Archivo de septiembre, 2010

sep 29 2010

Colegial de Santa María, de nuevo

Publicado por en Arte,Fe

El pasado domingo día 26, por fin se re-inauguró solemnemente la Iglesia Colegial de Santa María. Por fin, después de varios años de reformas y obras, con parones, quiebra de una de las concesionarias, y un montón de retrasos, la Colegial puede ser usada de nuevo para el culto, y además expone a la vista pública varios de sus tesoros, muchos de ellos desconocidos por la mayoría de los talaveranos.

Ya la entrada fue espectacular: entramos por la puesta norte, la que da a la plaza del Cardenal Loaisa. Nunca jamás había visto yo abierta esa puerta. Y por tanto nunca me había fijado en el tríptico pintado que la preside. Este tríptico no está restaurado, de hecho tiene pinta de que con él hay mucho trabajo por delante; pero ya poder verle para apreciarlo es algo que hemos ganado en este proceso.

Yo he tenido la suerte de poder ver de cerca varias de las fases de la reforma. Ya sabía por tanto que la nave iba a quedar mucho más iluminada, al retirar los ladrillos que cubrían los ventanales de la parte alta de la iglesia, así como tras la limpieza de techos (destrozados por la humedad) y el saneamiento de los tejados. Incluso así me quedé muy gratamente sorprendido al ver cómo había quedado la sacristía, que en lugar de ser un sitio lóbrego, sucio, con manchas de humedad, se ha convertido en un espacio luminoso, amplio, en el incluso hay sitio para exponer parte de los bienes de la Colegial.

Lo que menos me gustó, porque es lo que menos dice después de esta reforma, es el claustro. María fue incluso más allá y me dijo que en realidad el claustro está estropeado después de la restauración. Como prueba me señaló unas fotos de cómo era antes de la reforma, con árboles, y suelo de tierra. Un amigo nuestro (uno de tantos que se acercaron a ver la Colegial esa tarde) estuvo de acuerdo con la idea de María.

No quiero decir que eso es poca cosa comparado con el global de la restauración, porque sería dejar de lado el valor del claustro en el conjunto de la Colegial. Por eso incluyo aquí estos dos comentarios.

Pongo unas pocas de las fotos que tomamos aquella tarde. Qué gusto poder hacerlo, después de tantos años y tantas penas con la Colegial.

Altar Mayor y muro posterior de la iglesia. Las vidrieras que representan a los Santos Mártires (Vicente, Sabina y Cristeta) son ahora claramente visibles.

Panel central del tríptico pintado que hay en la puerta norte de la iglesia.

Parte del arte sacro que se expone en la sacristía. Cruz procesional y juego de lavado de cerámica.

Libro de himnos religiosos que puede verse expuesto en el claustro.

No hay comentarios

sep 28 2010

El trabajo de Antonio Duarte: nuevas webs

Publicado por en Historia,Historia Militar

Nos escribe hoy mi amigo Antonio Duarte a varios conocidos para informarnos de que ha cambiado las URL’s de las páginas en que guarda sus trabajos. Las nuevas, y ojo que quizá no todas estén activas ahora mismo, son las siguientes:

La Períocas de Tito Livio, aquí y aquí.

La Rei Militaris de Vegecio, aquí y aquí (ojo, es un PDF).

La Notitia Dignitatum, aquí y aquí.

El Edicto de Precios de Diocleciano, aquí.

Su trabajo sobre el ejército romano, aquí (ojo, es un PDF).

Su página web sobre el Reino de Murcia, aquí.

Creo que su trabajo es de gran importancia, así que creo la conclusión es que merece la pena mantener estas direcciones actualizadas.

Iré cambiando las direcciones que publiqué en entradas anteriores según mi tiempo me lo vaya permitiendo. Hasta entonces, tengan paciencia.

No hay comentarios

sep 27 2010

Música de lunes (XCVII)

Publicado por en Música

También hoy la canción es de Los Secretos. No sé dónde se grabó este vídeo, el caso es que la puesta en escena y la orquestación son muy similares a lo que María y yo vimos en el concierto que Los Secretos dieron en el teatro romano de Mérida. Disfruten.

No hay comentarios

sep 24 2010

To blog or not to blog

Publicado por en Blog

Esta misma semana, hace pocos días, pasé un rato muy agradable hablando con otro amateur de la historia, como yo mismo, que me contó y me mostró los frutos de su trabajo. Creo que él y su hermano han hecho un trabajo dignísimo desde el punto de vista de la historia, y también que gracias a este trabajo se ha podido saber más del papel que Talavera de la Reina tuvo como base de adiestramiento militar durante nuestra última guerra civil. Especialmente me parece impresionante el trabajo que han realizado en torno a la Legión, que no sólo tuvo aquí uno de sus principales centros orgánicos durante la guerra (hasta el punto de que más de la mitad de las banderas –batallones– se completan aquí) sino que además configuró, creo yo, la vida social de la ciudad no poco.

Hablando de esto, yo le mostré mi trabajo en mi propia web, y les mostré mi blog. Y entonces vino la pregunta del millón:

¿Para qué sirve un blog?

Bien preguntado, sí señor. Yo le di la respuesta de para qué me sirve a mí este blog.

En primer lugar me sirve para publicar a mi costa pequeñas informaciones que complementan la información principal, pero que por su naturaleza o extensión no merecen una actualización de alguna página, o que no terminan de encajar en los textos ya escritos. Por ejemplo, esto, y esto. El segundo enlace es la entrada del blog que más visitas recibe procedente de buscadores.

En segundo lugar me sirve para anunciar actividades relacionadas con el tema principal, pero que por su naturaleza no pueden incluirse como parte de la web. Por ejemplo, ésta y ésta. Por no irme un poco más atrás.

En tercer lugar, me sirve para expresar mi opinión, mi sentir o mi vivir sobre los asuntos que me apetece. Por supuesto. No hace falta que ponga ejemplos de ello ¿verdad?

En cuarto lugar, y esto es importante, sirve para mantener el dinamismo de la comunidad que se ha construido sola alrededor de este espacio web. Le puse como ejemplo la caída de las visitas tras el “apagón” del blog en agosto, y tras las semanas de inacción que he mantenido este verano, y que han llegado a su punto más bajo justo hace una semana. Bajones, por cierto, que he ido remontando, aunque sin llegar a los niveles de visitas que tenía antes, a base de la única medicina posible: volviendo a escribir de lo que me gusta a un ritmo más frecuente.

Yo sé porqué me hizo la pregunta. Este amigo mío tiene una empresa, y tiene una página web desde la que se anuncia al mundo. Y se pregunta si a dicha web le vendría bien un blog.

Por las dos primeras razones que he señalado, mi opinión es que sí. Un blog es, en ese sentido, como un tablón de anuncios idóneo para pequeños anuncios profesionales, o para ampliar información (o contar novedades) sobre algunas de las actividades de la empresa de mi amigo, cosas que por su escasa extensión no merece la pena poner en la web.

Por la cuarta razón, mi opinión es claramente que sí. Haciendo “comunidad” en torno a sus servicios con sus clientes como protagonistas, pueden obtener de éstos la realimentación precisa para mejorar sus servicios, y pueden también anticiparse a sus necesidades ofreciéndoles nuevos productos a través del blog. En definitiva, una comunidad de clientes (reales o potenciales) es algo que mueve dinero. Solo que si esa comunidad no está concentrada, ese dinero está disperso.

Dicho sea de paso, esta idea es la que a veces barajo para intentar sacar rentabilidad a mi web. Lo que sucede es que aún no he encontrado el método para realizar esta concentración de dinero.

Y, finalmente, la tercera razón que antes he apuntado también les puede venir bien. La intervención personal, con opiniones y puntos de vistas particulares, les puede venir como la sal en el guiso: si no abusan, le da sabor. Permite que la comunidad se dé cuenta de que detrás hay gente que se preocupa por mantener un cierto nivel.

Eso sí, para que funcione todo ello, es preciso dedicarle tiempo: tiempo para escribir, tiempo para responder, tiempo para pensar y realizar nuevas iniciativas a partir de lo que se pueda ver a través del blog.

Mi amigo no se quedó muy convencido, porque quizá no vea tan claras las ventajas para su negocio. Pero estoy convencido de que se lo pensará.

No hay comentarios

sep 23 2010

Insignia del regimiento “Talavera”

Publicado por en Historia Militar

Uno de los objetivos personales que me tracé el comenzar a escribir esta nueva web fue el de recuperar el legado histórico y militar que la batalla de Talavera ha dejado hasta el día de hoy.

Mi modesto recuerdo del legado de la batalla fue más que superado por el trabajo que se incluyó en el capítulo V del libro Talavera 1809: la Batalla, la Ciudad, sus Gentes, capítulo muy adecuadamente titulado La memoria de la batalla. Sin embargo, yo he seguido trabajando, en la medida de mis posibilidades, por mantener actualizada la información acerca de un elemento de aquel legado, el que ha quedado en los ejércitos actuales, especialmente en el español.

Dentro de esta búsqueda, quiero anunciar aquí una información que logré la semana pasada. Oh, por supuesto que hay decenas de historiadores que la conocían y la tenían bien documentada. Pero como yo lo desconocía, y por tanto para mí si es un nuevo dato, bien merece que escriba una nueva entrada al respecto.

Descubrí que por Real Orden de 9 de marzo de 1911 se le otorgó al regimiento de caballería “Talavera”, 15º del arma, el derecho a llevar la cruz de Talavera, es decir, a lucir como emblema propio la condecoración concedida por la Regencia a los soldados españoles que lucharon en la batalla.

Queda pendiente un trabajo más, y es el de localizar el modelo de dicho emblema, aunque tengo una pista. Como esta pista coincide con la información que Juan José Francos me hizo llegar desde Argentina (véase aquí), creo que el círculo está cerrado.

No hay comentarios

sep 22 2010

Novedades en Eborense TV

Publicado por en Televisión

El verano debería ser la época en la que puedo ponerme al día con las series de TV que me gustan, y también para ir mirando la TV de la siguiente temporada. Lamentablemente, el acumulado siempre es mayor que el tiempo disponible, y más si, como me ha pasado este verano, hay poco tiempo para ver series.

Si Vd. no ha visto las series Gravedad Cero, Los Tudor, Smallville o Los pilares de la Tierra, o no ha leído el libro del mismo título, no siga leyendo porque esta entrada contiene spoilers de todo ello.

Los pilares de la Tierra

Ya hablé de Gravedad Cero. He visto algún capítulo suelto después de ver el piloto, y me sigue pareciendo poco atractiva. Incluso digo más: el modo en que tratan a los personajes me parece caricatura de trazo grueso. Hay dos (Ajay y Paula) a los que se les podría llamar incluso “personajes tribales”. Son astronautas, pero su identidad personal está construida sobre elementos culturales fragmentarios, aislados de toda tradición o interpretación que no sea la puramente psicológica, esto es, que están tarados por su origen. Tres cuartos de lo mismo le pasa a los astronautas Maddux y Ted gracias a un trauma marciano del que no han logrado librarse. Y ya para rematar, están esas escenas del bar del campamento de instrucción (en todos los capítulos hay alguna escena) donde nos muestran a los astronautas disfrutando de su tiempo libre, que se divide a partes casi iguales entre el alcohol y el sexo entre ellos. A lo mejor los guionistas creen que eso ayuda a que los personajes tengan vida propia fuera de la nave, antes de comenzar su misión; para mí que esas escenas sirven para trivializarlos en el papel supuestamente serio que desempeñan, el de exploradores del espacio. Todo ello, además, y es para echarse a reír, sazonado de trágicas declaraciones de los responsables de la misión por los muchos miles de millones que cuesta mantener en marcha el programa espacial.

Gravedad Cero - Reparto

Total, que no me atraía, y sigue igual, o quizá un poco peor.

Respecto a Los Tudor, realmente no estoy siguiendo la serie, sino viéndola de manera salteada. A María le gusta, y está haciendo por verla al ritmo en que TVE 1 la está emitiendo. Yo, de momento, no estoy preocupado por ello.

Me gusta mucho la buena ambientación de época, especialmente el vestuario. Me gustan aún más las interpretaciones de los personajes. Aparte de un magnífico Enrique VIII, me encantan los personajes de Ana Bolena y del secretario Cromwell. Estoy convencido de que me engancharía si la viera. Quizá por eso la estoy dejando de lado.

Los Tudor - Reparto primera temporada

La semana pasada vi los dos primeros episodios de Los pilares de la Tierra, serie basada en el libro de Ken Follet. No me disgustó la serie. Supongo que si no terminó de engancharme fue debido a que tengo ya una idea de los personajes de la novela, y como en la pantalla no se ajustan exactamente a lo que viene en el libro, me decepcionan un poco.

De todos modos, creo que la decepción está más que justificada por varios elementos. En primer lugar, la primera parte del libro tiene tres protagonistas: Tom Builder, Philip de Gwynedd y Waleran Bigod. Para este último personaje han elegido a un gran actor, Ian McShane, que tiene 68 años y que no puede ocultarlos en pantalla. Cómo pueden pensar que da la imagen adecuada para el “joven Waleran”, y que aguante las décadas que se supone que dura el desarrollo de la historia, es algo que no tengo nada claro. Seguimos: el prior Philip no pierde la cara de haba en ningún momento, y eso que es un hombre de empuje y dinamismo, reformador, y como religioso, activo en la contemplación. Sólo recuerdo una escena en la que demuestre algo del brío que se le supone: cuando negocia con Regan Hamleigh. Y se hace tan raro verle de esa manera, que la escena, que está casi calcada del libro, pierde vigor, y eso que es uno de los hechos fundamentales de la primera parte del libro, porque es el comienzo de la construcción de la catedral de Kingsbridge. En cuanto a Tom Builder, está en su sitio correctamente, pero aún no hemos visto grandes cosas de un personaje que en el libro está caracterizado por su asombrosa inteligencia y por su amistad con el prior. De momento, de lo primero poco, y de lo segundo, menos.

Hay otro elemento del argumento que me resulta también chirriante. Todos los que hemos leído el libro sabemos que el asunto empieza cuando los nobles intentan darle un golpe de Estado a Enrique I asesinando a su hijo. Pero Enrique aguanta, y han de esperar a su muerte (de manera natural en el libro, con sospechas de asesinato en la serie) para colocar en el trono a alguien más maleable. Este alguien es su sobrino Stephen (no sé porqué en el doblaje han traducido al español el nombre, y es “esteban”, pero en cambio Philip no es Felipe, ni Tom Builder es Tomás el Constructor), a quien en el libro sólo le ponen como irresoluto e interesado, y en la serie podemos verle como interesado, felón, y, ojo, como cobarde miserable, puesto que está dispuesto a entregar su trono y su reino a la Iglesia a cambio de su apoyo. Es más, aparte de un Waleran convertido en kingmaker (cuando en el libro es sólo un lameculos del poder), vemos a un arzobispo de Canterbury prácticamente chantajeando al rey por propio interés, que se identifica con el de la Iglesia, a la que el retrato la deja malparada. En la supuesta continuación de Los pilares de la Tierra, titulada Un mundo sin fin, hay material anticlerical de sobra, pero no en el primer libro. Sin escatimar palos a los monjes malos y a los obispos codiciosos, no es un elemento de ninguna importancia en la política que se narra en el primer libro.

Entonces ¿porqué darle vueltas a este asunto, cuando en el libro hay material de sobra para retratar a Waleran y a Stephen con colores negros? ¿Porqué volcar todas esas miserias, que son de Un mundo sin fin, en Los pilares de la Tierra?

Tengo una teoría al respecto. Un amigo mío, católico e inglés, me dijo el año pasado que la mayor parte de las tradiciones y usos de la sociedad inglesa están construidas sobre una supuesta tradición (que sólo arranca a finales del siglo XVII, según él) de cuño protestante. En estos usos es perfectamente lícito el uso de la parodia con sal gruesa de la Iglesia hasta la Reforma, tronco del que nacen los protestantes, pero del que no se sienten parte ni quieren recordarlo para no tener una historia común con los católicos.

Bueno, como me dijeron no hace muchos días, una novela se escribe para tener éxito editorial, y una serie se rueda para venderla a muchas televisiones. No puede esperarse por tanto sino que Bernard Cornwell pinte a los españoles con todos los defectos que no tienen sus personajes y con los clichés que cualquier británico espera vernos. Y no puede sino esperarse que los guionistas de esta serie pinten a los monjes del siglo XII como los protestantes anglosajones modernos esperan verlos. ¿Historicidad? Por favor, hablamos de show bussiness.

Los pilares de la Tierra - Reparto

Otra cosa más. No soy experto en esa época, pero a mí las armas, los vestidos de corte, los “uniformes” militares, y los arreos de los caballos (gualdrapas, sillas, etc.), tampoco me parecen mucho de época. Tonterías históricas aparte, de las que pocas series se libran, voy a tratar de seguirla a ver qué tal.

Ayer vi los dos siguientes capítulos, y me gustaron más que los dos anteriores, aunque me sigue pareciendo que el personaje de Philip no da la imagen que debiera dar. Sigo pensando lo mismo acerca de vestuario, armamento y complementos.

Y me queda Smallville. Ahora mismo llevo vistos seis episodios de la 9ª temporada, y espero verlos todos, porque esta temporada está abriendo caminos nuevos.

Para empezar, hay ya menos de Clark Kent, y más de Kal-El y de Supermán en la serie. El adolescente torpón y enamoradizo de las primeras temporadas se ha hecho grande, y ahora sí pelea por ser un adulto. Su mundo se ha hecho mucho más oscuro (hasta le han cambiado los colores de la ropa que viste, como puede verse en la imagen), y su propia (doble) vida está siempre comprometida. Me gusta además la manera en que Oliver Queen (Flecha Verde) está recordándonos al supuestamente fallecido Lex Luthor. Este personaje se ha oscurecido más aún que el propio Kal-El, pero precisamente por eso hace de excelente complemento. La relación con Lois Lane (una atractivísima Erica Durance, que está estupenda) sigue en tensión, aunque va dando pasos hacia delante. Es un grato intermedio entre las torpezas del enamorado Supermán de Superman II (la vi el domingo; qué mal ha envejecido) y la rutina de Lois y Clark. Si en la 8ª temporada el malo era el kriptoniano Doomsday/Juicio Final, ahora el malo es el kriptoniano Zod. El mismo de Superman II, sólo que ahora, en lugar de dos compadres, lleva tras de sí a una especie de pelotón de soldados kriptonianos que se gastan muy malas pulgas. Ah, y es comandante, no general. La pelea final, por supuesto, puede ser épica.

Kal-El

A esta serie sí voy a hacer por seguirla, con total seguridad.

Y hasta aquí llegan las novedades en mi TV.

No hay comentarios

sep 21 2010

Hablando de orgánica

Publicado por en Historia Militar

Hace unas semanas un corresponsal chileno, Francisco Pérez, me puso en la pista de una Orden o Real Orden fechada el 23 de enero de 1809, y según la cual la estructura de los batallones de infantería de línea de los Reales Exércitos habría de consistir en lo sucesivo en 8 compañías, de las cuales 6 habrían de ser de fusileros, 1 de granaderos, y 1 de tiradores o cazadores (infantería ligera, en cualquier caso).

Confieso que no sabía de la existencia de esta Orden o Real Orden. Entre otras cosas, porque repasando las cifras y los documentos del Ejército de Extremadura tanto en Medellín (primavera de 1809) como en Talavera o Almonacid (verano de 1809), no se encuentra ningún rastro de este cambio en la orgánica regimental.

Al final, como tantas otras veces, fui al IHyCM a preguntar. Y como tantas otras veces, pasé por el despacho de Juanjo Sañudo para dirigirle a él la cuestión. Su respuesta fue meridianamente clara: esa orden en efecto existió en términos parecidos a los que describió Francisco Pérez. Y de la misma manera que existió, fue ignorada sobre el terreno. Incluso me explicó que el Ejército del Centro (el que luego mandaría el general Venegas) dio una orden para organizar sus regimientos con un sólo batallón, levantado con una plantilla de 10 compañías, no todas del mismo tamaño. Y otro ejemplo más: los Tercios catalanes, cuya organización es posterior a la orden citada, se organizan también conforme a lo que disponen los generales sobre el terreno, ignorando el contenido de dicha orden.

Abundando en su respuesta, me dijo que esta orden nació (como tantos otros trabajos de la Guerra) de un esfuerzo reformista desconectado de la realidad militar de los distintos ejércitos en campaña, y justificado solamente por su propia existencia, no por ninguna necesidad militar o por alguna demanda de los soldados en campaña. Bueno, en realidad sus palabras fueron más coloquiales y coloridas; pero el sentido es éste que yo escribo aquí.

Esta necesidad aparecería en 1812: antes de que lord Wellington (que entonces ya sí lo era) fuera nombrado Generalísimo de los Ejércitos españoles se hizo preciso tratar de armonizar la orgánica española a la británica para que pudieran ensamblarse ejércitos tripartitos (británicos, portugueses y españoles) sin que las diferencias hicieran chirriar el invento.

Me está pareciendo que voy a tener que inaugurar una nueva sección, titulada “conversaciones en la Biblioteca”, o “conversaciones en el IHyCM”, o “trocitos de información”. No sé, ya me lo pensaré.

No hay comentarios

sep 20 2010

Música de lunes (XCVI)

Publicado por en Música

El viernes pasado María y yo estuvimos en el concierto que Los Secretos dieron en el teatro romano de Mérida. Nosotros dos lo pasamos muy bien, al igual que el resto del público. Por tanto no queda sino que el video clip de hoy tenga relación con ellos. Esta canción sonó en aquel concierto. No es, por supuesto, una grabación de lo de Mérida. De eso, si buscan, hay ya varios clips colgados en YouTube, aunque de menos calidad que éste. Disfruten; nosotros lo hicimos.

No hay comentarios

sep 14 2010

Música de lunes (XCV)

Publicado por en Música

Hay veces en que las desgracias nunca vienen solas, y ésta parece ser la situación en que me encuentro. Después de la pérdida del blog, ahora tengo una avería en el PC que me impide trabajar al ritmo que debería. Y ha sucedido esta mañana, justo cuando trataba de entender porqué la música de lunes que debió saltar ayer no lo había hecho. En fin, aquí dejo el clip, aunque sea martes, y ya veremos qué me dice el servicio técnico del equipo que me están reparando. Disfruten.

No hay comentarios

sep 06 2010

Música de lunes (XCIV)

Publicado por en Música

No hay comentarios

Sig »