Archivo de abril, 2011

abr 28 2011

Archivo Personal de José Luis Reneo

Los lectores de mi web, o de los libros en los que he colaborado, conocen de sobra la historia del Archivo Personal de José Luis Reneo. Se trata de un archivo documental tan rico sobre el Ejército de Extremadura que en su día yo llamé a esa fuente El Dorado, medio en broma, medio en serio para ocultar su origen, que no podía desvelarse.

Creo que es mucho el agradecimiento que la ciudad de Talavera de la Reina, y la historia de la batalla de Talavera, le debe a José Luis Reneo por haber podido examinar ese archivo a tiempo para publicar un primer estudio en 2009, año del bicentenario.

Ayer por la tarde recibí una llamada que me llenó de alegría. Después de meses (años, quizá) de negociación, el Archivo Personal de José Luis Reneo es ya propiedad del Ayuntamiento de Talavera de la Reina. El próximo lunes día 2 de mayo (¡magnífica fecha!), a las 20:00 en la sede del OAL de Cultura, en el centro Rafael Morales (antiguo Hospital de la Misericordia), se anunciará con la pompa debida esta importante noticia. Si Dios quiere, ahí estaré ese día para disfrutar del momento.

Tras este acto, supongo que el APJLR volverá a poderse consultar por parte de los historiadores militares. Conviene volver a recordar que hasta la fecha este archivo sólo se ha abierto una vez, y sólo se ha usado como referencia primaria en una obra, nuestro libro Talavera 1809: la Batalla, la Ciudad, sus Gentes. Hay ya cola (me consta) de historiadores militares por ponerle los ojos encima al APJLR para su propio trabajo, y yo ya tengo ganas de que lo hagan y aporten más a la historia de la batalla y del ejército español de 1809.

Portada del libro

Perdonen, estimados lectores, si recupero la imagen de la portada del libro. Orgullo de padre, supongo.

Deseo de corazón que esta magnífica noticia sea el primer jalón en la soñada Aula de Interpretación de la Batalla de Talavera. En ella se expondrían maquetas de la batalla de verdad, como las que hay en el Museo del Ejército, reconstrucciones de banderas y uniformes, dioramas de sectores del campo de batalla, audiovisuales explicativos… y en una o varias vitrinas, los documentos originales con la relación de fuerzas del Ejército de Extremadura, los partes firmados por los coroneles de los regimientos, y quizá incluso los documentos con los alistamientos del regimiento de Voluntarios Leales.

No hay comentarios

abr 27 2011

Tu celo me asquea

Publicado por en Telecos

Señora Venerable Institución:

Ni te llamo querida ni te llamo estimada porque ni te quiero ni te estimo. Todavía estás cobrando por el móvil de un muerto, pese a que por dos veces has recibido su partida de defunción, y hasta tenemos un código de baja que, no dudes, usaremos. Además has tenido las narices de pasar al cobro la factura por otro servicio que dimos de baja precisamente porque tus comerciales eran incapaces de ajustar la facturación. O todo o nada. Pues nada, dijimos. Se ve que eres de las que no acepta un no por respuesta. Así también cuadro yo las cuentas de una empresa: negándome a tramitar las bajas.

A punto he estado de contratar contigo un servicio que me es muy necesario. Casi me enganchas. Menos mal que me han informado a tiempo de tus gracias. Así pues, me congratula informarte que esta entrada es la primera que publico gracias a ese producto, pero comprado a tu competencia. Es más caro y menos flexible que el tuyo. Pero no es tuyo, y eso para mí ahora mismo cuenta mucho.

Que tengas un buen día y que captes muchos clientes nuevos. No esperes de mí que te haga publicidad.

No hay comentarios

abr 24 2011

Música de lunes (CXXVII): Et resurrexit

Publicado por en Música

Feliz Pascua de Resurrección a la ciudad y al mundo.

No hay comentarios

abr 24 2011

¡Feliz Pascua! (2011 A.D.)

Publicado por en Fe

Tríptico de Pascua

No hay comentarios

abr 22 2011

Silencio (2011)

Publicado por en Fe

Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por los amigos. Jn 15, 13.

No hay comentarios

abr 18 2011

Música de lunes (CXXVI)

Publicado por en Música

Por alguna razón que se me escapa, no es posible insertar el vídeo de YouTube, al menos como lo venía haciendo hasta ahora. No obstante, si de verdad quieren disfrutar, queridos lectores, no es preciso: vayan al clip original, apaguen la pantalla y pongan alto el volumen. Parece que ya está solucionado el asunto.

No hay comentarios

abr 17 2011

Novedades en “eborense.es”, fecha 17 de abril

Publicado por en Eborense.es

No era mi intención escribir de nuevo en el blog tan solo con una entrada sobre actualización, pero no logro terminar los textos que me quedan por escribir de la polémica con Juan (la discusión sobre la campaña de Rusia), y por otro lado el mantenimiento de la web me ha llevado más tiempo del deseable, que es algo que quiero exponer aquí.

Aparte del asunto de los archivos con caracteres raros (con el texto corrompido), problema que he escalado a mi proveedor de hosting, me di cuenta sobre la marcha, días más tarde, que la corrupción de los archivos había afectado también a las etiquetas meta del código html, y que por tanto las búsquedas en internet no me traían tráfico porque mis páginas no aparecían. Con las debidas precauciones para evitar nuevos problemas, la semana pasada subí los archivos con las etiquetas meta listas. El cambio ha sido visto y no visto. Tras quince días casi a cero, Soldados del Rey vuelve a tener tráfico entrante. Dos semanas de registros a cero en el contador de visitas tienen su guasa. Demasiado tiempo como para estar contento, pese a que ya se haya solucionado.

En otro orden de cosas, he modificado ligeramente la biografía del mariscal Victor. Por lo que he podido leer, de fuente francesa, “Victor” no era ni parte del nombre ni del apellido del mariscal, sino un mote (elogioso) que le colocaron tras el asedio de Tolón. Aparte de esta información, he realizado algunos cambios en las primeras líneas de su historia vital.

Poco más, por ahora. Las nuevas páginas pendientes (la primera de ellas, la de la caballería ligera) tendrán, ay, que seguir esperando un poco.

No hay comentarios

abr 12 2011

Novedades en “eborense.es”, fecha 12 de abril

No hay mucho que contar en esta actualización. He modificado la biografía del mariscal Jourdan, que tenía unas cuantas inexactitudes. Lo más destacado de esta nueva versión de la biografía es la estampa (de época) que he añadido para ilustrar el artículo. Se trata de una de las estampas de una colección que incluía a los primeros mariscales de Napoleón.

No hay comentarios

abr 11 2011

Música de lunes (CXXV)

Publicado por en Música

Vale, ya sé que es casi martes. No he podido antes porque he estado muy ocupado, qué se le va a hacer. Aunque sea algo avanzada la noche, disfruten.

No hay comentarios

abr 07 2011

Desmontando a Juan (IV): asentando algunos precedentes

Publicado por en Historia Militar

Para los que no están en antecedentes, la cosa viene de aquí.

Comenzando por la crítica a las palabras de Fuller:

Por vez primera, permitió a la política inmiscuirse en la estrategia: la ocupación de un punto geográfico y no la destrucción del ejército enemigo se habían convertido en objeto de campaña.

He de decir que antes de que Napoleón comenzara la campaña de Rusia ya había mostrado en al menos dos ocasiones la tendencia (la querencia, en términos taurinos) a perder de vista el ejército enemigo para centrarse en su capital.

La primera vez fue en su campaña española, en el otoño-invierno de 1808. Su estrategia consistió en derrotar a los ejércitos españoles para despejar el camino a Madrid a fin de poder lanzarse hacia la capital. Las batallas de Gamonal (Burgos), Espinosa de los Monteros y Tudela son las maniobras que le despejan los flancos, lo que le permite marchar hacia Madrid sin amenazas. La batalla de Somosierra, mal planteada por parte francesa, y resuelta con éxito gracias a una valerosísima chiripa, es fruto de esa obsesión por la capital. En lugar de flanquear, Napoleón busca el asalto por las bravas, la aproximación directa por el camino más corto. De haber estado los Reales Exércitos de otra manera, esa maniobra le hubiera podido costar muy cara en los campos de Somosierra.

La consecuencia de esta obsesión por Madrid fue que el grueso de sus tropas estuviera mal situado para hacer frente a la (potencial) amenaza británica, y que para lanzarse en persecución de Moore y sus muchachos tuviera que organizar otra maniobra diferente a la que le llevó a Madrid. Aunque un poco forzado, este argumento puede estirarse hasta decir que a causa de esa obsesión por Madrid, La Mancha, Extremadura y Andalucía se libraron de la ocupación francesa, de modo que para poder eliminar estas regiones como base de resistencia los franceses necesitaron organizar una nueva campaña, la de 1810. Campaña que, por otro lado, fue posible gracias al harakiri de la masa de maniobra española en Ocaña.

Para mí esta obsesión está clara ya en 1808. Pero si quedaba alguna duda, no hay más que repasar la maniobra francesa (de nuevo realizada por Napoleón en persona) el verano siguiente en los campos de Austria.

En el verano de 1809 Napoleón se obsesiona tanto por Viena que no sólo el archiduque Carlos puede maniobrar para salvar a su ejército del cerco, sino que el francés queda en mala posición para proseguir la pelea contra el ejército enemigo. Y, resuelto a resolver la situación mediante el choque puro y duro, una vez más elige una aproximación directa por el camino más corto: atravesando el Danubio para encontrarse en la orilla opuesta con el grueso austriaco.

La consecuencia fue la doble batalla de Aspern-Essling, un fracaso táctico que le costó caro al ejército imperial, por no hablar de la invalorable pérdida del mariscal Lannes. Meses después, no contento con ello, volvió a repetir la maniobra para terminar batallando en Wagram, donde si obtuvo la victoria fue pagando un precio muy alto en sangre.

Incluso podría estirarse el argumento de fondo recordando cómo, ya en 1813, arriesgó parte de su escasa masa de maniobra (el Ejército del Bober, al mando de Macdonald) en un movimiento hacia Berlín, capital de Prusia que en aquel momento le servía, militarmente hablando, lo mismo que las alas a una ballena.

Sin necesidad de andar alargando los discursos, baste decir que aquellos que estudian la obsesión de Napoleón por hacerse con Moscú, y se hacen de nuevas por ello, tienen ejemplos anteriores (Madrid en 1808, Viena en 1809) en los que se ve el mismo comportamiento.
Quizá alguno de los incondicionales de esta página (que los hay, y es que hay gente pá tó) se pregunte qué pienso yo acerca de los motivos de esa atracción por las capitales enemigas. Lo que pienso es que en el binomio entre el general y el soldado, a partir de la campaña de Prusia en 1806-1807, el que siempre sale perdiendo es el general. Por prestigio, por humillar a esa nobleza de mejor sangre pero de peor generalato, por la grandeur de su propia persona… el emperador exigía la capital enemiga aunque el general que llevaba dentro clamaba a voces (y, a ratos, escribía serenamente) por destruir primero al ejército enemigo.

No busquen estos argumentos en Fuller, Liddell-Hart o Clausewitz, y ni tan siquiera hagan por buscarlos en las obras de Esdaile o Sañudo. Estos argumentos están en las obras de Eborense. Es decir, aquí.

No hay comentarios

Sig »