Archivo de 26 mayo, 2010

may 26 2010

Balance de la Liga 2009-2010

Mi enfermedad ocular (que aún persiste) me impide estar delante de la pantalla del ordenador tanto tiempo como a mí me gustaría. Eso ha hecho que se retrasara este post, como otros, porque sólo puedo escribirlos lentamente. Sin embargo, en este caso lo prefiero así, porque de esta manera me da tiempo a meditar lo que escribo. Que no es sino mi particular visión del balance de la temporada 2009/2010 para el Athlétic Club.

A mí esta temporada me ha dejado un regusto agridulce.

Creo que pocos esperábamos, al comienzo de la Liga, una situación tan desahogada como la que hemos vivido. Si en la Liga hay a su vez varias sub-ligas integradas por varios equipos de parecido nivel, nosotros hemos estado en la sub-liga que va justo por detrás de aquella en que se decide el campeonato (y que este año, como en el anterior, sólo tenía dos equipos: F.C. Barceliona y Real Madrid), sub-categoría que yo creo que pocos hubieran apostado tener al comienzo de temporada, antes de que comenzara a rodar el balón. Otros sí lo dijeron, que lo escuché yo. Dijeron, en concreto, que había plantilla para hacer una buena temporada.

La verdad, yo era escéptico al principio, pero cuando el balón comenzó a rodar y vi el buen arranque del equipo en la UEFA Europa League y en nuestra Liga., auguré que al haber comenzado tan temprano la temporada, a causa de la competición europea, tendría un efecto beneficioso en el rendimiento del equipo en la Liga española, aunque me permití dudar de si la plantilla llegaría al final con el empuje físico suficiente como rematar la competición.

En el final de temporada es donde termina la parte agria (en cuanto a la competición; la sensación aún dura), puesto que es una pena que tras haber estado en puestos de competición europea, con buenas opciones, la mala racha final (tres puntos en seis partidos, los jugados de la jornada 32 a la 37) nos haya dejado sin volver a Europa por la puerta grande, esto es, mediante la clasificación en Liga.

La parte agria, por otro lado, y como ya comenté, comenzó por la eliminación en Copa. En primer lugar, por la temprana eliminación ante un rival asequible. En segundo lugar, porque a la vista de cómo ha ido la competición este año, no es nada descabellado pensar que hubiéramos podido repetir la clasificación del año pasado, esto es, estar en la final.

En la parte dulce se encuentra en primer lugar lo desahogado de la clasificación, pero más aún el buen juego que ha practicado el Athlétic Club. Puestos a jugar un fútbol directo y sin florituras, por lo menos hay que hacerlo bien: sin complejos, con frescura, con un punto de chulería. Al menos esta temporada hemos visto muchos minutos de esta alegría en el juego, y se agradece un montón.

En la UEFA Europa League se ha llegado lo bastante lejos, y con un nivel de juego y de resultados lo bastante satisfactorio, como para dar por bueno lo hecho. Fastidió la eliminación, por supuesto, pero el Anderlecht, campeón de la Liga belga en esta temporada, era evidentemente un rival superior, incluso dadas las distancias entre las Ligas española y belga.

Como dije, estoy convencido de que lo lejos que hemos llegado tanto en la UEFA Europa League (sobre todo) como en la Liga se debe a que ha vuelto la alegría al juego. Creo que ello se debe a que este año la plantilla ha tomado un aire de frescura que la ha hecho más competitiva y más “jugona”, por así decirlo.

Muchos hablan de la “explosión” de Javi Martínez como motivo principal del buen juego del club, aunque yo creo que a este jugador le queda aún para explotar del todo. Y el día que lo haga, ríanse ustedes de la Semana Grande. Bueno, al menos se ha quitado el mote de chavalito que Javier Clemente, en un mal día (del propio Clemente, no de Martínez), le dedicó. Pienso también que Javi Martínez no ha estado sólo, sino en compañía de otros jugadores como Amorebieta, Toquero (eso sí es frescura y desparpajo), y Fernando Llorente, con los que se ha entendido muy bien. Gracias a estos cuatro hemos recuperado el gol, que es algo que echaba yo de menos desde que perdimos a Del Horno, Ezquerro y Urzáiz. También me ha sorprendido agradablemente la aportación de Gurpegui, al que yo daba ya como amortizado. La aportación de Gorka Iraizoz no ha sido una sorpresa, porque era lo que yo esperaba de él. La revelación de la temporada, Muniain, ha ido de más a menos, pero hay que entender que es un jugador joven, aún por cuajar. Estoy convencido de que lo mejor de Muniain está por venir. Se habrán dado cuenta de que no cito el nombre de ningún jugador de la defensa. Eso se debe a que pienso que ésta ha estado normalita, en su sitio, aunque sin nada de especial relevancia.

A quien sí quiero dedicarle una especial mención es a Joaquín Caparrós, el entrenador. Pese a los defectos que tiene, ha logrado dar estabilidad en las últimas temporadas a una plantilla que lo necesitaba, y de su mano ha cuajado un equipo que, sin volvernos locos ni en juego ni en resultados, al menos ha superado la marca del club en la última década. Mérito suyo, qué duda cabe. Ojalá que sobre esta base puedan construirse resultados deportivos de más alcance.

Dicen los rumores que el futuro de Javi Martínez está lejos de San Mamés. La verdad, no me sorprende. Y si alguien me pregunta por mi opinión, diré que a mí me parece bien. No podemos retenerle a todo trance, como se hizo con Julen Guerrero, a fin de convertirle en el icono del club, y luego malgastarle sin una plantilla y unos objetivos deportivos acordes con el pedestal al que se le ha subido. Otra cosa sería si el Athlétic Club pudiera mostrar en los últimos años, y sostener razonablemente en los próximos, un nivel deportivo capaz de obtener títulos. Hay razones de sobra para que, incluso sabiendo que no durará mucho en Bilbao, se haga un cierto esfuerzo por retener al jugador. Por ejemplo, un motivo que se me ocurre es que termine de cuajar y asentarse como futbolista. Ahora bien, si la única razón que se puede aportar, como dice la noticia anterior, es la defensa de la campaña electoral del Presidente del club, me quedo sin entender nada. ¿Tan grave piensan que es realmente la baja de Javi Martínez? Me cuesta creerlo.

¿Cuál es el futuro del club para la temporada 2010/2011? Espero que como la espina dorsal de la plantilla va a ser la misma, podamos esperar al menos el nivel de desahogo en la clasificación y las pequeñas alegrías que nos han dado en esta temporada. Aunque a mí esto se me hace poco. Realmente yo pienso que habría que ser más agresivo en la lucha por la Copa. La plantilla ya ha demostrado que podía simultanear dos competiciones (Liga y UEFA Europa League) en razonables condiciones. Pelear por la Copa a la vez que se mantiene el nivel en la Liga no me parece nada descabellado. Por el contrario, creo que es ahora mismo el camino más asequible para reverdecer laureles.

Ya que hablo de bajas, quiero citar las tres bajas más sensibles que se han producido en la plantilla.

La primera, la de Joseba Etxeberría. Después de 15 temporadas en el club, con la de centenares de kilómetros que ha hecho con la zamarra rojiblanca, y con el cariño que ha demostrado el club en los dos últimos años, sólo queda por decir, simplemente: muchas gracias, Joseba.

La segunda, la de Armando Ribeiro. Se le fichó como última opción de parcheo en una situación muy mala. Se le pidió profesionalidad. Ha cumplido con creces. Gracias, Armando.

La tercera, la de Fran Yeste, la que más voy a lamentar en un futuro, pero que me ha parecido casi inevitable, y hasta necesaria. Fran Yeste ha sido y es un gran jugador. Como a muchos grandes jugadores, su carácter le ha impedido ser el crac que hubiera podido ser, y le ha terminado alejando del club que es su sitio natural, y por el que tanto ha hecho. Gracias, por todo, Fran; te deseo lo mejor en tu próximo club.

Y esto es todo lo que quiero escribir sobre este asunto, por el momento.

No hay comentarios