Archivo de diciembre, 2009

dic 30 2009

Enlaces del día (III y IV) y lectura del día (XX)

Publicado por en Historia Militar

Los dos enlaces que quiero reseñar hoy son:

Lagos Militar, un blog de temática histórica y militar portuguesa que contiene información interesante sobre la guerra de 1807 a 1814. Por ejemplo, aquí.

As Invasões Francesas, un blog cuyo título lo dice todo. Tiene información acerca de las tropas españolas que invadieron Portugal en 1807 en alianza con los franceses. Por ejemplo, aquí, aquí y aquí. Algunos datos no son desconocidos ni aportan nada nuevo, pero es interesante estudiar la correspondencia cruzada entre los comandantes españoles y las autoridades portuguesas, así como apreciar los efectos de la ocupación desde la perspectiva de quien la sufrió.

En cuanto a la lectura, aunque todos los trabajos contenidos en la obra La Guerra de la Independencia (1808-1814) El pueblo español, su Ejército y sus aliados frente a la ocupación napoleónica son de mucho mérito e interés, quiero destacar el capítulo titulado El Ejército de Portugal en la Guerra Peninsular, de Nuno Correia Barrento de Lemos Pires (magníficamente ilustrado en la parte de uniformidades por Sergio Veludo Coelho).

Los dos primeros enlaces están en portugués, con pequeños textos en español e inglés. No creo, pese a ello, que sea complicado entenderlo. El libro citado está íntegramente en español.

2 comentarios

dic 29 2009

Avatar ++

Publicado por en Cine

Prologo:

Antes de comenzar, advierto que esta revisión de la película “Avatar” contiene spoilers. Si no la ha visto y no quiere que le cuenten el argumento, no siga leyendo.

Cartel de Avatar

Antes de verla:

Mis expectativas antes de ver la película no eran astronómicas. Había leído cosas como que esta película revolucionaria el género de la ci-fi, y hasta el modo de rodar las películas. También que James Cameron había tardado varios años en comenzar el rodaje porque necesitaba unos efectos especiales que la técnica no podía ofrecerle en esos momentos. Bueno, más o menos lo mismo habían dicho de “A.I.”, la película definitiva de Kubrick, aunque terminada por Spielberg, y el producto final no me gustó demasiado.

Sinopsis:

Jake Sully es un marine retirado del servicio a causa de una herida de guerra que acepta un contrato para viajar a la luna Pandora, y allí realizar una misión de reconocimiento de la selva y de los nativos de Pandora, los Na’Vi.

Comentario:

Hubo una época en que el western era un género de películas en que se enfrentaban dos enemigos: el piel roja por un lado, y el hombre blanco por otro. El piel roja (el indio) defendía su territorio frente a la presión del hombre blanco, que poco a poco se iba asentando en sus tierras. El piel roja era un enemigo duro, feroz, incluso despiadado, pero era noble y honrado, a su manera, en tanto que no pocas veces el hombre blanco tenía lengua de serpiente.

En estas llegó la guerra de Vietnam. El nuevo piel roja resultó ser el hombre amarillo (el yellow man que cantaba Springsteen en Born in the USA), un guerrero que peleaba por su tierra y que conocía perfectamente el terreno en que se movía, tan duro y feroz, y más despiadado, que el piel roja de la película. El contacto de las primeras películas sobre la guerra de Vietnam en la que los vietnamitas eran un trasunto de pieles rojas luchando por sus Grandes Llanuras en el delta del Mekong, hizo que apareciera un nuevo tipo de piel roja en los westerns: el indio natural, fundido con el paisaje, tan integrado en el medio físico como los árboles de la pradera o los bisontes, ecológico, primitivo pero culto (a su manera), que vive en una especie de edén en el que si hay tentación es porque el hombre blanco ha introducido en él a la serpiente, con lo que de ser noble y honrado pasa a ser tortuoso y retorcido, muy a su pesar. Y terrible en su furia cuando defiende su tierra, sus costumbres y sus tradiciones, aunque esto último resulte poco fundamentado históricamente.

He leído varias críticas en la que se compara Avatar con un western. La comparación no es del todo errónea, pero para completarla hay que pensar que los Na’Vi son indios postmodernos, de los indios naturales que describía yo antes, y que Jake Sully es el John Dunbar de esta versión ci-fi de Bailando con lobos. Además, yo añadiría de mi propia cosecha que hay escenas enteras que me recuerdan un montón a El último mohicano; y no me refiero sólo a las escenas de combate en mitad de la selva.

Ahora bien, el argumento de Avatar es bastante más complejo que el de un western al uso. De hecho, la historia que nos relatan es muy densa, con muchas ramificaciones y muchos detalles que si bien recuerdan al western, son particulares de la película. El que esa historia fluya sin flojear (aunque hay un par de desmayos en el tercio final) es un mérito enorme, y yo creo que la base fundamental de la película.

Los efectos especiales son deslumbrantes, y valen hasta el último céntimo que se haya empleado en ellos, y seguro que han sido muchos millones. Más que los animales y los Na’Vi, me han gustado mucho las plantas: ésas sí que parecen reales. Afortunadamente, todos estos efectos especiales están al servicio de la película: son el marco necesario, incluso imprescindible, para que los Na’Vi sean creíbles y Pandora sea una luna que orbita un planeta lejano y no un set de un decorado. No dudo de que sean los mejores (no sólo los más caros) efectos de la historia del cine hasta la fecha. La única pega, por ponerle alguna, es que los Na’Vi siguen pareciendo recreaciones de ordenador, especialmente en los primeros planos. Pero eso, por cierto, no estropea la película ni los hace peores personajes en la pantalla.

Las interpretaciones están muy bien todas, empezando por Sam Worthington (Jake Sully), que pasa de ser la serpiente en el edén Na’Vi a que Pandora sea su propia tentación porque allí, gracias a su avatar, puede correr, saltar, cazar, volar… ser uno más en el pueblo Na’Vi en lugar de un exmarine lisiado en la Tierra. Sigourney Weaver (la dra. Augustine) está muy bien en su papel de exploradora con muchas millas de vuelo (genial la escena en la que sale de la cámara de hibernación, como en Alien… solo que esta vez pide a gritos un cigarrillo) sin caer en la ñoñería, y no era fácil teniendo en cuenta que ella es la primera misionera entre los Na’Vi. Stephen Lang hace de un coronel Quaritch malo malísimo (su estética y la puesta en escena me recuerdan mucho al mayor Lee interpretado por Malcolm McDowell en Luna 44) como líder de los cowboys del espacio, los marines que hay en Pandora, muy distintos a los marines de Aliens. De los demás protagonistas el papel más flojo, a mi juicio es el de Zoe Saldaña haciendo de Neytiri. Demasiado bidimensional para mi gusto, y la historia del adiestramiento a que comete a Jake Sully no la hace mejor. En cualquier caso tiene un pase su personaje, ya que no su interpretación.

Jake Sully y su avatar

Jake Sully y su avatar (su cuerpo) Na’Vi

Y al que le gusten los clichés cinematográficos políticamente progres, los tiene casi todos: el hombre blanco (¡ni un negro ni tampoco ningún oriental en el reparto!) saqueando por codicia (de mineral, en este caso) la naturaleza virgen y pisoteando los derechos de los indígenas, la gran corporación ávida de beneficios con un desalmado al frente, el militar dispuesto a jugar a ser el coronel Custer, unos nativos ecológicos, y hasta un dios ecológicamente sostenible.

Todo esto, por cierto, no estorba el desarrollo de la historia, ni perjudica a la trama de la película. Y es que en definitiva tampoco son elementos nuevos en este tipo de películas, así que no resultan sorprendentes ni emocionantes. Quizá sea ésa otra de las críticas que se le pueden hacer a esta película: no tiene muchos elementos originales; casi ninguno, si se le quitan los magníficos efectos especiales.

Un espectáculo visual excelente, una historia entretenida, buenas actuaciones… Una gran película de ci-fi para disfrute de cualquiera, en definitiva.

Ya para terminar, aprovechando que cada tonto tiene su tema, y yo tengo el mío. Gene Roddenberry, que era un tipo muy listo para las grandes tramas, seguro que pensó en un espectáculo como el del árbol (el poblado) bombardeado cuando se inventó para el universo de Star Trek la Primera Directiva. También esa pieza encaja.

Frases para la historia:

Moat (la madre de Neytiri) al avatar de Jake Sully: Es difícil llenar una taza cuando ésta ya está llena.

Neytiri, mujer Na'Vi

Neytiri

Tecnología destacada:

La del avatar mismo, por supuesto. La idea de usar una “máquina biológica” para explorar la superficie de planetas hostiles no es tan rara en la ci-fi, pero creo que es la primera vez en que dicha máquina no es un contenedor del explorador, sino un alter ego que le permite moverse como si fuera su propio yo. De hecho, es otro “propio yo” ya que cada avatar está “programado” para sincronizarse con una determinada combinación genética, por lo que cada “jinete” de avatar ha de ser único.

Y es de hecho ese aspecto uno de los elementos relevantes de la trama de la película: Jake Sully siente al avatar con más alegría y viveza que a su propio cuerpo mutilado.

Ah, bueno, y la tecnología de los tres móviles (tres) que sonaron durante la proyección. Los dueños respondieron a los tres. Al menos uno tuvo el detalle de salirse la sala para hablar. Los otros dos, ni eso.

Atacando a los Na'Vi

Los marines de Quaritch al ataque. ¿No les parece oír de fondo música de Wagner?

Objeto destacado:

La nave espacial que lleva a Jake Sully y a sus compañeros hasta Pandora. Qué bonita es, y cómo han cuidado con mucho detalle su estructura para que en lugar de parecer una amalgama de pegotes, se vea la funcionalidad de cada una de sus partes.

La lanzadera Valquiria con la que los viajeros del espacio bajan a tierra también me pareció muy bonita.

Mi escena favorita:

Al principio, cuando se ve la llegada de la nave espacial a Pandora. El fondo de estrellas es excesivo, pero la nave es una maravilla, y el decorado en que se ve el planeta alrededor del que orbita Pandora, y la propia luna, es muy bonito. La bajada a tierra usando la nave Valquiria también es una preciosidad.

Calificación global:

Muy bien hecha, muy bien contada, y enormemente divertida. No sé si llegará a clásico, o si marcará un antes y un después, ni falta que hace saberlo para darse cuenta de que es una gran película. Volvería a verla, y me compraré el DVD, seguro. Aunque me temo que en DVD no será lo mismo que en la pantalla del cine.

Nota final:

No dejen tampoco de leer el comentario que ha escrito Juan Carrasco de las Heras para HispaLibertas. Actualización (29 de octubre de 2001): La página de destino ya no existe.

Actualización del 7 de enero:

María insistió en que viéramos esta película en 3D, puesto que la habíamos visto en 2D. Y el día 5 la vimos de nuevo. Desde luego, mereció la pena el esfuerzo. Si alguien aún no la ha visto, y le interesa mi consejo, mejor en 3D que de otra manera.

Creo que en otra entrada contaré la conversación que tuve la ocasión de escuchar, tras la proyección, en los lavabos del cine.

No hay comentarios

dic 28 2009

Música de lunes (LX)

Publicado por en Música

No hay comentarios

dic 25 2009

Mi récord hasta la fecha

Publicado por en Eborense.es

Acabo de darme cuenta de una cosa que me había pasado desapercibida en mitad de las celebraciones y festejos de este mes de diciembre. En algún momento de la noche del 10 al 11 de este mes mi web ha superado las 48.400 visitas. Estoy contento. No es para menos.

¿Porqué estoy celebrando esta cifra y no las 10.000 (superadas a principios de febrero), las 20.000 (superadas la tarde del 25 de abril por gracias a un visitante de Illescas -Toledo-), las 25.000 (superadas el 26 de mayo gracias a un visitante que se conectó desde la red de la Generalitat Valenciana), las 30.000 (superadas el 3 de julio con un usuario de Jazztel que me visitó desde Mallorca) o esperar a las 50.000? La razón es simple.

Una vez tuve una página web que a lo largo de los años, y tras un reseteo de contadores que hizo que la serie fuera discontinua, estimo que llegó hasta las 16.000 26.000 visitas. Al final del recorrido de aquella página web mantuve otra que alcanzó las 2.000 visitas, visitas que me llegaban a un ritmo mayor que el de la primera web. Durante 42 meses mantuve también otra página web (descanse en paz, pues murió a la vez que GeoCities), propiedad (por decirlo así) de un colectivo, y que llegó a las 15.844 visitas a un ritmo que la crítica y el público consideraban, mientras duró la fiesta, más que razonables. Ése era mi bagaje como “webmáster”: menos de 44.000 visitas espaciadas un montón de años y repartidas entre tres webs, dos de carácter histórico, y una dedicada al Athlétic Club.

Cuando comencé esta aventura internetera en la que sigo, tenía enormes reticencias porque sólo podía dedicarle a ella mi tiempo libre (dado que no vivo de esto, la mayor parte de mi tiempo tengo dedicarlo a la ingeniería; cosa que por otro lado no me supone ningún agobio puesto que me gusta lmi profesión) y encima de este tiempo libre ya tenía que descontar proyectos en marcha que requerían mi atención y/o que me impedían usar toda la información disponible sobre un asunto, por razones de confidencialidad y oportunidad. Es decir, que el material listo para publicarse en mi web iba a ser poco (menos del que yo quería), y que además iba a requerir un tiempo de preparación largo. Esto último se iba a traducir, inevitablemente, en pocas (y espaciadas) actualizaciones con la consiguiente merma de visitas. Esto, que en un espacio web gratuito no tendría demasiada importancia, si la tiene cuando uno paga espacio web y ancho de banda. Aunque no se trate (por ahora) de hacer negocio, sí se trata, al menos para mí, de encontrar una rentabilidad a lo que hago, medida (por ahora) en atención de lectores, a su vez medida en visitas a la web.

Sin embargo, esta aventura me iba a reportar otra cosa: libertad. Libertad para escribir sin límite de espacio, controlando yo la edición del sitio; libertad para exponer lo que sé y lo que he reunido, incluso para irlo corrigiendo con el tiempo, según fuera sabiendo y reuniendo más. Libertad para organizar mi trabajo a mi placer. Sólo por eso el proyecto ya me parecía atractivo.

Finalmente me lancé, y aquí sigo.

He esperado a tener 48.400 visitas para escribir este mensaje. Descontando las visitas que yo mismo he hecho a fin de comprobar si mi página funcionaba correctamente, si los criterios de búsqueda eran razonables, si los enlaces funcionaban, etc., y que calculo en un generoso 10% del total (más de lo que creo que haya hecho, pero así me curo en salud), 48.400 es la cifra en la que llego a mi anterior registro internético. Y eso lo he logrado ya.

No estoy descontento de este resultado. Primero, porque lo he conseguido antes (en tiempo) que las visitas equivalentes en mis otros espacios web, todos ellos ya abandonados. Segundo, porque ahora mismo la tendencia es creciente. Tercero, porque además de las visitas (cantidad) las opiniones que he recibido sobre esta web son positivas en su mayor parte. E incluso las negativas han sido lo bastante útiles como para ayudarme a mejorar este producto.

Por la experiencia ajena sé que es posible que una web histórica actualizada cada mucho puede ser un éxito de público y crítica. O dicho de otro modo: es posible hacer una buena web de historia que la gente lea y relea. Las claves, entiendo yo, están en tener una historia que contar, y contarla con corrección. Ése y no otro es mi objetivo. Para medir el grado en que lo he conseguido tengo que usar las estadísticas de las visitas como herramienta principal, qué duda cabe, por lo que.

He superado mi propio récord personal; estoy contento. Vamos a ver hasta donde lo llevo. The sky is the limit.

No hay comentarios

dic 25 2009

¡Feliz Navidad! (2009)

Publicado por en Fe

No hay comentarios

dic 24 2009

Regalos de Navidad

Publicado por en Telecos

Sé de sobra que la adoración de los Reyes Magos se sitúa en la noche de Navidad, y que la tradición de regalos arranca una noche de Navidad. Sin embargo, yo prefiero regalar y que me regalen el día de la festividad de los Reyes Magos, el día 6 de enero. En mi casa los Reyes Magos son bienvenidos y recibidos. Aunque sea la noche del 24 al 25 de diciembre. En cambio, el usurpador de identidades Papá Noel no es bienvenido ni recibido; es un allanador de moradas que en mi casa, si intenta entrar, se puede llevar un perdigonazo.

Hoy hace cinco años me hicieron un regalo magnífico: mi cuenta de correo de GMail. Mi amiga Ruth (gracias, gracias, gracias) me envió una invitación aquella noche mágica, y logré mi cuenta de correo de 1 Gb, entonces. Hoy son 8 Gb, y sin rascarme el bolsillo. Y con una manera de gestionar el correo que mejora cualquier otra cuenta de correo que tuviera antes o de las que he tenido después. Así son las cosas. Al fin pude mandar a tomar viento las dos cuentas de Terra, que por entonces llegaban a los 250 kb, después de haber tenido épocas en que sólo tenían 25 kb después de ampliar los 5 kb iniciales, y como eso debió parecerles mucho, volvieron los buzones a los 5 kb. Mandé las dos cuentas al carajo, curiosamente, porque un buen día intenté entrar en ellas y ya no me acordaba de las claves. Mejor.

Desde esa fecha, mis comunicaciones personales, y mi archivo de contactos, han mejorado mucho. De hecho, no sé si hubiera podido gestionar todo el trabajo que he desarrollado en estos cinco años (incluso parte de mi trabajo como profesional de la ingeniería) con una de las cuentas de correo más convencionales. Aún tengo cuatro de esas cuentas convencionales, si no me equivoco. Me sirven para tener acceso a las aplicaciones de chat de los servidores correspondientes, y poco más.

Gracias, Ruth, por este estupendo regalo de Navidad que me hiciste hace cinco años.

No hay comentarios

dic 23 2009

Actualidad en “eborense.es”, fecha 23 de diciembre

Publicado por en Eborense.es

Ya está, ya he cambiado las URL’s de los capítulos de la historia de la batalla de Talavera y de la historia del Athlétic Club de Bilbao. He hecho el trabajo en tres fases, a fin de asegurarme de que el resultado era el que yo esperaba. De momento las visitas apuntan hacia arriba, aunque he de reconocer que no tanto como yo esperaba. Paciencia, de momento.

Voy a enviar por correo electrónico varios avisos acerca del cambio de URL’s. No obstante, aviso ya aquí. Si está interesado en mantener enlazados los contenidos de esta web, por favor, hágalo en las nuevas direcciones (vea más abajo). Y, ya de paso, le quedaré agradecido si me envía la dirección desde la que me ha enlazado.

La página principal no cambia su dirección, que es:

http://www.eborense.es

La página índice de la batalla de Talavera ahora es:

http://www.eborense.es/batalla_talavera1809_indice.html

La página índice de la historia del Athlétic Club de Bilbao ahora es:

http://www.eborense.es/athleticclub_indice.html

El resto de páginas enlazadas desde la página principal no han cambiado su dirección. Sí han cambiado todos los capítulos enlazados desde las páginas índice arriba mencionadas.

He revisado los enlaces internos de los capítulos para evitar sorpresas. No obstante, algo se me puede haber pasado por algo. Por tanto, si encuentra un enlace roto, no dude en escribirme a mi correo (eborense@gmail.com) o en dejar un mensaje en los comentarios de esta entrada.

A todos, gracias por su paciencia y mil perdones si en el transcurso de estos cambios han sufrido alguna molestia.

Once more unto the breach dear friends, once more

No hay comentarios

dic 22 2009

Más sobre la uniformidad de los Voluntarios Leales

Publicado por en Historia Militar

Hace unos días escribí en otra entrada acerca de la confirmación en la identificación de la uniformidad de los Voluntarios Leales por parte de Vicente Alonso Juanola. Hoy me toca hablar otra vez de dicha uniformidad.

Estaba yo leyendo el libro de George Nafziger The Armies of Spain and Portugal 1808-1814. El libro es malo de solemnidad, básicamente porque está muy anticuado ya. La edición que manejo es de 1993. La bibliografía sobre el ejército español, en lo tocante a la uniformidad, es muy vieja y está completamente superada. Incluye los álbumes del conde de Clonard y dos obras de José María Bueno (al que cita primero por su primer apellido y luego por el segundo, como si fueran dos autores distintos… o como si realmente no se hubiera realizado una bibliografía en condiciones), y la obra de Otto von Pivka, cuyo trabajo sobre el ejército español para Osprey (Men-at-Arms núm. 51) es de lo peor que he leído al respecto.

La opinión que le merecen al autor las tropas españolas están calcadas de las cartas que escribió sir Arthur Wellesley a su hermano el embajador del Reino Unido ante la Junta Central en la resaca de la campaña de Talavera. Bueno, sólo cita las cartas donde los españoles son los malos. Las cartas donde hay elogios las omite, y así resulta haber un gran hueco en la “documentación” aportada para juzgar a las tropas españolas.

En fin, nada de nada.

Pero antes de llegar a esa conclusión me encontré que en un capítulo del libro, al describir la uniformidad de las tropas levantadas tras el comienzo de la guerra, describe la uniformidad del regimiento de Voluntarios Leales de Fernando VII (cita el nombre entero y en español, luego no hay duda al respecto) de la siguiente manera:

Jacket: lt. blue; facings: red; buttons: unknown; breeches: lt. blue; headgear: black shako, red lace, pompon & cockade, bras chinscales & oval plaque)

(Casaca azul claro; vueltas rojas; botón desconocido; calzones azul claro; cubrecabezas: chacó negro con cordón, pompón y escarapela rojos, carrilleras de latón y placa ovalada)

La descripción no encaja con la lámina de Pereira Pacheco, salvo en el chacó, que se le asemeja. De todos modos, la descripción de dicho chacó se parece más a la de los Voluntarios de León, aunque el resto del uniforme tampoco se corresponde con el de esta otra unidad.

No cita la fuente de la que obtiene esta descripción del uniforme, y la bilbliografía no me dice nada, además de que está ya muy anticuada, como he dicho.

En fin, que me parece a mí que hasta en este detalle la obra de Nafziger no tiene ningún elemento de valor. No obstante, lo incluyo aquí por curiosidad.

No hay comentarios

dic 21 2009

HispaLibertas (XXIV): ciencia

Publicado por en HispaLibertas

Ha salido ya publicado mi último artículo de ciencia para HispaLibertas. Retomo un tema que ya traté en su día, el de los géiseres de la luna Encélado, que podría albergar bajo un caparazón de hielo un océano de agua líquida susceptible de contener los elementos más básicos para la formación de compuestos necesarios para la vida orgánica.

Documentándome para este artículo caí en la cuenta de algo. Llevamos muchos años buscando vida actual (no fósiles) en Marte, justificando su búsqueda por la existencia de agua en la superficie, y de ambientes donde la vida orgánica podría haberse refugiado para ponerse a salvo de las radiaciones ionizantes del Sol. El ambiente del océano sumergido de Encélado, de existir, no sería muy distinto al medio ambiente marciano en el que hay esperanzas de encontrar algún día compuestos orgánicos complejos. Curioso. Escucho removerse los huesos de Arthur C. Clarke. No, si al final va a resultar que tenía yo razón, me parece escucharle decir.

No hay comentarios

dic 21 2009

Música de lunes (LIX)

Publicado por en Música

No era ésta la canción que tenía prevista para hoy. Sucede que la semana pasada, una noche, escuché en la TV la versión que Marta Sánchez ha perpetrado de esta canción. Una versión en la que la vocecilla amanerada y arrítmica de la rubia cantante destroza la armonía y la potencia de esta canción. Y como lo que escuché me pareció un insulto para Nino Bravo, decidí cambiar de canción de lunes, poniendo hoy esta versión, la buena.

No hay comentarios

Sig »