Archivo de junio, 2010

jun 30 2010

Enlace del día (VII)

Publicado por en Historia

El enlace de hoy lleva a una web en la que se muestran fotografías de trajes reales de la época napoleónica. Son trajes civiles y casi todos de mujer, al menos lo que yo he visto. No obstante, interesante. La exposición puede verse en la Trienal de Milán del 16 de junio al 12 de septiembre de este año.

Gracias, Teresa.

No hay comentarios

jun 29 2010

Lectura del día (XXXII)

Publicado por en Historia Militar

La lectura del día de hoy supongo que alegrará a más de uno de los recreadores históricos que lee este blog. De una carta firmada por el teniente coronel Alexandro O’Donnell, del regimiento Imperial Alexandro (formado por personal español). La carta lleva fecha de 22 de septiembre de 1813:

Relación de prendas de Bestuario (…) que cada uno necesita:

1 Capote

1 Casaca

1 par de Pantalones de Paño

1 id de Lienzo

1 par de medios Botines

3 camisas

2 pares de medias

1 Corvatín de Cuero

3 Pares de Zapatos

1 Mochila con tres correas para atar el Capote

1 Shaco con escarapela

1 Gorro de Cuartel

(…)

1 fusil con bayoneta, cinturón, cartuchera, sacatacos y destornillador

40 Cartuchos y 4 Piedras

Para cada uno 1 Bidón de oja de lata pa aguardiente o vinagre

1 Olla y tapadera de oja de lata pa cada 10 hombres

Los Sables de los Granaderos, sargentos y Cavos son de mala calidad y será conveniente reemplazarlos. Son 500.

Primera noticia (para mí) de que los cabos llevaran también sable. No obstante, así está escrito.

En cuanto al listado de dos pantalones, y no sólo uno, supongo que se debe a que un pantalón es para el invierno (el de paño, que era, por definición, una tela muy tupida, generalmente de lana) y el otro para el verano (el de lienzo, más ligero porque estaba hecho de lino o de algodón). Me gustaría enormemente saber la altura de los medios botines, y si se llevaban por fuera o por dentro del pantalón.

En fin, no está nada mal disponer de esta relación de enseres.

La carta del teniente coronel O’Donnell está tomada de la obra Memorias de soldados españoles durante la Guerra de la Independencia (1806-1815), editado por el Instituto de Historia y Cultura Militar. Una obra magnífica por su contenido.

No hay comentarios

jun 28 2010

Música de lunes (LXXXVI)

Publicado por en Música

Esto es amor. Quien lo probó lo sabe.

No hay comentarios

jun 21 2010

Música de lunes (LXXXV)

Publicado por en Música

Después de la broma de la semana pasada, este videoclip podría ser también una broma… de no ser porque en lo que cantan a veces me reconozco y reconozco lo que pasa a mi alrededor con la gente de mi edad. Si esto es una broma, sin duda se trata de humor negro.

No hay comentarios

jun 20 2010

Enlace del día (VI)

Publicado por en Historia Militar

Navegando un rato por la red, con un solo ojo, por supuesto, me he encontrado con este especial del diario El Correo sobre la Guerra de la Independencia. No lo he mirado todo, la verdad, pero en general puedo avanzar que lo que he podido mirar es más de lo mismo, nada original ni nada nuevo. Claro que, por otro lado, el que un diario del peso de El Correo dedique espacio a un monográfico sobre este tema me parece un paso adelante muy importante.

Si acaso, de todo el especial, lo más reseñable es esta página, en la que hay un recopilatorio de música. Como mi cultura musical es muy escasa, no me atrevo a hablar de la calidad de cada uno de los temas. Además, conviene decir que no toda la música española enlazada es de época. La Marcha Granadera y la Marcha Fusilera, hasta donde yo sé, lo son, pero hay otras canciones que, si no me equivoco, son modernas, de principios del siglo XX. En cualquier caso, ahí dejo el enlace. Que disfruten.

Por cierto, y como curiosidad. El dibujo que ilustra la parte de música “aliada” muestra a un grupo de oficiales franceses. Si no me equivoco, la imagen está tomada de uno de los libros de la serie “Guerreros y Batallas” de la editorial Almena. En cambio, el dibujo que ilustra la música “francesa” sé muy bien que está tomado de mi propio libro sobre la batalla de Talavera publicado en 2004 por la misma editorial. Se trata  de una reunión del cuartel general del Ejército de Extremadura, con la presencia del general Cuesta (que es el que señala sobre el mapa), así como de otros altos mandos como el general Zayas. El dibujo es nada menos que del maestro Dionisio A. Cueto.

No hay comentarios

jun 19 2010

Cosas que ver en Talavera (I)

Publicado por en Talavera de la Reina

En el último año he pisado las calles de Talavera de la Reina mucho más que en los años anteriores. La razón es muy simple, y se debe a mis circunstancias personales.

En este tiempo he visto muchas más cosas que en años anteriores. No todas me han gustado.

Hasta ahora estas cosas han quedado en mi memoria y en la de la gente que ha tenido la paciencia de escucharme hablar de ellas. El jueves de la semana pasada se colmó mi paciencia. Ese día sucedió algo que estuvo a punto de conseguir que a partir de ese momento publicase en este espacio, para pública queja mía, algunas de estas escenas talaveranas que no me agrada ver.

Ese día, por la tarde, salí de comer de casa de mi madre temprano, todavía en la hora de la siesta, puesto que tenía una cita. Al llegar al portal me encontré esta escena: un camión de reparto de Coca-Cola que, subido al bordillo, había dejado el morro a menos de treinta centímetros de la única puerta de entrada y salida del inmueble. Para seguir por la acera a la derecha (mi ruta), según se salía del portal, había que pasar de lado, y además sólo si se plegaba el retrovisor del camión.

La flecha amarilla de esta foro señala dónde está la placa del vado permanente bloqueado por el camión.

Según el conductor del camión, es que él no tiene otro sitio donde dejar el vehículo. Yo, por mi parte, no tenía otro camino por el que salir. Los demás vecinos, tampoco. Por tanto, cualquiera que sea el motivo del conductor para invadir metro y medio de acera, tapar un vado permanente, y bloquear el paso libre al acceso de una vivienda, me parecen injustificados. Así se lo dije, no fuera a pensar que en el fondo no me había quejado, y que quien calla otorga.

Éstas son las fotos que prueban que no exagero. ¿Desearía alguno de ustedes, lectores, encontrarse con esto al salir de casa?

El conductor me vio hacer las fotos, y me preguntó que para qué las hacía. Le respondí con la verdad: por si acaso me daba por denunciarle. Me refería a la denuncia en este blog, y también, y me lo estoy pensando, a la denuncia ante la policía, para que se tomen las medidas oportunas. En estas fotos que aquí publico he borrado las matrículas de los vehículos, pero los originales, bien guardados, tienen esos números bien visibles.

Ah, por cierto, aunque el conductor del camión tuvimos un cruce de palabras, fue una conversación con mucho talante: ni nos levantamos la voz, ni hubo insultos, ni nos apeamos el “usted” en ningún momento.

Al llegar luego a la casa de María, le comenté la escena completa, y le mostré las fotos. Ella me dijo que el motivo para que los camiones tengan que colocarse así en nuestro barrio se debe a que desde el verano pasado las aceras son más anchas (gracias, Plan E), y no se pueden dejar vehículos en doble fila, como antes se podía. Los principales afectados son los pequeños comercios que tanto abundan por nuestra zona, cuyos proveedores no pueden cargar y descargar con la soltura de antaño. El argumento es cierto. Ahora bien, justificar por ello que no podamos salir y entrar de nuestras casas sin tener que hacer ejercicios de contorsionista me parece un argumento falaz.

He tenido paciencia y he esperado unos días a que se me pasara el calentón. Hoy, a la hora de comer, he visto un Ford Fiesta gris plateado en la misma posición que el camión de Coca-Cola, solo que esta vez el portal bloqueado era el número 9 de la calle. Los “bloqueadores” eran unos comerciantes que tienen su negocio cerca. Mi tía Pilar, que también ha sido testigo de la escena, los ha disculpado por razones parecidas a las de María. Una vez más, el argumento me parece falaz. Dos veces en pocos días es demasiado, y me he decidido por fin a publicar esto como queja pública del poco civismo de algunos de nuestros vecinos.

Por cierto, también me he fijado que la semana pasada en nuestra calle han pintado varias zonas de carga y descarga. Espero que eso sea un alivio para los comerciantes de la zona.

No hay comentarios

jun 14 2010

Música de lunes (LXXXIV) ++

Publicado por en Música

Permítanme una pequeña broma con el videoclip de hoy.

No creo que esta canción sea la mejor de la historia, ni tampoco la que más me gusta. Las dos cantantes no son tampoco las dos intérpretes que me llaman la atención. De la carrera musical de Sabrina Salerno no sé nada. De la de Samantha Fox sé algo más porque en otros tiempos me agradaba su música. Hoy, no tanto, además de que su carrera musical ya no está en su mejor momento.

Sin embargo, ésta es una canción sencilla y entretenida. Qué más se puede pedir un lunes a estas horas. Y además gracias a sus protagonistas, este videoclip tiene un atractivo (o dos) añadido, al menos para mí, y supongo que para muchos españoles que fuimos adolescentes en los años 80 del siglo pasado. Que lo disfruten.

Actualizado: El enlace que puse en su día ya no está activo. He vuelto a localizar el vídeo en YouTube, y he cambiado el enlace. A ver si esta vez dura.

Actualizado de nuevo: Pues no, no duró mucho. Vuelvo a poner el enlace al vídeo, tal como puede verse actualmente.

No hay comentarios

jun 07 2010

Música de lunes (LXXXIII)

Publicado por en Música

No hay comentarios

jun 03 2010

Novedades en “eborense.es”, fecha 2 de junio

Publicado por en Eborense.es

A falta de algo de más enjundia para rellenar el blog, voy a escribir ahora acerca del funcionamiento de la web en general. Hubiera preferido tener a punto los comentarios sobre las conferencias de mayo, pero de momento no puede ser.

El funcionamiento de la web, medido en número de visitas, es bueno. Sigo superando registros anteriores, y estoy contento por ello.

La mayor parte de los visitantes llegan por acceso directo, lo que quiere decir que en sus navegadores tienen guardada la URL de mi web. Eso significa que tengo una “clientela” fija, algo muy interesante para toda web personal.

Sin embargo, he notado un ligero descenso en estos accesos directos a favor de los criterios de búsqueda. Esto es, proporcionalmente hay más gente que llega a mi web a través de algún buscador. Me siento contento por estos resultados, ya que al fin y al cabo se trata de la medida del éxito de mi decisión de cambiar direcciones de páginas para estar mejor posicionado en los buscadores. Además puedo ver mes a mes cómo los visitantes por búsqueda van aumentando, lento pero constante hasta la fecha. Otra buena noticia.

Los criterios de búsqueda son cada vez más relevantes, y se alejan de las cadenas sin sentido (sin sentido respecto al contenido de esta web) que en otras ocasiones han aparecido en mis estadísticas. Detalle a añadir a la buena noticia anterior. Sí, hay quien llega a mi página con criterios bastante raros, pero son los menos, un porcentaje casi residual. Y, sí, los criterios más usados siguen siendo los relacionados con José Bonaparte (incluso hay quien busca a un tal “jose fernando buenaparte”), pero eso no me hace cambiar de opinión, por ahora.

La tercera buena noticia es que pese a la cantidad de días que he dejado de publicar en el blog, a causa de mi enfermedad ocular (y los días que me quedan sin poder publicar, ay), el número de visitantes no ha caído de forma significativa. Incluso descontando el efecto del “spam” y de los “bots” (que se han incrementado un poco en los últimos días, por cierto; nada grave por ahora).

Tengo material pendiente de publicar. Si antes de estar fastidiado de la vista ya tenía una lista de trabajo pendiente muy larga, después de los trabajos de las conferencias y, sobre todo, la incapacidad para poder trabajar frente al ordenador, la lista ha aumentado.

Actualización: Había escrito lo anterior antes de ir a consulta con mi médico oculista. Ya he regresado, y las noticias no son buenas, por lo que la pila de “temas pendientes” necesariamente crecerá, y la actividad de este blog, por supuesto, no. Paciencia. Y confianza en que Dios proveerá.

No hay comentarios

jun 01 2010

Robin Hood, de Ridley Scott

Publicado por en Cine

Prólogo:

Antes de comenzar, advierto que esta revisión de la película contiene spoilers. Si no la ha visto y no quiere que le cuenten el argumento, no siga leyendo.

Antes de verla:

Los que me conocen saben que el cine con pretensiones históricas me repatea mucho por la cantidad de licencias que se permiten los directores y guionistas, razón por la que no voy a ver películas de este tipo casi nunca. Esta película era una más de las de la lista de no ir a ver, pero resulta que como María opina que Russell Crowe está buenísimo, para ella era, al contrario, un must see. Como tampoco me hacía grandes ilusiones, terminé por verla. No tenía expectativas de ningún tipo antes de visionarla, y efectivamente quedé satisfecho, porque la película no ofrece nada.

Sinopsis:

El arquero Robin Longstride deserta del ejército inglés poco después de la muerte del rey Ricardo Corazón de León. Al tratar de regresar a Inglaterra con tres compañeros (John Little, Hill Scarlet y Alan A´Dayle), su historia se ve envuelta en la historia de sir Robert Loxley (sic, según el IMdB) y con el destino final de la corona real del difunto Ricardo.

Robin Longstride, arquero inglés, antes de travestirse en sir Robin Loxley.

Comentario:

¿Historia? Ja. Vaya cantidad de patadas que le dan a los hechos de los reinados de Ricardo y Juan Sin Tierra. ¿Leyenda? Je. Vaya cantidad de morcillas que le meten a la leyenda de Robin Hood. Para muestra, basta decir que este nombre (que es el título de la película) no se pronuncia mas que una vez, casi al final. ¿Espectáculo? Ji. Mucho mejor la versión de Errol Flynn, por no mencionar la de Kevin Costner, que tampoco me disgustó. Sólo se salvan las escenas que Ridley Scott ha tomado prestadas de Salvar al soldado Ryan (por ejemplo, la del “desembarco de Normandía a la inversa”, y también la del asalto al castillo francés) y las ha metido con calzador en la trama de esta película. Claro que éstas desentonan tanto del resto del film que quedan como pegotes. ¿Interpretaciones? Jo. Crowe no se ha recuperado de Gladiator, papel que también clava en esta película. Pena que el guión aquí sea otro. Y Cate Blanchett si fuera sólo un poquitín más fría podría interpretar al iceberge del Titanic.

La leyenda del arquero de Sherwood (nombre que, por cierto, tampoco se menciona) resulta una falsa premisa, porque la acción no arranca con Robin Hood como “bandido bueno”, sino que se centra en el “proceso” (por llamarlo así) que transforma a Robin Longstride en un “luchador de la libertad”.

La subtrama de la lucha contra la Corona (contra Juan, mejor dicho) por la libertad queda sólo esbozada. Resulta que Robin es el hijo de un revolucionario, tan exitoso que incluso contó con la atención (nada más) de varios nobles. Pero al final resulta que esta lucha se empantana primero porque los nobles, acuciados por el peligro que corre Inglaterra, acceden a pactar con el rey la firma de la Carta Magna (que no se firma), y segundo, porque a la hora de la verdad son también unos corderos.

La subtrama romántica entre Robin y Marion no terminó de gustarme. Demasiado superficial. Demasiada nobleza la de Robin, y demasiado hielo esperando ser derretido por parte de Marion. Además (y son palabras de María), Russell Crowe está en esta película demasiado viejo y gordo. Yo añado que Cate Blanchett pierde mucho de su belleza teñida de morena.

Y, en fin, dejando aparte las excursiones hacia el cine bélico, hay poca acción. Uno podría esperar que Robin y sus amigos fueran un poco más activos y pelearan más a menudo. Pero no. Tampoco es que estén preocupados por deshacer entuertos a golpe de flecha.

Total, que no esperaba nada, y nada obtuve.

Frases para la historia:

Sir Robert Loxley: Vos sois inglés. Godfrey: Sólo cuando me interesa. Es la respuesta de un inglés perfecto.

Objeto destacado:

El casco de Ricardo, con la corona real encajada en él. La de vueltas que da el objeto. Juega un papel importante en la trama. No hablo sobre su historicidad porque la Edad Media no es mi fuerte.

Escena de “Salvar al soldado Ryan” en las playas de Dover con “rangers” franceses. Para morirse de risa.

Escenario destacado:

La llegada a Londres, remontando el estuario del Támesis, del barco en que regresan a casa Robin y compañía. Bonita fotografía, bonito montaje de los elementos de la escena, incluyendo la reconstrucción digital del puerto fluvial de Londres y de la propia ciudad.

Calificación global:

Ni quiero volver a verla ni pienso gastarme en esta película un céntimo más de lo que ya me he gastado. Prescindible.

No hay comentarios