Archivo de la categoria 'Eborense.es'

jul 28 2015

¡Hola de nuevo, mundo!

Publicado por en Eborense.es,General

Con un ¡Hola, mundo! comencé este blog el 11 de octubre de 2008. Desde esa fecha hasta ahora, la pausa más larga al escribir es justo la que finalizo hoy con esta entrada. Desde el 1 de junio que no escribía nada de nada.

Hay una razón poderosa para ello, y es el importantísimo cambio en mi vida que se produjo a principios de junio. Quizá en otro momento detalle ese cambio. O quizá no. Por ahora baste saber que me he mudado de piso. Sigo residiendo en Madrid, por supuesto, porque es el sitio donde tengo trabajo de mi profesión. Dudo que eso cambie en un futuro. Solo que me he mudado de La Elipa a Carabanchel. La mudanza, además, llevaba aparejada una reforma de la nueva vivienda. No he terminado aún. Es complicado compaginar empleo y reforma, esto es, salir cansado de una jornada laboral completa y meterte en otra; de la que depende, además, el confort con el que uno vive. No he terminado aún aunque lo más grueso creo que ya está hecho. Por eso, y porque hoy, por fin, me han activado el servicio de internet en mi domicilio, después de 26 días de incidencia (prometo contar este suceso más adelante), rompo mi silencio.

Los que me conocen saben que a menudo digo no creo en las casualidades. El que el nuevo servicio se me haya activado hoy, 206º aniversario de la batalla de Talavera, no es para mí casual o indiferente. Es así porque así ha sido. Razón de más para romper un silencio de casi dos meses. No esperen muchas más entradas en este blog por el momento. Tengo un verano de tareas domésticas muy cargado. Y mucho trabajo por hacer en mi empleo, y eso es lo que me paga las facturas, después de todo.

Cierro esta entrada con un clip con el que casi abrí el blog hace siete años. Yo me siento ahora mismo así: It’s been a long road but my time is finally near. ¡Sea así!

No hay comentarios

sep 17 2014

Novedades en este blog, 17 de septiembre

Publicado por en Eborense.es,Fe,Historia

He hecho una pequeña limpieza en los blogs enlazados desde el mío. He eliminado tres porque ya no existen. Y a cambio he añadido uno más, el de Jorge López Teulón. Lamento decir que el formato de Religión en Libertad no permite enlazar mejor el blog de Jorge.

Jorge es amigo mío. Es sacerdote de Cristo, diocesano de Toledo. Y además ha dedicado mucho de su tiempo a desenterrar (literalmente) una parte de la historia de España, la relativa a la persecución religiosa que se desató en España a partir del estallido de la Guerra Civil. La mayor parte de las entradas de su blog son acerca de este tema. La información de sus pesquisas y hallazgos está ordenada en esta otra página web, titulada acertadamente Persecución Religiosa. No se la pierdan si quieren saber lo que está documentado sobre la represión contra la Iglesia durante la Guerra Civil. Y también tiene esta otra página, dedicada en este caso a ese titán de la Iglesia que fue el ya fallecido cardenal Marcelo González Martín.

No hay comentarios

feb 12 2014

Novedades en “eborense.es”, 12 de febrero

Publicado por en Eborense.es

Uno de los elementos clave de la filosofía blog (por llamarla de alguna manera) es la de mostrar con claridad y sin reservas los engranajes sobre los que gira la operación y gestión del blog. En mi caso particular he ido escribiendo lo que he ido considerando necesario para que los lectores puedan seguir la vida de este blog. Hoy me toca dar cuenta de un cambio reciente, que va a tener más calado por las consecuencias a más largo plazo.

En otra entrada hablé de que me estaba quedando ya sin espacio en el disco duro que tengo reservado en el servidor. Como consecuencia de eso, compré una ampliación de 100 Mb adicionales, y mientras tanto dejé sin novedades tanto el blog como la web. Esta ampliación ya está en servicio, por lo que tengo nuevo margen para crear y subir nuevos contenidos.

La cuestión es que esta ampliación cuesta dinero. Y que es la segunda ampliación que hago al hosting de la web desde su arranque. En total, los costes de mantener abierta esta web es de 111’37 euros al año ahora mismo. Aproximadamente el doble de los costes con los que arranqué hace cinco años y medio.

Mientras mantenga un empleo podré pagar las facturas. Si volviera a quedarme sin trabajo la cosa tendría otro color. En fin, no pensemos en cosas malas.

Por lo demás, y pese a la baja actividad que, por desgracia, he de mantener a causa de mi carga de trabajo, la web lleva cinco meses continuados superando las 10.000 visitas. El promedio de este mes, de mantenerse, hará que también en febrero se superen los 10.000. Estas cifras hacen que me motive seguir publicando, aunque no sea tanto como me gustaría. A todos, muchas gracias.

No hay comentarios

dic 31 2013

25 años y pico

Publicado por en Eborense.es,Telecos

Este año 2013 que ya se acaba me ha traído a mí un aniversario personal: hace 25 años que comencé mi carrera, la de Ingeniero Técnico de Telecomunicación. Para conmemorar el aniversario mi madre me pidió que hiciera limpieza entre la cantidad de papeles que tengo acumulados en su casa. La mayor parte de esos papeles proceden de mi época universitaria y, aparte de ocupar espacio, nadie sabía qué había allí.

La respuesta es: de todo. Desde los temarios completos de las asignaturas de primer curso del Plan 71 (el mío) hasta los libros de tercero. Incluyendo uno, divertidísimo, titulado Comunicaciones móviles, de 150 páginas, y en el que no se habla de telefonía móvil. Entre otras cosas, porque entonces no había de esas cosas en España. Además de esto, unos cuantos papeles de la Delegación de Alumnos. Incluído el plan de evaluación de la calidad de la UPM de 1995, llamado SECAI. ¿Habrá quedado algo de eso?

En fin, que he hecho una buena limpieza, consistente sobre todo en enviar al contenedor de reciclado casi toda esa colección de papel. Total, son documentos y libros que en más de 10 años (tirando por lo bajo) no he consultado, y que en buena medida se encuentran ya obsoletos por el avance de la tecnología.

Como soy un sentimental he conservado mi primer cuaderno de laboratorio, en el que puede aún verse el sello de cierre del mismo por parte del profesor. También he conservado el resguardo de mi última matrícula. No sé porqué lo guardé. Quizá ya entonces estaba pensando en conservar el recuerdo. Me han aparecido un par de hojas de personajes de rol, unas usadas, otras en blanco. Igualmente las voy a conservar. Fotos, sólo una, la que ilustra este artículo.Y ni tan siquiera aparezco en ella.

He conservado los pocos libros de textos que han aparecido. Me refiero a libros libros, no a los libros encuadernados por los Departamentos de la Escuela. Dados los cambios en las tecnologías y en los planes de estudio, sirven más como curiosidad arqueológica. Compré más libros en su día, pero los fui vendiendo o regalando a lo largo de los años, según iba aprobando asignaturas. Los que quedan son invendibles, así que quizá los regale como curiosidad de museo de historia, bien a la Escuela, bien al Colegio.

Como otra curiosidad que también voy a guardar está el libro de actas del ciclo de conferencias de 1930 de la Asociación Española de Ingenieros y Técnicos de Telecomunicación. El libro original no es mío, sino de mi amigo Juan Manuel Martín Bravo, que me lo permitió fotocopiar hace años. Como arqueología de mi profesión, es de lo más interesante.

No soy precisamente de los que dice año nuevo, vida nueva, entre otras cosas porque a mí el sentimentalismo del cambio de fecha no me suele afectar. No obstante, este año las cosas han resultado ser algo diferentes. Primero, por la efeméride personal, y segundo, por la limpieza de tantos recuerdos.

Así pues, sin que sirva de precedente, les deseo desde este blog feliz salida de año 2013 y mejor año 2014.

San Teleco 1991, EUITT-UPM

No hay comentarios

nov 23 2013

Novedades en “eborense.es”: problemas de crecimiento

Publicado por en Eborense.es

Esta página web (esta pequeña isla en el océano de los bits) ha pasado por varias configuraciones a lo largo de su vida. Cinco años ya, quién me lo hubiera dicho. En fin, nostalgias aparte, en su actual configuración esta web tiene un límite de tráfico de 2500 Mb y de 200 Mb en el disco duro del servidor. El primer límite no es un problema serio teniendo en cuenta el número de visitas de la página (un promedio de 350 al día en los últimos cuatro meses, por si alguien quiere saberlo). El segundo sí está empezando a ser un problema.

El mayor inconveniente es la existencia misma de este blog, y de la base de datos que forma su núcleo. Tengo entendido (y que me corrijan los que saben de estas cosas más que yo) que aparte de tener espacio para la base de datos tal como esté configurada en un momento dado, ha de tener además espacio para las consultas que los registros de la base de datos se hacen unos a otros por la estructura de los campos de la misma. Esto obliga a que en cualquier momento, sea preciso tener un margen de espacio para estas consultas. El caso es que, con un 75% del espacio en el disco duro ya consumido, el margen está marcando sobre la franja roja.

No tengo queja del nivel de servicio que hasta la fecha me ha prestado la empresa que mantiene el hosting de mi web. Pero ahora, dada su estructura de oferta de servicios, me encuentro con el problema de que no es tan escalable la solución. Incrementar el espacio en el disco duro lleva aparejado un nivel de servicio, y un precio, que ya me supone un esfuerzo más notable. Demasiado notable, la verdad, tratándose de una web que ofrece gratis lo que hay en ella. Tranquilos: ni voy a dar de baja la web, ni voy a convertirla en una de pago. Solo que, si las cosas no cambian, o si no encuentro otra solución, habrá un límite a la cantidad de contenido que pueda colocar aquí. Por si acaso, mejor lo dejo indicado, por lo que pueda suceder.

No hay comentarios

sep 18 2013

Adiós a las vacaciones de 2013, y una reflexión

Publicado por en Eborense.es

Esta semana he regresado de mis vacaciones de verano, y ya estoy metido hasta el cuello en compromisos profesionales que me ocupan buena parte de mi tiempo, tanto dentro como fuera de mi jornada laboral. No pasa nada, las cosas funcionan así, y listo. Ahora bien, entre una cosa y otra, estoy actualizando demasiado poco el blog. Me temo que no puedo hacer más por el momento.

Cuando me encuentro en una situación de bloqueo parecida a ésta a veces me planteo si seguir adelante con el blog. No con la web, que al tener los contenidos más estáticos me supone menos trabajo diario. Pero el blog es otra cosa.

Cuando me da por pensar esto, me ayuda mucho encontrarme con artículos como éste de Enrique Dans en la web de Nacho Somalo:

[Se trata] de compartir lo que se sabe y lo que se aprende, siendo consciente de que prácticamente siempre hay alguien ahí fuera que sabe más que uno sobre ese tema. Y lo mejor que te puede pasar es que ese alguien venga a tu página y te lo cuente.

El blog personal funciona a pesar de que muchos de los que lo intentan terminan por abandonarlo y prefieren compartir ideas en esas redes sociales en las que nada es borrado pero todo se entierra en la más gris de las intrascendencias. El blog personal sirve para que se sepa lo que haces, para que las cosas que hiciste no se pierdan si existía algo interesante en ellas que las hiciese merecedoras de un enlace, para que, de alguna manera, contribuyan a edificar un conocimiento colectivo cimentado en las personas, en quiénes somos y en los infinitos condicionantes de lo que hacemos. Para que muchos de los que te lean sientan que, de algún modo, te conocen, y que siguen ahí porque conociéndote, les interesa lo que tienes que contar.

De eso se trata. Creé el blog para poder actualizar los contenidos de la web, y para añadir artículos que mostraran los avances en mis investigaciones en historia. Sigo pensando que, pese a mi baja productividad en este apartado, el blog cumple su función, y su función es ésta. Mi blog no convoca una comunidad de irreductibles, pero es cierto que sí me ha puesto en contacto con gente de lo más interesante, de cuyo consejo y conocimiento he extraído importantes lecciones. Así pues, merece la pena seguir, y aquí sigo.

2 comentarios

jul 14 2013

Novedades en “eborense.es”, fecha 14 de julio: nuevos enlaces

Publicado por en Eborense.es

He incluido entre los enlaces de este blog las páginas de dos amigos míos desde los tiempos de las Universidad, los blogs de Joaquín Rivera y de Luismi Delgado. A diferencia del mío, ellos han preferido crear blogs profesionales, en los que hablan de temas relacionados con su actividad en tanto que ingenieros. Son sus blogs, ellos ponen las reglas. Yo simplemente los añado a mi lista, para aquellos a los que les pueda interesar.

No hay comentarios

feb 23 2013

Ilusiones históricas

Publicado por en Eborense.es

Escribí esta entrada el día 20, justo en el 200º aniversario de la batalla de Salta. La he retenido durante estos días porque, aunque no fue ninguna casualidad la elección de la fecha, quería meditar mejor este texto antes de darlo a publicar.

Hace más de un año me di de alta en un foro de historia hispanoamericana. Me invitaron unos amigos que se dedican a la recuperación de la memoria de España en Puerto Rico y los Estados Unidos en el período crucial para la historia de ambos que va de 1776 a 1797. Esta época me resulta interesante por sí misma, y porque supone, además, la antesala de la época histórica de la Guerra de la Independencia, que a su vez se sigue desarrollando en las guerras de la independencia de las naciones de la América española. No es que yo pudiera aportar mucho (aunque recuerdo que se recibió con aprecio la mención a las fuentes bibliográficas que yo, por estar en España, tengo más a mano que aquellos que viven en América); me interesaba más estar yo informado de las novedades que pudieran publicarse. El nivel con el que encontré al incorporarme a dicho foro no era nada malo, y había temas interesantes para mí, así que ¿porqué no?

En las últimas semanas he visto cómo se desarrollaban tres fases de un proceso que concluye en un falaz (por tramposo) e imaginario quod erat demonstrandum.

La primera fase consistió en ir abandonando la orientación original para ir convirtiendo el foro en uno de historia exclusivamente americana, con prescindencia explícita de todo elemento no “originario”, esto es, con exclusión de la aportación de los españoles de aquella época. Aunque, para evitar que la secuencia careciera de contexto, se hacen la primera trampa al solitario incluyendo como “originarios” a los criollos. La segunda fase consistió en bombardear el foro con entradas de todo tipo; algunas eran pertinentes; las más no. Con ello se conseguía que la temática fuera cada vez más dispersa. Y, lo que es más importante aún, que nadie pudiera seguir un hilo coherente de argumentos, porque siempre estaba pendiente de la siguiente entrada (parte 5 de 6) de la intervención original o del vídeo en Youtube que soportaba la aportación original. Aunque (segunda trampa al solitario), los afines al autor del post original sí respondían al argumento incompleto (que les resulta familiar) antes de que se desarrollase por entero. Dicho de otro modo: iban embarrando el campo de batalla. La tercera fase vino de la mano de la anterior, y consistió en no hacer crítica de fuentes: cualquier apunte tomado de internet, cualquier documental subido a Youtube, cualquier texto fuera de contexto… podía servir para añadir una entrada más. Siempre, claro está, que tal cita apoyara las teorías anteriores de los ponentes.

Finalizadas estas tres fases, el proceso llegó a su fin: cualquier ponente podía mostrar un buen número de intervenciones suyas sobre un montón de temas, apoyadas en un montón de citas (sin crítica de fuentes) y jaleada por un cierto número de seguidores. ¿Lo ven? Teníamos razón. Quod erat demonstrandum. O algo así.

Al intentar hacer la crítica de las fuentes en que se basaban estas entradas, la respuesta siempre fue un usted no sabe con qué doctor está hablando, muy señor mío. Vaya. ¿Sacando a pasear el principio de autoridad? No. Observando el perfil de quienes habían cambiado el foro como lo habían hecho, me fijé en los elementos comunes de esos perfiles. Después de pensarlo, llegué a la conclusión de que la respuesta era otra. Ahí fue donde descubrí el truco y creí entender lo que estaba pasando.

Es una cuestión de estatus. Se trata de profesionales de la historia que (1) pueden acceder a la Biblioteca Municipal de Tarija, pero que se pierde en la web de la Biblioteca Nacional de Madrid (2) por eso mismo les falta contexto; que no entienden la política exterior o de de Yndias de Carlos III porque no han leído literatura especializada (3) tienen una reputación (exhibida en Facebook más que sus títulos académicos) que obliga a tener un argumento sobre cualquier tema: sobre el descubrimiento de América por los templarios, sobre la influencia de los indios chachapoyas en los franciscanos de Nueva Granada, sobre la influencia de Haydn en el pensamiento naval de Bolívar… (4) necesitan tener en todo momento una referencia externa que apoye lo anterior, aunque sea una referencia floja o pillada por los pelos. Su estatus social, su potencia de influencia sobre sus iguales en el campo de la historia, que no su reputación o categoría profesional, que es otra cosa, dependen de eso.

Así, pues, se trata de gente que está cómoda en temas cuanto más locales, mejor. De gente con conocimientos bastante esquemáticos fuera del núcleo de los mismos. Y, así, para mantener su estatus, llevan el debate a su terreno, a sus lugares conocidos. No están interesados en matices, en hacer crítica de fuentes… en definitiva, en la verdad histórica.

No es la primera vez que veo cómo hay gente que confunde ilusión (viva complacencia en una persona, una cosa, una tarea) con ilusión (concepto, imagen o representación sin verdadera realidad, sugeridos por la imaginación o causados por engaño de los sentidos). Para mí, otra desilusión. Para lo bueno y para lo malo. En fin, adiós al foro. No tengo tiempo ni ganas para emplear en un sitio que ha degenerado de esta manera. Afortunadamente, mis conocidos y yo seguimos en contacto directo al margen de lo que allí suceda.

No hay comentarios

jul 26 2012

Quince años en tres discos duros

Publicado por en Eborense.es

Mi hermano ha tenido a bien regalarme un disco duro externo para mi cumpleaños, de 2 teras de capacidad.

Al echar cuentas, resulta que todo el trabajo que he generado en los últimos catorce años está repartido por tres discos duros distintos. No tuve un PC propio hasta que no me vine a trabajar a Madrid y me pude pagar uno para mí sólo, allá por el año 1998. Antes, como muchas otras cosas, tenía que compartir un equipo con mi hermano. Pronto se me quedó pequeño y tuve que pasarme a otro, de segundo mano, que mi padre ya no usaba. Incluso con ello, también usaba el PC de trabajo de mi padre para guardar allí determinados archivos. Más adelante María me dejó compartir su PC, y cuando este equipo se murió (culpa mía, que no me di cuenta a tiempo de que se le habían muerto los ventiladores), compré otro, que siempre consideré como compartido, aunque es verdad que quien más lo usa y más información tiene en él soy yo. Para aliviar la presión sobre los discos duros, compré una unidad de disco externa, que con el paso de los años también se ha quedado pequeña.

Ahora, con el nuevo disco procedente del regalo de mi hermano, voy a poder almacenar todo en una sola unidad de disco. Con ello voy a intentar poner un poco de orden, borrando archivos duplicados, backups que ya no hacen al caso, archivos (especialmente de imágenes) que ya no son precisos, etc. Luego salvaré parte de la información en DVD’s, por si acaso. No es cuestión de poner todos los huevos en el mismo cesto.

Catorce años de trabajo han creado un revoltillo regular. Me esperan unas cuantas horas poniendo orden en mi nuevo disco.

No hay comentarios

may 17 2012

Tres cuentas de correo, tres blogs, tres artículos

Publicado por en Eborense.es

Las tres cuentas de correo que manejo son: la mía personal (eborense@gmail.com), que ya conocen los habituales de este blog; la que me corresponde como Gestor de la Bolsa de Trabajo del COITT (gestor.empleo@coitt.es); y la que me corresponde como trabajador de mi empresa, dirección que no voy a publicar aquí.

Los tres blogs que manejo son: éste mismo, por supuesto; el de la Bolsa de Trabajo del COITT; y la comunidad virtual de Redes Telco de mi empresa. No incluyo el enlace a este blog porque está dentro de la intranet de mi empresa, y creo que mis lectores (no todos, bien lo sé) no tienen login y password para poder leer ese blog.

Los tres artículos que manejo son, sencillamente, compromisos. Dos de ellos tienen fecha cierta. Bien es verdad que uno de estos dos puede terminar cayéndose de mi agenda si quien hizo el pedido no lo confirma. Pero incluso así me quedarían dos compromisos por cumplir.

No queda más remedio que establecer un orden de prioridades.

Lo primero ha de ser, necesariamente, mi profesión. No puede ser de otra manera.

Lo segundo ha de ser el Colegio. La responsabilidad que tengo como Gestor de la Bolsa de Trabajo es crítica en estas circunstancias de crisis y desempleo, incluso en un colectivo tan demandado como el nuestro. He empeñado en ello mi palabra, y no voy a faltar a ella. Aquellos de mis lectores que conocen mi trayectoria como colegiado no necesitan más para saber lo importante que es para mí este compromiso.

Lo tercero ha de ser organizar y escribir los artículos que me he comprometido a terminar.

Con este orden de prioridades ya estoy dedicando buena parte de mi jornada fuera del trabajo a cosas distintas del ocio (muy necesario para cualquiera), por no mencionar cosas aún más necesarias, tales como estar con mi familia y seres queridos.

No me quejo. Me alegra poder ser de ayuda a mis compañeros en un área tan crítica ahora mismo como es el empleo. Igualmente, me alegra que mi mucha o poca ciencia dé para poder escribir artículos que merezcan la pena. Aunque, eso sí, este orden de prioridades hace que el trabajo en este blog y en esta web haya caído muy abajo en mi orden de prioridades.

Tengo algún material preparado. A fin de cuentas, nunca dejo de leer literatura técnica, tanto de cosas de telecos como de historia militar. Otra cosa es el ritmo al que pueda ir publicando. Para los que están esperando material nuevo, tales como los artículos sobre uniformidad y vexilología, o el arranque de la serie sobre tácticas de infantería, lamento decepcionarlos, pero eso es algo que tardará lo suyo.

2 comentarios

Sig »