Archivo de noviembre, 2010

nov 30 2010

HispaLibertas 3.0 ya en línea

Publicado por en HispaLibertas

Ayer, mientras la inmensa mayoría de la Humanidad veía el partido de fútbol F.C. Barcelona-Real Madrid (Barça-Madrid para los entendidos en el deporte), la nueva encarnación de HispaLibertas veía la luz.

El nuevo HL 3.0 retoma la idea del HL al que yo me uní, en la primavera de 2005: es un blog cooperativo equipado con artículos de fondo (llamados tribunas), con su fuerte en el análisis de la política nacional e internacional. Aunque no espero verme en estos dos campos, al menos no con predilección. En HL hay quien lo hace mejor que yo en esos terrenos, y de todos modos mis intereses personales respecto a HL van en otra dirección.

Mi primera entrada en el bHLog es sencillamente un pequeño relato humorístico. No puedo decir lo que Michael Corleone decía en El Padrino III (cuando creía estar fuera me obligan a volver) porque en realidad nunca he estado fuera. Se trata más bien de un recordatorio y de un aviso, el de que hay que arrimar el hombro. Let’s roll.

No hay comentarios

nov 29 2010

Música de lunes (CVI)

Publicado por en Música

Feliz día de la Constitución a todos. Obviamente hoy no es el día de la Constitución. Se trata de un error de fechas en la programación de esta entrada. Disfruten de la música de todos modos.

No hay comentarios

nov 27 2010

Lectura del día (XL)

Publicado por en Historia Militar

Hace unos días comenté que me había hecho con un ejemplar de un libro polaco sobre el combate de Fuengirola de 1810. Pocos días después de eso, gracias a un conocido, puede hacerme con otro libro en polaco, esta vez dedicado, nada menos, que al estudio de los acorazados del tipo España, los únicos acorazados dreadnought de la Armada. La colección de libros se llama Okrety Wojenne (aquí está su web, en polaco; hay una versión, limitada, en inglés), y el dedicado al España es el número 22.

He de decir que hasta donde yo conozco, es el trabajo sobre estos buques con el mayor número de esquemas y datos técnicos que he visto. Es una pena que no pueda interpretarlos todos correctamente a causa de mi nulo conocimiento del polaco. No obstante, la mayor parte de los diagramas están tomados de los originales españoles, por lo que sí pueden entenderse, con un poco de paciencia, o si se dispone del apoyo de otro trabajo sobre estos buques.

Para cerrar esta entrada, quiero dejar constancia de una curiosidad. A continuación incluyo un dibujo del proyecto original de estos acorazados. En lugar de cuatro torres dobles en disposición asimétrica, este proyecto contempla tres torres (dos triples y una doble) a lo largo del eje de crujía, con una cubierta completamente corrida que hubiera permitido asomar ocho bocas de fuego por cada banda. Claro que a cambio, sólo podían ofrecerse tres bocas en caza y otras tres en retirada, razón por la que supongo que debieron preferir el otro proyecto. Eso sí, yo creo que la vista del España con tres torres hubiera sido mucho más bella que la de las tres unidades que finalmente se construyeron.

Haga clic para agrandar la imagen.

Proyecto acorazado España

No hay comentarios

nov 23 2010

Soldados del Rey (I)

Publicado por en Eborense.es

Después de muchos meses de trabajo hoy por fin puedo anunciar esto con una fecha.

El próximo capítulo de mi página web Eborense.es se titulará Soldados del Rey. Este capítulo a su vez está dividido en cuatro apartados y un apéndice. Estos apartados son: Uniformidad, Banderas y Guiones, Orgánica y Formaciones, y Armamento individual. Todo ello, por supuesto, referido a los soldados del Rey, esto es, a los soldados del ejército español de 1808, los que cargaron con el peso de los primeros combates de la guerra.

Los dos primeros subapartados del apartado Uniformidad, dedicados a los uniformes de la infantería de línea y a la infantería ligera, verán la luz el día 8 de diciembre próximo. La fecha no es casualidad: el 8 de diciembre es la fiesta de la Inmaculada Concepción, bajo cuya advocación está la infantería española desde hace varios siglos.

Además, ese mismo día verá la luz la Bibliografía de este capítulo.

A lo largo de los días irán viendo la luz los demás subapartados de Uniformes, hasta completar la publicación allá por Navidad, si no hay problema.

El problema que puede sobrevenir es que el ancho de banda consumido por los accesos a estos subapartados supere el ancho de banda que tengo pagado en mi servidor. En ese caso, y para evitarme más costes (estamos en tiempos de crisis, no se olviden), quizá tenga que parar la publicación de nuevo contenido, o desactivar algún capítulo ya publicado. Bueno, eso se verá con el tiempo.

Días antes de que vean la luz los dos subapartados de la infantería, en la portada de mi web podrá verse este banner que aquí incluyo. Ese día podrá ya accederse a la página índice de Soldados del Rey, en la cual podrá verse la estructura que tengo pensada para ese trabajo.

Soldados del Rey

Ya advierto que pasarán meses (no exagero) hasta que todos los subapartados queden completos. Pero era hora ya de empezar a enseñar parte de lo que tengo, y esa parte es la indicada.

No hay comentarios

nov 23 2010

Imparable (Unstoppable)

Publicado por en Cine

Prólogo:

Antes de comenzar, advierto que esta revisión de la película contiene spoilers. Si no la ha visto y no quiere que le cuenten el argumento, no siga leyendo.

Cartel

Antes de verla:

Vi hace unas semanas el tráiler de esta película mientras esperaba para ver Wall Street (el dinero nunca duerme), y me que había que verla. Dos magníficos actores, unas escenas de acción que tenían buena pinta… Había que verla.

Por cierto, aún no he puesto el comentario de Wall Street, y tendrá que esperar porque tanto Imparable como otra que tengo en cartera son mejores.

Sinopsis:

Will Colson (Chris Pine) es un jefe de tren novato al que le toca trabajar con el veterano maquinista Frank Barnes (Denzel Washington) el día en que un tren sin control ocupa su misma vía y en sentido contrario.

Comentario:

Qué buena. Pero qué buena es, y qué bien nos lo pasamos.

Los actores principales, Pine y Washington, están soberbios, metidos en su papel hasta las cejas, y actuando hasta casi dejarte sin respiración. No son dos colegas al uso, entre otras cosas porque se acaban de conocer. Pero sí son dos caracteres tentándose (en el sentido taurino del término) el uno al otro sin parar. Ni tan siquiera quedan desdibujados cuando cada la familia de cada uno de ellos se pone a lagrimear por su suerte. No se convierten en héroes de dramón, afortunadamente. Quedan un poco más desdibujados cuando comienza la parte heroica (o sea, cuando tratan de transformarlos en héroes a secas), pero ni de este modo pierden fuerza, y además son pocos minutos de ello.

La visión de la tecnología ferroviaria que se puede ver en la película es, hanta donde yo sé, correcta, y eso hace el producto final mucho más agradable y mejor montado, no al revés. No es una exigencia del guión; al revés: el guión es exigencia de esa tecnología.

Gracias a ello, por cierto, María ha podido ver un magnífico ejemplo de algo que yo le he dicho montones de veces, y es que no existen los accidentes de causa única.

Hay algunos errores y algunas exageraciones, claro, pero no se pasan de listos demasiado, y así la historia puede seguir adelante sin atropellarse ni ceder al destrozo por el destrozo, como en otras películas de catástrofes.

Los personajes secundarios están muy bien también. Les toca hacer de “el malo” y “el feo” (ya que “los buenos” son Colson y Barnes, con un poco de ayuda de la jefa de estación Connie), pero lo hacen sin parecer que están interpretando. En el fondo, basta la torpeza humana para retratar a un secundario que hace las cosas mal por ignorancia, estupidez, o por avaricia.

La tensión… insuperable. Después de haber visto destruido el mundo de miles de maneras, a cual más espectacular, y después de haber visto catástrofes de todo tipo, una vez más hemos visto que para crear tensión basta un buen guión, un buen montaje, dos buenos actores, y una locomotora de las más normales.

Frases para la historia:

Ned (jefe de soldadura del ferrocarril, dándole la tabarra a una camarera): Unos puntos de soldadura requieren tanta planificación como una operación en Afganistán.

Personajes destacados:

Will y Frank. Necesarios. Imprescindibles.

Colson y Barnes

Mis escenas favoritas:

Dos, en realidad.

La primera cuando Dewey causa el accidente. Una escena lenta, llena de giros, y casi cómica en la mayor parte de sus fases. Una escena que parece trivial, sin tensión, y que se va resolviendo de manera muy sencilla. Sin embargo, es el desencadenante de todo el drama y la tensión de la película.

La segunda, hija de la primera, cuando Dewey y Bunny se encuentran con Ned en el cambio de agujas, y empiezan a echarse pestes unos a otros, todavía sin ser conscientes de la gravedad de lo que ha pasado. Otra vez una escena casi trivial, resuelta de manera sencilla, pero con la tensión ya en claro aumento.

Valoración global y comentario final:

Volvería a verla, sin duda, aunque dejaría pasar un tiempo para no desgastarla demasiado. Me la compraré en DVD, casi seguro.

No hay comentarios

nov 22 2010

Música de lunes (CV)

Publicado por en Música

No hay comentarios

nov 19 2010

El “escudo de España” en 1809

Publicado por en Historia

De entre las consultas que hacen que la gente llegue a esta playa del océano bítico, hay una muy reciente que me ha tocado la fibra sensible. Es ésta:

escudo de españa 1809

Bien, voy a exponer lo que sé.

No puede hablarse propiamente de que España, la nación, tuviera un escudo de armas propio en 1809, porque ese concepto no existía. España en 1809 era legalmente una monarquía absoluta. Por esta razón los símbolos que identificaban a España como tal, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras, eran los de la Corona, y ningún otro.

La Corona sí tenía escudo. Mejor dicho: los reyes de España sí tenían (y tienen) escudo de armas. Y es ese escudo de armas el que se identificaba con la nación toda. Por tanto, puede decirse que el escudo de España en 1809 era el de la Casa Real. A su vez, dicho escudo fue fijado por Carlos III en 1764 para evitar confusiones en la heráldica. Por tanto su diseño no admite dudas.

Mi interpretación de este escudo es la que incluyo a continuación, colocado en la bandera coronela del regimiento de infantería de línea Cantabria esta interpretación fue publicada en la obra Talavera 1809: la Ciudad, la Batalla, sus Gentes el año 2009.

Coronela regto. Cantabria (1808) - anverso

Los cuarteles del escudo se corresponden con los títulos y señoríos de los monarcas españoles, con la excepción del reino de Navarra, que como fue incorporado a la corona de Castilla por Fernando el Católico, se considera resumido en los cuarteles de dicha corona. Claro que para la época de Carlos III varios de estos señoríos ya no estaban gobernados por los reyes españoles, y algunos de los títulos estaban “contestados”, esto es, que eran ejercidos de hecho por algunos otros.

La excelente página Flags of the World (en inglés) aporta más información sobre la heráldica y el significado de estos cuarteles, aquí. No dejen de consultarla. Merece la pena.

No hay comentarios

nov 18 2010

El combate de Fuengirola

Publicado por en Historia Militar

En el número de octubre de la Revista General de Marina viene un artículo interesante relacionado con la Guerra de la Independencia. Se trata del artículo titulado Corsarios franceses en las costas de Málaga en 1810.

El contenido de este trabajo explica con detalle el esfuerzo francés por desplegar actividad corsaria en las costas andaluzas después de la conquista de Andalucía en 1810. Esta actividad no careció de éxito, y aunque no logró cortar las comunicaciones navales entre Gibraltar, Ceuta, Cádiz y Cartagena (plazas nunca ocupadas por los franceses), entre otras cosas por clara inferioridad de medios, sí supuso ciertos trastornos y dio pie a varias acciones militares.

La más importante de todas, y la que el autor, Agustín Ramón Rodríguez González, narra con más extensión, es el combate de Fuengirola, del 13 al 15 de octubre de 1810. Se trató de un desembarco con fuerzas terrestres hispanobritánicas para hacerse con el castillo de Fuengirola, y con esto como punto de partida, nada menos que retomar Málaga.

En la defensa del castillo tomaron parte nuestros viejos conocidos del 4º regimiento de infantería polaco. Sí, los mismos de la división Valence en Talavera. En apoyo de estas fuerzas aparecieron dos regimiento de la 1ª división del Cuerpo de Ejército de nuestro amigo el general Sebastiani, porque ese sector de la Andalucía ocupada estaba defendido por sus tropas. Qué pequeño es el mundo de la historia.

Gracias a estas coincidencias un amigo polaco me ha hecho llegar un libro titulado Fuengirola 1810, escrito por Krzysztof Mazowski, en el que supongo que se cuenta con detalle lo que sucedió en aquel combate.

Digo supongo porque el libro está escrito enteramente en polaco, y yo no hablo una sola palabra de esa lengua. Al final del libro hay una páginas que contienen varios planos y mapas del castillo y sus alrededores. Son mapas de origen español, y por tanto legibles para mí, aunque a varios les faltan las leyendas explicativas.

Bien, aquí lo anoto por si a alguien le fuera de interés.

No hay comentarios

nov 17 2010

Soldados de vuelta a casa

Publicado por en Historia

Era yo un estudiante, aficionado a los juegos de guerra de mesa y a otros vicios poco frecuentes, cuando nos enteramos, gracias a ese invento que es la TV en directo, de que en la ciudad de Sarajevo se podía morir de un disparo por hacer cola para conseguir pan. A menos de dos horas de vuelo de Roma. A pocas horas de tren de Viena o de Budapest. En el corazón de la vieja Europa, donde por dos veces habíamos padecido la guerra que habría de terminar con todas las guerras.

No necesito poner enlaces para recordar la congoja que padecí durante meses por la impotencia que demostraban nuestros líderes políticos a la hora de poner paz en nuestro patio trasero. Para cuando lograban ponerse de acuerdo en algo, ya las circunstancias habían cambiado lo suficiente como para que los volvieran a torear. Mientras tanto seguían actuando los francotiradores en Sarajevo, y los einsatzgruppen podían seguir decorando el paisaje balcánico con simpáticas fosas comunes, como las que decoraron Srbrenica, desde entonces ciudad judenfrei de hecho, y desde los acuerdos de Dayton, tierra conquistada de derecho. Todo ello bajo la atenta mirada de los turistas azules, que no eran pitufos aunque lo parecían por lo pequeños e insignificantes que se los veía al lado del Gargamel de turno.

Fue en ese berenjenal donde aterrizaron nuestros soldados en 1992. Y dando gracias que no les tocó la zona más peligrosa, pues quizá nuestros delicados estómagos no hubieran soportado ver a nuestros soldados convertidos en testigos para la Historia (échame un galgo a ver si me pilla) de la manera balcánica en que unas etnias se ajustan con otras las cuentas. Tengo amigos que pasaron por allí y, si fueran tan poco discretos como yo, podrían entrar en detalles sobre este particular.

Base española en Mostar

El lunes pasado, hace dos días, la misión española en Bosnia y Herzegovina fue dada por terminada. Nuestros últimos soldados, guardias civiles y policías ya han regresado, después de haber cumplido sacrificadamente las misiones que se les encomendaron.

Leo que ha dicho Su Majestad el Rey que las operaciones internacionales son necesarias. Y tanto, Majestad, y tanto. De lo contrario aún estaríamos viendo en nuestras pantallas de TV (o en nuestros móviles, tanto ha evolucionado la tecnología) cómo caen las bombas en Sarajevo… o ya puesto, cómo gasean a los kurdos en Iraq. Pero tenemos un problema, y es que nuestros líderes políticos, cuando hay riesgo de muertos de por medio, son incapaces de ponerse de acuerdo ni en el color de la sangre. Demasiada delicadeza para las graves consecuencias que su inacción produce. Ahora que por desgracia vuelve a estar de actualidad, pueden preguntar en El Aaiún, sin ir más lejos (una hora de vuelo desde Las Palmas de Gran Canaria), qué les parece la rapidez de respuesta de la “comunidad internacional”.

Ésa es la moraleja que creo que deberíamos tener en cuenta los europeos modernos, los que vimos por televisión lo que pasaba en el patio trasero de nuestra casa.

Espero que el regreso de nuestros soldados a España signifique que ya hay una paz duradera en aquellas tierras. Con la paz puede construirse la vida y reconstruirse la justicia en Bosnia y Herzegovina. Ése, pienso yo, es el mejor monumento a nuestros soldados.

Si alguien está interesado en leer algo más de aquella guerra, por si necesitara refrescar sus recuerdos, aquí tiene una perspectiva. El mapa que figura al comienzo del artículo es el mapa de Bosnia y Herzegovina actual, el resultante de los Acuerdos de Dayton de 1995.

No hay comentarios

nov 16 2010

¿Que fue de aquellas series?

Publicado por en Televisión

Escribía hace unos días acerca de las series que había seguido o estaba siguiendo. En esta entrada voy a dar mi opinión sobre ellas, puesto que ya he terminado de verlas.

Lo primero que conviene decir es que en esta entrada hay espoilers de todas estas series: Los pilares de la Tierra, Smallville y The Walking Dead. Si no las ha visto y quiere verlas sin que nadie le cuente nada, no siga leyendo esta entrada.

En primer lugar hablaré de Los pilares de la Tierra.

María y yo vimos la serie con gran interés. Este detalle era importante porque ella no ha leído el libro (bueno, no lo ha terminado de leer), mientras que yo lo he leído varias veces, e incluso su secuela. Así pues, teníamos dos puntos de vista distintos.

Al final la conclusión de ambos fue muy parecida. Un buen comienzo, un final improvisado y anticlimático. Pareció como si se les hubiera agotado el presupuesto y tuvieran que resolver la serie de prisa y a la carrera, cerrando de cualquier manera las tramas que habían abierto previamente.

Para mi gusto las licencias que se tomaron con la historia original, esto es, los cambios en la narración que se desarrolla en la novela, no le dan más valor a la serie. Salvo uno: el asesinato del heredero de la corona, que es necesario porque es la única manera de cerrar el juicio y condena de los Hamleigh y del obispo Waleran en el último capítulo. Los demás están a medio camino entre lo ridículo (el incesto de los Hamleigh, por ejemplo) y lo inútil (la muerte de Regan Hamleigh, por ejemplo; en el libro su muerte toma valor por la decisión que sir William toma luego, forzado por Waleran).

Pero lo peor con diferencia es lo que le han hecho a los personajes. Tom Builder, que es la inteligencia y la fuerza, así como el conductor de la historia en su primer cuarto, es en la serie un secundario más, del que sólo destaca su historia pasional con Ellen. Phillip, que es el hilo conductor de principio a fin, es un blandito. Jack, que es el que tiene el principal peso de la historia en la segunda mitad de la novela, no llega a tener ninguna fuerza. E incluso al final tienen que forzar la historia haciendo que le cuelguen para resolver el nudo del misterio de la muerte de su padre, y para poder así terminar la serie castigando a los “malos”. Otros personajes, como Remigius, Percy Hamleigh, el rey Stephen… simplemente son caricaturescos.

No considero que perdiera el tiempo viendo esta serie. Pero desde luego no le llega al libro ni a la altura de la primera página. No volveré e verla, eso seguro.

Los Tudor es magnífica, y cuanto más veo (ahora voy por la mitad de la 2ª temporada) más me gusta. Quiero pensar que algún día en España se harán series históricas de esta calidad en cuento a la historia y la puesta en escena.

En cuanto a Smallville, ya he terminado de ver la 9ª temporada.

Me ha gustado esta temporada. Clark Kent/Kal-El es más oscuro, más adulto, más héroe. Y a la vez más necesitado de mantener unas sólidas relaciones sociales con la gente que le rodea: Chloe (sobre todo), Lois (cada vez más), Oliver… e incluso Tess Mercer (bellísima Cassidy Freeman). Son el ancla que le permite mantener su vida dentro de un control.

En esta temporada el malo malísimo ha sido el general Zod y su pelotón de guerreros kriptonianos, lo que le ha dado a Kal-El la posibilidad de conocer más de su origen kriptoniano, y también explorar su papel como líder de gentes. En este caso, de la gente de su propio pueblo, abandonados en la Tierra sin más alternativa que Zod y sus ansias de dominación.

Claro que este temporada también ha tenido grandes tonterías. Por ejemplo, el modo tan rocambolesco en que Clark Kent le salva la vida a Zod, herido de muerte. Por seguir, el hecho de que a ratos la kriptonita deja KO a los kriptonianos, y a ratos no les impide seguir en la pelea e incluso usar superpoderes (la pelea entre Tess y Zod en el episodio final de la temporada, por ejemplo). Y ya para terminar, los fallos de concordancia que he visto en la línea de tiempo alternativa. Si los kriptonianos pueden tener superpoderes con un Sol rojo, ¿cómo es que en su planeta no los tenían ¿Y cómo es que pueden tenerlos además con un Sol amarillo?

El final de la temporada, pese a varios patinazos en la historia, me gustó porque termina con Clark Kent sacrificándose a la vez por la Tierra y por sus compatriotas kriptonianos, como cabe esperar de un héroe desinteresado como él, y además un héroe que valora la vida (propia y ajena) por encima de todo, como quedó establecido en la 8ª temporada. Y, en fin, es un cómic, tampoco puede esperarse más de lo que están dando.

Tengo ya ganas de ver la 10ª y última temporada para terminar de ver en qué modo se completa su transformación en Supermán.

¿Y qué es lo que veo ahora? Pues estoy volviendo a ver Glee desde el primer episodio, ya que la emiten en la misma la franja horario en que han puesto la 9ª temporada de Smallville.

Además de ello estoy comenzando a ver The Walking Dead. No pude ver el primer episodio porque estaba camino de Santiago de Compostela. De hecho, he visto el primer episodio después del segundo. Me ha gustado la presentación de la serie. Es incluso original, y mira que sobre este tema es complicado innovar. Aunque tiene algunos puntos demasiado bizarros para mi gusto. Por ejemplo, lo de “disfrazarse” de zombi es una idea de lo más morboso (y ridículo) que he visto jamás. En fin, voy a intentar seguirla.

The Walking Dead

Hay un nuevo héroe en la pantalla de mi TV. Se llama Rick Grimes.

He de decir que a mí me gusta el género post apocalíptico, y normalmente las películas (o series) de zombis entran en esta categoría, por lo que le tengo cierta afición al género.

Aparte de esto, ya ha empezado la nueva temporada de Cuéntame. No he seguido esta serie con atención, pero en este caso creo que no me van a dar a elegir, puesto que María está dispuesta a seguirla.

No hay comentarios

Sig »