Archivo de marzo, 2015

mar 31 2015

Mochila británica

Publicado por en Historia Militar

Mis compañeros del 5/60th (Royal American) me han hecho llegar hoy un enlace del National Army Museum. En dicho enlace (aquí) nos presentan una mochila de la época napoleónica.

Anverso (parte exterior) de la mochila. Lo más significativo es la insignia del regimiento sobre la pieza. Aunque es posible que la insignia sea de fecha posterior.

Reverso (parte interior) de la mochila. Obsérvense los bolsillos y compartimentos internos de que está compuesta la mochila.

Por lo que me han estado explicando, se trata de un modelo temprano que estuvo en uso desde más o menos 1776 hasta más o menos 1797. Su uso se prolongó hasta más o menos 1810, y a partir de 1812 fue sustituida por otro modelo, más avanzado. También han sido muy críticos con el texto del artículo del MAN, así que la presencia de este tipo de mochila en la Guerra de la Independencia hay que tomarla con mucho cuidado.

El diseño de la mochila es asombrosamente simple. Un trozo de cuero de forma rectangular que envuelve el contenido, como las tapas de un libros, y se ciñe mediante hebillas. Dentro queda aprisionado el equipo del fusilero, con bolsillos para los elementos menudos que no pueden dejarse sueltos. Otra ventaja de este modelo es que se puede meter más contenido del reglamentado por el simple expediente de “engordar” la mochila y jugar con el tope de las hebillas. Sencillo, y supongo que barato. El problema: que no es hermética ni protege todo el contenido contra los elementos. De hecho, en caso de lluvia estoy convencido de que el contenido acabaría bien mojado, aunque solo fuera por el goteo del agua por el lateral.

Dentro de no mucho (espero) tendré en mi casa un ejemplar de la mochila británica de 1812, y podré comprobar las diferencias entre ése y este modelo, y entre las mochilas británicas, francesas y españolas. De estilo francés tuve una, magnífica, hermética y vistosa como ella sola. Pero que pesaba un montón incluso en vació a causa de la estructura que la armaba. La vendí, y me compré una española, estilo zurrón, informe y fea, pero ligera como una pluma e igual (si no más) de hermética que la francesa. Es una de las mejores piezas de recreación que tengo. Pronto (espero) podré comparar entre ambas piezas.

No hay comentarios

mar 30 2015

Música de lunes (CLXI)

Publicado por en Música

Ya ha empezado la Semana Santa de 2015. Pongo aquí la canción que fue el primer éxito de Mocedades, y que viene al caso porque se canta el Jueves Santo. Aunque quedan días para ello.

No hay comentarios

mar 29 2015

Interstellar

Publicado por en Cine

Antes de verla:

Pues quería verla. Tenía unas ganas tremendas de verla porque tenía una pinta magnífica. Y en el cine nos plantamos María y yo.

Advierto que esta revisión de la película contiene spoilers. Si no la ha visto y no quiere que le cuenten el argumento, no siga leyendo.

Sinopsis:

La Tierra está al borde de ser incapaz de sostener la vida vegetal. La única esperanza parece residir en la posibilidad de llegar a otros planetas habitables. El problema es que la NASA ha sido puesta fuera de la ley. Otro problema es que para llegar a esos planetas es preciso atravesar un agujero de gusano que ha aparecido en órbita de Saturno.

Comentario:

Esta película es tremendamente compleja, por lo que no es fácil dar una opinión sobre ella que sea breve. Por otro lado, la longitud, excesiva para mi gusto (y más para el de María), tampoco ayuda.

El primer acto es un escenario apocalíptico, al borde de lo post-apocalíptico, muy bien dibujado. No se abunda en detalles acerca de las razones para la epidemia que afecta a los cultivos y porqué sólo el maíz es inmune al mismo, lo que no es un punto a favor de una película de ci-fi; tampoco es el elemento más importante para el desarrollo de la película. Lo importante es el escenario apocalíptico en sí. Porque es en este escenario donde se acumula la rabia de Cooper, y por extensión la de su hija Murph (Murphy). Esto sí es absolutamente necesario para el desarrollo de la película.

Este escenario aporta, además, detalles muy interesantes para los aficionados a este tipo de ci-fi. Por ejemplo, a diferencia de los Estados policiacos que se nos presentan como forma de gobierno cuando se está al borde de la extinción, aquí por no haber ya no existen ni las Fuerzas Armadas ni los marines. Pero a cambio de esta usencia, aparece con total claridad un elemento claramente dictatorial. Murph es sancionada y expulsada del colegio por haber llevado un libro sobre exploración espacial que dice la verdad (sic). Esto es, se trata de un texto con contenido no aprobado por la autoridad educativa, aunque los profesores saben que ese libro es correcto; ante Cooper, un hombre culto, no pueden ocultar el engaño. De hecho, ni lo intentan, sin que por eso Cooper pueda hacer nada. Más adelante veremos cómo Tom, considerado un alumno brillante, es recompensado con su envío a una escuela agraria. A lo que parece, la única profesión seria (por decirlo así) de la Tierra del futuro. Hay quien ha interpretado esto como una metáfora: la brillantez intelectual y la honestidad intelectual son postergadas en favor de la mediocridad. El razonamiento me parece incompleto. Faltaría añadir … de la mediocridad implantada por decreto.

Otro elemento de importancia en este acto lo forman las fantasías de Murph, sus fantasmas. Se nos muestra pronto que detrás de lo que parecen al principio fantasías infantiles hay un patrón evidente. Pero no se da explicación, eso se deja para el final.

Coop y Murph. La relación que mueve la mayor parte de la película.

El segundo acto arranca cuando gracias a los fantasmas Cooper encuentra la base secreta de la NASA. Y se queda en ella, claro. Otro detalle interesante: se nos explica en la película que la NASA fue suprimida porque se negó a cooperar en la guerra sucia del Gobierno de los EE.UU., pero a la postre no pueden prescindir de ella porque son el último recurso… para todo: investigan la plaga (se nos avisa que ya está empezando a afectar al maíz), investigan el clima, y sobre todo están construyendo el posible bote salvavidas de la Humanidad. Este acto es breve y rápido. Todo apunta a que Cooper se va al espacio, es inevitable, así que lo demás va sobrando. Excepto la relación de Cooper con Murph. De ahí la estupenda escena de la despedida de Cooper de su hija; es necesaria porque es lo que mantendrá a los dos con vida a lo largo de las décadas por llegar.

El tercer acto comienza de inmediato: los astronautas, verdaderos cow-boys del espacio, abordan su nave y se arrojan al agujero de gusano. Y aquí es donde se supone que empieza la ci-fi hard de esta película y el grueso de la acción. A partir de este momento los apocalíptico se convierte en un recuerdo, aunque varios cruces de escenas nos mostrarán a los Tom y Murph en la Tierra moribunda.

No voy a entrar en detalles acerca de la ciencia de Interstellar. Hay gente que lo ha contado mejor que yo, aquí y aquí, por ejemplo. Sólo voy a mencionar dos escenas. La primera, en el planeta de Miller. Vemos que el océano es lo bastante somero como para poder andar por el fondo sin que cubra más allá de la rodilla. Entonces ¿cómo pueden levantarse y no romper olas de varios cientos de metros? Y eso en un planeta con una gravedad superior a la terrestre. Que alguien me lo explique, porque yo no lo entiendo. La segunda, mucho más adelante (en el cuarto acto), cuando Cooper se deja caer en el agujero negro, y no sufre ninguna fuerza de marea. Un ser humano de más de 1´80 m (lo que mide Matthew McConnaughey) tendría que notar un gradiente notable en la gravedad que tira de él cuando se encontrase cerca del horizonte de eventos del agujero negro. Vale, puedo admitir que los extraterrestres del teseracto le protejan de alguna manera estilo deus ex machina.

En este tercer acto es donde los actores se echan a la espalda la película, especialmente McConnaughey. Antes he escrito que son unos cow-boys. Bueno, pues no es cierto. Son profesionales que afrontan con ingenio situaciones imprevisibles. En ningún momento son vaqueros del espacio que actúen como descerebrados o, como diríamos en España, a puro huevo. Por el contrario, comienzan a discutir acerca de la razón versus la intuición. Hay quien ha escrito que es razón contra fe, pero yo no lo veo así. La intuición es la capacidad de hacer deducciones correctas con elementos de deducción incompletos. Brand apoya la intuición. Cooper la razón, y descarta la emocionalidad de Brand, incluso aunque él mismo tiene una importante implicación emocional, puesto que se ha embarcado para salvar a su familia. Fabuloso tercer acto en este sentido.

El cuarto acto arranca cuando el personaje de Matt Damon (el astronauta Mann) fuerza la destrucción de la Endeavour. Podría ser también este personaje una metáfora de la mediocridad versus la excelencia. Mann prefiere, por pura nostalgia, la mediocridad de la Tierra moribunda a la excelencia de la exploración espacial. Justo lo contrario que Cooper. También en otra cosa es el opuesto a Cooper: Mann está dispuesto a mentir lo que sea, matar y destruir con tal de huir a la Tierra. Cooper es incapaz de las tres cosas. Quizá por eso la escena del salvamento de la Endeavour es tan larga: hay que demostrar que el (ahora sí) cow-boy Cooper puede anular todo el mal que haya causado Mann.

La “Endeavour” es también una pieza de tecnología de lo más interesante.

Hasta aquí íbamos bien en el despliegue de efectos de ci-fi. También íbamos bien en cuanto al funcionamiento de los personajes. Pero cuando Cooper se tira al agujero negro… se acabó todo esto.

Hace su entrada el deus ex machina que (supuestamente) va a solucionar la trama principal de la película: el teseracto creado por los extraterrestres (o los futuros descendientes de los terrestres) para que Cooper pueda comunicarse con la Murph niña; Murph que, por efecto de la relatividad, ha dejado atrás y ya no existe para él. Bien, Cooper ingenia una manera de convertirse en el fantasma de Murph, y le comunica a la Murph adulta lo que necesita saber para solucionar el problema de la Humanidad. Asunto cerrado. Demasiado fácil, me temo, aunque muy emotivo. Y para aquellos a los que les gustan los misterios bien explicados, una solución excelente, aunque sea a costa de desdibujar lo que hasta entonces había sido la película.

Pero por si esto no fuera poco, tal vez espoleado por las críticas de los que piensan que las historias de fantasía o ci-fi han de explicar de cabo a rabo, Nolan nos coloca un quinto acto. En el que ciertamente queda todo resuelto y explicado: la manera en que la Humanidad ha trascendido su cuna planetaria; la reconciliación entre Murph (ya anciana) y Cooper; y la suerte de Brand, a la cual queda ligada la del propio Cooper para cumplir su vocación de pionero.

Nada especialmente destacable en estos dos últimos actos. Poca ciencia, mucha fantasía (de la buena y de la mala), y un final cerrado y redondo que se abre y se cierra dos veces. No es el mejor final para una película que estaba escalando unas cumbres de espectacularidad tremenda hasta que Cooper decide tirarse de cabeza a un agujero negro.

Gargantúa, el agujero negro que es fuente de energía (y de luz, no te lo pierdas) de su extraño sistema planetario.

Escena destacada:

La mejor, sin duda, el final de la despedida de Cooper y Murph. Cooper se va sabiendo que no volverá a ver a su suegro, y en cuanto a su hijo, éste, como buen granjero, está pegado a la tierra que pisa; no le echará de menos. Murph es otra cosa. Con ella conecta de una manera especial porque comparten las mismas inquietudes. Y es, también por ello, la manera en que Cooper se proyecta en el futuro, futuro que no verá a causa de la relatividad. La cara de McConnaughey cuando levanta la manta… la carrera de Murph detrás del coche… la misma imagen del coche alejándose, sin vuelta, por el maizal… hacen además que esta escena sea de las que mejor fotografía tiene.

Tecnología destacada:

Los robots, por supuesto. Sobre todo TARS y su sentido del humor, de lo más pintoresco, pero muy adecuado. Es el personaje que más se acerca a convertir esta película en una buddy movie en el espacio. No como el soso de CASE. Aunque, como él mismo dice, ya habla TARS por mí.

Estos robots son el equivalente de la NASA a una navaja suiza. Lo malo es que no termino de ver su medio de locomoción.

Frases para la historia:

Coop: Siempre nos hemos definido por la capacidad de superar lo imposible. Y contamos estos momentos. Estos momentos cuando nos atrevemos a apuntar más alto, para romper las barreras, para alcanzar las estrellas, para hacer lo desconocido, conocido. Contamos estos momentos como nuestros logros de mayor orgullo. Pero hemos perdido todo eso. O tal vez sólo hemos olvidado que seguimos siendo pioneros. Y apenas hemos empezado. Y que nuestros mayores logros no pueden estar detrás de nosotros, porque nuestro destino está por encima de nosotros. 

Dicha en el porche de la casa familiar, mientras se toma una cerveza con su suegro. Tranquilamente, a la puesta del Sol. Esta frase retrata de cuerpo entero a Coop, y de acuerdo a esta filosofía de vida actúa en toda la película. Lo que es de agradecer.

Calificación global:

La verdad es que yo me divertí mucho, y salí asombrado de lo que había visto en pantalla. Pero la recta final se me hizo larga. Mucho más para María, a la que no gustó nada. Está claro que nuestros gustos cinematográficos son muy distintos.

No hay comentarios

mar 16 2015

Música de lunes (CLX)

Publicado por en Música

Hasta donde recuerdo, ésta es la primera vez que pongo una canción que alguien me ha sugerido. Que lo disfruten.

No hay comentarios

mar 09 2015

Música de lunes (CLIX)

Publicado por en Música

Es posible que ponga este videoclip más de una vez. Hasta que me canse de él.

No hay comentarios