Archivo de abril, 2015

abr 17 2015

Capote de caballería de línea

Publicado por en Historia Militar

El maestro Augusto Ferrer-Dalmau ha hecho público un nuevo cuadro en su perfil de Facebook. El nuevo cuadro muestra a un jinete del regimiento de caballería de línea Borbón en diciembre de 1808, en Cuenca. Para los que piensan que España es un país semidesértico deberían saber que en invierno en Cuenca hace mucho frío, y nieva casi todos los años. Por eso es de lo más necesario disponer de prendas de abrigo. Y el elemento fundamental del retrato del jinete es el capote que viste.

Como escribí en esta entrada sobre la uniformidad de la caballería de línea, el capote reglamentario debería ser de color azul turquí, el mismo color de la casaca. Sin embargo, este dibujo muestra un capote con esclavina de color gris oscuro, un tono más oscuro que el gris ratón de los capotes de infantería que muestran los hermanos Suhr en sus dibujos. Por cierto, los Suhr dibujan a un jinete con lo que parece un capote azul turquí.

No tiene porqué ser un error de documentación. Estos capotes como el dibujado eran de uso común en la caballería francesa de la época, y también para uso civil, aunque con algunos matices. Lo que sucede es que, claramente, esto no es reglamentario. Sólo veo un detalle realmente sorprendente, y es el plumero verde y rojo. Debería ser rojo completamente. Quizá es que no lo estoy viendo yo bien. En cualquier caso, el cuadro es una obra de arte interesante, incluso desde el punto de vista de la uniformidad.

No hay comentarios

abr 14 2015

Lectura del día (LXXV): “Batallas de la Guerra Civil”

Publicado por en Historia Militar,Libros

En esta entrada se mezclan varias cosas un poco dispersas que voy a tratar de reunir de alguna manera.

Me compré el domingo en el Rastro de Madrid el libro Batallas de la Guerra Civil, de la editorial Libsa, 2005. Menos mal que era de segunda mano y me costó bien poco, porque estoy de lo más decepcionado con él.

No he pasado de las páginas que dedica al avance sobre Madrid, y especialmente el episodio de dicho avance que se centra en los combates en Talavera. Ni una sola de las fotos que ilustran esas páginas se corresponde con el escenario de los combates o con las tropas que estuvieron en él. Una de las fotos, clásica ya, y bien identificada, muestra un carro de combate despanzurrado durante la batalla del Jarama. Pues bien, el pie de foto habla de la batalla en Talavera. Y así todo. Incluso más adelante he visto una foto de unos Me-109 con una librea que es claramente de posguerra. En cuanto a lo que se supone que debería ser el núcleo del relato, las batallas, aparte de un soporte gráfico buscado para el efecto, no para ilustrar historia, carece de órdenes de batalla. Lista unidades, eso sí. De ahí a que eso sea inteligible, media un mundo. En fin…

En este mismo día he leído el artículo Decálogo para escribir una novela sobre la Guerra Civil.

Una nueva amiga mía escribió ya hace unos años la clasificación de las novelas históricas, a su juicio, que comparto. Primero está la Historia Novelada, que es la que se escribe para darle formato de novela a lo que es un relato histórico seriamente investigado y documentado. En este tipo la licencia histórica se reduce a novelar aquello que no se sabe cómo sucedió, o es dudoso, de una manera argumentada conforme a la información que el autor se ha estudiado. Ojo: estudiado. El segundo tipo es el de la Novela Histórica, que es en el que se toman elementos históricos y personajes históricamente reales, y se escribe una ficción, si bien una ficción coherente con el marco histórico. El tercer tipo es la Novela con Trasfondo Histórico, que es la que usa un marco histórico para desarrollar unos personajes y unos temas que podrían trasladarse a otro marco histórico. Personajes y temas son lo relevante, así que aquí el marco histórico suele ser muy secundario. A veces, directamente, el marco histórico sólo sirve para que el autor lo deforme conforme sus deseos le dictan.

Para escribir una verdadera novela histórica, de todos los consejos que dan en el artículo, basta el número 3: investigar, estudiar, desarrollar. Lo que no he visto en ninguna de las (pocas) novelas históricas que he leído sobre la época. Todas son Novelas con Trasfondo Histórico. Lo peor de ellas es que la parte peor tratada es precisamente la guerra, esto es, el hecho bélico. Si hasta Ernest Hemingway dejó en un plano secundario el hecho bélico en Por quien doblan las campanas, y eso que fue testigo de la guerra y de no pocos combates.

Cuando leo algo así como que el autor desarrolla una matriz propia de pensamiento difícil de encajar en paradigmas predefinidos; esto nos obliga a estudiarlo como creador de un pensamiento propio, con un sincretismo tan amplio, diverso y complejo que constituye un paradigma particular tengo claro que tengo entre manos una acumulación de tópicos, que el autor desconoce la época sobre la que está novelando. Nunca me he equivocado hasta la fecha.

Si trabajos con apariencia seria como el libro que menciono hoy son la fuente de estudio de estos novelistas, no me extrañan nada los resultados.

No quiero dejar pasar mi comentario acerca de un argumento que se usa en el artículo, y que es muy manido: que la guerra fue lo que fue la Guerra Civil realmente: un golpe militar en contra de un gobierno legítimo y democrático. Se confunde la causa (la sublevación) con el efecto (la guerra). Como tantas veces. Y esto es importante, porque nadie, y digo nadie, planeó una guerra civil. Solo este hecho es relevante a la hora de describir las campañas militares, sea para una novela, o para un libro como el que compré el otro día. Este argumento es como si afirmáramos que la Primera Guerra Mundial (ahora que estamos de bicentenario) fue un conflicto que estalló por el asesinato de un príncipe de sangre real. Eso fue el arranque del baile, no la partitura completa.

No hay comentarios

abr 13 2015

Música de lunes (CLXII)

Publicado por en Música

Creo que repito este videoclip. Creo también que es la primera vez que pongo un vídeo que alguien me ha sugerido (muy indirectamente) por WhatsApp. Sea. Una vez más en mi blog los grandísimos Metallica.

No hay comentarios

abr 12 2015

¡Feliz Pascua! (2015)

Publicado por en Fe

He estado tan incomunicado esta pasada Semana Santa que no he tenido ocasión de poner ningún mensaje, como he hecho otros años. Gracias a Dios, el Domingo de Resurrección es un día tan grande que se prolonga, como la Navidad, ocho días, así que hoy estoy todavía a tiempo de decir: ¡feliz Pascua!.

Hoy, segundo domingo de Pascua, es la fiesta de la Divina Misericordia por mandato del papa san Juan Pablo II. Esta festividad es curiosa porque la Divina Misericordia es una revelación de carácter personal (a veces, muy personal y muy específica) en la que es el mismo Cristo (resucitado) quien media en la misericordia de manera personal con el penitente. Algo tan personal y concreto como un cruce de miradas con un familiar, un enamorado, o un amigo. Yo he ido a celebrar esta fiesta donde pienso que me corresponde: en la misa de mi parroquia. Porque allí estaba ese mismo Cristo, vivo y presente, sin mediaciones.

No hay comentarios