competición, ya no hablemos del fair play, es algo que sus protagonistas ni saben ni quieren saber. Así pasa, que los fumboleros, los forofos, los ultras, nos están echando de los campos y hasta de la afición misma a los que ni participamos ni queremos ver este tipo de incidentes.

Si alguien no sabe a lo que me refiero, estoy hablando de esto. Vaya gran saco de mierda.

No hay comentarios

Sig »