Archivo de septiembre, 2009

sep 30 2009

Malditos bastardos

Publicado por en Cine

Prólogo:

 

Antes de comenzar, advierto que esta entrada contiene spoilers de la película. Si no la ha visto y no quiere que se la cuenten, no siga leyendo.

 

 

Antes de verla:

 

A mí el cine de Tarantino no me da ni frío ni calor, y no esperaba que esta película fuera la película de la Segunda Guerra Mundial. Pero había leído críticas que no la ponían mal, que decían que era interesante, y el pasado domingo, cuando nos acercamos al cine, era la mejor opción de todas. Por otro lado a María le apetecía ver a Brad Pitt. Y quién soy yo para decirle que no…

 

Sinopsis:

 

En 1941 el teniente Aldo Raine, del Ejército de los EE.UU., organiza un comando de soldados judíos para infiltrarse detrás de las líneas alemanas, en la Francia ocupada, y organizar una campaña de terror contra los soldados alemanes que forman las tropas de ocupación. Ese mismo año, el coronel Hans Landa, de las SS, persigue a unos judíos ocultos en alguna granja lechera de la Francia ocupada.

 

Comentario:

 

Tarantino ha cogido las historias de la guerra que cuenta el abuelo Simpson, le ha colocado algo de folk popero (la banda sonora, fuera de época, hecha con guitarras eléctricas, y algunos bocadillos, como el de la presentación del asesino Hugo Stiglitz) y le ha salido esta película. La sinopsis no sirve para nada: ni dice lo que sucede en la película, ni permite hacerse una idea de cuáles son las líneas argumentales. La manía de Tarantino de dividir las películas en capítulos autocontenidos lo impide. Por tanto, no voy a insistir en la historia. Contarla llevaría demasiado tiempo, y no merece la pena.

 

Cada uno de los episodios, tomados aisladamente, llega a ser entretenido, aunque hay algunos que se hacen muy largos. El primero, la escena en que el coronel de las SS investiga en la granja, y ese otro en que llega el agente británico disfrazado de oficial de las SS a la cantina en la que se están agarrando una trompa unos soldados. Ahora, si los pones todos juntos, el entretenimiento pierde. No sólo porque cuesta seguir la historia, sino porque se ven los remiendos entre retal y retal.

 

A eso podemos añadirle las patadas a los libros de historia que forman el final de la película, y que hasta las escenas graciosas no lo son. Por ejemplo, la escena en que Aldo Raine (Brad Pitt) y dos de sus “bastardos” tienen que hacerse pasar por italianos, y se encuentran con que el coronel Landa habla italiano perfectamente. Por favor. John Candy rodó esa escena, pero con un policía militar que sabía sueco en lugar del coronel de las SS que sabía italiano, y estaba hasta gracioso. Brad Pitt no lo está.

 

En cambio Chistoph Waltz (el coronel Landa) está muy bien en su papel. Ni sobreactúa ni se hace el gracioso, mucho menos el listo. Y además él es el hilo conductor de la película.

 

 

El coronel de las SS Hans Landa, investigando en la granja LaPadite.

 

En fin. Ni tan siquiera es entretenida. Al menos para mí no lo fue. Ahora, como tiene las cosas habituales en Tarantino (especialmente mucho palique antes de que empiecen los tiros, mucha sangre durante los tiros, y más palique después de la sangre), a los incondicionales les puede gustar, y no poco. Que la disfruten con salud.

 

Frases para la historia:

 

El coronel Landa, explicándose ante el granjero LaPadite: Yo soy capaz de pensar como un judío. ¿Porqué cree que Hitler se molestó en sacarme de mis montañas? Más adelante Landa se define a sí mismo como un detective, un buscador de personas, y además uno muy bueno. Lo que le diferencia de un policía es que él está en las SS.

 

Tecnología destacada:

 

La sala de proyección del cine. Muy bonita y muy bien ambientada. Y la acción que sucede en ella, interesante (lástima de plano en cámara lenta, que no sirve para nada).

 

Objetos destacados:

 

Los uniformes. Han tratado de reconstruirlos con todo detalle, y aunque el esfuerzo es muy meritorio, se han dejado detalles como las pepitas en los cuellos de las SS, y el color de los uniformes de campaña. Aun así, una reconstrucción vistosa. Ah, y el uniforme de gala de granadero del cabo Zoller, una preciosidad.

 

 

El crítico de cine de preguerra Archie Hicox, reconvertido en comando. Bonito uniforme. Al fondo se supone que está Winston Churchill, en una reconstrucción innecesaria, y además de puro cartón piedra, porque no es mas que fachada, detrás no hay nada.

 

Mi escena favorita:

 

Cuando llegó el “Fin”. Estaba ya empachado de película.

 

Calificación global:

 

Tarantiniana, para a quien eso le sirva, sea bueno o malo. No volveré a verla de un tirón, pero si me compro el DVD (y es posible) alguna escena aislada sí que merecerá una segunda vista.

No hay comentarios

sep 28 2009

Raciones de guerra

Publicado por en Historia

Una pieza más del rompecabezas de la guerra: los alimentos. Una pieza vital, de grandísima importancia, y de la que no siempre hay datos precisas. Por fin he localizado una orden del general O’Farrill (ministro de la Guerra en el gobierno colaboracionista de José Bonaparte), fechada el 6 de abril de 1809 (después de la batalla de Medellín y poco antes de que comenzara la campaña de Wellesley contra Soult), en la que fija la ración diaria para el ejército francés:               

24 onzas de pan, 8 de carne y 2 de legumbres secas ó 1 onza de arroz; 1 libra de sal por cada 30 hombres; 20 onzas de carbón o 32 de leña. La de forraje será de: 2 celemines de cebada y 20 libras de paja

Según Wikipedia las equivalencias son:

 

Onza castellana: 28´7558 g

Libra castellana: 460´0093 g

Celemín en Castilla: 4´6 litros

 

Por tanto, la ración diaria prescrita para un soldado francés era:

 

Algo más de 690 gramos de pan

Algo menos de cuarto de kilo de carne

Algo más de 56 gramos de legumbres secas o algo más de 28 gramos de arroz

Algo menos de medio kilo de sal (para 30 hombres)

Algo más de medio kilo de carbón, o casi un kilo de leña

9´6 litros de cebada y 9´2 kilos de paja (esto último, ya que se indica que es forraje, entiendo que es por cada caballería)

 

Después de hacer unas cuantas mediciones, a título de comparación, me encuentro con que la ración diaria (tres comidas) se traduce en una barra de pan y media de las que me deja el panadero, o el equivalente a 10 panes de los que se san para las hamburguesas, y una cantidad de carne que da para dos filetes de ración normal, o tres filetes algo escasos. No es una ración para engordar, pero tampoco son raciones de hambre.

 

Hay un detalle adicional, y es el de la masa corporal de los soldados, y por tanto, la dimensión del cuerpo al que había que alimentar. La estatura promedio de los españoles de aquella época era de 1´5325 metros, y es de suponer que el peso estaría en consonancia. Estamos hablando, según las tablas antropométricas modernas para varones adultos (no había mujeres en filas; lo digo por si a alguien se le escapa el detalle), de un peso de entre 50 y 63 kilos, según la contextura. Pese al desgaste que supone el ejercicio físico de estar en campaña (marchar, hacer guardias, instrucción, levantar y montar campamentos, otros servicios…), para una persona de de esa talla y peso no se me antoja una ración escasa, aunque tampoco era para darse atracones. A los 18 años yo medía algo menos de 1´65 metros, pesaba 61 kilos, e iba al gimnasio tres veces a la semana. Dos bocadillos de ternera, de media barra de pan cada uno, con un poco de guarnición, se me hace algo escaso, simplemente.

 

Otro asunto al respecto. El cuerpo de ejército de Victor, acampado en los alrededores de Talavera, sumaba 22.105 hombres con 3.637 caballerías. Se trata de un cálculo conservador porque no se incluyen los miembros del tren y bagajes, ni tampoco las caballerías de la artillería. 22.105 hombres con 3.637 caballos necesitaban, según esta dieta:

 

a)       Más de 15 toneladas de pan

b)       Cinco toneladas y media de carne (el equivalente a una docena de toros de lidia adultos)

c)       1.237 kilos de legumbres, o 619 kilos de arroz

d)       370 kilos de sal

e)       11 toneladas de carbón, o 22 toneladas de leña

f)         35.000 litros de cebada, y más de 33 toneladas de paja

 

A diario. No es de extrañar que en una ciudad que no llegaba a los 7.000 habitantes, aun contando con la ayuda de los pueblos de la comarca (Calera, por ejemplo, llegaba a los 2.000), acopiar todos los días semejante cantidad de abastecimientos fuera muy difícil y empobreciera a la población como lo hizo.

 

Me quedan dos tareas más. La primera, el ponerle precio, en reales de plata o de vellón, a esta cantidad de alimentos. No creo que sea imposible; tengo ya datos del precio de los alimentos en Madrid y en los mercados de Talavera justo antes de la guerra. La segunda, el estimar ese precio con respecto al coste de la vida de la época para poder hacerse una idea del esfuerzo que suponía en proporción a las rentas disponibles. Como tantas otras cosas, es cuestión de tiempo. O sea, que todavía habrá que esperar para ello.

No hay comentarios

sep 28 2009

Música de lunes (XLVIII)

Publicado por en Música

Quizá la mejor canción de la serie James Bond, en el capítulo ”Sólo para sus ojos”, en la dulce voz de Sheena Easton.

 

Por cierto, esta película cuenta con una escena en España, con exteriores rodados en la sierra de Madrid. Hubiera dado igual que los hubieran rodado en Las Hurdes. La España de 1981 es, en esta película, tan parecida a la España de 1930, que da grima verlo. En fin, escuchen la canción y disfruten.

 

No hay comentarios

sep 25 2009

Lectura del día (XIV): Regimientos de América

Publicado por en Historia Militar

Quiero dejar aquí el enlace a una página web interesante y que yo creo que merece la pena. Se trata de Regimientos de América, de Daniel Pedrazzoli. En esta web el autor va recogiendo las uniformidades de las tropas de la América hispana, desde la fase final del período colonial, hasta mediados del siglo XIX. Aún no está completa la web porque, si no me equivoco, el autor está de mudanza desde su antiguo servidor, y por experiencia sé que esos trabajos son tan largos como tediosos. Así que habrá que tener un poco de paciencia para ver el producto final.

 

No hay comentarios

sep 24 2009

Mientras tanto en el barrio (act. 6 de octubre)

Publicado por en Telecos

La situación de mi Colegio (el COITT, de Ingenieros Técnicos de Telecomunicación) saltó a la prensa allá por mayo, aunque los colegiados que estábamos viendo la situación sabemos que fue en enero cuando se inició este capítulo: 

Según relató a Europa Press el decano a nivel estatal de los ingenieros técnicos de telecomunicaciones, Ferrán Amago, al llegar a la sede del colegio profesional dos guardas jurados le impidieron el acceso, y posteriormente, una vez logró entrar, no se le permitió entrar a la Asamblea general.


Ante estos hechos, decidió llamar por teléfono a la Policía Municipal que tuvo que intervenir, levantar acta y escoltarle fuera del edificio. Posteriormente, los agentes elevaron las diligencias a la comisaría del distrito de Tetuán y le instaron a presentar una denuncia.

La negrita pertenece al artículo original.

 

Mientras esto pasaba en nuestra casa (en mi casa), en la de enfrente, la de los Ingenieros de Telecomunicación (COIT), andaban tres cuartos de lo mismo desde también hace unos meses. La última perla: 

La Agencia afirma que ha comprobado cómo “nombre, apellidos, NIF, dirección de correo electrónico, login, dirección y, en algún caso, número de la cuenta bancaria y teléfono” de 11.000 colegiados y asociados han estado accesibles, durante años y sin ningún tipo de protección, para cualquier persona que se conectase a Internet.

 

Ante estos hechos, la Agencia ha hecho efectiva la sanción, por falta grave, de 60.121,21 euros, a las dos citadas organizaciones.

 

Los Colegiados y sus Asociados, lejos de criticar la decisión de la Agencia, exigen el cese fulminante del responsable de la seguridad de los datos y de su protección, el secretario del COIT, Adrián Nogales, el cual también deberá hacer frente a varias denuncias penales admitidas ya por los Tribunales interpuestas, tras las últimas elecciones, por su presunta contratación irregular, presuntas falsificaciones de actas y presuntas manipulaciones en la elección de la mesa electoral.

Las negritas, igualmente del original.

 

En el caso del COITT, de todo esto hemos estado “puntualmente” informados gracias al correo electrónico. Incluso el “spam” de los propagandistas de bando ha sido útil (al menos para mí) para mantenerme al tanto de lo que sucedía, si bien hay que ser casi un iniciado para entender determinadas cosas.

 

Al final del verano hemos sabido (los ingenieros técnicos) que nuestro decano, Fernando Amago, ha sido repuesto en el cargo por la vía judicial. Decano suspendido en funciones (¿?) le llama un comunicado oficial de la Junta de Gobierno del COITT. Y hasta ahí puedo leer, que dichos comunicados llevan al pie del correo una nota en la que poco más o menos vienen a decir que el contenido de los mismo pertenece al sigilo profesional corporativo; vamos, que su no divulgación (se intuye) entra dentro de la ética profesional, y yo con las cosas de comer no juego.

 

Decano suspendido en funciones; áteme usted esa mosca por el rabo. Los términos de este comunicado y de uno previo (también de la Junta de Gobierno), no me dejan lugar a dudas: la cosa está enconada y la solución no se ve (al menos yo no la veo) ni cercana, ni fácil, ni de acuerdo.

 

A todo esto, y es para morirse de risa, van vendiendo que las TIC’s, y por tanto nosotros, sus profesionales, los de mi casa y los de la casa de enfrente, somos necesarios, casi imprescindibles, para salir de la crisis. Tiene guasa. Nosotros, que tenemos las dos casas patas arriba.

 

En otro sitio de este blog escribí que la situación del COITT estaba a punto para que apareciera un Apio Claudio el Ciego o un Saturnino. Creo que me quedé corto. Si hay entre nuestro colectivo un Quinto Sertorio, o incluso un Espartaco, dudo que encuentren mejor ocasión que ésta. ¿Son demasiado oscuras mis metáforas históricas? Lo siento, no se me ocurre ninguna mejor con la que dar las menos pistas posibles. Tampoco soy un revolucionario ni me interesa escupir en el plato del que comemos todos.

 

Estoy escuchando perfectamente la voz de mi padre que me dice que pare aquí. En los seis años y medio en que él supo de las cosas de mi Colegio, tal como las vivía yo a través del cargo que entonces ocupaba de Coordinador con Estudiantes (el cargo me duró algunos meses más de seis años y medio, pero para entonces mi padre ya no estaba en este mundo), nunca dejó de sorprenderse por lo que veía y oía. Muchas veces me dijo que lo dejara. No le hice ningún caso. Ahora, otra vez, me dice (lo oigo perfectamente porque sé muy bien la manera en que funcionaba su cabeza, y esta conversación la hemos tenido otras veces) que le haga caso. Y esta vez sí, esta vez le voy a hacer caso. Por otro lado, el objetivo de este blog no incluye hablar de temas profesionales. Aunque como soy yo quien escribió las reglas, también puedo yo, en casos excepcionales, poner las salvedades.

 

Actualización 6 de octubre: Ayer por la tarde, revisando cartas atrasadas, me encontré con una remitida desde el COITT en la que se contiene más o menos (no lo he contrastado palabra a palabra) lo mismo que en el correo electrónico que mencioné antes, aunque sin el famoso disclaimer de confidencialidad. Con o sin él, no quiero hablar más de este tema de momento.

No hay comentarios

sep 23 2009

¡No al aborto! (III)

Publicado por en Maldiciones,Res publica

En toda mi vida habré ido en total a quizá media docena de manifestaciones, y quizá media docena sean muchas. A pocas iré que tenga mejor motivo que ésta.

 

 

Me alegro, además, de que a ésta no vaya a asistir institucionalmente ningún partido político. Así ni se les deberá ningún favor, ni lo que es realmente un movimiento popular (la expresión viva y genuina de unos ciudadanos libres unidos entre sí por algo y para algo)  se convertirá en un agasajo para mayor engrase del voto.

 

Por cierto, la imagen vía Elentir

No hay comentarios

sep 22 2009

HispaLibertas (XX): ciencia

Publicado por en HispaLibertas

Ya se ha publicado en HispaLibertas mi último artículo de ciencia. Siguiendo con las aplicaciones de los nanotubos, y en paralelo con la tecnología de las “hojas artificiales”, en este artículo hablo sobre todo de la posibilidad de construir captadores solares con estas dos técnicas.

 

Recomiendo la lectura de la nota al pie de página, y muy especialmente lo que dice éste white paper. En él los autores hablan, en pocas palabras, de subvencionar durante veinte años sus líneas de investigación, sin dar cifras de coste. O sea, piden un cheque en blanco. Y justifican tal petición, para mi sorpresa (ingenuo que soy), no en la futura importancia de sus descubrimientos, sino en que se trata de una (potencial) solución al problema (si es tal) de proporcionar energía y a la vez evitar los efectos del cambio climático (antes calentamiento global) en nuestro planeta. El paper considera axiomático dicho cambio, como también las proyecciones de su principal vocero, el IPCC. Tanto es así, que la justificación abarca menos de dos hojas, y el único dato tangible es esta gráfica, adaptada del informe del IPCC de 2001, aunque el paper sea de 2006, y esté relacionado con una tecnología anunciada en 2009.

 

 

Este gráfico acojona ¿verdad? Miles y miles de años de crecimiento del nivel del mar a causa de a) la expansión termal y b) la fusión de los hielos. En este último caso en crecimiento lineal ininterrumpido… hasta la próxima glaciación, por lo menos. Pero, un momento. ¿Y las escalas? ¿Dónde están las escalas para saber si hablamos de uno o de ciento. Misterio. Se habla de magnitudes en el eje Y, pero… ¿todos los valores ajustados a la misma magnitud? Y ¿cuál es el nivel base? Porque parece que, por ejemplo, la línea roja lo que marca es un incremento de temperatura, ya que arranca de cero. Y si es así ¿la escala marca grados o decenas de grados? Misterio.

 

Llámenme negacionista si quieren (peores cosas me han llamado), pero a mí esta justificación me parece floja tirando a cuento para niños. Solo que con este material averiado están pidiendo dinero de nuestros impuestos durante décadas, y eso ya no es para tomárselo a broma. Escribió Aldous Huxley en Un Mundo Feliz, que es nuestro dinero, y nosotros decidimos. Ja. No conocía a los EUroburócratas.

No hay comentarios

sep 21 2009

Música de lunes (XLVII)

Publicado por en Música

No he seguido de cerca la carrera de Patrick Swayze, del que lo que más recuerdo es su papel de Orry Main en la serie “Norte y Sur“. Aparte de esta serie, le recuerdo por “Dirty dancing”, una de las películas cuya banda sonora no puedo dejar de escuchar. Dejo aquí la canción “She’s like the wind”, una bella (y triste) canción de amor en la voz de Patrick. Que la tierra le sea leve.

No hay comentarios

sep 20 2009

Revisión de los actos del bicentenario (1ª parte de varias)

Publicado por en Talavera de la Reina

No he escrito nada aún acerca de la opinión que me han merecido los distintos actos que han formado parte de la conmemoración del segundo centenario de la batalla de Talavera. Eso no se debe a falta de criterio ni a falta de interés, sino simplemente a la necesidad de ganar tiempo para ver las cosas en perspectiva.

 

Pero hoy he escuchado algo que no voy a dejar pasar, y eso constituye el primer comentario acerca de estos actos.

 

Hablando hoy al mediodía con uno de los hosteleros más conocidos y reputados de la ciudad, me ha dicho: 

La recreación de la batalla no le ha aportado ni un solo céntimo al sector de la hostelería en Talavera.

Y a partir de ahí me ha relatado brevemente la manera en que él hubiera aprovechado la presencia de tantos recreadores y el circo mediático asociado al evento, a fin de rentabilizarlo económicamente. Yo, que he tenido épocas de mucha actividad como recreador, y que he visto cómo un acto como éste, bien manejado, proporciona retornos económicos (y teniendo en cuenta que la mayor parte de las inversiones subvenciones a la recreación histórica proceden de fondos públicos, es decir, de nuestros impuestos, no es un tema baladí), no puedo sino estar de acuerdo. Es más, le he citado a esta persona cómo se sufragaron los gastos de Austerlitz 2005, si bien contó con una organización de años. Años con los que también pudo contar Talavera, por cierto. Pero ésta es otra historia, y de momento lo voy a dejar ahí.

 

Este hostelero me ha dado permiso para reproducir sus palabras, e incluso para citarle con nombres y apellidos. Tanto no voy a hacer; me conformo con poder citarle.

No hay comentarios

sep 20 2009

Sobre esta web (a fecha 20 de septiembre)

Publicado por en Eborense.es

Son ferias en Talavera. Aprovecho estos días para salir poco (y siempre en familia), descansar, y poner en orden mis cosas. Unas cuantas de las cosas que estoy revisando son las estadísticas de esta página web.

 

Agosto fue un mes que comenzó mal, siguió peor (aquellos dos ataques de spam), y ha terminado, en cuanto a visitas, y una vez descontadas las del spam, bastante mejor de lo que empezó. Septiembre marcha bien. Se ha notado el bajón los días en que no ha habido actividad en este blog. De hecho, la correlación entre actividad de este blog y visitas recibidas en la web es más evidente que ningún mes en este de septiembre en el que aún estamos.

 

Otra de las cosas que miro es el criterio de las distintas búsquedas que hacen que alguien llegue a mi web. Igual que mi amigo José I. Lago tiene una sección de “correos inverosímiles”, yo creo que voy a abrir una sección titulada “búsquedas inverosímiles”. Porque hay que ver las cosas tan raras que buscan ciertas personas para llegar hasta esta web. Sólo dejó aquí una muestra tonta, capturada hoy mismo. Sólo me queda decir a quien sea que yo aún no soy capaz de ver el futuro.

 

No hay comentarios

Sig »