Archivo de febrero, 2012

feb 27 2012

Música de lunes (CLIV)

Publicado por en Música

No hay comentarios

feb 26 2012

Novedades en “eborense.es”, 26 de febrero

Publicado por en Eborense.es

Hace dos semanas, para mi sorpresa, descubrí que tres páginas estaban registrando en las Webstats de Motigo cero visitas desde varias semanas atrás. De hecho, prácticamente desde el fin del año pasado. Estas páginas son la página índice de la web, la página índice de Soldados del Rey, y la página índice de la historia del Athlétic Club.

Comparando estas tres páginas con la página índice de Talavera 1809, que no tiene el mismo problema, he encontrado dos diferencias. La primera, que he sido capaz de ver ha sido que en las tres primeras el código de los contadores de Motigo estaba erróneo, por lo que no “apuntaban” a la dirección correcta, y por tanto no se estaban registrando las visitas en Motigo. Aunque sí en la herramienta (Webalizer) que mi hosting me ofrece para la web, eso también he podido comprobarlo.

He tardado muchos días en poder corregir el fallo, y la razón es que no he tenido tiempo materialmente para ello. Incluso ahora, el contador de la página principal de la web parece tener algún problema, porque al hacer clic en el mismo, no se abre la pantalla que permite ver las visitas acumuladas. No sé a qué se debe. Veré si puedo arreglarlo con rapidez.

La segunda diferencia, que en estas páginas no tenía las etiquetas (tags) correspondientes para las keywords que permiten categorizar mi web. Tenía entendido que las keywords no eran usadas por los robots de Google porque se ha abusado de ellas tanto que se ha hecho spam con ellas. Pero, a lo que parece, son necesarias para el posicionamiento. Aparte de que, por supuesto, Google no es el único buscador del mundo. En fin, como sea, he reprogramado esas tres páginas para incluir las keywords correspondientes.

Las visitas a esta web no presentan malos datos. Al contrario: enero ha sido un mes por encima de la media. La explicación para esto es simple: más de un tercio de las visitas me llegan a través de peticiones directas; esto es, se trata de gente que tiene la web en Mis favoritos, por lo que la falta de keywords no ha sido crítica.

En otro orden de cosas, he modificado la página de la caballería ligera para incluir el famoso retrato de don Pantaleón Pérez de Nerín con su magnífico uniforme de húsar. El diseño de dicha página me está dando algún problema de descuadre de las imágenes. Pero, en fin, eso me preocupa menos.

No hay comentarios

feb 23 2012

Otra de piratas

Publicado por en Historia

Supongo que recordarán este post, en el que hablaba de ciertos piratas que en lugar de llevarse los doblones, se llevaron una somanta de palos ante los tribunales. Y supongo que recordarán que cerré dicho post con una mención a Gibraltar, que se ha convertido en la nueva Isla Tortuga para estos (y otros) piratas del siglo XXI.

Bueno, pues los bucaneros de Isla Tortuga siguen intentando sisarle a España lo que es nuestro legítimamente. Lean:

(…) el Gobierno de la Roca, que preside Fabián Picardo, está preparando un argumentario jurídico en el que sostendrá que la propiedad de los doblones del ‘Nuestra Señora de las Mercedes’ debe ser compartida entre España y el propio Peñón, aludiendo a “motivos históricos” que justifican esa postura.

En concreto, Gibraltar se basará en el hecho de que la fragata española, que cubría rutas comerciales entre las colonias de América y España, partía desde Cádiz y Algeciras, pasando, por tanto, por aguas que, según el almirantazgo británico, pertenecen al Peñón.

Con semejante argumento podría nuestro Gobierno reclamar parte de la carga de todos los buques que transiten por el Estrecho de Gibraltar. Como bien saben las autoridades del Peñón, esto es una tontería sin sentido alguno. Entonces, como no son tontos ¿porqué reclaman una tontería de este calibre? Pues porque parte del botín de los piratas del Odissey está aún en Gibraltar, y no van a mover un dedo para devolverlo argumentando que cierto día sopló el viento por encima de la Roca antes de llegar a las velas de la Mercedes. Gracias a Dios, parece que por parte española está claro que la respuesta va a ser un castizo ni de coña:

Fuentes gubernamentales consultadas por ECD se muestran tajantes al respecto: “No se van a llevar ni un doblón. No tienen ningún derecho sobre el tesoro, porque la fragata es española y el material que guardaba también es español. Ellos deben de saberlo, pero por pedir que no quede”.

Estoy convencido de que en Londres son plenamente conscientes de que si el gobierno de Gibraltar se queda con parte del tesoro, son ellos quienes realmente salen responsables de la jugada, porque Gibraltar, con o sin derecho a la autodeterminación, carece hoy por hoy de política exterior propia.

En cuanto a los piratas originales, si es cierta la sospecha de que se han quedado con parte del botín (y yo, personalmente, tiendo a pensar que así ha sido), estoy convencido de que saldrá a la luz más bien pronto que tarde, y espero que entonces terminen de empapelarlos a base de bien.

Actualización de hoy mismo: Si es cierta esta información, la cosa es más seria de lo que parece. En pocas palabras, el Reino Unido ha actuado como si el buque hundido fuera británico y no estuviera en aguas españolas. Esta historia piratesca no ha concluido aún.

No hay comentarios

feb 22 2012

Lectura del día (L): “El cartero”, de David Brin

Publicado por en Libros

Creo que ya he comentado en este blog que me gusta mucho tanto la literatura como el cine apocalíptico y post-apocalíptico. Quizá sea porque, como tantos otros niños y adolescentes de los años 80, soy hijo del “miedo a la bomba”. Hasta mis profesores del BUP (cuanto más progresista, más) insistían en ello.

Bien, como sea, el caso es que soy capaz de ver películas-bodrio, siempre que sean sobre la materia. Una de ellas fue El cartero, con Kevin Costner como protagonista. No me pareció mala historia. Tenía elementos valiosos como para construir una buena película post-apocalíptica. Pero, por desgracia para la película, estos elementos se montan en un desarrollo demasiado laaaargo de la historia que la hace abiertamente aburrida a ratos. Y cuando el guión se aparta del relato original (ahora puedo juzgarlo), las nuevas escenas carecen de la capacidad de enganchar, aunque tienen más acción.

Con todo, me apunté mentalmente (mira que hace años de ello) que me interesaba conseguir el relato original para poder comparar el filme con el libro. Por fin he conseguido el libro, ya lo he leído, y estoy en condiciones de juzgar.

Por cierto, a partir de aquí comienzan espoilers tanto del libro como de la película, por lo que si no desea que le cuenten uno u otra, no siga leyendo.

La primera diferencia notable entre una obra y otra es que el personaje de Gordon Krantz (el falso cartero) es en el libro un idealista que se inventa una mentira para salir de un apuro y se ve envuelto en ella hasta tal punto que se la acaba creyendo; el de la película sigue el proceso a la inversa: es un pícaro que se inventa una historia para vivir del cuento, pero le envuelven en ella y termina creyendo en el ideal que se ha inventado (e impostado). El primer Gordon no cree que el fin justifique los medios, hasta que al final se convence de que el fin, una de las Grandes Cosas de las que habla a veces, es superior a su mentira y a sí mismo. El segundo Gordon está convencido de que el fin (sobrevivir) justifica los medios (mentir), hasta que al final llega a la conclusión de que la bondad que resulta de su mentira le redime de culpa. Llegan los dos a una conclusión parecida, pero el camino no es el mismo. Y el desarrollo del personaje, por tanto, tampoco.

Esta diferencia no es nada trivial. Los apartes de Gordon Krantz consigo mismo (que llenan más de la mitad del libro y casi la tercera parte de la película) tienen más sentido en el primer caso que en el segundo. Las tentativas de abandono de la superchería también tienen más sentido en el libro: es un Gordon cuya moral (no destruida por la Guerra Fatal) no soporta seguir viviendo de mentiras.

La novela tiene dos puntos de ciencia-ficción que la película omite: Cíclope, el superordenador, y los hombres aumentados. El primer punto no hubiera animado mucho la película, porque de pícaro a pícaro todo hubiera quedado más o menos. El segundo punto, por el contrario, le hubiera añadido a la película unas escenas de acción que podrían haberla animado. El final de la película (la pelea entre Macklin y Gordon) hubiera sido otro. Por cierto, hablando de finales, mucho más sólido (por lo creíble) el del libro que la cursilada de la película.

En varios aspectos la novela se ha quedado anticuada. El miedo a la Bomba se ha transformado en el miedo a la Enfermedad; los holnistas son un enemigo menos aterrador que los zombis o una pandemia. La ciencia-ficción del libro tampoco es nada del otro mundo. Pero la he leído con agrado, y me queda la sensación de que una adaptación más fiel de las escenas que nos narra David Brin en El cartero hubiera hecho funcionar mejor la película.

Un último asunto. Hay una escena en el libro que me ha parecido magnifica porque le da sentido a muchos relatos de ficción post-apocalípticos. Es la escena en la que Gordon Krantz y su patrulla viajan de regreso al valle de Villamette después de haber viajado al sur para pedir auxilio. Una noche Gordon se aleja de la hoguera de su campamento, echa a andar por el bosque, y por un momento se siente tentado a alejarse para dejar atrás la responsabilidad de ser el señor Inspector, la de cuidar la vida de sus carteros, la de ser encargarse de la custodia (y superviviencia) de varias comunidades humanas… y para dejar atrás una vida de impostor que le está requemando. ¿Saben quién me vino a la memoria en ese instante? Al Padre de La carretera de Cormac McCarthy. A este otro personaje literario me lo imagino también liderando por la fuerza de sus convicciones un grupo post-apocalíptico, hasta que les da la espalda para poder vivir protegiendo a su hijo.

En fin, que me ha agradado leer esta novela. Mucho mejor que la película.

No hay comentarios

feb 20 2012

Música de lunes (CLXIII)

Publicado por en Música

No hay comentarios

feb 13 2012

Música de lunes (CLXII)

Publicado por en Música

Ayer calló para siempre la voz de Whitney Houston. Descanse en paz. Hoy dejo aquí la que quizá sea su mejor hora, cantando I will always love you en la película El guardaespaldas.

No hay comentarios

feb 12 2012

Millones de euros

Publicado por en Fe

Me cuentan que dicen que es un escándalo que la Iglesia Católica reciba un adelanto mensual de más de 13 millones de euros al mes, a cuenta de los impuestos que le cedemos los contribuyentes que queremos hacerlo. Véanse las pruebas del crimen en la página 146615 del PDF enlazado aquí mismo.

Ah, no, espera

Cáritas Diocesana de Toledo, en su reunión extraordinaria de su Junta directiva, ha decidido clausurar el Centro de Atención Integral a transeúntes y usuarios de la Red de Albergues en Talavera de la Reina y rescindir el contrato de los cuatro trabajadores sociales y monitores que lo atienden.

La medida se adopta ante la imposibilidad de continuar adelantando con recursos propios el «elevado coste» de más de 170.000 euros anuales que sufraga la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, según informó anoche Cáritas en un comunidado de prensa. Esta organización asegura que el Gobierno regional ha incurrido en «incumplimientos reiterados» durante 2011 en más de ocho meses, según el calendario de pagos de la propia administración.

Vaya. Qué puñetera es la realidad.

No hay comentarios

feb 09 2012

El Messerschmitt español

Publicado por en Historia Militar

En una revista checa de aviación la revista rusa World Aviation (Мировая авиация en ruso) número 156 me encuentro con un artículo dedicado al famosísimo Me-109, el protagonista (alemán) de la Batalla de Inglaterra. El artículo cuenta con un interesante apéndice dedicado a los epígonos del Bf-109. Básicamente, en dos de ellos. El primero, el infame Avia S-199, el peor derivado del avión alemán, con mucha diferencia. Aunque durante la Guerra de Independencia de Israel dio buenos resultados, a falta de nada mejor. El segundo, el Hispano Aviación 1112 (clasificado oficialmente como el C.4K, y bautizado por sus pilotos como Buchón por el buche situado bajo el morro), una solución casera para dotar al Ejército del Aire de aviones de combate de primera fila y fabricación nacional.

El esquema de color del Buchón que se adjunta en la revista es el que incluyo a continuación. Bonito ¿no es cierto?

El esquema de color de este aeroplano es de la segunda mitad de los años 50, y pertenece al Grupo 7, con base en Tablada (Sevilla). Aunque el aparato está pintado de gris claro de superioridad aérea, a esas alturas estaba ampliamente superado como caza (el Ejército del Aire ya disponía del reactor F-86 Sabre), por lo que su verdadero rol era el de apoyo al suelo; caza táctico, si se le quiere ver así.

En el Museo del Aire, que se encuentra en Cuatro Vientos, hay un ejemplar de este aparato.

No hay comentarios

feb 08 2012

Estudios de uniformes (…y III, supongo)

Publicado por en Historia Militar

Pensaba que el asunto de los uniformes del regimiento “Talavera” en América ya estaba cerrado, cuando de nuevo Pablo (muchas gracias) me ha hecho llegar una ilustración relativa a este regimiento. Esta ilustración es la que puede verse en esta misma entrada.

El color de la casaca me tiene desconcertado por completo, puesto que, al igual que ya expliqué respecto a la casaca verde, no me consta que ningún regimiento peninsular de infantería llevara estos colores. Otra cosa distinta es si al llegar a América lograron proveerse de una uniformidad distinta a la que tuvieran. Pero me faltan muchos datos para llegar a poder afirmar algo así.

Por lo demás, la apariencia de este infante se me antoja muy similar a la de otros regimientos peninsulares que se equiparon con chacó de estilo francés “nacionalizado” español y con casacas cortas y pantalones de origen británico. El infante es un cazador (infantería ligera), como lo indica claramente la insignia de la manga izquierda. El detalle del plumero verde en el chacó está acorde con la famosa representación de los infantes de los regimientos de infantería ligera del Marqués de la Romana tocados con chacó y con el plumero distintivo de la infantería ligera.

No tengo mucho que decir acerca del equipo de este infante. El sable de estilo briquet, a la francesa, es correcto para la época. La mochila rígida a la espalda, también. Por experiencia sé que esas mochilas rígidas, con armazón, pesan más y son más incómodas que las de estilo zurrón que dibujaron los hermanos Suhr con las tropas en Dinamarca.

En resumidas cuentas: este dibujo marca bien la línea del aspecto general de las tropas españolas de infantería alrededor de 1813-1815, por lo que el gran experto Juanjo Sañudo me ha mostrado en ilustraciones de época. Ahora bien, el color de los uniformes, y los detalles tales como vivos y colores regimentales, placas y adornos de chacó, son ciertamente dudosos, a menos que se cuente con fuentes documentales sólidas.

No hay comentarios

feb 06 2012

Música de lunes (CLXI)

Publicado por en Música

No hay comentarios

Sig »