Archivo de julio, 2011

jul 31 2011

El despacho de Moscardó en el Alcázar

Publicado por en Historia Militar

Leyendo esta entrevista al general Director del Museo del Ejército en Toledo, llego a esta pregunta-respuesta:

P: En cuanto al asedio el Alcázar, ¿cree usted, como se critica, que se esconde demasiado lo que pasó realmente y que en el despacho de Moscardó y la famosa conversación con su hijo se han «descafeinado»?

R: Hay que seguir explicando, y en esto agradezco la labor de los medios de comunicación social, que el Alcázar no es el Museo del Asedio, sino el Museo del Ejército, de todo el Ejército y a lo largo de toda su historia, no de un plazo temporal determinado. Aquí no se esconde nada, el despacho de Moscardó abierto está y la famosa conversación no está «descafeinada», sino documentada con una realidad, un documento histórico como lo es el documento original del Diario de Operaciones del Asedio, donde se narra la conversación del Coronel Moscardó con su hijo antes de ser fusilado.

He visitado tres veces el Museo desde el pasado mes de febrero, y hasta mayo. Y he de decir que en una de ellas me metí por error en el despacho de Moscardó. Iba buscando otra sala, crucé una puerta y allí estaba el despacho, abierto y accesible al público. No miente el Director cuando afirma lo que dice; yo soy testigo de ello. Ustedes mismos pueden también comprobarlo si se pasan por el Museo. Que es una visita de lo más recomendable.

La última vez que lo vi antes de esta vez el despacho estaba igual, salvo por algunos elementos. Por ejemplo, faltaba todo el mobiliario del despacho. Me dijeron que estaba en restauración. Faltaba igualmente una placa en la que se había transcrito la conversación del coronel con su hijo. Y faltaba un elemento de gran importancia: la bandera del Alcázar durante el asedio. Bandera que era la de la Academia de Infantería, y que, por supuesto, era una tricolor con el escudo de la corona mural. Recuerdo haber visto la bandera, con sus corbatas y otros detalles, descolorida por el paso del tiempo y ajada por los efectos de la batalla. Pero intacta. La echo de menos, igual que echo de menos otras varias que antes sí estaban en exposición cuando el Museo estaba en Madrid.

No hay comentarios

jul 30 2011

El hecho militar de Guadalete

Publicado por en Historia Militar

Este mes de julio es pródigo en acontecimientos militares a lo largo de nuestra historia. Aparte, por supuesto, de la batalla de Talavera, tenemos las de los Arapiles y la de Bailén. También tenemos dos batallas incluso más decisivas en nuestra historia: la de las Navas de Tolosa, en 1212, y sobre todo y muy por encima de todas en cuento a su importancia histórica, la de Guadalete, en 711.

El problema de esta última batalla, desde el punto de vista militar, es que no cuenta con una descripción detallada del hecho militar. Para empezar, la ubicación misma del campo de batalla sigue abierta a discusión. Para seguir, el tamaño y composición de los dos ejércitos enfrentados no es enteramente conocida. Las fuentes contemporáneas no permiten hacer deducciones lo bastante razonables como para fijar cifras, no hablemos ya de la organización de las tropas.

Estas incertidumbres acerca de la batalla de Guadalete en sí arrastran dudas e incertidumbres muy similares en los hechos militares relacionados inmediatamente antes o después: la escaramuzas entre los musulmanes y el dux de la Bética, y el combate de la laguna de la Janda, sobre todo. Es en este segundo combate en el que el ejército godo desaparece como entidad digna de mención.

Bueno, quería decir que la batalla de Guadalete no contaba con una descripción militar detallada hasta que mis amigos José I. Lago y Manuel González no abordaron el asunto. El libro resultado es La pérdida de España. De Guadalete a Covadonga, de editorial Almena. Incluso contando con un trabajo tan serio como el suyo, el orden de batalla visigodo, o mejor, la entidad y organización de las tropas godas en Guadalete seguía presentando problemas.

Como en otras ocasiones, ha sido otro amigo, Antonio Duarte, quien nos ha iluminado al respecto, gracias a haber localizado dos trabajos de los mismos autores, el teniente coronel Fernando Soteras y la licenciada Pilar García, en la Revista de Historia Militar. El primero de ellos, de lejos el que más me ha gustado, se titula El rey Rodrigo y su concepto de fuerza, habla de la organización del ejército visigodo (es decir, unidades y subunidades), de las dimensiones que podía tener en campaña, y desglosa la fuerza presente sobre el terreno para dos campañas reales distintas, la que realizó el rey Wamba contra el rebelde duque Paulo en 673, y la del rey Rodrigo contra los musulmanes en 711. El número entero de la revista (en formato PDF, ojo) se encuentra en este enlace.

Para rematar este asunto, de los mismos autores, está disponible también en la Revista el artículo Estrategia de invasión. Hispania 708-725, revista que está completa en este enlace (ojo, otro PDF). Aquí se cuenta con más detalle la estrategia musulmana para terminar militarmente con el reino visigodo para luego ocuparlo.

Los dos trabajos son magníficos. Y ponen al día la información disponible sobre el hecho militar que este mismo mes cumple 1.400 años (se dice pronto), y sigue siendo uno de los capítulos más relevantes de nuestra historia como nación.

No hay comentarios

jul 28 2011

Dolman: una interpretación

Publicado por en Historia Militar

En el ya citado blog de Alfons Cánovas han salido publicadas recientemente unas láminas de uniformes realizadas por el gran pionero, José María Bueno. Estas láminas fueron publicadas en el boletín de la Asociación de Miniaturistas Militares de España en una fecha tan remota (para mí, que soy un recién llegado) como el 4º trimestre de 1976.

Quiero detenerme por un instante en la número 32.

En esta lámina José María Bueno ha dibujado un húsar de Granada, fechado en 1809. Bien, el uniforme es típicamente húsar en todos sus detalles. Me gusta el detalle que ha tenido de dibujar el pantalón de montar sin botas, y con refuerzos de cuero en el interior y en el borde inferior, al estilo de los dibujos de los hermanos Suhr sobre los cazadores a caballo españoles. En cambio el detalle de la tercerola no me termina de encajar. Parece demasiado corta (o el húsar es desproporcionadamente alto).

Con todo, en donde quería detenerme es en la vista posterior del dolman. Gracias a este dibujo se puede ver el galoneado de la parte posterior de la prenda, que siempre es uno de los asuntos discutibles, puesto que las ilustraciones de época muestran casi siempre a los soldados de frente.

Bien, para los aficionados a la caballería ligera, de los cuales sé que hay más de uno leyendo este blog, aquí les dejo este pequeño detalle en este día del aniversario de la victoria en Talavera.

No hay comentarios

jul 27 2011

202º aniversario

Publicado por en General

El cerro Medellín, visto desde el norte, esta misma tarde, poco antes de anochecer.

Cerro Medellín

No hay comentarios

jul 25 2011

Música de lunes (CXXXVII)

Publicado por en Música

No hay comentarios

jul 18 2011

Música de lunes (CXXXVI)

Publicado por en Música

Como se convierta en costumbre esto de que los vídeos programados se queden atascados, voy a tener que cambiar de nombre a la sección para que sea Música de martes. En fin, disfruten.

No hay comentarios

jul 14 2011

Lectura del día (XLII)

Publicado por en Historia Militar

Haciendo (una vez más) arqueología entre las revistas que tengo, me he reencontrado con el número 3 (septiembre de 1993) de la revista Dragona, quizá la mejor publicación de historia militar que ha habido en España, y cuya ausencia aún notamos muchos.

En este número se incluye un artículo sobre las láminas de uniformes de Pereira Pacheco firmado por Juan José Sañudo Bayón y Luis Sorando Muzás. Juanjo Sañudo y Luis Sorando al alimón, ahí es nada. Y sin embargo, en la parte que le toca a los Voluntarios Leales los errores son de escándalo. Llegados a dicha lámina los dos autores escriben:

Regimiento de Leales de Fernando VII (Capitán)

Creado en Talavera la Real (Badajoz) el 3-IX-1808, luchó en la batalla de Talavera (Toledo), el 27-VII-1809, con pco [sic] éxito. En 1810 su primer batallón estaba acantonado en Cádiz, mientras que los otros dos operan en Extremadura.

Viste morrión negro con galón superior, placa ovalada y cordonajes plata; casaca azul turquí con cuello abierto y vueltas rojas, vivos blancos y doble hilera de botones plata, charreteras plata y bandolera del sable negra; calzón blanco, botas y corbatín negro.

Está claro que de 1993 para acá es mucho lo que se ha sabido (gracias a Juanjo Sañudo, precisamente) de las unidades militares españolas de la Guerra de la Independencia, y por ello no es de extrañar que un regimiento de Talavera de la Reina, que estuvo acuartelado en Badajoz, se pensara hace casi veinte años que era de Talavera la Real.

De la misma manera el poco éxito del regimiento en la batalla de Talavera seguramente se menciona por haberse citado el nombre de este regimiento entre los desbandados la noche del 27 de julio. Hecho que, a tenor de los documentos del APJLR, debe ser tomado con mucho cuidado.

En la parte positiva, se trata de la tercera identificación de la lámina de Pereira Pacheco con un oficial de los Voluntarios Leales, por lo que las pocas dudas que pudieran existir todavía respecto a la identidad del regimiento, desaparecen. Más aún, la figura queda identificada como la de un capitán, con lo que se avanza un grado más en el detalle.

Quiero aclarar que lo que en este artículo se llama morrión (y que según el significado dado por la Real Academia es un nombre adecuado) yo muchas veces (casi siempre) lo llamo chacó, que es otro nombre adecuado (siempre según la Real Academia) para la prenda de cabeza.

Por cierto, he creado una nueva etiqueta llamada “Vols Leales” para categorizar las entradas sobre este regimiento. Aún no he etiquetado las otras entradas en que trato de ellos.

No hay comentarios

jul 13 2011

Lectura del día (XLI)

Publicado por en Historia Militar

Mi amigo Malcolm Jones, de Peninsular War Battlefield Tours, me ha regalado (gracias, Malcolm) un libro titulado Talavera (Wellington’s Early Peninsular Victories 1808-9), del cual es autor Peter Edwards, que en la introducción se presenta como un veterano del regimiento 48º (Northamptonshire).

Acabo de empezar a leerlo, por lo que aún me reservo mi opinión. No obstante, como creo que ya tengo una cierta veteranía leyendo trabajos sobre Talavera, he empezado a leer el libro por el final, por la bibliografía (Sources and Further Reading). No me impresiona lo más mínimo el que referencie un total de 59 fuentes procedentes de testigos presenciales, desde las cartas de Wellington y Hill hasta las memorias de Jourdan, pasando por viejos conocidos tales como el alférez Aitchison, el capitán Boothby, o el teniente Leslie. Mucho menos el que no cite ni una sola monografía sobre Talavera, y que las únicas referencias sean las obras de Napier y de Oman. Y menos mal que pone a Oman (para él la ultimate reference sobre el asunto) por encima de Napier. Si ya vamos a que no hay ni una sola fuente en español, o en lengua española, puedo avanzar mi impresión de que este libro, publicado en 2005, no va a tener nada nuevo.

Ya lo contaré con detalle cuando lo haya terminado de leer.

Por cierto, que ya he terminado de leerme la biografía del mariscal Montgmery escrita por Alan Moorehead, de la cual hablé en su día. Y bien se merece una entrada mi opinión sobre ella. A ver si saco tiempo.

No hay comentarios

jul 11 2011

Música de lunes (CXXXVI)

Publicado por en Música

No hay comentarios

jul 05 2011

Ayuda para publicación del FEHME

Publicado por en Historia Militar

Recibo una noticia del Foro para el Estudio de la Historia Militar de España (FEHME), del cual soy socio, que creo que será interesante para los aficionados a la historia militar que leen este blog.

Se trata de la próxima publicación del libro Diccionario Biográfico del Generalato Español. Reinados de Carlos IV y Fernando VII (1788-1833), del que es autor Alberto Martín-Lanuza.

Este libro contiene las reseñas biográficas de más de 2.200 oficiales generales españoles de los reinados de Carlos IV y Fernando VII. Ahí es nada. Sólo por este hecho, la obra en cuestión tardará en pasar de moda. Gracias a ella no sólo podremos leer (por fin) apuntes biográficos de tantos generales de los cuales se conoce poco. Con esta obra en la mano (no puedo resistir la tentación de escribirlo) muchos españoles podrán conocer las razones por las cuales hay nombres de generales en el callejero de su población.

Esta obra cuenta con el patrocinio económico de Telefónica (bien hecho) y de varios particulares que han puesto dinero de su bolsillo. Incluso así sigue siendo necesario contar con el patrocinio de la aportación de particulares, y es en ese sentido en el que se han puesto en contacto conmigo, y yo a mi vez lo hago público en este espacio.

Quien desee apoyar esta excelente iniciativa con su aportación en metálico (se recomienda que sea entre 20 y 50 euros), puede ingresar su donativo en la cuenta corriente número

2054 0325 21 9144952958

con la indicación “Libro Generalato”. Es el FEHME el titular de dicha cuenta.

De antemano, a todos los que apoyen esta iniciativa, muchas gracias. La situación económica no es nada boyante, bien lo sabemos todos, por lo que este esfuerzo en pro de la cultura de defensa y de la historia de España es doblemente generoso.

No hay comentarios

Sig »