Archivo de enero, 2010

ene 30 2010

Lectura del día (XXIII)

Publicado por en Historia

Mi amigo Antonio Duarte (conocido ya en esta página por ser el autor del trabajo sobre las Períocas de Tito Livio) me envía una información muy interesante que quiero aquí compartir con mis lectores. Se trata de un artículo acerca de los campamentos romanos en el curso bajo del río Ebro. Estos campamentos son, posiblemente, los asentamientos romanos más antiguos de España, ya que son los que se construyeron durante la Segunda Guerra Púnica para pelear en nuestro suelo contra Cartago. Antes de esto, ninguna fuerza romana había hollado el suelo peninsular.

Estos asentamientos tenían originalmente una única razón: la militar. Estos campamentos le permitieron a Escipión proyectar su fuerza militar hacia sus objetivos militares, las posiciones cartaginesas situadas en y alrededor de Cartago Nova. Y puesto que la maniobra le salió bien, es interesante estudiar su despliegue para entender su éxito. Ahora bien, también estos asentamientos supusieron el comienzo de la romanización de lo que comenzaría a llamarse Hispania no mucho tiempo después. También por ello es interesante el estudio de estos asentamientos: son el origen de una de las claves de nuestra historia.

El artículo está, en formato PDF, en este enlace. Que lo disfruten.

No hay comentarios

ene 29 2010

Revisión de los actos del bicentenario (3ª parte de varias)

Publicado por en Talavera de la Reina

Ayer estuve en la Biblioteca Central Militar, y allí me encontré con varios conocidos. Normal, por otro lado. Recapitulando algunas de las cosas que se han hecho en Talavera con motivo del segundo centenario, uno de mis interlocutores se lamentó de que en nuestra ciudad no hubiera una exposición permanente que permitiera, al menos, interpretar la batalla. Puso como ejemplo, de paso, que esto sí existe en localidades como Bailén, Calvarrasa de Arriba (el campo de batalla de Los Arapiles), y La Albuera. Remató el asunto diciendo que Talavera no puede excusarse en que es un pueblo, porque no lo es, es una gran ciudad.

Lamentablemente, respondí yo, el que Talavera de la Reina no haya alcanzado plenamente el status de gran ciudad se debe precisamente a detalles como éste. El hecho histórico más conocido de nuestra historia, especialmente lejos de nuestras fronteras, y resulta que no tiene siquiera un sitio en el que exponerse. El que alguna gente haya despachado la efeméride como “batallita” (aún tengo una cuenta pendiente sobre estas declaraciones, pero como siempre tengo más tareas que tiempo para hacerlas) abunda en mi opinión. Otros, por el contrario, hacen caja gracias al turismo y a los visitantes de los museos o exposiciones.

Cerré mi opinión llevándole la contraria a mi interlocutor respecto a otro asunto: que el Ayuntamiento de Talavera no había hecho todo lo posible acerca del segundo centenario. En mi opinión no es así. Podemos discutir si con los medios que tenía se pudo hacer mejor, o gestionarlo de una manera más óptima. Yo estoy convencido de que sí, cosa que hasta los propios concejales del Ayuntamiento saben, porque algunos leen este blog y tienen la paciencia de escucharme cuando hablo de este asunto. Una cosa es hacer lo que uno puede, otra cosa es hacerlo todo bien, y otra tercera cosa (muy distinta) que lo que se pudo estuvo mal. En el caso concreto del bicentenario, algunos de los fallos no pueden cargarse enteramente a las espaldas del Ayuntamiento, y sí buena parte de los éxitos obtenidos. Entre ellos, y en primerísimo lugar, el haberse interesado en serio por la efeméride, y haber allegado recursos para conmemorar lo más dignamente posible.

Desde luego, y volviendo al tema principal, lo que está muy claro para mí es que si no hay museo ni sala de exposición o de demostración de la batalla, este Ayuntamiento no es más culpable de ello que los que le precedieron, y quizá sí sea algo menos culpable que otros, puesto que la conmemoración del bicentenario ha puesto las bases para la existencia de este museo o sala. Otra cosa, también distinta, es que todo quede en nada. Pero de ello tanta culpa tendría el Ayuntamiento como tendríamos los talaveranos por haber dejado pasar la ocasión.

De mi visita a la Biblioteca Central de Defensa me traje un pequeño botín en forma de libros sobre la Guerra de la Independencia. Libros que espero poder comentar en breve.

No hay comentarios

ene 25 2010

Música de lunes (LXIV)

Publicado por en Música

No hay comentarios

ene 24 2010

HispaLibertas (XXV): ciencia

Publicado por en HispaLibertas

Nuevo artículo de ciencia para HispaLibertas. Otra vez trato el tema del grafeno, los nanotubos de carbono, y sus aplicaciones prácticas. Después de haber visto su uso potencial como captadores ópticos y para la creación de memorias y microcircuitos, ahora viene el uso (potencial) de los nanotubos como baterías, es decir, dispositivos capaces de almacenar energía eléctrica y de liberarla para alimentar a un dispositivo eléctrico. Todo ello, además, libre de químicos, puesto que la energía se almacena mediante el “efecto condensador”, esto es, almacenando electrones usando campos electromagnéticos para contenerlos en la estructura del condensador, que es la de un nanotubo.

Que disfruten del artículo.

No hay comentarios

ene 23 2010

Novedades en “eborense.es”, fecha 23 de enero

Publicado por en Eborense.es

Dos pequeñas actualizaciones para la web, al menos pequeñas en lo que toca a los contenidos.

En la parte de Colaboraciones, había omitido (imperdonable) la mención del juego Talavera 1809 (complementado por un juego sobre la batalla de Vimeiro), publicado por Multiman Publishing. Este trabajo fue en su día muy exigente y agotador, pero fue divertido, y sobre todo, fue una gran ilusión y alegría el día que pude ver por fin el resultado. Mi primera experiencia seria en el diseño de wargames, y eso que he sido durante muchos años asiduo de este tipo de juegos. Es, sin duda, un trabajo del que me siento orgulloso, y por ello no entiendo muy bien cómo se me pudo pasar mencionarlo.

La segunda actualización es que he colocado una pequeña página de error en la antigua dirección de la página índice del capítulo “Talavera 1809. Victoria en el valle del Tajo”, al efecto de que aquellos que aún tengan activo el enlace a la antigua dirección no se pierdan. Desde esta página, clicando en el link correspondiente, se puede llegar a la nueva dirección.

No voy a hacer lo mismo para el capítulo del Athlétic Club. La razón es muy simple: las visitas son muy pocas y no merece la pena el esfuerzo. Mientars esto no cambie no estoy por invertir en ello mucho esfuerzo.

Por lo demás, las visitas a esta web marchan bien. Con un poco de suerte este mes de enero lo cerraré con 55.000 visitas únicas, que no está nada mal. Si supiera cómo monetizar estas visitas, con, por ejemplo, un céntimo por cada una, esta web se autofinanciaría. Pero el caso es que aún no tengo claro un caso de negocio que me sirva. En fin, tampoco es una prioridad.

No hay comentarios

ene 22 2010

Este agua es mía (parte 3 de muchas)

Publicado por en Res publica

Si es cierto, como nos dicen algunos, que no estamos a mucha distancia de ver guerras por el agua (acojónense aquí –por la vía “seria”- o aquí –directamente por la vía apocalíptica-), no será tampoco de asombrar que la próxima guerra civil que veamos en España sea igualmente por el agua.

Ya he manifestado antes mi opinión al respecto: el agua del río Tajo es de los españoles todos (y si acaso, también de los portugueses). Nuestra costumbres de hacer paisillos, que quizá arranque de siglos atrás, parece que nos impele a reclamar como propio (es decir, mío, mío y sólo mío) y propio (esto es, conferidor de carácter y ser) todo aquello que vemos desde los balcones de los Ayuntamientos de nuestros pueblos, ríos inclusive.

Entre otras simplezas que he escuchado acerca del tema de trasvasar agua del Tajo hasta las cuencas de Levante (del Levante español) está la de que no se va a negar (¡faltaría más! añaden los aspavientos) el agua para beber a quien lo necesite. Detalle curioso, éste de dar de beber al sediento en versión políticamente correcta. Curioso porque resulta que el agua para beber no es ni de lejos el uso mayor de las aguas.

Buscando algo de información para esta entrada, di con este artículo en Valdeperrillos (léanlo entero, comentarios incluidos), que resume muy bien la situación:

Si hablamos de agua para el hogar y beber los españoles consumimos unos 2.700 Hm3 al año. Esta cifra no le dice absolutamente nada al ciudadano. Quizá tenga una mejor perspectiva en las cantidades si le digo que una sola presa (La Serena, sobre el río Zújar, en la cuenca del Guadiana) almacena cuando llena un 20% más de esa cantidad. Cierto ministro de Obras Públicas se quedó muy asombrado al verla llena cuando el ingeniero que la proyectó y construyó le informó de que el propósito principal del embalse era crear riqueza mediante el riego y la energía eléctrica. El ministro no había hecho números – ni sabía hacerlos – y la mordaz lengua del ingeniero le puso en su sitio, ¿qué coño quiere Vd. que hagamos con todo este agua? ¿beberla?.

Sin embargo la cifra total del agua en España es de unos 21.000 Hm3. ¿Dónde está la diferencia?. La diferencia radica una vez más en las palabras del ingeniero. La riqueza y prosperidad. Esa diferencia está en la agricultura, en la industria, empresas y consumos municipales. ¿Es mucho o poco?. Una vez más el ciudadano – que tiene ocupaciones más importantes como contribuir con su esfuerzo, obligaciones familiares, trabajo e impuestos, al espectacular desarrollo de nuestro país, a la riqueza y la prosperidad - no sabría qué responder.

Lo cierto es que con esa cifra de uso de agua somos capaces los españoles de crear un euro (1€) de riqueza neta con 20 litros de agua. El talento y esfuerzo de cuatro generaciones ha permitido que los costes del agua para crear una economía de 45 millones de habitantes con 24.000€ de renta per cápita sean de dos céntimos de euro (€2c) por cada euro de riqueza. ¿Es mucho o poco?.

En Valdeperrillos no enlazan la fuente de sus cifras. Yo he encontrado esta información en esta parte de la web del Ministerio del Medio Rural y Marino. Así pues, agua sólo para beber hay de sobra, si es que hay alguien capaz de beberse tanta agua. La clave no está en el bebercio sino en el comercio, en lo que uno come, y de cómo se cultiva. Y de cómo se exporta; pero ésa es otra historia. En fin, que sin trasvase no es que condenemos a nuestros compatriotas a morirse de sed (¡faltaría más! dicen los aspavientos) sino que los condenamos a retroceder quizá un par de siglos en su prosperidad. Todo en nombre de la solidaridad, claro, porque sin recurrir a tan altos ideales no hay quien se trague el sapo.

Y ya puestos a encontrar datos, resulta que hay una web en la que dan día a día (y en el caso de algunos embalses, incluso en tiempo real) información sobre el agua embalsada. Con estas cifras me quedo algo más tranquilo: no habrá guerra civil por el agua en este año 2010. A menos que alguien quiera beberse el agua de los embalses del Tajo.

Aquí los datos de toda Castilla-La Mancha hoy mismo.

Aquí los datos de España toda también en el día de hoy.

No hay comentarios

ene 21 2010

Tito Livio en español (actualizado)

Actualización del día 21 de enero de 2010:

Me avisa Antonio de que ha modificado, mejorándola, su página sobre la obra de Tito Livio, con nuevos enlaces, y más información. Dado que es un tema muy interesante y un cambio de importancia, cambio la fecha de esta entrada, después de añadir esta actualización. El enlace de abajo sigue siendo válido para acceder al trabajo de Livio.

Más de una vez me ha dado la impresión de que en determinados campos históricos se producen avances en la divulgación científica gracias al tiempo y al esfuerzo de gente como yo mismo, gente interesada en usar nuestro tiempo libre para divulgar lo que sabemos, gente apasionada por la historia, y quizá gente con un puntito friki. Viene esto a cuento de que mi amigo Antonio Duarte Sánchez, murciano cabal y español a fuer de murciano, ha dedicado su tiempo a traducir al español las Períocas de Tito Livio, un epítome o resumen de su magna obra Ab Urbe Condita, la historia de Roma desde su fundación.

Como esta traducción es del mayor interés, y supone un avance notable en la divulgación de la historia de Roma, de cuyo cauce (entre otros) surge el caudal de la España moderna, aquí dejo el enlace acompañado de mi felicitación a Antonio por su trabajo y por la generosidad con que pone dicho trabajo a nuestra disposición.

2 comentarios

ene 18 2010

Música de lunes (LXIII)

Publicado por en Música

No hay comentarios

ene 17 2010

Lectura del día (XXI y XXII)

Publicado por en Historia Militar

Hace un par de días, gracias al FEHME, y especialmente gracias a su Presidente, José María Espinosa de los Monteros, he obtenido dos nuevas publicaciones sobre la Guerra de la Independencia en las cuales ha colaborado el FEHME de manera decisiva.

El primero de ellos es éste: El combate de Aranjuez, 5 de agosto de 1809. Este combate tuvo lugar entre el Ejército de La Mancha del general Venegas (que formaba el ala derecha de la maniobra conjunta sobre Madrid, de la que las tropas de Cuesta y Wellesley eran el ala derecha) y las fuerzas francesas del general Sebastiani. Esta parte de la maniobra aliada es la menos estudiada, por lo que es muy interesante, y colma una laguna importante, este trabajo.

El segundo es Los Granaderos de Castilla y el Séptimo Ejército español 1811-1813. El núcleo de este libro es la transcripción de la Memoria Histórica del Regimiento de Ynfantería Granaderos de Castilla. Además de este valioso documento histórico, hay en este libro suficiente material como para conocer bien la situación militar en el norte de España en la época indicada.

En fin, que creo que me lo voy a pasar en grande leyendo estas dos obras.

No hay comentarios

ene 13 2010

Algunos hombres buenos

Publicado por en Cine

Hace unos días cité un término (Código Rojo) tomado de la película que en España se tituló Algunos hombres buenos. Ésta es su ficha en inglés, tomada de la IMDB. Creo que como quizá la mención al Código Rojo y a Guantánamo no quedó clara, aprovecho para escribir esta entrada sobre dicha película.

Prólogo:

Antes de comenzar, advierto que esta revisión de la película contiene spoilers. Si no la ha visto y no quiere que le cuenten el argumento, no siga leyendo.

Antes de comentar:

Recuerdo vagamente haber visto esta película cuando yo era universitario, y también de haberme pitorreado de la envarada figura del teniente Jonathan Kendrick. Ahora bien, el recuerdo es tan vago que a lo mejor me estoy confundiendo de fechas. Como sea, esta película resulta ser una de las favoritas de María, por lo que la visto con ella una media docena de veces, y pese a lo que yo pensaba inicialmente, cada vez que la veo, distingo algún matiz nuevo; y siempre me resulta entretenida. Quizá por eso me salió la referencia ella sola, casi sin pensar.

Sinopsis:

Dos infantes de marina (marines) de la Armada de los EE.UU. destinados en la base de Guantánamo (Cuba) son acusados de asesinar a un compañero. Su defensa se le encarga al oficial Kaffee, buen abogado pero con poca experiencia. Él y su equipo tratan de averiguar la verdad del caso, aparentemente sencillo, pero las cosas son más complicadas de lo que parecen.

Comentario:

Esta película trata de la igualdad ante la ley. Algo que es más complejo en una estructura jerarquizada, como es una unidad militar, que en otros ámbitos.

El infante de marina asesinado, Willy Santiago, era un militar de muy baja calidad, una rémora para su unidad, un incordio, y encima, un acusica (o chivato). Como consecuencia, sus jefes (el coronel Nathan Jessep, jefe de su unidad, y el teniente Kendrick, oficial inmediato de Santiago) ordenan a los dos acusados que, violando la ley, le apliquen un correctivo, llamado Código Rojo en la jerga de cuartel. Digo violando la ley porque a lo largo de la película queda muy claro que el castigo se le aplica sin administrar ningún procedimiento, y por tanto, Santiago carece de posibilidad de revisar su caso, apelar a una instancia superior, o siquiera conocer los motivos por los que está siendo castigado; la película deja claro que por nada en concreto, sino por ser el desastre de militar que es. Uno de los dos acusados (el cabo Dawson, interpretado por Wolfgang Bodison), al final de la película, se da cuenta de ello: Abusamos de un débil, que es la misma postura que mantenía desde un principio uno de los ayudantes (el teniente de navío Weinberg, interpretado por Kevin Pollak) del abogado defensor (interpretado por Tom Cruise). Cuando el Código Rojo, contra pronóstico, termina con la muerte de Santiago, los dos autores materiales son acusados de asesinato y conspiración para asesinato, en tanto que los inductores se dedican a cubrirse ellos mismos para salir impunes del delito, poniéndose por segunda vez por encima de la ley. Real como la vida misma.

La trama es así de sencilla. La tensión descansa en el hecho de que, al tratarse de una unidad militar, los encubridores del crimen y de la violación de la ley están en una situación jerárquica en la que pueden bloquear la investigación, falsificar pruebas, y perjudicar las carreras profesionales de los abogados de la otra parte.

Hay gente que en esta película cree ver sólo un desfile de uniformes que justifican la acción contra el infante de marina Santiago, y que justifican que en una unidad militar cualquier abuso de poder puede darse, y de hecho se da, con connivencia mayor cuanto más alto es el empleo de quien lo conoce. Pour encourager les autres. O, en español, el fin justifica los medios. Bueno, teniendo en cuenta que los “malos” acaban todos descubiertos, trincados y juzgados (más un encubridor suicidado a causa del remordimiento), y los autores materiales del desmán (al menos uno) también arrepentidos por ello, vaya fascistas de uniforme más flojos: un simple abogado júnior es capaz de sacarles los colores.

Además de este tema, que es el núcleo de toda la historia, hay un segundo tema que a mí me fascina, y es el juicio en sí. No soy en absoluto partidario de los juicios con jurado porque, quizá influenciado por lo que he visto en la pantalla, me da miedo que un abogado con lengua de plata acabe logrando la absolución de sus defendidos simplemente cargando culpas, algo que, por cierto, dice expresamente Kaffee en un momento. Al final sale la verdad en el juicio (sólo dos veces se habla de verdad en la película, una de ellas en una nota de suicidio), aunque no es exactamente lo que Kaffee buscaba. Él buscaba alguien al que cargarle el mochuelo, el coronel Jessep, y el coronel se lo puso en bandeja.

Por lo demás, si sobreactuar es mostrar que se está actuando, en esta película todos los actores sobreactúan, y por ello todos los personajes parecen un poco de cartón-piedra, parte de la tramoya de la película, y no parte de una historia que se nos está relatando. Pero si Jack Nicholson, en su interpretación del coronel Jessep, tiene un pase porque es tan histriónico que entretiene sólo por ello, los demás no tienen este pase. El único personaje que está natural (y no siempre) es el interpretado por Kevin Pollak. Demi Moore enseña palmito, y poco más, e incluso yo pienso (María no está de acuerdo conmigo) que ni tan siquiera: su peinado es espantoso, el vestuario no le favorece, muestra barriguilla en el uniforme, y además éste no le cae bien…

Como muestra de lo artificial que es todo, recuerdo una escena que muestra el exterior del juzgado donde se desarrolla el juicio. Por la acera pasan una oificial y un marinero, ambos de uniforme. Los dos están tan envarados que parece que estén desfilando, en lugar de parecer dos personas que están moviéndose por allí con algo que hacer.

Pese a ello, la trama principal, y el desarrollo del juicio, son entretenidas. En buena medida porque pese a los histrionismos de Tom Cruise y de Jack Nicholson esta película es obra de muchos personajes (herencia, supongo, de que la versión original es una obra de teatro), y cada uno aporta elementos de valor, en secuencia, para mantenerte enganchado a la pantalla.

Frases para la historia:

Coronel Nathan Jessep (a Kaffee, en presencia de la capitán de corbeta Galloway): Quiero decirte algo, y escúchame bien porque hablo muy en serio. Eres el hombre más afortunado del mundo. No hay nada en esta tierra más sexy, créanme, caballeros, que una mujer a la que tengas que saludar al despertarte. Ascendedlas a todas, digo yo. Porque esto es cierto: si nunca te ha hecho una mamada una oficial superior, muchacho, te estás perdiendo lo mejor que puede haber en esta vida. Y qué gran verdad es ésta… quien lo probó lo sabe. ;)

Daniel Kaffee (a su equipo, antes del juicio): Mi padre decía que un juicio con jurado no consiste sólo en la ley sino en cargar culpas. Santiago está muerto y no debería estarlo. Esas 9 personas insistirán en que se culpe a alguien. Ross [el fiscal] les dará a mis clientes y nosotros a Kendrick. Esto es una venta ambulante. No lo va a ganar la ley, lo van a ganar los abogados. Eso es lo que me acojona a mí que pueda pasar en los juicios con jurado. Si pasamos de tener jueces-estrella a tener abogados-estrella, mal asunto.

Objeto destacado:

El coche vintage de Kaffee, detalle friki que le señala (además de por ser un fanático del béisbol) como a un maverick. Y todo ello juega, además, su papel en la trama.

Mi escena favorita:

La comida al aire libre en la base de Guantánamo, en la que se juntan todos los verdaderos protagonistas: Jessep, Markinson, Kendrick, Kaffee, Galloway y Weinberg. Y se muestra cada uno tal como es, incluso en los mínimos gestos. El peso de la escena lo lleva Jessep (Nicholson), pero atentos a los gestos de Markinson y Kendrick. Dicen mucho, especialmente cuando se recapitula la película entera.

Calificación global:

La actuación no es buena, la historia policíaca (la investigación) no llega a ser ese thriller que sugiere la banda sonora, el juicio es a ratos farragoso… Pero a mí me parece entretenida, y eso es lo mínimo que le pido a algo para poder verlo.

No hay comentarios

Sig »