Archivo de abril, 2012

abr 30 2012

Música de lunes (CLXII)

Publicado por en Música

Más cerca.

No hay comentarios

abr 27 2012

¡Athlééééééééééééétic! ¡Iup!

Publicado por en Fútbol es fútbol

Creo que ni mis padres ni mis abuelos llegaron a vivir una temporada con el equipo en dos finales.

En el mundo de fútbol, mal que les pese a los muy soberbios, no hay nada seguro. Pero, qué cojones, mientras podamos vivir este momento, que nos quiten lo bailao

Con todos ustedes, el Rey León.

No hay comentarios

abr 23 2012

Música de lunes (CLXI)

Publicado por en Música

Mi escena favorita de Titanic. Y la más emocionante, sin duda. También, uno de mis himnos religiosos favoritos. Todo en el mismo videoclip.

Un comentario

abr 22 2012

Ay, cómo hemos cambiado

Publicado por en Historia Militar

Permítanme, estimados lectores, que escriba con un poco de nostalgia.

Enciclopedia Ilustrada de la Aviación, número 215. Sin fecha, pero debe ser de principios de 1986. Artículo Aviones militares españoles. La foto de la portada del fascículo es la primera que ilustra este artículo. Unos F-5 con la librea plateada, y con esas insignias de nacionalidad tan enormes que se usaban en otros tiempos.

Aunque las ilustraciones que de verdad me hacen sentir nostálgico son las de estos dos aparatos. Un Mirage F-1 con camuflaje de lagarto, y un Mirage III con camuflaje táctico (o así me decían que se llamaba el esquema de color). Eran entonces mis favoritos (lo siento por el F-4, pero la versión C no me ha enamorado nunca). El F-1 lo sigue siendo a fecha de hoy.

No hay comentarios

abr 16 2012

Música de lunes (CLX)

Publicado por en Música

Adivinen, estimados lectores, qué película reestrenada en 3D vimos el sábado María y yo. Y, oigan, lo pasamos de maravilla.

No hay comentarios

abr 13 2012

José Miguel Carrera y la batalla de Talavera

Publicado por en Gente ilustre,Historia

En más de una ocasión he recibido consultas o comentarios (en Facebook) relativos a José Miguel de la Carrera y Verdugo, prócer de la independencia de Chile. Las consultas o comentarios son relativos a su presencia en la batalla de Talavera como oficial de caballería; porque Carrera, como tantos españoles, antes de abrazar la causa independentista, sirvió en los Reales Exércitos, en su caso como oficial de caballería.

La respuesta a las consultas casi siempre era la misma: desconozco lo bastante a fondo el historial militar de Carrera, y por tanto, estoy incapacitado para afirmar si estuvo o no en Talavera. Lo que sí sé, y así siempre lo he dicho, es que los regimientos en los que supuestamente sirvió Carrera nunca estuvieron en la batalla de Talavera.

Una cosa me resultaba sospechosa, y era que todas las versiones siempre coincidían, con independencia del nivel de educación de mis interlocutores (y puedo asegurar que en las consultas recibidas se notaba mucho la diferencia en el nivel cultural entre unos y otros corresponsales), por lo que concluí que la información sobre Carrera procedía de una misma fuente.

Creo que he localizado esa fuente común. Buscando en internet otro documento que no hace al caso, he localizado el libro José Miguel Carrera. Su vida, sus vicisitudes su época, del que es autor Manuel Reyno Gutiérrez. El libro en cuestión es del año 1990, si no me equivoco. Pueden ustedes consultarlo aquí (ojo, se abre PDF).

Bien, el caso es que en la página 30 del PDF que he enlazado antes puede leerse esto:

Nadie quiere quedar ocioso ante el invasor, y don José Miguel Carrera insiste en ser admitido en el servicio. Por fin sus deseos son satisfechos, y, radiante de felicidad, se presenta ante el vencedor de Bailén, general Castaños.

—Estoy informado de que usted desea servir a Su Majestad, como todo buen súbdito; lo felicito.

—Gracias, excelencia —contesta Carrera.

—Usted es americano, ¿verdad?

—Sí, excelencia; soy chileno y súbdito muy amante de Su Majestad; por eso quiero ser destinado a su servicio, como mi deber y mi honor de español lo exigen.

—Muy bien…, muy bien esta causa pertenece a todos: españoles peninsulares y americanos. Usted, señor Carrera, será admitido inmediatamente en el ejército y será destinado como ayudante en el nuevo regimiento de milicias de Farnesio que se organiza en Madrid. Espero que usted sabrá comportarse como un bravo.

“Farnesio” es la castellanización del apellido italiano Farnese, familia emparentada con los reyes de España, y uno de cuyos miembros, don Alejandro Farnesio, fue uno de los más grandes generales de su tío, el rey Felipe II; es decir, fue uno de los mejores generales de su época. Bien, el problema es que el único regimiento del Ejército español que llevaba el nombre de Farnesio no era un regimiento de milicias, sino un regimiento de caballería de línea. La fuente de esta información es la monumental (y no superada) Base de datos sobre las unidades militares en la Guerra de la Independencia española, edición de 2006, de Juanjo Sañudo.

Y, además, ese regimiento no participó en Talavera, como se indica con total claridad en el listado de unidades que se encuentra en el Archivo Personal de José Luis Reneo (APJLR), y cuya transcripción está disponible aquí.

No hemos terminado. Vamos a la página 34 del PDF enlazado:

En la retirada de Santa Cruz de Mudela se batió bizarramente en entreveros de caballerías con su nueva unidad, el regimiento de caballería de Voluntarios de Madrid.

La guerra había cobrado nuevos bríos con la salida de España del emperador, el 17 de enero. La alarmante situación con Austria lo había obligado a volar a París y los españoles redoblaron sus esfuerzos para sacudirse del yugo extranjero. Wellington había desembarcado en Portugal y entraba en España, avanzando hacia Madrid, para efectuar en conjunción con las fuerzas españolas, lo que se realizó el 22 de julio. El 26 los aliados chocaron con las fuerzas francesas mandadas por el rey José, en Alcabón, y el 27 y 28 libraban la gran batalla de Talavera de la Reina. En esta acción la caballería española, comandada por el general don Manuel Freire, hubo de apoyar a las fuerzas inglesas, y en los choques con la brigada ligera del general Strolz se produjo el aniquilamiento del 13° regimiento de dragones ingleses y un gran número de jinetes españoles. Carrera, comandante del escuadrón, tuvo la honra de ser citado en el parte de batalla por su valor y serenidad y que se le otorgara; “por acción distinguida”, la medalla de Talavera.

En efecto hubo un regimiento de caballería llamado “Voluntarios de Madrid”. Este regimiento en efecto estuvo en Talavera, como puede comprobarse en la página enlazada antes. Igualmente, la Base de datos … cita entre las acciones de dicho regimiento la de Talavera. Ahora bien, hay detalles que no encajan.

En primer lugar, la caballería española (o, particularmente, la fuerza en la que estuviera encuadrado el regimiento de Carrera) no estuvo mandada por Manuel Freire. Este nombre no aparece ni entre los divisionarios ni entre los coroneles de las fuerzas de caballería. Además, no fue el “13º de dragones” británico el regimiento que palmó cargando, fue el 23º de dragones ligeros. No hubo tropas españolas en dicha carga, ni por supuesto muertos. Y tampoco el 23º fue destrozado por pelear contra la brigada del general Strolz, sino contra los cuadros de infantería francesa. Por no hablar del error relativo a la supuesta unión de los dos ejércitos el día 22 de julio.

En fin, que la poca fidelidad al marco de la historia general, y en particular del hecho de armas en el que tanto se destacó, me hacen dudar de que la fuente original de dicha información sea fidedigna.

Respecto a la mención en el parte de la batalla, me remito a la gran (e insuperada) La crisis de una Alianza (la campaña del Tajo de 1809), en el que se publica el texto completo del parte que da el general Cuesta a la Junta Central contando la victoria obtenida, y en el cual no se menciona el nombre de Carrera.

Finalmente, está el asunto de la medalla. Tal como está escrito este texto, parece que la medalla de la concedieron inmediatamente después de la batalla. En la biografía de Carrera en Wikipedia se puede leer textualmente que fue en Cádiz donde se le condecoró con dicha medalla. Teniendo en cuenta que la medalla de Talavera se concede por Real Orden de 8 de diciembre de 1810, que Carrera recibió la licencia (por razones de salud) el 14 de abril de 1811, y que tres días más tarde embarcó de vuelta a América, veo dudoso que portara nunca dicha medalla, aunque técnicamente tuviera derecho a ella como oficial del Ejército de Extremadura.

En cuanto a su pertenencia al regimiento de Húsares de Galicia, estamos frente a otro dato más que dudoso. En efecto, dicho regimiento existió, pero de acuerdo a la Base de datos …, esta unidad, levantada en abril de 1810 en La Coruña, se pasó ese año y la mitad del siguiente con las tropas del Ejército de la Izquierda entre Galicia y León. Nunca estuvo ese regimiento en Cádiz o siquiera en Andalucía.

Otra información que me han hecho llegar menciona la pertenencia de Carrera a los “Husares de Farnesio”, regimiento inexistente de acuerdo con las fuentes citadas.

En fin, que la conclusión que saco de tantas incongruencias juntas es que la información acerca de la presencia de Carrera en Talavera y sus méritos en combate no es fiable. Hay un manejo demasiado a la ligera de la información histórica; hay cosas que están demasiado deshilvanadas como para que el tejido sea sólido. Al menos no sin confirmación documental adicional que apoye todo esto. Sí acepto que técnicamente fuera condecorado (si es que realmente estuvo en Talavera), aunque dudo mucho que jamás portara la medalla concedida.

Para salir de dudas, mi recomendación (por si algún lector chileno está interesado en ella) es pedir la hoja de servicios de Carrera, si se conserva, al Archivo Militar de Segovia, que es donde se custodian esos documentos. Yo he hecho varios encargos por correo, y no he tenido nunca problema. Supongo que el precio del envío a Chile será más caro que lo que yo he pagado por recibirlo en mi casa, pero al menos ya no habrá duda. Quizá algún día incluso la pida yo, pero eso no va a suceder a corto plazo.

No hay comentarios

abr 12 2012

“The Walking Dead”, 2ª temporada

Publicado por en Televisión

Las dos mitades en que han dividido esta segunda temporada de The Walking Dead tienen cada una un encanto (o un interés) propio.

Quiero poner sobre aviso a los posibles lectores: esta entrada sobre The Walking Dead tiene espoilers. Si no ha visto esta serie, y no quiere que le cuenten lo que pasa en ella, no siga leyendo.

¿Alguna vez han sentido curiosidad por ver cómo se forma una horda de zombis?

Comenzó la primera parte de la temporada con un terremoto: la horda de caminantes que avanza por la carretera arrasando todo como una plaga de langosta. Y en medio de ello, los protagonistas, atrapados. Impresionante lo claustrofóbico que muestran aquella carretera a cielo abierto, y con cientos de “puertas” de salida. De ahí arranca el macguffin de la primera mitad: la desaparición de Sophia. Termina esta primera mitad con la solución del macguffin, como era sospechable que sucediera: Sophia está muerta; su búsqueda no sólo no ha dado frutos, sino que además, careció de sentido desde el principio. Segundos antes de saberlo, hemos visto cómo nuestros protagonistas han destruido por completo lo que queda del hogar de Hershel, y de sus esperanzas. Todo muy lógico. Todo muy doloroso. Entre una escena y otra, los personajes han cambiado. Daryl ya no es un outsider, sino un guerrero imprescindible. Shane ya no es de fiar, y además ahora es capaz de cualquier cosa, incluso de asesinar a sangre fría. Glenn ya no es una eficiente máquina táctica, sino un ser humano muy vulnerable. Y así todos y cada uno de ellos.

Una de la mejores frases de la temporada la pronuncia Dog-T: ‘¿Cuántas veces tendremos que hacer esto?’

Hay quien ha criticado la excesiva longitud de esta primera parte. Creo, que, hasta cierto punto, es cierto. Pero, también gracias a esa extensión, hemos podido ver cómo crecía (y se justificaba) la furia de Shane por estar jugando a las casitas. Como consecuencia de la evolución de Shane, hemos podido ver al final de la segunda temporada cómo evolucionaba Rick. Por otro lado, hemos podido ver también la evolución de Daryl, de Andrea, y de Lori, aunque en este último caso el remate se produce también en la segunda parte, de manera similar a la de Rick.

Comenzó la segunda parte de la temporada con otro terremoto, aparentemente de magnitud inferior al anterior, pero que no lo es. Aparte del derrumbe de la familia de Hershel, nos toca ver la versión post-apocalíptica de homo homini lupus en la persona del otro grupo de supervivientes. Eso quiebra la relación entre Shane y Rick, la relación entre Glenn y Maggie, y entre Dale, Glenn y Andrea. Todo ello nos llevará al final de la temporada: la muerte de Dale, la muerte de Shane, el fin de la infancia de Carl, la destrucción de la Casa de la Pradera granja de Hershel, la revelación del secreto de Rick…, y la huida del grupo, como al final de la primera temporada, solo que ahora con menos medios, pérdidas personales dolorosas, y, sobre todo, serias heridas emocionales en los personajes.

Si piensa el lector que estos no son los elementos argumentales de un thriller enorme, con grandes escenas de acción, grandes personajes, y como consecuencia de lo uno y lo otro, grandes momentos, entonces, en efecto, The Walking Dead no es mas que una serie de zombis. Yo, sin embargo, pienso que esta serie ya ha trascendido ese género para convertirse en una de las mejores series de acción y terror de los últimos años.

Razón por la cual ya estoy esperando la tercera temporada. Que, si no nos han engañado al final de la segunda, será la temporada de La Prisión. ¿Veremos a Carol tan loca como la suponemos? ¿Veremos a Rick sufrir la tortura física que de momento no ha sufrido? A quien sí parece que vamos a ver es a Michonne, la nueva matazombis que viene a reemplazar la efectividad de Shane.

Esta segunda temporada nos ha dejado magníficas escenas. El primer episodio, con la escena de los protagonistas atrapados en la carretera, es de lo mejor que he visto. Pero la escena de la apertura del granero de Hershel no le va a la zaga, como tampoco su continuación, ya con los zombis (presuntamente) muertos. También estoy pensando en el episodio en que Rick y Shane tratan de quitarse de en medio a Randall. Y no, no me refiero a la pelea contra los zombis, aunque también, sino a la escena en que Shane, pensativo, ve a un solitario caminante tanto a la ida como a la vuelta. Daryl haciéndose cargo de rematar a Dale (no puedes hacerlo todo siempre tú, le dice a Rick, en lo que creo que es toda una declaración de intenciones), es mi favorita. La segunda, el flashback que nos muestra a Shane, Lori y Carl en la carretera la noche en que bombardean Atlanta. Mi tercera escena favorita (después de las dos anteriores) es la que nos muestra en el capítulo final cómo se crear una horda de zombis. Espectacular.

De nuevo en la carretera; pero la situación es mucho peor que cuando huyeron de Atlanta.

Estoy esperando con impaciencia ver qué escenas similares nos esperan la próxima temporada, y también de qué modo van a ser capaces de rodar un capítulo inicial tan magnífico y redondo como los primeros de la primera y segunda temporada. Quizá un giro en la linealidad de la historia de los supervivientes vendría bien. ¿Qué tal un flahsback que nos muestre la muerte de la mujer de Jenner y el descubrimiento de que la infección está en la sangre de todos los humanos vivos? O ¿qué tal el flahsback sobre la vida de Michonne que ya se ha dibujado?

En fin, que ya tengo ganas. Sólo espero que en la próxima temporada no me coincidan los partidos del Athlétic con la hora de emisión de la serie. Ay.

No hay comentarios

abr 09 2012

Música de lunes (CLIX)

Publicado por en Música

Feliz Pascua de Resurrección a la ciudad y al mundo.

No hay comentarios

abr 08 2012

¡Feliz Pascua! (2012 A.D.)

Publicado por en Fe

No hay comentarios

abr 03 2012

D.E.P. don Antonio Mingote

Publicado por en Gente ilustre

Ha fallecido uno de los pocos genios que nos quedaban en España, don Antonio Mingote. Lo lamento enormemente. Me siento un poco tal como él mismo dibujó. Que la tierra le sea leve.

No hay comentarios

Sig »