Archivo de abril, 2009

abr 30 2009

Adiós a GeoCities

Publicado por en Eborense.es

Me acabo de enterar que se planea el cierre de GeoCities en pocas semanas. No voy a decir que me sorprende, porque en el fondo se trata de un modelo de negocio caduco. Podía parecer hace diez años (eras completas para las especies que evolucionan en el océano bítico) que era buena idea, y buen negocio, ofrecer pequeñas webs gratis a usuarios no profesionales que contaran en ellas lo que les apeteciera. Con la posterior creación de comunidades relacionadas por temas en teoría se ponía en relación a unos usuarios con otros en función de la afinidad de los temas de sus webs. Se supone que de esta manera las comunidades harían masa crítica y crecerían.

Solo que la idea no funcionó mas que al principio. Las comunidades se quedaron atrás respecto a las nuevas redes sociales, más ágiles, menos jerárquicas y más vistosas; las herramientas para crear las webs también se quedaron atrás, y con la eclosión del fenómeno blog, definitivamente superadas; los contenidos no evolucionaban mucho en el tiempo, como consecuencia de lo anterior; el espacio, suficiente para una web personal de un solo tema, no daba de sí para creaciones más complejas; y finalmente, el disponer con precios cada vez menores de dominios web y alojamientos de capacidad escalable, hizo que el modelo de alojamiento web de GeoCities dejara de ser atractivo. Eso sí, tenía dos ventajas: la inclusión en el índice del buscador Yahoo!, y que era gratis.

Mi primera experiencia como webmáster (también la segunda, y hasta la tercera) fue en GeoCities, hace tanto tiempo como once años. No creo que eche de menos a GeoCities. Haré una última revisión de lo poco que queda de mis webs en el servidor, por si acaso hubiera algo pendiente de grabar en el disco duro. Luego echaré el cierre, aunque dejaré las portadas hasta el final. El último, que apague la luz.

No hay comentarios

abr 29 2009

¡No al aborto! (II)

Publicado por en Maldiciones

Hoy me toca, por desgracia, tratar otra vez el tema del aborto, que es la peor de las maldiciones de la época que me ha tocado vivir. So capa de modernidad, la irrelevancia de la vida humana en su origen, por la vía del predominio de la “voluntad”, entendida como totipotente (en lo que se aproxima más a capricho de críos que a constructo intelectual), va camino de ser el problema filosófico más importante de nuestro tiempo. Y si fuera así aun podríamos hablar del tema. Aún me acuerdo de los programas de TV en los que, cuando yo era pequeño (la ley del aborto se aprobó en 1985; yo tenía 14 años), el “argumento” de peso era los tristes casos de mujeres embarazadas tras una violación. Casos que eran y son la escasa minoría de los embarazos no deseados, y de los abortos legales practicados. Pero el objetivo era dar pena, a falta de otro elemento de discusión mejor, procurando dejar así al oponente como a un miserable sin entrañas. Todo muy sentimental, como ahora.

Hay días en que me gustaría estar en un pedestal para poder tener un gesto como éste.

Recomiendo leer los comentarios, que tienen su interés. Aunque mi parte favorita es:

creian que asi eliminarian las muertes por abortos clandestinos y lo único que lograron fue crear una nueva industria,la de las clínicas abortistas

Por cierto, puestos a dar pena, me quedo con esta entrada de BlogBis.

Ojo al comentario del tal Franco:

Uno limitaba la libertad sobre el propio cuerpo de un individuo, el otro no

(…)

ese futuro individuo dependia parasitariamente de la voluntad de un individuo, la madre. Es su eleccion colaborar o no con la formacion de esa futura vida que toma de la suya los nutrientes necesarios (ella decide si compartirlos o no).

PD: favor de no utilizar palabrerio politicamente correcto sobre mi uso de “parasitariamente”.

Quizá mejor el “palabrerío” biológico. Un embrión no es un parásito. Ni destruye a quien lo alberga, ni lo infecta de nada, ni es extraño al funcionamiento normal del organismo femenino. Como tampoco el embrión es en sí un elemento infeccioso.

El tal Franco luego añade:

Creo la humanidad es suficientemente desarrollada y solidaria con el necesitado como para que cuando vemos alguien herido en la calle lo ayudemos, o acaso vos y yo no hariamos eso? es necesaria una ley que por la fuerza y mediante violencia nos obligue a ayudar a heridos?

¿Oh? ¿No es más indefenso un niño y habría por ello que protegerlo incluso más? Ah no, es un “limitador de libertad sobre el propio cuerpo”. Bravo por la humanidad desarrollada y solidaria.

BlogBis es mi mayor proveedor de argumentos contra el aborto. Por una (entre otras) razón importante. Quienes escriben en ese blog son en su mayoría no católicos; quienes se han señalado más en contra no lo son en ningún caso. No creyentes; o creyentes no católicos. Por alejar un poco el tema del sentimentalismo.

No hay comentarios

abr 27 2009

Música de lunes (XXVII)

Publicado por en Música

Además de que, por supuesto, la canción me gusta, es un aviso para navegantes: avisadme cuando estéis sobrios o hayáis abierto los ojos de una vez.

No hay comentarios

abr 26 2009

Mesa redonda en la UNED y visita al campo de batalla (act.)

Ayer día 25 participé en una mesa redonda sonre la batalla de 1809, en el Centro Asociado de la UNED, junto a los demás compañeros de la Unidad Didáctica. Por la tarde fuimos al campo de batalla con los “alumnos” de la mesa redonda para explicarles in situ la batalla.

En la exposición de la mañana me desvié de la presentación que inicialmente tenía prevista, que es ésta que incluyo a continuación.

Buenos días.

Como consecuencia del formato de mesa redonda que tiene este acto, no voy a exponer los hechos militares del tema que vamos a debatir. Primero, porque entiendo que ustedes ya tienen unas nociones más que básicas. Segundo, porque me extendería demasiado, y supongo que ustedes no han venido sólo a escucharme a mí.

Sin embargo es preciso fijar las condiciones de contorno de la cuestión para saber de qué estamos hablando. Creo que los aspectos más destacados de la batalla y sus circunstancias son los que a continuación enumero.

1.- La dimensión de gran estrategia.

Por “gran estrategia” hay que entender la dirección de la guerra contra la Francia napoleónica hasta el fin de la misma. Cuando se habla de una “dirección de guerra” no debe pensarse, porque no existía, en un Estado Mayor internacional que discutiera las maniobras a realizar. Lo que sí existía era una cierta coordinación de esfuerzos, alentada, patrocinada, y a ratos financiada, por el Gobierno británico.

De este centro coordinador salió la propuesta de realizar un esfuerzo principal en el frente austriaco ayudado por dos diversiones británicas, una al norte (Walcheren) y otra al sur (Nápoles), más una tercera, combinada con los españoles, en la Península Ibérica. Pero, ojo, estas tres diversiones no tenían la misma prioridad. La prioridad estaba relacionada directamente con la proximidad al Reino Unido: primero Walcheren, luego la Península, y en tercer lugar Italia.

De este esquema de gran estrategia el Gobierno español no fue enterado ni antes ni durante la campaña del Tajo, con el consiguiente problema de descoordinación de objetivos.

2.- La dimensión de la estrategia local.

En contraposición (y a veces en oposición) a esta idea de “gran estrategia” la Junta Central tenía un concepto distinto del objetivo final en la guerra. Para la Junta el único escenario bélico realmente importante era la Península. De ahí que sus objetivos tuvieran un alcance más limitado que los de la “gran estrategia”. A eso hay que sumarle el desconocimiento de las instrucciones de Wellesley.

3.- La disposición estratégica sobre el terreno.

La situación de las tropas al comienzo de la campaña de verano limitaba las líneas de actuación de las fuerzas aliadas. Si se consideraba que el esfuerzo principal había de ser desarrollado por la fuerza principal (las tropas combinadas de Wellesley y Cuesta), no había mucho margen para maniobrar: la mejor opción parecía ser una aproximación directa a las fuerzas francesas en la dirección de Madrid.

Ahora bien, como ese movimiento le daba a los franceses la ventaja de operar sobre líneas de suministros internas por terreno conocido, se hacía preciso crear una diversión en La Mancha.

De no haber evaluado Wellesley como muy escasa la amenaza de las tropas de Soult y Ney, se hubiera hecho necesaria una segunda diversión al norte, para la cual la base hubieran sido las tropas angloportuguesas de Beresford, apoyadas en las fortalezas de Almeida y Ciudad Rodrigo, y tal vez en las fuerzas del Ejército de Galicia español.

Este esquema, aun siendo simple, implica una coordinación militar que no funcionó bien aunque se intentó hacer funcionar al situar al Ejército de La Mancha (Venegas) a las órdenes de Cuesta, y al dar poderes a Cuesta para negociar un plan con Wellesley.

4.- La logística.

La disposición de la fuerza principal de los aliados imponía las líneas de suministros de ambos ejércitos. Básicamente, en dirección a Badajoz por el Camino Real de Extremadura, con una pequeña alternativa en la comarca de Plasencia y otra pequeña alternativa en una ruta en mal estado de Trujillo a Puente del Arzobispo.

La primera alternativa quedó casi anulada en el momento en que se la despojó de sus medios a fin de acopiar víveres con los que alimentar durante cinco días a la fuerza británica. Y quedó definitivamente invalidada en el momento en que la comarca quedó bajo control francés.

La segunda alternativa nunca fue demasiado buena a causa del mal estado del camino, y de la carencia de medios de transporte de la Junta de Badajoz.

Sería este elemento, la lgística, el que condicionaría más la campaña, al echar tierra a un engranaje que ya de por sí no funcionaba bien.

5.- Las fuerzas.

El ejército británico estaba compuesto por personal adiestrado que llevaba menos de seis meses en campaña, y que tras una breve campaña victoriosa en el norte de Portugal había descansado y se había reorganizado orgánicamente. Wellesley escribió pestes acerca del comportamiento de sus soldados, a los que consideraba indisciplinados, y dados a desmandarse y saquear si no se les controlaba de cerca. Por lo demás estaban listos.

El ejército español estaba formado por los restos de la derrota de Medellín alimentados por nuevas levas y refuerzos, bien equipados en cuanto a armamento, no tan bien en cuanto a medios (uniformes, etc.), escaso en transportes, mal respecto a los alimentos y con un adiestramiento insuficiente, aunque no en todas las unidades las necesidades eran las mismas.

Sospecho (pero no puedo ir más allá de la sospecha) que el encuadramiento de fuerzas nivel subunidad (batallón y niveles inferiores) no era óptimo, pero parece que a nivel unidad y gran unidad (regimientos y divisiones) el encuadramiento era el adecuado.

6.- Los altos mandos.

Este apartado quizá requeriría a un psicólogo para hacerlo inteligible. El caso es que nos encontramos al inglés frío (mas bien que flemático), de buena familia y buenos contactos, político a la vez que militar, joven, y con un futuro por delante. Por otro lado al castellano viejo zarandeado por la política (arrestado por la Junta Central hasta diciembre), sin muchos amigos y menos contactos políticos, militar veterano y de una pieza, sin mucha mano izquierda para torear problemas de retaguardia, pero popular entre el pueblo y la tropa.

La distinta personalidad de los dos altos mandos, y el choque de caracteres que se produciría al final de la campaña, no sólo echó por tierra los resultados de la batalla a partir del día 30 de julio, sino que además buena parte de la historiografía posterior de fuente británica quedó contaminada por esto. Por ello este punto es relevante. Sin embargo sus matices se escapan a lo que es el relato de los hechos militares, así que no insistiré más en ello.

7.- El hecho táctico.

Y llegamos por fin al apartado en el que hay tiros, humo de pólvora y brillo de sables.

Por no complicar las cosas voy a obviar los hechos militares del 22 y 26 de julio. Vamos a centrarnos en los del 27 y 28 de julio.

Por parte francesa se busca con total deliberación la aproximación directa, el choque con la fuerza principal del enemigo. Por “fuerza principal” ha de entenderse la que ocupa la posición más relevante en el campo de batalla, posición que era el cerro Medellín. Por parte británica esa aproximación directa no sólo era esperada sino hasta deseada. Una aproximación directa tiende a consolidar la resistencia del ejército defensor, que sólo corre serio riesgo de ser derrotado si a) el atacante tiene una amplia superioridad numérica (no era el caso), b) el defensor carece de moral de lucha (tampoco era el caso), o c) el defensor se ve además acosado por el flanco o la retaguardia (tampoco era el caso, aunque pudo serlo).

El concepto militar de “aproximación directa” no pertenece a esa época; lo definió un siglo y pico más tarde el teórico del arte de la guerra Liddell Hart. No obstante es un principio que al menos como intuición es dominado por militares de todas las épocas, y por eso puede usarse sin problemas (creo yo) para describir la batalla.

Tengo la sospecha de que el plan de batalla aliado (nunca escrito) preveía una aproximación directa de las fuerzas francesas por un punto del frente distinto al cerro Medellín. Por esta razón, visto que los franceses en realidad tenían como principal objetivo el cerro, los aliados se vieron obligados a redesplegar sus fuerzas para cubrir las zonas más amenazadas por los franceses.

Por parte francesa, la batalla se preparó el día 28 para una nueva aproximación directa sobre el objetivo principal elegido: cerro Medellín. Esta aproximación directa era ya de por sí poco imaginativa, pero si encima se realizaba sobre una posición ya alertada, las complicaciones eran mayores. No obstante, hay que pensar que desde la campaña de invierno de 1807 las tácticas napoleónicas descansaban cada vez más en aproximaciones directas de masas de infantería apoyadas por masas de artillería, junto con caballería haciendo de soporte y cubriendo los flancos de la aproximación directa. Estas tácticas funcionaron bien (aunque con mucha sangre de por medio) en dicha campaña, e incluso en el verano de 1809, en Austria, volverían a lograr victorias. No es de extrañar que los mariscales de Napoleón lo copiaran y lo adoptaran a sus necesidades conforme a sus propias habilidades. Es preciso señalar que el mariscal Victor estuvo presente al lado de Napoleón en la batalla de Friedland, quizá el mejor ejemplo de esta táctica. Y a la vista de sus tácticas en España, la idea le gustó. No obstante, Victor no era Napoleón, ni los británicos prusianos o austriacos.

Los primeros combates del día 28 fueron una reproducción de los del 27, solo que con bastantes más medios (sobre todo artillería). El resultado fue otra derrota francesa, y por las mismas razones que las del día anterior: su aproximación directa consolidó (no sin bajas) la posición británica porque ésta carecía de la fuerza numérica como para resultar decisiva.

El tercer intento francés del día 28 se planeó como una nueva aproximación directa, aunque a mayor escala y con algún refinamiento. El nuevo intentó francés se concentró en los dos flancos del cerro Medellín. Pero en ambos flancos la maniobra se desarrolló como una nueva aproximación directa, esto es, como un choque frontal entre masas de infantería apoyadas por artillería y caballería. Esto arruinó las posibles ventajas de la maniobra de ataque por los flancos al cerro. Además los dos intentos previos habían durado lo suficiente como para permitir que Wellesley redesplegara la fuerza que sospecho era la reserva convenida del ejército aliado, de manera que la posición atacada (cerro Medellín) tuviera sus dos flancos cubiertos y también para el apoyo cercano si fuera necesario. Este redespliegue anuló por completo la ventaja (no tan grande) del flanqueo francés, con lo que el intento de acercamiento indirecto se convirtió de nuevo en acercamiento directo, y de nuevo fracasó por las razones ya expresadas.

Como apoyo a esta maniobra, y también al objeto de distraer fuerzas del objetivo principal, los franceses planearon un ataque al Pajar de Vergara, en el nuevo centro (tras el redespliegue) de la línea aliada. Una vez más se trató de una aproximación directa, y encima chapuceramente hecha, sin casi apoyo para la fuerza atacante, que se vio contenido al frente y atacada en sus flancos hasta que se vio rechazada y perseguida.

Dicho sea de paso, en este mismo sector los franceses realizaron una diversión la noche del 27, simultáneamente al ataque del cerro Medellín.

Como consecuencia de esta serie de aproximaciones directas fallidas, y el consiguiente desgaste en la fuerza numérica y en la moral de los franceses, el mando francés prefirió no seguir arriesgando bajas en un escenario crecientemente complicado. Como en el plano táctico no había ya más que pudieran hacer (ni flancos que desbordar, ni masa de reserva con entidad suficiente para poder lograr una ruptura, ni signos de que los aliados flaquearan) el mando francés volvió al plano estratégico.

La aproximación indirecta planeada por los aliados para desbordar el flanco de Madrid por el sureste (La Mancha) seguía siendo una amenaza que no podía ignorar. Y a su vez la aproximación indirecta que los franceses estaban desarrollando a la espalda de las tropas de Wellesley y Cuesta prometía ser mucho más efectiva para arrinconar y derrotar a estos dos ejércitos.

Con esto la batalla fue dada por concluida por los franceses, sin ninguna intención de reanudarla, porque sin un cambio notable en las circunstancias, la repetición hubiera sido idéntica a la primera vez. Por parte aliada, la reanudación de la campaña tenía más elementos favorables: su moral era de victoria, sus bajas habían sido menores, aún tenían fuerzas frescas para maniobrar y combatir, e incluso dos bazas que jugar, la presencia de las fuerzas de Wilson y Venegas en el flanco o retaguardia enemiga. Pero hubiera sido de todos modos una continuación de la aproximación directa que ya se había realizado entre el 22 y 26 de julio. Hay pruebas que permiten suponer que ésa era la intención original de ambos mandos a partir del 30 o 31 de julio. Sin embargo, las desavenencias de Wellesley con la Junta Central, y la amenaza cierta contra su retaguardia, obligaron a cambiar los planes, finalizando así la campaña.

Con esto finalizo mi intervención. Gracias a todos por su atención y paciencia.

Talavera vista desde el cerro Medellín.

Éste soy yo, señalando el nombre del regimiento de Voluntarios Leales en la faceta del monumento que lleva grabados los nombres de los regimientos españoles.

Supongo que cuando grabaron el nombre del regimiento no estaba éste tan bien documentado como hasta ahora, y por eso erraron en el nombre. Porque el verdadero es “Leales de Fernando VII”, y por nombre completo “Voluntarios Leales de Fernando VII”. La mano es la mía.

Actualización 28 de abril: Ha salido publicado en La Tribuna de Talavera. Una vez más me cambian el nombre de pila. Esta vez me llaman “José María”.

No hay comentarios

abr 25 2009

HispaLibertas (XV): ciencia

Publicado por en HispaLibertas

Tras varias días de silencio (demasiados, pero es que estaba reclamado por otras urgencias), ha salido otra colaboración para HispaLibertas: Bajos metros de hielo. En él hablo del descubrimiento y análisis de unos microorganismos que se vieron separados de sus parientes de la misma especie por las condiciones geológicas de la Antártida, y han evolucionado bajo una costra de hielo que les ha separado de sus “primos” evolucionados en otras partes del océano. Una manera de poder estudiar la evolución separada de ambos grupos de organismos, y también de estudiar en qué condiciones, si alguna vez existieron microorganismo en otroas cuerpos celestes, podrían sobrevivir hoy en día.

Postdata: En otro momento escribiré de la conferencia y clase práctica de hoy.

No hay comentarios

abr 24 2009

Bandera de los Voluntarios Leales, nuevo diseño

Aunque hice un diseño interpretativo de esta bandera para la Unidad Didáctica, tan exacto como me fue posible, me quedé con ganas de mejorar ese trabajo. Al fin puedo presentar el resultado de varias semanas de esfuerzo.

Pero primero las condiciones de contorno. Uno: no se conoce ningún resto de las banderas portadas por el regimiento de “Voluntarios Leales de Fernado VII”. Dos: sí se conoce una descripción de cómo el capitán general de Extremadura, Galluzo, escribió que debían ser las banderas sencillas. Tres: sabemos cómo eran las armas de la ciudad en 1807 gracias a los sellos, completamente fidedignos, del Ayuntamiento de la época (gracias, César). Queda añadir que los colores de la bandera situada en la parte de arriba de la puerta son desconocidos. Yo he hecho una suposición poniendo los colores azul y blanco, los colores de la Virgen María en su advocación de Nuestra Señora del Prado. De esos colores procede la moderna bandera de la ciudad. Cuatro: la disposición de los nudos de la cruz de Borgoña varía según la bandera que se mire; yo he usado la disposición de una bandera sencilla del regto. Jaén que se conserva en el Museo del Ejército. Cuatro bis: lo mismo respecto al tono del rojo de la cruz. Cinco: para el trofeo de los cantones he usado como modelo esa misma bandera y también una coronela de regto. de Burgos. Ambas banderas son del “modelo 1762″ y estaban en uso en 1808.

El resultado es éste:

El tamaño de este dibujo es de 600×600 píxeles (desborda el marco del blog para algunas resoluciones de pantalla), y para que no ocupe mucho espacio he degradado su calidad intencionadamente. Espero pronto encontrarle un hueco al dibujo de más calidad dentro de la web para dejarlo situado en un sitio visible y que no estorbe al resto de contenidos.

Y, en fin, en tanto no haya fuente mejor que permita mejorar algún detalle, creo que éste es el final del camino en cuanto a la interpretación de la bandera del regimiento de Voluntarios Leales.

A todo aquel que quiera usarla para sus propios trabajo, le recuerdo las condiciones de la licencia de uso de esta web:

1.- Que si se reproduce este dibujo en trabajo ajeno, éste sea sin ánimo de lucro.

2.- Que se indique con claridad el origen (esta web) y el autor (yo mismo) del dibujo.

3.- Que no se modifique el dibujo original.

Quien quiera usar este dibujo en otras condiciones, que se ponga en contacto conmigo. Mi email es: eborense@gmail.com.

No hay comentarios

abr 23 2009

Fútbol es fútbol… aun en la ruina

Mi compañero en HispaLibertas Antonio García escribe hoy esta entrada, que a su vez me lleva a este artículo. Certero en el diagnóstico. Pero excesivamente optimista cuando dice:

Cualquier tentación de los clubes de solicitar amparo a las arcas públicas se encontrará con una dura respuesta social.

Ja. ¿De quién? ¿Acaso no sabe el articulista que la Ley del Deporte no se cumple, y que los intereses de los equipos (que no del deporte) son capaces hasta de cambiar el panorama y las leyes de lo audiovisual? También peca de optimismo cuando dice:

La crisis es de tal calibre que tiene un lado positivo. Sólo resulta posible la catarsis.

Ya. Lo mismo se dijo la otra vez.

En esta situación, si es cierto que el modelo de negocio del fútbol actual (venta de magen) sólo funciona bien para Real Madrid y F.C. Barcelona, un modelo como el nuestro (el del Athlétic), hasta cierto punto autárquico y con una venta de imagen basada en una marca distinta a la competitividad, es capaz (en teoría) de sobrevivir a la debacle de las S.A.D.’s… si bien al precio de no lograr escalar a la cumbre deportiva, que es donde se ganan las Ligas y las Copas, y se pelea por Europa todos los años.

3 comentarios

abr 21 2009

Recuerdos

Publicado por en Televisión

Gracias a la memorabilia que es internet he podido volver a ver uno de los anuncios más bellos de la TV española.

Anuncio de desodorante FA en los 80

¿No es suficiente? Bien, pues entonces aquí va otro. Está en alemán, pero eso no lo hace menos bello.

No hay comentarios

abr 20 2009

Música de lunes (XXVI)

Publicado por en Música

Una de mis canciones gamberras favoritas, hecha por uno de los mejores rockeros (si no el mejor) que tenemos en España. Ahora la tiranía de lo políticamente correcto (el neopuritanismo progre) la tiene medio proscrita. Razón de más para ponerla aquí.

No hay comentarios

abr 19 2009

“Señales del futuro”

Publicado por en Cine

Esta tarde hemos ido a ver esta película. Mi acompañante se empeña en decir que Nicolas Cage es más guapo que yo, lo que demuestra lo mal que tiene el gusto estético.

Ojo, a partir de aquí empiezo con espoilers. Si no ha visto esta película, no siga leyendo.

La película es entretenida para una tarde de domingo. Empieza y sigue con un buen ritmo, y con un desarrollo de la historia que me recuerda mucho a las de Stephen King, aunque el personaje de Cage es a ratos el Johnny Smith de “La zona muerta” y el personaje de Mel Gibson en “Señales”. Como fantasía y ciencia-ficción la película es buena (salvo la media hora final); a ratos calca trozos de “Expediente X” (la serie, no la birria de película) y de “Encuentros en la Tercera Fase”.

En la última media hora (perfectamente prescindible) la trama pierde fuelle pese a que los actores tratan de compensarlo derrochando adrenalina; pero la cosa no termina de funcionar y el final se resuelve de cualquier manera a lo “Encuentros…”

Una ventaja que tiene esta película es que el final no abusa de los efectos especiales que tanta gloria están dando a la ci-fi cinematográfica y tantos guiones está destrozando. Pese a que es el fin del mundo los efectos no se recrean en mostrar una devastación planetaria lujosamente filmada, sino que son el marco necesario para concluir las escenas con las que finalizan las vidas de varios de los protagonistas.

Para pasar el rato, ya digo. No creo que pueda hacerse una segunda lectura del final ni es de estas pelis te deja preguntándote cosas.

No hay comentarios

Sig »