Archivo de la categoria 'Gente ilustre'

abr 09 2016

In Memoriam: General Jesús Salas Larrazábal

Publicado por en Gente ilustre

Hace pocos días falleció el general de división del Ejército del Aire Jesús Salas Larrazábal, de familia militar y relacionada con la aeronáutica. Con él muere, por desgracia, una especie en extinción, la del historiador militar de la Guerra Civil.

Nunca se ha escrito tanto sobre la Guerra Civil como en los últimos 40 años. Incluso el comienzo de siglo (y de milenio) supuso una verdadera avalancha de títulos. Sin embargo la mayor parte de los libros que hablan de la guerra tratan de todo menos del aspecto militar. O, dicho de otro modo, cuando hablan de la guerra usan los datos de trabajos anteriores. Porque en la inmensa mayoría de títulos la guerra es solo el marco para hablar de otras cosas: revolución, comunismo, fascismo, anarquismo… lo que sea. Por lo visto ya no está de moda visitar los archivos militares para poder escribir sobre la guerra. Con ello se ha abundado en el conocimiento de la guerra, excepto en la parte militar, curiosamente. O no tan curiosamente. Para poder estudiar adecuadamente, no digamos ya publicar, se requiere tener una base de formación en lo militar, y hay muy pocos historiadores que lo tengan o se preocupen por ello.

A mí de esta parte de nuestra historia reciente lo que más me interesa es precisamente el hecho militar. Nada sorprendente para quien me conozca. El problema, para mí, es que en los últimos veinte años no hay grandes (ni medianos) trabajos que aporten a lo que ya investigaron historiadores como el difunto general. En ese sentido, esta pérdida es muy seria porque su figura es, literalmente, insustituible. Lástima.

Descanse en paz.

No hay comentarios

feb 21 2016

Einstein el judío

El 14 de septiembre de 2015 el observatorio LIGO detectó por primera vez en la historia ondas gravitacionales. La noticia no se dio a conocer hasta el pasado día 11 porque los científicos estuvieron dando vueltas a los resultados para asegurarse de que no había ningún error. La fuerza gravitatoria es la más débil de las cuatro que forman el Universo, y es fácil equivocarse en estas mediciones. Es curioso: la gravedad es la única fuerza que es capaz de deformar el espacio, y a la vez es la más débil. Por eso ha sido tan complejo captar las ondas gravitacionales. Para ello ha hecho falta no solo un instrumento tan sensible como el LIGO, sino un “experimento” extremo: dos agujeros negros de 36 y 29 masas solares que tras orbitar uno sobre otro se fusionan para dar lugar a un único agujero negro en rotación. Asombroso. Por cierto, que Einstein era de la opinión de que los agujeros negros no existían, que eran una simplicación tan extrema de sus ecuaciones que no podía existir en la realidad. Bueno, pues se equivocaba.

Con todo, lo más asombroso de esta noticia, para mí, ha sido algunas de las reacciones que ha provocado. En varios foros de medios de comunicación digitales generalistas, y en algún foro especializado en astronomía, aunque no expresamente para profesionales, me he encontrado mensajes de desprecio hacia Albert Eisntein. Hasta donde he podido entender los harjumentos son dos:

Uno: Einstein fue un estudiante mediocre, como lo prueba el hecho de que no terminó el Bachillerato y que luego solo encontrara trabajo en la Oficina Federal de la Propiedad Intelectual de Suiza, en Berna, por lo que no pudo nunca desarrollar la Teoría de la Relatividad por sus propios medios.

Dos: Einstein robó todos sus desarrollos científicos de las patentes que pasaban por sus manos en la dicha Oficina.

La conclusión a la que llegan los defensores de estos harjumentos (a veces defienden los dos a la vez, no obstante ser contradictorios entre sí) es que Einstein es solo el monigote que alguien (comience a sonar la banda sonora de Expediente X aquí) se inventa para que la Teoría de la Relatividad tenga bombo. Porque la Relatividad es un bluff judío (comience a sonar música judía; no, mejor, comience a sonar la banda sonora de Los payasos de la tele), y necesitaban a Einstein, el judío. Como suele ser habitual en esta gente, finalizan siempre sus intervenciones con un ¡Lean, lean! ¡Einstein no publicó nunca nada! ¡Saquen sus propias conclusiones!

Efectivamente, Einstein no publicó nada. Pero nada de nada. Impasibles al ridículo, replican que estos escritos forman parte de la maskirova tendida alrededor de Einstein. En realidad lo que querían decir es que no publicó nada entre 1902 y 1909, que fue el período en que trabajó en la Oficina. Exactamente, en esa época no publicó nada. Pero nada de nada. Esta nada incluye el trabajo sobre el efecto fotoeléctrico por el que le dieron el Nobel en 1921.

¿A qué viene todo esto? ¿Cómo es posible no solo tal grado de ignorancia científica sino de indigencia histórica? Me cuesta trabajo creer que haya fanáticos del nazismo, o siquiera del antijudaísmo, como para ser capaces de afirmar sin ruborizarse (con todo el papo, que diría mi abuela) semejantes barbaridades. Incluso cuando este bluff judío se demuestra una vez más científicamente exacto. Y llevamos así un siglo. Otro tanto a favor de don Alberto. Y los que le quedan por marcar.

2 comentarios

feb 12 2016

In Memoriam: Camil Busquets i Vilanova

Publicado por en Gente ilustre

Hoy me enterado con gran tristeza de que ayer falleció Camil Busquets i Vilanova. seguramente este nombre no le dice nada a la mayoría de la gente. A mis lectores seguro que les dirá algo más, que para eso comparten afición conmigo. Camil Busquets fue uno de los mayores divulgadores (que no vulgarizadores) navales de la historia reciente. Sus libros, artículos y colaboraciones se cuentan por docenas. Gracias a él, que siguió la estela de ese otro gran divulgador que fue don Luis de la Sierra, gente como yo, que no teníamos acceso a bibliotecas especializadas, pudimos saber de temas navales con la suficiente calidad. Lo menos que puedo hacer aquí es recordarlo y rezar por su alma. Pongo la única foto que he encontrado de él, y que ya he visto reproducida en otros sitios de internet.

Descanse en paz.

No hay comentarios

dic 02 2015

El “Gran Capitán”

Hoy, todavía 2 de diciembre, es el quinto centenario del aniversario de la muerte de Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán. Fue uno de los militares más importantes de la historia de España, justo en el gozne de la historia sobre el que gira el hecho de que España deja de ser Castilla y Aragón. Suya fue la idea de la creación de un ejército de tierra de nueva planta (por decirlo así) estructurado en torno a coronelías inicialmente de 6.000 infantes, equipados con armas de fuego portátiles como principal armamento. Dos coronelías juntas se reforzaban por uno o dos coronelías de caballería, de 800 jinetes cada una, más entre 15 y 20 cañones de campaña. Es decir, inventó tanto las coronelías como las divisiones reforzadas. Con ello, nada más y nada menos, sentó las bases de la organización de los ejércitos modernos, los que portan armas de fuego. Con este ejército le dio a su rey don Fernando una corona adicional, la del reino de Nápoles, a la cual tenía derecho por ser descendiente del rey Alfonso V de Aragón.

Es una lástima que los esfuerzos dedicados al recuerdo a las figuras militares estén ahora mismo centrados casi exclusivamente en la figura de Bernardo de Gálvez, cuya exposición se inaugura mañana día 3. Don Gonzalo se merece un recuerdo mayor en este aniversario.

Para ilustrar esta entrada dejo aquí las armas de la casa de don Gonzalo, la de los Córdoba, dibujo procedente del blog de Xavier García.

No hay comentarios

feb 28 2015

In Memoriam: Leonard Nimoy

Publicado por en Gente ilustre,Star Trek

La primera vez que vi esta escena me emocionó. Las sucesivas veces que la he visto me ha seguido emocionando, y ahora que Leonard Nimoy ha fallecido de verdad, me emociona incluso más.

Es en el espacio, en la última frontera, pero eso no quita que siga siendo una escena que hemos visto miles de veces en pantalla: el sacrificio personal, hasta entregar la vida, de alguien que ama a sus amigos hasta ese extremo. La cita bíblica es pertinente: Nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus amigos (Jn 15,13). Mucho mejor que la tiranía de el bien de la mayoría es superior al bien de la minoría, o de uno solo que tratan de vendernos como el motor del sacrificio de Spock. Por eso suenan las notas de Amazing Grace mientras el cuerpo de Spock es eyectado al planeta Génesis.

Ese genio de la TV, ya desaparecido, que fue Gene Roddenberry, ideó para Star Trek un universo entero, en el que una parte importante la formaban las razas extraterrestres no humanas. Una de ellas, la primera y más relevante, es la raza de los vulcanos. Los vulcanos son humanoides, como nosotros (tan como que hasta pueden existir híbridos entre humanos y vulcanos), pero con dos diferencias fundamentales. La primera, que son mucho más ardientemente pasionales que los humanos. Lo son tanto que generaron una nivel de violencia en su planeta natal que les puso al borde de la extinción. Esto llevó a la segunda diferencia. Surak, un vulcano que es lo más parecido a un profeta que ha conocido su historia, desarrolla el Kolinahr, que es una disciplina en la que las pasiones de los vulcanos son disciplinadas o orientadas hacia la lógica y la razón. Con ello Roddenberry no solo expandió el universo de Star Trek sino que le dio una profundidad argumental como no se había visto antes en la pantalla.

Fue Leonard Nimoy quien interpretó este papel y desarrolló a la raza vulcana como protagonista del universo Star Trek. Fue él quien sentó el canon de los vulcanos. Sin él no hubiera existido este universo de fantasía que tanto nos gusta a muchos. Y él era consciente de ello. Por eso firmaba siempre sus mensajes con el mensaje Live Long and Prosper.

Humor vulcano. Éste es el mensaje que dejó en Twitter Leonard Nimoy cuando se hizo oficial que la nave Voyager 1 había abandonado nuestro Sistema Solar.

Cuenta la leyenda que cuando presentaron a Gene Roddenberry (ya enfermo) el resultado de la serie Star Trek: La Nueva Generación, y se emocionó, Leonard Nimoy se le acercó y le dijo: Hemos hecho algo grande ¿no crees, Gene?. Y Roddenberry, emocionado, asentía.

Para los que amamos este universo, y nos hemos educado con él, es difícil describir cuánto sentimos esta muerte. Nunca le olvidaremos. A mí me queda al menos el consuelo de que ya se ha reunido con su amigo Roddenberry y juntos viajan por las estrellas.

Leonard Nimoy ha muerto. Que la tierra le sea leve. El señor Spock es leyenda. Larga y próspera vida, señor Spock.

No hay comentarios

ene 25 2015

Dos aniversarios: Winston Churchill y Gregorio Ordóñez

Publicado por en Gente ilustre

Ayer día 24 de enero se cumplió medio siglo del fallecimiento de Winston Leonard Spencer Churchill, el último héroe homérico de la Humanidad hasta la fecha.

El legado de Chuchill, su mejor hora, llegó cuando se echó a sus espaldas al Gobierno que presidía, a su nación entera, y hasta a las naciones aliadas a la suya, y se negó a plegarse a la amenaza nazi. Resistió la embestida de los bárbaros, administró lo mejor que pudo sus recursos para sostener a su país y sus aliados en guerra en más de un frente, y, como pocas veces en la historia, fue el líder de su pueblo en armas. Hasta la victoria. Como los héroes de Homero, nada más y nada menos.

Hace un par de años escribí una biografía suya para un proyecto editorial histórico que finalmente abortó. No llegó a publicarse nada, pero yo completé el artículo. No me centré especialmente en esa época de su vida, sino en los elementos personales que le llevaron a ser el líder del Reino Unido justo en ese momento. Repasando su experiencia personal construí un argumento sencillo: era la persona adecuada en el momento idóneo. Es por esto que cuando yo pienso en Churchill no me vienen a la mente las fotografías de bulldog tan comunes de 1940 en adelante. A mí el que viene a la mente es el joven Churchill. Ése que muestra la foto que ilustra este artículo.

Hace unos días, cuando supe de los atentados en París, recordé las palabras de su magna obra La Segunda Guerra Mundial, y las escribí en Facebook como lema:

In War: Resolution. In Defeat: Defiance. In Victory: Magnanimity. In Peace: Good Will

Es difícil no pensar que en efecto estamos en guerra contra el terrorismo. Y que no nos vendría mal aunque fuera un solo líder de la talla de Churchill para liderar la guerra actual. Por ello su recuerdo es pertinente, y su ejemplo, oportuno.

El viernes, día 23, se cumplieron veinte años desde el asesinato por ETA de Gregorio Ordóñez en San Sebastián. Le asesinaron porque estaba cerca de convertirse en alcalde de San Sebastián, y porque estaba investigando posibles infiltraciones de ETA en la Policía Municipal de la ciudad. Le asesinaron, también, porque uno de los objetos del terror es eliminar de la vida pública a aquellos que se oponen a él. Podría haberse plegado al miedo, como tantos otros hicieron, o a la cobardía, como los que han mirado al cielo para no ver la sangre o como los que periódicamente patean su tumba; prefirió formar parte de la vida política de su ciudad aun a riesgo de su vida.

En España llevamos ya algunos años hablando de nuevas formas de hacer política, y de nuevos y emergentes partidos políticos. En este escenario de nueva política tampoco viene mal recordar el ejemplo que fue la vida, y la muerte, de Gregorio Ordóñez.

No hay comentarios

oct 12 2014

¡Feliz cumpleaños, España! (2014)

Publicado por en Gente ilustre

Me gustó mucho en 2012 la imagen que acompaña esta entrada. Quizá porque, por primera vez en años, el anuncio del día de la Fiesta Nacional, el día del cumpleaños de España, se dejaba de sucedáneos sin colorantes. Así pues, un año más la dejo aquí en esta fecha.

También hoy es la celebración de la patrona de la Guardia Civil, la Virgen del Pilar. A todos los que forman parte de la Benemérita, felicidades.

En un rango menor de importancia, hoy hace seis años que comencé a escribir este blog. Si está abandonado en los últimos días no es porque no tenga nada que escribir. Al contrario. Tengo tanto que no logro darle salida. Paciencia. No es algo que pida a mis lectores: es algo que me recomiendo yo a mí mismo para poder desatascar todo el material que tengo pendiente.

No hay comentarios

jun 21 2014

48 horas con Felipe VI

Publicado por en Gente ilustre,Res publica

Los españoles llevamos 48 horas con Felipe VI como rey de España. Por razones que no hacen al caso (pero que no son secretas, por si alguien quiere preguntar) yo soy uno de varios millones de españoles que no salió a la calle a ver en persona al nuevo rey; me tuve que conformar con ver por TV la ceremonia, wassapeada además en tiempo real por María.

Uno de mis defectos es prestar atención a lo que dice la gente importante. Otro es el de leer casi todo lo que cae en mis manos. Por estas dos razones escuché con atención el discurso inaugural del rey Felipe. Y luego me leí el texto, enlazado aquí (ojo, que se abre PDF).

De todo lo que dijo me quedo con esta magnífica cita de Miguel de Cervantes:

No es un hombre más que otro si no hace más que otro.

Sospecho que al redactar esta frase estaba pensando en este otro texto, más extenso, de don Francisco de Quevedo:

Que el reinar es tarea, que los cetros piden más sudor que los arados, y sudor teñido de las venas; que la Corona es el peso molesto que fatiga los hombros del alma primero que las fuerzas del cuerpo; que los palacios para el príncipe ocioso son sepulcros de una vida muerta, y para el que atiende son patíbulos de una muerte viva; lo afirman las gloriosas memorias de aquellos esclarecidos príncipes que no mancharon sus recordaciones contando entre su edad coronada alguna hora sin trabajo.

Le tomo la palabra al rey Felipe. Eso es lo que espero de él, porque espero que cumpla su palabra.

No hay comentarios

jun 18 2014

El Rey ha abdicado: ¡viva el Rey!

Publicado por en Gente ilustre,Res publica

Dentro de un minuto entrará en vigor la ley conforme a la cual Juan Carlos I dejará ser rey de España. Conforme a las leyes de la nación española, le sucederá el rey Felipe VI.

Es la segunda vez en mi vida que se produce un relevo en la jefatura del Estado. Claro que en la otra yo sólo tenía 5 años y apenas tengo algunos recuerdos vagos al respecto.

En 1975 la transición entre un Jefe del Estado y otro se produjo de manera pacífica (no hubo disturbios) y pactada (la ley sucesoria estaba aprobada desde 1969). Mal que les pese a los muchos que piensan que hubiera sido mejor que todo ello hubiera venido acompañado de un baño de sangre. Para recordar otra sucesión pacífica y conforme a la ley habría que remontarse tres generaciones atrás, a 1902, cuando fue proclamado rey Alfonso XIII. El relevo en la Presidencia de la República en abril de 1936 no entra en tal consideración ya que allí pacto hubo poco, y conformidad con la ley tampoco demasiada. El relevo de 1975, por tanto, era un hecho prácticamente inédito para los españoles de la época.

Con este bagaje de estabilidad y tranquilidad (que no es poco) el nuevo rey estaba en condiciones de dar un paso más allá de la carta otorgada que de hecho suponían los poderes que había recibido. En consecuencia, y porque no había alternativa posible después de siglo y medio de experimentos políticos, en los cuales sí había corrido, y mucho, la sangre de los españoles, cedió la soberanía que le había sido otorgada a la Nación española toda, a través de las Cortes Constituyentes libremente elegidas en 1977, y posteriormente a través del referéndum constitucional de diciembre de 1978. Así se logró que España avanzara desde 1833 a 1978 en un sólo día. ¡Y lo hicimos nosotros! Es por eso por lo que el día en que anunció su abdicación el rey Juan Carlos dijo textualmente: Estos difíciles años (…) también han reavivado la conciencia orgullosa de lo que hemos sabido y sabemos hacer y de lo que hemos sido y somos: una gran nación, como reseñé en otra entrada.

Como consecuencia del marco constitucional que la Nación se dio a sí misma hemos gozado los españoles de la etapa de prosperidad más larga y poderosa de toda nuestra historia. Muchos de mis mayores no estaban de acuerdo con que hubiera un rey como Jefe del Estado. De hecho, los monárquicos somos bastante poco abundantes en mi familia, especialmente por la rama paterna. Y sin embargo, ninguno de ellos dejó nunca de beneficiarse de la estabilidad y prosperidad que nos ha traído la Monarquía constitucional, y tampoco ninguno de ellos dejó nunca de considerar que había temas de muchísima más importancia que tener a un rey por Jefe del Estado.

Hoy está de moda andar chinchando con el tema de si somos súbditos por tener un rey, y chorradas similares. Tenemos Constitución, y eso nos hace ciudadanos; con rey mejor que sin él, porque eso es lo que la experiencia de toda una generación nos ha demostrado.

Es la primera vez en la vida de todos los españoles vivos en que el cambio en la jefatura del Estado se produce en paz y conforme a la ley, y además, con los españoles siendo ciudadanos libres antes y ciudadanos libres después. Ésta es la mayor diferencia entre el relevo en 1975 y el de hoy.

Como eso, en buena medida, se lo debemos a S.M. el rey Juan Carlos (y a algún otro que lo estará viendo desde el cielo, Dios mediante), no tengo ningún empacho en compartir en mi blog la imagen que añado al final de la entrada.

Como, además, en toda mi vida me ha importado tres cojones la manera en que la gente me mirara o me clasificara por mis ideas, voy a colocar una bandera de España en mi ventana para así unirme a la celebración por la proclamación del nuevo rey. Incluso me atrevo a escribir que si alguien me considera digno de desprecio por la bandera de mi ventana, en estos tiempos en que existe la costumbre asquerosa de categorizar a la gente por su bandera para poder desestimarla mejor, eso para mí es timbre de orgullo, porque es la bandera de mi patria.

No hay comentarios

jun 02 2014

¡Viva el rey Juan Carlos!

Publicado por en Gente ilustre,Res publica

La noticia del día, por supuesto, es la abdicación del rey Juan Carlos I y el inmediato comienzo de su reemplazo por el todavía Príncipe de Asturias, el futuro rey Felipe VI.

La desafección que se viene mencionando desde hace meses como una de las razones para la pérdida de popularidad de la monarquía parlamentaria, y por extensión, de la Constitución aprobada en 1978, a mí me ha parecido más generacional que política.

Creo que la clave la ha dado, alta y clara, Fernando Ónega en RTVE esta misma mañana. Ha dicho, sin despeinarse, que los españoles de mi generación, y más jóvenes, no sentimos ningún aprecio por los logros de la Transición, ni por el Rey. Ni es posible que la sintamos porque hemos disfrutado de sus logros sin haber sido protagonistas de ella; y, por supuesto, sin haberla trabajado como hicieron nuestros padres. De hecho, llevamos años en que lo único que hacemos es criticar la obra de nuestros mayores porque estamos seguros de que nosotros lo hubiéramos hecho mejor. Es más, pensamos que incluso hoy en día podemos hacerlo mejor. Sin que se nos mueva un hilo de la camisa. Porque nos consideramos mejores que nuestros padres (y tal vez lo seamos), y por eso nos creemos justificados para enmendar sus obras. He visto a lo largo de hoy mensajes de republicanos en los que lo que pedían no era tanto la 3ª República sino la República de 1936. De eso se trata. A derechas o a izquierdas, nacionalistas o no, la generación de los que hemos sido destetados en la Transición quería rehacer el trabajo de sus padres y abuelos. De ahí ha nacido no poca frustración, no poca insatisfacción, y el contar deméritos que de otra manera hubieran sido medidos de otro modo. Nada nuevo. ¿Se acuerdan, lectores españoles, de los actos de homenaje a Miguel Ángel Blanco en el verano del 97? Eran meros revival de los conciertos protesta de la Transición, auspiciados por un gobierno del Partido Popular y con amplia presencia del gobierno del PP. Ahí empezó todo.

Tengo para mí que el rey Juan Carlos lo sabía perfectamente. Por ello, en otro servicio a España, y a los ciudadanos españoles, que somos España, ha jugado la carta que tenía en la mano: él mismo. Con ello, dentro de la ley, de la ley a la ley, ha cambiado las reglas de juego despejando el tablero. Ahora son posibles nuevas combinaciones y nuevos acuerdos, dentro de la ley.

Dentro de la ley… y también cuando ha querido. Así ha pillado completamente de sorpresa a todos, a derechas y (sobre todo) a izquierdas, a nacionalistas y no. No hay mas que ver el poco fundamento de las reacciones que están teniendo lugar a la abdicación. No creo que se repente aparezca inteligencia política donde sólo hay maniobras de oportunidad. Un genio político, don Juan Carlos. Qué tío: hasta abdicando sale ganador.

Estos difíciles años (…) también han reavivado la conciencia orgullosa de lo que hemos sabido y sabemos hacer y de lo que hemos sido y somos: una gran nación.

Ésta es la herencia para hoy y para mañana de Juan Carlos I, rey de España.

No hay comentarios

Sig »