Archivo de febrero, 2013

feb 28 2013

La gloria de la Fe

Publicado por en Fe

Siempre me han dicho que el Espíritu Santo, como el viento (y así se le representa en Pentecostés) sopla por donde quiere. Y, como pasa con el viento, cuando se le abre una ventana, entra sin ser invitado, y todo lo agita.

Los católicos de mi generación hemos vivido un Concilio. No el Concilio en sí, claro, pero sí, de lleno, sus efectos. Hemos visto a un Papa que se nos mostró y pasó raudo al Cielo, Dios sabrá porqué. Quizá porque detrás de él venía un santo aún más grande. Hemos podido verle con nuestros propios ojos (los que hemos tenido esa fortuna), hemos podido escucharle predicar interpelándonos de tú a tú como no habíamos visto antes, en nuestra tierra y en nuestro idioma. Le escuchamos pidiendo perdón a la humanidad entera, hija de Dios, por los pecados cometidos por todos aquellos bautizados, hijos de la Iglesia, que hemos pecado. Como también pasa en muchas familias, le hemos visto aferrándose a su cruz personal sin abandonar nunca la confianza de que todo aquello no era inútil, de que la compasión no consiste en ahorrarse sufrimiento personal, ni en esconderlo como si fuera una ignomia.

Juan Pablo II y Benedicto XVI

Tras él hemos visto a un Papa (no menos santo que el anterior) capaz de retar intelectualmente a la increencia, incluso a la más grosera, chabacana y de arrabal. Le hemos visto dando razón de su fe, argumentando lógicamente su compromiso de vida de fe. Incluso, el que yo creo que fue el día cumbre de su pontificado, el 28 de mayo de 2006, en Auschwitz (ese círculo del infierno que Dante no llegó a relatar), llegó a interpelar públicamente al Dios en el que cree, haciéndole la pregunta de la razón: cómo puedo Dios permitir aquello.

Estamos viendo con nuestros propios ojos la renuncia de un Papa a su primado.

Pronto (o tarde) veremos a otro Papa al timón de la barca de Pedro. Puede que sea el negro, el asiático o el español… Eso sólo Dios lo sabe.

Tiempos fascinantes. El Espíritu Santo sopla, y remueve con su aire la historia de la Gracia, que es la historia de la Iglesia, y también de la Humanidad. Los tiempos cambian, para mayor gloria de Dios.

No hay comentarios

feb 25 2013

Música de lunes (CXC)

Publicado por en Música

No hay comentarios

feb 24 2013

El R-11 en su última base

Publicado por en Historia Militar

En otro reciente artículo escribí de la última singladura del portaaviones R-11 Príncipe de Asturias, singladura organizada para despedir como se merecía a este veterano de la Armada Española.

R11 y castillo de San Felipe

Ahora, gracias a este magnífico artículo de la web Revista Naval, tenemos las fotos de la entrada del R-11 en el arsenal de Ferrol, que fue su cuna y va a ser su cementerio. Ilustro esta entrada con una magnífica fotografía del R-11 pasando frente al castillo de San Felipe, una de las fortalezas que protegía la entrada a la rada de Ferrol.

No hay comentarios

feb 23 2013

Ilusiones históricas

Publicado por en Eborense.es

Escribí esta entrada el día 20, justo en el 200º aniversario de la batalla de Salta. La he retenido durante estos días porque, aunque no fue ninguna casualidad la elección de la fecha, quería meditar mejor este texto antes de darlo a publicar.

Hace más de un año me di de alta en un foro de historia hispanoamericana. Me invitaron unos amigos que se dedican a la recuperación de la memoria de España en Puerto Rico y los Estados Unidos en el período crucial para la historia de ambos que va de 1776 a 1797. Esta época me resulta interesante por sí misma, y porque supone, además, la antesala de la época histórica de la Guerra de la Independencia, que a su vez se sigue desarrollando en las guerras de la independencia de las naciones de la América española. No es que yo pudiera aportar mucho (aunque recuerdo que se recibió con aprecio la mención a las fuentes bibliográficas que yo, por estar en España, tengo más a mano que aquellos que viven en América); me interesaba más estar yo informado de las novedades que pudieran publicarse. El nivel con el que encontré al incorporarme a dicho foro no era nada malo, y había temas interesantes para mí, así que ¿porqué no?

En las últimas semanas he visto cómo se desarrollaban tres fases de un proceso que concluye en un falaz (por tramposo) e imaginario quod erat demonstrandum.

La primera fase consistió en ir abandonando la orientación original para ir convirtiendo el foro en uno de historia exclusivamente americana, con prescindencia explícita de todo elemento no “originario”, esto es, con exclusión de la aportación de los españoles de aquella época. Aunque, para evitar que la secuencia careciera de contexto, se hacen la primera trampa al solitario incluyendo como “originarios” a los criollos. La segunda fase consistió en bombardear el foro con entradas de todo tipo; algunas eran pertinentes; las más no. Con ello se conseguía que la temática fuera cada vez más dispersa. Y, lo que es más importante aún, que nadie pudiera seguir un hilo coherente de argumentos, porque siempre estaba pendiente de la siguiente entrada (parte 5 de 6) de la intervención original o del vídeo en Youtube que soportaba la aportación original. Aunque (segunda trampa al solitario), los afines al autor del post original sí respondían al argumento incompleto (que les resulta familiar) antes de que se desarrollase por entero. Dicho de otro modo: iban embarrando el campo de batalla. La tercera fase vino de la mano de la anterior, y consistió en no hacer crítica de fuentes: cualquier apunte tomado de internet, cualquier documental subido a Youtube, cualquier texto fuera de contexto… podía servir para añadir una entrada más. Siempre, claro está, que tal cita apoyara las teorías anteriores de los ponentes.

Finalizadas estas tres fases, el proceso llegó a su fin: cualquier ponente podía mostrar un buen número de intervenciones suyas sobre un montón de temas, apoyadas en un montón de citas (sin crítica de fuentes) y jaleada por un cierto número de seguidores. ¿Lo ven? Teníamos razón. Quod erat demonstrandum. O algo así.

Al intentar hacer la crítica de las fuentes en que se basaban estas entradas, la respuesta siempre fue un usted no sabe con qué doctor está hablando, muy señor mío. Vaya. ¿Sacando a pasear el principio de autoridad? No. Observando el perfil de quienes habían cambiado el foro como lo habían hecho, me fijé en los elementos comunes de esos perfiles. Después de pensarlo, llegué a la conclusión de que la respuesta era otra. Ahí fue donde descubrí el truco y creí entender lo que estaba pasando.

Es una cuestión de estatus. Se trata de profesionales de la historia que (1) pueden acceder a la Biblioteca Municipal de Tarija, pero que se pierde en la web de la Biblioteca Nacional de Madrid (2) por eso mismo les falta contexto; que no entienden la política exterior o de de Yndias de Carlos III porque no han leído literatura especializada (3) tienen una reputación (exhibida en Facebook más que sus títulos académicos) que obliga a tener un argumento sobre cualquier tema: sobre el descubrimiento de América por los templarios, sobre la influencia de los indios chachapoyas en los franciscanos de Nueva Granada, sobre la influencia de Haydn en el pensamiento naval de Bolívar… (4) necesitan tener en todo momento una referencia externa que apoye lo anterior, aunque sea una referencia floja o pillada por los pelos. Su estatus social, su potencia de influencia sobre sus iguales en el campo de la historia, que no su reputación o categoría profesional, que es otra cosa, dependen de eso.

Así, pues, se trata de gente que está cómoda en temas cuanto más locales, mejor. De gente con conocimientos bastante esquemáticos fuera del núcleo de los mismos. Y, así, para mantener su estatus, llevan el debate a su terreno, a sus lugares conocidos. No están interesados en matices, en hacer crítica de fuentes… en definitiva, en la verdad histórica.

No es la primera vez que veo cómo hay gente que confunde ilusión (viva complacencia en una persona, una cosa, una tarea) con ilusión (concepto, imagen o representación sin verdadera realidad, sugeridos por la imaginación o causados por engaño de los sentidos). Para mí, otra desilusión. Para lo bueno y para lo malo. En fin, adiós al foro. No tengo tiempo ni ganas para emplear en un sitio que ha degenerado de esta manera. Afortunadamente, mis conocidos y yo seguimos en contacto directo al margen de lo que allí suceda.

No hay comentarios

feb 12 2013

¡Recordad Chacabuco!

Publicado por en Historia Militar

Hoy, 12 de febrero, es el 196º aniversario de la batalla de Chacabuco, en la que luchó y pereció el regimiento de infantería Talavera. Hay quien al otro lado del Atlántico hoy se va a reunir para conmemorar este hecho. Les deseo lo mejor. A este lado del Atlántico algunos tampoco nos olvidamos, ni perdemos la esperanza de estar allí en otra ocasión. Correctamente uniformado, además.

No hay comentarios

feb 11 2013

Música de lunes (CLXXXIX)

Publicado por en Música

No hay comentarios

feb 10 2013

Contratar un acceso WiFi

Publicado por en Telecos

Estoy tratando de contratar ahora un acceso WiFi (o inalámbrico, en general, no necesariamente WiFi), por lo que me estoy recorriendo algunas tiendas de operadoras que me puedan ofrecer el servicio. Con resultados un tanto desalentadores.

El jueves fui al centro comercial de Príncipe Pío, y entré en las tiendas de dos compañías de telefonía móvil.

En la primera de ellas me tuvieron de plantón cerca de quince minutos, porque los dos comerciales estaban ocupados atendiendo a otros clientes, rellenando papeles, archivándolos en las carpetas apropiadas, atendiendo consultas de clientes que habían entrado en la tienda después de mí. Enseguida estoy contigo, me dijeron dos veces; a la tercera fue ahora mismo te atiendo, sin que fuera cierto, y me marché de allí. Tendré que ir a otro punto de atención comercial de esta operadora, aunque como me den el mismo trato… Ahora, en esa tienda de Príncipe Pío que no me esperan.

En la segunda tienda pregunté por lo que quiero. Y comenzaron a ofrecerme una oferta de llamadas a fijos y móviles, con un plus por tener TV en casa. Oiga, que no me interesa. Que no tengo fijo ni lo voy a tener. Que sólo quiero el acceso inalámbrico a la red… Al final lograron entenderlo, y me dieron un precio por el servicio. Un poco caro teniendo en cuenta las características. Pero, en fin, al menos tengo un precio.

El sábado por la mañana fui a la tienda de otro operador; éste, además, especializado en acceso a la red. O así se vende. Bien, expliqué mi situación, pedí precio y me dijeron que no podían ofertarme lo que pedía. Porque resulta que sin fijo no hay nada que hacer. Bravo. Mi régimen de vida, conectado al mundo sólo mediante un móvil, les resulta ajeno a sus paquetes comerciales. No pude reprimirme y me fui de allí diciéndoles a los comerciales que tener teléfono fijo en casa es algo que está en retroceso. Su mercado está menguando, pero ellos ahí siguen.

Como la semana que viene vaya a otra tienda de este último operador, y me ofrezcan lo que quiero con independencia del fijo, a lo mejor hasta me río.

2 comentarios

feb 05 2013

La última singladura del R-11

Publicado por en Historia Militar

La foto que acompaña a esta entrada está por desgracia escalada para que entre en el marco del blog. A todo lujo de dimensiones y resolución es una foto magnífica. Me la ha hecho llegar un contacto personal :) en el seno de la Armada Española. Se trata de la última singladura del portaaviones R-11 Príncipe de Asturias, singladura organizada para despedir como se merece a este veterano de la Armada Española.

Despedida del R11

Príncipe de Asturias no sólo es el título del heredero de la Corona de España, sino también un nombre arraigado en nuestra Armada, que ha tenido seis buques con este nombre desde su constitución como Real Armada, hace tres siglos. El penúltimo de ellos, además, fue el buque insignia de la flota española en Trafalgar, nada menos.

Este Príncipe de Asturias en particular sentó un hito en la historia de la Armada y de la construcción naval, por ser el primer portaaviones construido en España, incluso con un pequeño éxito de exportación, ya que el diseño del R-11 sirvió de base para el portaaviones tailandés Chakri Naruebet. Pero, sobre todo, el R-11 fue la pieza clave que permitió que la Armada pasara a tener una flota de alta mar digna de tal nombre, capaz de operar en los teatros navales que a finales de los 80 (todavía en plena Guerra Fría, y con España ya integrada en la estructura política de la OTAN) constituían el objetivo estratégico de nuestra nación. Por primera vez en toda nuestra historia, la Flota podía desplegar un grupo de combate de portaaviones en cualquier punto del Mediterráneo o de Atlántico Norte. Un grupo de combate proporcionalmente tan poderoso no se veía en nuestra Armada desde las Guerras Napoleónicas, nada menos.

Ahora, con 25 años bajo su quilla, el R-11 va a ser desguazado. El dinero que necesitaría para su mantenimiento se va a dedicar a mantener activo el L-61 Rey Juan Carlos I como única pista de despegue de la Flota, y para ahorrar para la construcción del reemplazo del R-11, si bien quedan años para el mismo. En las actuales circunstancias económicas es lo mejor que puede hacerse.

Ah, pero echaremos de menos la silueta del R-11…

Escudo del R-11, cortesía de Wikipedia.

No hay comentarios

feb 04 2013

Música de lunes (CLXXXVIII)

Publicado por en Música

No hay comentarios

feb 02 2013

Conferencia en el IHyCM: el marqués de la Romana

Publicado por en Historia Militar

Esta entrada es bien simple. En el Instituto de Historia y Cultura Militar se imparte el próximo martes día 5 una conferencia sobre el marqués de la Romana, a las 19:00. Yo voy a hacer lo posible por estar allí.

No hay comentarios