Archivo de agosto, 2012

ago 27 2012

Música de lunes (CLXVIII)

Publicado por en Música

No hay comentarios

ago 25 2012

Prometheus +

Publicado por en Cine

Prólogo:

Antes de comenzar, advierto que esta revisión de la película contiene spoilers. Si no la ha visto y no quiere que le cuenten el argumento, no siga leyendo.

Cartel promocional, adecuadamente engañoso en cuanto al significado de los elementos que vemos.

Antes de verla:

¿Precuela de Alien? ¿Ridley Scott retomando su propio universo de ciencia ficción? ¿Promoción tremenda en cine y TV, con expansión del universo Alien? Eso había que verlo. Y, si hacía falta, María podía quedarse en casa viendo lo que le apeteciera. Afortunadamente, tengo una mujer que vale su peso en oro, y el día del estreno en Talavera allí estuvimos para verla juntos.

Sinopsis:

En el año 2089, los arqueólogos Elizabeth Shaw y Charlie Holloway realizan en la Tierra un descubrimiento que, cuatro años más tarde, les lleva a emprender un viaje estelar hasta la luna LV-223 en la nave espacial Prometheus, con el patrocinio de la corporación Weyland.

Comentario:

Bien, permítanme que me ponga un poco pedante. Distingamos en esta película entre tres planos distintos. El primero, el de la historia (literaria) que se relata. El segundo, el de la historia (visual) que se muestra. El tercero, el de los personajes que nos narran la historia.

La historia que se nos relata es incoherente con el universo Alien.

El primer tercio de la película (hasta el aterrizaje en la luna) tiene tensión y buen ritmo, crea ambiente y va desarrollando tanto la historia como los personajes. La mejor parte de todas.

En el segundo tercio me temo que nos cuentan demasiado, y lo que nos cuentan no es coherente. El space jockey acaba siendo demasiado familiar en la historia. Nos cuentan demasiado de él. Tanto que termina matando la genial escena inicial del sacrificio de uno de ellos en la Tierra para, supuestamente, fecundar el planeta con su ADN. En este sentido, en tanto que precuela, Prometheus es un proyecto fallido.

Elizabeth Shaw, y tras ella, los trajes de dos “space jockeys”.

El último tercio no está tampoco nada mal, pero lo estropean (en mi opinión) con la aparición de monstruitos de serie B, como el “calamar” al que da a luz Shaw, que luego se transforma en el mismísimo Cthulhu… para terminar eliminando al último Ingeniero… o eso es lo que parece.

Por otro lado, la historia tiene algunas incongruencias que hacen las veces de agujeros en la trama. Por ejemplo, el modo en que Fifield se extravía en la misma cueva que él mismo ha cartografiado, o su posterior reaparición convertido (por obra del líquido negro, se supone) en Popeye el astronauta, sin sentido alguno que yo sea capaz de vislumbrar.

La historia que se nos muestra tiene una puesta en escena soberbia. Una fotografía magnífica; unos efectos especiales que no son excesivos (gracias a Dios, no hay un exceso de pantallas azules y de personajes que son mero CGI); unos espacios bien diseñados, desde el interior de la Pirámide hasta las vistas en detalle del puente de mando de la nave de los Ingenieros… por no hablar de la Prometheus, que me parece de lo más bonito que se ha visto en naves espaciales de ficción. Magnífico.

Sala de mapas de la nave de los “space jockeys”.

Los personajes que nos narran la historia están magníficamente dibujados y actuados… Lástima que los huecos en la trama impidan que algunos de ellos se desarrollen bien.

Aunque todo el mundo dice que el mejor personaje es el androide David (interpretado por Michael Fassbender), para mi gusto el mejor es el de Elizabeth Shaw (la protagonista interpretada por Noomi Rapace). Es lo que se espera de una estudiosa y entusiasta rata de biblioteca que, por esas cosas de la vida, tiene que explorar las fronteras de la civilización, y endurecerse en el proceso, o ver muerto todo lo que le interesa, que es peor que la muerte misma. Está tan bien en su papel que esta actriz, que no creo que sea muy guapa, está hasta atractiva. Otro detalle que me ha gustado mucho, en una película llena de referencias de tinte religioso (léase aquí para más información), es que la doctora Shaw es católica por decisión personal, no por un atavismo tribal, como le sucede al personaje de Paula Morales en Gravedad Cero (serie de la que ya hablé aquí).

La doctora Elizabeth Shaw.

Por supuesto, David es un grandísimo personaje. Aquí puede verse mejor el ADN de Alien, puesto que David es clavado al Ash interpretado por Ian Holm. Más inteligente, pero a la vez más peligroso. La escena en la que David tienta a Holloway ofreciéndole el equivalente a la manzana de Adán es quizá la más trabajada e interesante de la película. Además, David hace de hilo conductor en la historia personal de Peter Weyland y de Elizabeth Shaw. Su presencia es absolutamente necesaria.

Los otros dos personajes que me parecen reseñables son Meredith Vickers (la bellísima Charlize Theron) y el capitán Janek (genial Idris Elba). La jefa estricta y buenorra (ay, esa escena en la que hace flexiones recién descongelada de la máquina de estasis); el capitán curtido y de vuelta de todo. Lástima que no queda claro el papel que juega cada uno en la expedición, e incluso se estorban uno a otro, por lo que ambos personajes no dan de sí lo muchísimo que podrían hacerlo. Esto es especialmente cierto con Janek.. Aunque alguien capaz de llevarse a la cama a Charlize Theron, aunque sea en un guión, merece todos mis respetos.

La directora de la expedición, Meredith Vickers.

Escena destacada:

Mi favorita es ésa en la que David, que va a usar el líquido negro para infectar a uno de los tripulantes (recuerda mucho a Ash tratando de proteger al alien), le tienta a Holloway, machacando el metal candente de la decepción del científico, hasta que éste pronuncia las palabras mágicas: haría cualquier cosa. Libre de culpa por las palabras del arqueólogo, David le ofrece a Holloway la posibilidad de comer del fruto del Árbol del Bien y del Mal.

Frases para la historia:

Las frases de la escena antes indicada son de antología. ¿Quieres trascendencia? Toma lección de ética.

Holloway: Estábamos convencidos de que íbamos a encontrar a nuestros creadores, que íbamos a saber por qué nos hicieron.

David: ¿Porqué cree usted que me hicieron a mí?

Holloway: Te hicimos porque podíamos

David: ¿Se da cuenta de lo poco satisfactoria que sería para usted oír eso mismo en boca de su creador?

Personajes destacados:

Uno no humano: el space jockey. Llevamos cuarenta años queriendo saber más de él.

Tecnología destacada:

Los trajes espaciales son de lo más bonito. Pero lo mejor es, sin duda, la propia nave Prometheus. Un diseño magnífico. Ay, esos motores rotatorios que convierten la nave espacial en un avión atmosférico, o incluso en un helicóptero. Un diseño magnífico, repito.

Calificación global:

Como película independiente de ci-fi sería un buen entretenimiento, profesionalmente realizado, con una puesta en escena soberbia. Como parte de la franquicia Alien presenta demasiadas discontinuidades como para ser satisfactorio.

Quiero que quede claro algo: María se aburrió. Así de simple. A mí me pareció entretenida. Correcta y profesional.

La volvería a ver. Y me pienso comprar el DVD o el disco en blu-ray, a ser posible con escenas eliminadas, el corte del director, y todas esas cosas.

Actualización: Se me había olvidado incluir dos enlaces. Ya están insertos. Perdón por las molestias.

2 comentarios

ago 21 2012

Temporadas 2011/12 y 2012/13: voy de adonde vengo

Ya ha comenzado la Liga 2012/2013 y aún no he escrito el comentario que me merece la temporada pasada, y las perspectivas de futuro (presente ya) para que acaba de comenzar.

Y no he escrito semejante comentario porque aún me dura la aflicción del final de la temporada pasada.

Hay dos maneras de medir el éxito de un estado de la realidad. Una consiste en buscarse un ideal sobre ese estado, con el cual se coteja lo que en efecto tenemos a la vista. Otra consiste en estudiar el estado actual, y tras ello situar un nivel al que razonablemente puede evolucionar dicho estado.

El primer método me parece que en general es frustrante. Un ideal no es precisamente un estado al que se evoluciona con facilidad. Bien lo saben (aunque no sean conscientes de ello) los fumboleros que reclaman, domingo a domingo, que su equipo sea ideal: que todos jueguen como Di Stéfano, que se metan media docena de goles por partido, que se ganen todos los campeonatos con mucha diferencia… Como eso no es posible (no siempre al menos), andan todas las semanas con la frustración del de otro modo…

El segundo método tiene el inconveniente de fijar el nivel de referencia, que puede pecar de timorato o de excesivamente optimista. A cambio, una vez fijado, no es un imposible, sino un hipotético realizable.

Personalmente, me quedo con este segundo método. Prefiero estar decepcionado a estar frustrado.

Este soy yo mismo, en mi casa, viendo la final de Copa.

El nivel de juego del Athlétic Club en la UEFA Europa League (especialmente los partidos con el Manchester United; llevaba media vida esperándolos) permitía suponer razonadamente que la final contra el Atlético de Madrid (equipo no mejor que el United) podía terminar en victoria, después de una nueva demostración de juego. Y no fue así.

También era razonable pensar que la motivación extra y el ya indicado nivel de juego que demostradamente se había sostenido en competición oficial podían ser bazas a favor de una victoria en la final de Copa, aunque el F.C. Barcelona sea (de lejos) mucho mejor equipo que el Atlético.

No fue así en ninguno de los dos casos. El nivel de juego del equipo fue, en ambos partidos, parecido: defensa floja, control de la pelota demasiado precario, jugadas que no llevaban a ninguna parte, falta de remate, falta de gol… Es decir, una decepción tremenda. Y esa decepción aún me pesa como una losa.

No me ayuda en absoluto a superar esa decepción el nuevo aquelarre nacionalista que montaron los habituales de la fiesta en el Vicente Calderón. Yo estoy decepcionado por la poca educación y vergüenza demostrada. Ellos, los del aquelarre, por el contrario, están frustrados porque lo que debería ser una gran final internacional se quedó en una final más (y van 36) de la Copa del Rey con esos dos equipos.

Estoy decepcionado, pero… He visto con mis propios ojos lo que mis padres y abuelos vieron una sola vez, y que en tiempos relataban como un hito en la gloriosa historia del Athlétic Club: dos finales en un año. He visto también como el Athlétic Club demostraba ser uno de los mejores clubes de fútbol del continente, y cómo colocaban un jalón deportivo en Old Trafford, que, si San Mamés es la Catedral, aquello es el Vaticano. Estoy decepcionado, sí, pero… que me quiten lo bailao.

Eso sí, no estoy frustrado. Frustrado están los merengues y culés porque sus equipos, cada uno con un título nacional, no entraron en la final de la Champions League, única competición (afirman, los muy idealistas) a la altura de ellos mismos.

Luego de la decepción vino la Eurocopa. Buen sabor de boca por el juego realizado y por el resultado, si bien eso no es una sorpresa porque tanto uno como otro eran razonablemente esperables.

Y tras toda esta introducción viene el motivo por el que me he animado a escribir esta entrada, y es la situación en el club de Fernando Llorente y Javi Martínez.

Cuando mi padre fue presidente de la Peña del Athlétic Club, en varias ocasiones se encontró ante la situación de tener en alguno de sus equipos a un jugador tan prometedor que estaba claro que no se le podía dejar allí, que había que dejarle volar hacia una categoría superior para que se desarrollara. Cuando escribo “categoría superior” no me refiero a ningún equipo de Talavera, de nuestra provincia o de nuestra región, sino a equipos de Primera División. Que yo recuerde, de eso jugadores ha habido al menos dos: Javier Casquero, y Miguel Ángel García Corona, jugadores ambos a los que mi padre les dio carta de libertad para que volaran de Talavera a Madrid. Al menos a uno de ellos pudo haberlo retenido legalmente, y pudo también haber especulado con su carta de libertad para hacer dinero. Pero eso no iba con el carácter de mi padre, y con lo que él entendía que debía ser la filosofía del fútbol base.

Partiendo de ese ejemplo, pensé, y sigo pensando, que en su día (a partir de 1998, para ser más exactos) hubo que haber dejado volar a Julen Guerrero para que adornara su palmarés con una Premier League o una Champions, incluso. Nada de traspasarle al F.C. Barcelona o al Real Madrid, rivales directos: que se marchara a Manchester, o a Turín, o a Munich… Justo lo mismo que ahora pienso de las dos perlas del Athlétic Club.

Lo de Javi Martínez supongo (y deseo) que se solucionará con el pago de la cláusula de rescisión. Que, para un jugador de sus características, es una ganga. 40 millones más impuestos por un campeón del mundo de 23 años, casi 24, es simplemente, una bagatela.

Javi Martínez en su mejor hora. Ya ha crecido; ya no es “ese chavalito”, como le despachó Javier Clemente hace un tiempo.

Lo de Fernando Llorente debería solucionarse de la misma manera. Y si no hay ningún equipo que pague la cláusula (36 millones, otra ganga, no obstante la diferencia de edad), lo suyo sería ofrecerle por una cantidad, aunque esté por debajo.

El Rey León. Otro que ha crecido, y que necesita nuevos terrenos de caza. Si encima le insultan, con mayor motivo.

Simplemente, a los dos se les ha quedado pequeño el Athlétic Club. Es hora de dejarlos volar para que sigan creciendo, y tienen margen para ello. Todo lo que no sea eso es gestionar de manera inadecuada el potencial de estos dos grandes jugadores. Y eso, en mi opinión, no va en la filosofía futbolística del Athlétic, tal como la entiendo yo. Aunque aquí quizá el idealista (y consiguiente frustrado) soy yo.

Lo que a estas alturas está claro es que la situación que afecta tanto a Llorente como a Martínez, dos de los mejores jugadores que han portado el escudo en los últimos treinta años, se ha gestionado (y se sigue gestionando) de manera inadecuada, de tal manera que se ha llegado a un punto de bloqueo que parece irreversible.

No sólo no se les deja volar, sino que tampoco se les permite jugar.

Peor aún: en esta doble condición se les ha colocado como blanco de ocasión para que la afición (los habituales de la fiesta que mencioné antes) los insulte a gusto, incluso con palabras que en Bilbao y otros sitios del País Vasco llevan décadas asociadas a derramamientos de sangre. A ellos, que tanto han sudado por el club, y que, que yo sepa, nunca han usado palabras similares. Ni las están usando, aunque quizá alguno, o los dos, se esté mordiendo la lengua.

Dicho sea de paso, (casi) me hace gracia pensar que del mismo modo que el lenguaje soez del nacionalismo esté actuando como disolvente de una plantilla (porque está claro que ni Fernando ni Javi volverán a jugar en San Mamés, como no sea de visitantes) que hasta hace poco era bien competitiva, la simbología nacionalista (esa segunda equipación remedo de una permanente selección de Euskadi en el Athlétic Club), carta que jugó Fernando García Macua para su relección, no llevó electoralmente a ninguna parte. Si ésa es la medida del éxito del nacionalismo vasco en el club, entonces es que es un camino a la nada.

No creo que Josu Urrutia haya expuesto deliberadamente a estos dos jugadores a esta situación. Creo, eso sí, que la política de hacer del perro del hortelano, que ni los deja jugar ni los deja fichar por un tercero, lleva a un callejón sin salida tanto al club como a los jugadores.

Tanto me da, a estas alturas, que éstos quieran irse para crecer, que quieran irse porque no soportan a Bielsa (rumores hay), porque les ofrecen mucha pasta (como si eso fuera un delito), o por una combinación de todo ello.

Dando por descontado que ni Llorente ni Martínez jugarán esta temporada en el Athlétic, ¿qué perspectivas razonables tiene el club?

Bueno, hay una aterradora: el Villareal se fue a Segunda División tras perder a dos de sus estrellas, Capdevila y Cazorla, después de haber estado en la élite del fútbol europeo. Estar en puestos de descenso, o cerca, no es nuevo para nosotros. ¿Hay plantilla para salvar ese escollo? Yo creo que sí, aunque hay que estar atentos al hecho de que pase factura jugar en tres competiciones distintas. Ésta fue, sin duda, una de las razones para el bajo rendimiento del final de la temporada pasada.

En el otro extremo ¿se puede repetir una temporada como la pasada? Sobre el papel es posible, si bien se antoja complicado. La plantilla, con las dos bajas mencionadas, no es más fuerte, aunque tenga todavía joyas como Íker Muniain, Óscar de Marcos o Ander Herrera, por dar sólo tres nombres. Los demás equipos son al menos tan fuertes como el año pasado, por lo que la brecha entre unos y otros se ha ampliado. Lo que no creo que le falte al club es coraje, como lo demostró el pasado partido contra el Real Betis. Es lo mínimo que se le supone a todo aquel que viste la camiseta rojiblanca. En ese sentido, espero que nadie quedará decepcionado.

De león a león. Una escena que me temo que no volverá a repetirse. No con esa camiseta, al menos.

Entre una opción y otra, hay varios escenarios posibles, unos mejores, otros peores. Ninguno pasa porque el Athlétic sea el club estrella de la Liga (o de la Copa, ay), o la revelación de la temporada. Demasiado poco para mi paladar, la verdad, pero no hay más cera que la que arde.

Hoy hace cinco años que falleció mi padre. Me hubiera gustado escribir una entrada con tonos más alegres sobre el equipo al que tanto amó y por el que tanto hizo, siempre gratis. Voy a dejarlo aquí. Seguiré en otro momento, espero que con mejor ánimo.

3 comentarios

ago 20 2012

Música de lunes (CLXVII)

Publicado por en Música

No hay comentarios

ago 13 2012

Música de lunes (CLXVI)

Publicado por en Música

No hay comentarios

ago 09 2012

¡Viva la Pepa!

Va a pasar desapercibida esta efeméride porque no ha habido celebración oficial, ni tampoco se ha realizado o publicado ningún trabajo conmemorativo. Es una pena.

La efeméride es bien simple: tal día como hoy hace exactamente doscientos años, Talavera de la Reyna juraba la Constitución de Cádiz, popularmente conocida como La Pepa, la primera constitución de nuestra historia, y por ello un jalón de importancia capital en el gozne sobre el que gira la transición (pocas veces pacífica) entre la España del Antiguo Régimen y la España parlamentaria.

El profesor Paco Peñalver, que hasta el último segundo ha estado trabajando para que se hiciera algún tipo de reconocimiento oficial a este aniversario, ha dejado escrito:

El Supremo Consejo de Regencia dispuso por los decretos de 18 de marzo y 22 de mayo de 1812 que se jurara y se diera a conocer la Constitución, pero ello no se pudo llevar a cabo en muchos pueblos y ciudades hasta que esas zonas quedaron libres de enemigos. Esta circunstancia se dio en el centro peninsular tras la batalla de los Arapiles, el 22 de julio de ese año, en la que fueron derrotados los franceses y motivó que José Bonaparte, el “Rey Intruso”, marchara hacia Valencia quedando liberadas tanto Madrid como Toledo.

Fue a partir de entonces cuando la Junta Superior de Toledo (hasta entonces habían estado refugiados sus miembros en los Montes de Toledo y la Jara), presidida por el cardenal arzobispo Luis María de Borbón, la que promovió que en todos los pueblos de la provincia se procediera a la lectura y el juramento de la Constitución, lo que se llevó a efecto entre los meses de agosto y octubre. Para ello, la Junta designó a varios de sus miembros para que actuaran como comisionados, a modo de “maestros de ceremonias”, en las diferentes localidades donde se efectuaran los actos correspondientes. Uno de esos vocales o comisionados fue Joaquín Mena Legardón, vicario eclesiástico de Talavera y su partido, representante destacado de la Junta, aunque para nuestra ciudad la comisión recayó en don Manuel Orgaz –caballero de la Orden de Carlos III y que anteriormente había sido regidor perpetuo del Ayuntamiento de Toledo-.

(…)

Durante el domingo 9 de agosto, un día después, tendría lugar el acto protocolario de la jura de la Carta Magna en las parroquias de Santa María, Santa Leocadia, San Pedro y Santiago para lo cuál se celebraría una misa solemne en cada una de ellas. Imaginamos la llegada de las principales autoridades junto al comisionado a las puertas de la Colegial, donde serían recibidos por el oficiante y parte del cabildo; el interior del templo con flores y colgaduras. En el ofertorio el presbítero leyó desde el púlpito la Constitución, y cuando terminó la misa el comisionado don Manuel de Orgaz tomó juramento a todos los asistentes, todo ello acompañado de descargas de fusilería en el exterior, y concluyendo el acto entonando un solemne Te Deum: “Al siguiente día señalado para el juramento en las cuatro parroquias de Santa María, San Pedro, Santa Leocadia y Santiago, por no haber suficientes ejemplares para todos se constituyó dicho señor vocal, acompañado del mismo Ayuntamiento y de otras personas de distinción, en la primera que sirve de iglesia Colegial a las diez de su mañana, y precedidos de los repiques de campanas, se principió una misa olemne a que asistieron su cabildo también los feligreses de la parroquia y otros infinitos extraños a ella, y al ofertorio precedida una descarga a sus puertas por la tropa, se leyó la Constitución en el púlpito por el presbítero maestro de ceremonias de dicha Colegiata, y enseguida se pronunció en el mismo sitio una ligera exhortación por el Presidente análoga a las circunstancias, continuó la misa y concluida ésta, dicho señor vocal se puso en el presbiterio en la primera grada y teniendo en las manos la Constitución exigió a todos los asistentes el juramento que previene respondiendo todos sí juramos, y dándose otra descarga se principió a cantar el Te Deum con toda solemnidad, a cuya conclusión se dio tercera descarga, y concluido el acto, en estos términos se retiró su Señoría a sus casas con mucho acompañamiento pidiéndome lo pusiese todo por testimonio y es el presente que signo y firmo con su Señoría”.

Y que tal día como hoy no haya habido ni un ramo de flores con los colores de la bandera en el monumento a la Constitución que se levanta en los Jardines del Prado…

En fin. Ojalá que el 201º aniversario de la jura sea más lucido que el 200º, aunque el numeral resulte ser menos redondo. Y ¡viva la Pepa! mientras tanto.

No hay comentarios

ago 06 2012

Música de lunes (CLXV)

Publicado por en Música

La música de hoy no puede ser otra. La película más famosa de la filmografía de Matilyn, Con faldas y a lo loco, y la canción que canta en ella (I wanna be loved by you, deseo que me ames en la lengua de Cervantes), casi una biografía resumida de esta mujer.

No hay comentarios

ago 05 2012

Adiós, Norma Jean

Publicado por en Gente ilustre

Tal día como hoy hace 50 años pasó de esta vida a la otra Marilyn Monroe, con 36 años. Pocas veces en la historia una persona se ha convertido en sinónimo de estilo, de glamour, de belleza física, y de leyenda, al poco de su fallecimiento. Marilyn es ya una leyenda de nuestra historia moderna. Que hoy en día haya mujeres (no pocas) que en el mundo del espectáculo usen a Marilyn como referencia de imagen y éxito la hace tan inmortal como en día puede serlo una persona.

Supongo que habrá gente que incluyo haya escrito tesis doctorales acerca de porqué es posible que Marilyn (que, por otro lado, era una actriz mediocre, cantante mediana, y para los cánones modernos, no especialmente agraciada) se haya convertido en semejante símbolo. Yo, personalmente, creo que la razón está en esta foto, tomada del calendario que la retrató en 1955, con 19 años de edad.

Marilyn Monroe, enero de 1955

Es imposible enseñar más enseñando menos, creo yo. Es imposible estar más sencilla, más fresca… de lo que está Marilyn en esta foto.

El mundo era más bonito contigo en él. Descansa en paz, Norma Jean.

No hay comentarios

ago 03 2012

Enlace del día (XVIII)

Publicado por en Historia Militar

El enlace de hoy le corresponde a una página pequeña, pero con un contenido de lo más curioso. Esta página versa sobre la reconquista de la isla de Menorca. Lo más interesante (para mí) son los capítulos dedicados a la uniformidad y banderas de los regimientos. La uniformidad no se corresponde con la de la Guerra de la Independencia; pero las banderas son las mismas reglamentarias en 1808. Ahí está el valor (para mi época) de esta página. Por el contrario, ni uniformes ni banderas británicas o francesas se corresponden con la época 1805-1815.

Una página interesante, pequeña, pero bien construida y organizada, sobre un episodio de la historia militar de España.

No hay comentarios

ago 01 2012

“Talavera es una mierda” +

Talavera es una mierda; esta ciudad es la peor mierda que hay.

María y yo escuchamos esta frase el domingo pasado, a la salida de misa, de boca de una amiga suya. Esta amiga suya tiene un hijo de 18 años que está al borde de caer en el agujero negro de la droga. No me da la gana escribir que está tonteando con la droga, porque este chaval ya está más allá del punto en que se dio cuenta de que fumarse un porro puede considerarse una tontería que todos hemos cometido (mal de muchos…). Este agujero negro de la droga está bastante bien localizado en nuestra ciudad. Un piso en el que se venden todo tipo de medicinas que no se venden en farmacia legal, cerca del lugar donde fue inhumado el general San Juan. Un bar, o cafetería, o tasca, o burdel, o todo ello a la vez, perfectamente visible y abierta cerca de la parroquia más antigua de la ciudad. Un terreno de juego situado al otro lado del río, no lejos de un parque que debería recuperarse para mejor uso que éste. Y aun dando gracias. Ahora el parque está frecuentado por familias con cochecitos, y los trapicheos no son tantos. Con el copago (o repago) farmacéutico, y el ahora menos fácil acceso a usar la tarjeta de la abuela para abastecerse de tranquilizantes. El piso que repartía droga en nuestro barrio (justo enfrente de la parroquia) actúa bajo mínimos, y la discoteca-after hours de nuestra calle cerró hace meses. Desde que trincaron este alijo (enlaces aquí y aquí, para los que no sepan de que hablo) corre menos la droga, pero los sinvergüenzas que trajeron el alijo y los que ayudan a blanquear el dinero del mismo siguen pisando nuestras calles. Alguno incluso se queja de lo injusta que es la vida con sus allegados.

Esta amiga suya aún conserva la esperanza de que la ayuda familiar (fundamentalmente, su hija, hermana mayor del chaval, y ella misma, la madre) le permita reconducir la situación: alejarle de malas compañías, ofrecerle alternativas de ocio que no pasen por el cigarrito de la risa, enfocarle hacia sus estudios.

Dios quiera que tenga éxito.

Si esto no le funciona, lo único que pudimos recomendarle María y yo es que procure enviar a su hijo lejos, tan lejos como pueda. Incluso que lo envíe al extranjero, para que se labre un futuro.

No somos tan tontos ninguno de los tres para no saber que en otras ciudades, aunque sean de otros países, hay igualmente pisos, cafeterías, tugurios… en los que se puede pillar mierda, y también hay trapisondistas, camellos y camelleros encargados de abastecer estos sitios. Quizá allí no estén tan a la vista, ni sean tan notorias como los que sabemos que hay aquí. Y, si lo son, tal vez al tener que preocuparse por ganarse la vida, por organizarse un horario y unas tareas en un entorno nuevo, el chaval no repare en semejantes sitios.

En esta mierda de ciudad todos saben dónde se puede conseguir droga, y de quién. A qué horas se puede ir a qué sitios.

En esta mierda de ciudad vemos por mi barrio a menudo a una mujer que se fundió el capitalito que le dejó su madre, y camina ahora ofuscada por la droga. A veces se la ve a ella acompañando a su compañero en la puerta de la Basílica. A veces, incluso, se cabrea con los que no le damos a él (poco caritativos que somos, nos echa en cara) ni siquiera para comprar una barra de pan. Ja. El sábado anterior al día de la conversación con la amiga de María vi pasar por la acera de mi casa a otro vecino el barrio también aficionado a drogarse. Caminaba sin seguir una línea recta, con los ojos entornados, como si estuviera durmiéndose. Iba diciendo algo que no se entendía. En la manos sostenía una lata de cerveza. El mismo domingo, a la puerta de la iglesia, había otro miembro de la misma cofradía, viejo conocido en el barrio, mendigando. Toda esta gente es asidua de Cáritas, donde se les conoce de vista y de nombre. Son, sencillamente, incapaces de mantenerse a ellos mismos.

No quiero dejar pasar la ocasión para dejar claro un asunto muy importante. Nuestro sistema legal es garantista, lo que obliga a que las fuerzas policiales necesiten tener bien probada y denunciada la actividad delictiva antes de poder intervenir. Además, nuestro sistema penal sirve para muchas cosas, pero tiene una eficacia limitada. Por ello, los cómplices necesarios en el trapicheo de la droga, que ya han pasado por los calabozos o la cárcel dos o más veces, ya le han perdido el miedo a estar entre rejas. La cárcel no les disuade de reincidir. De la reinserción mejor no hablamos. ¿Para qué? Como consecuencia, no cabe esperar ahora mismo una respuesta policial que barra de las calles a los traficantes y delincuentes. No por culpa de las fuerzas policiales, sino, insisto, por las características de nuestros sistemas legal y penal.

Quien en Talavera sepa de lo impunemente con la que se vende y se compra droga, la desfachatez de quien mueve el bisnes en todos sus apartados, y tenga ojos para ver cómo están físicamente y cómo viven los que compran esa basura, llegará a una conclusión muy parecida: Talavera es una mierda. Da un poco de miedo escribir esto.

Actualización para los no talaveranos: He añadido más arriba dos enlaces que permiten informarse acerca del alijo de droga aprendido en Talavera no hace tanto tiempo.

2 comentarios