Archivo de enero, 2016

ene 22 2016

Música de viernes (VI)

Publicado por en Música

Esta semana ha muerto Glenn Frey, guitarrista y cantante de The Eagles. Yo no conocía a este grupo norteamericano hasta que en un concierto de Los Secretos, hace ya años, Álvaro Urquijo dijo que era uno de sus grupos favoritos y una de las inspiraciones de la música de su banda. Y comencé a escuchar a The Eagles. Cosa que me alegra haber hecho. El homenaje que le puedo hacer al difunto es poner aquí la canción de su banda que en aquel concierto interpretaron Los Secretos.

No hay comentarios

ene 15 2016

Música de viernes (V)

Publicado por en Música

Hace poco, gracias a una amiga, he recuperado la memoria de este magnífico grupo, Within Tempattion. Además, me encanta el mensaje de la letra:

Stand my ground, I won’t give in

No more denying, I got to face it

Won’t close my eyes and hide the truth inside

If I don’t make it, someone else will stand my ground

No hay comentarios

ene 09 2016

Terminator Génesis

Publicado por en Cine

Antes de verla:

Pues quería verla, cómo no. Cuando uno es friki tiene que ejercer de ello. Y el reboot, o lo que fuera, de una saga como la de Terminator es algo que nadie de mi gremio puede perderse. Y me fui a un cine en el que no había estado en la vida, en mi nuevo barrio de Carabanchel.

Advierto que esta revisión de la película contiene spoilers. Si no la ha visto y no quiere que le cuenten el argumento, no siga leyendo.

Sinopsis:

Tras años de lucha contra Skynet y su ejército de máquinas, la Resistencia ha logrado dar el golpe que les permite ganar la guerra. Pero es demasiado tarde. Skynet ha construido una máquina del tiempo y ha enviado un exterminador al 12 de mayo de 1984 para que asesine a la madre del líder de la Resistencia, John Connor, antes de que éste nazca. John no tiene más opción que la de enviar a uno de sus veteranos, Kyle Reese, para que termine con el exterminador y salve a su madre.

Comentario:

El comienzo de esta película me pareció flojo tanto en las imágenes como en los diálogos. Esa escena de John Connor con Kyle Reese sin saber qué decirse ni cómo… y eso que Reese es la mano derecha de Connor desde años antes… y eso que es su padre, aunque Reese no lo sabe. Un poco ridículo, la verdad. El asalto a la base de Skynet, igual. Por cierto, además de eso, es sorprendente que todas las tropas de asalto humanas llevan la cabeza descubierta. Ni tan siquiera una gorra. En la película original sí llevan cubrecabezas, incluso cascos. Solo me pareció relevante esta parte por cuanto se ve que a John Connor le veneran como a un profeta. Literalmente, porque creen que ve el futuro. Aunque él (y nosotros) sabemos que lo que hace es leer el pasado gracias a lo que su madre sabe y le contó.

Luego la cosa mejora mucho. Impresionante esa repetición del comienzo de la película original (eché de menos la voz de Constantino Romero), con Schwarzenegger enfrentado a Schwarzenegger. Y el tremendo giro de tuerca que supone la aparición del T-1000 esperando a Kyle Reese, y Sarah Connor convertida ya en la amazona guerrera que vimos en la segunda película, en lugar de la camarera inocente que vimos en la primera. Si lo más divertido (literalmente) de la primera trilogía era el sentido del humor del terminator Schwarzenegger, en esta película es exactamente lo mismo, comenzando por el hecho de que es El Abuelo para la nueva Sarah Connor. Por cierto, una manera elegante de justificar la edad de Schwarzenegger en las nuevas películas.

Si para Kyle Reese es una sorpresa encontrarse con un 1984 distinto al previsto, para el espectador veterano (o friki) lo es aún más: la línea de tiempo ha cambiado. Luego volveré sobre eso.

El siguiente acto también es interesante. Resulta que El Abuelo y Sarah han sido capaces de construir una máquina del tiempo, y se plantean la misión de viajar al futuro (a 2017) para eliminar de raíz la amenaza de Skynet. El Abuelo viajará en el tiempo a la velocidad normal de un segundo por segundo, y se reunirán en el año adecuado. Solo que al llegar allí se encontrarán, nada menos, que con un John Connor adulto que se reúne con el T-800, Sarah y Kyle.

Guapísima Emilia Clarke como Sarah Connor. Parece más joven que la Sarah Connor original, pero el caso es que la actriz tiene 29 años, mientras que Linda Hamilton tenía 28 en la película original.

A partir de ahí, lamentablemente, la película rueda cuesta abajo. Lo siento, pero el supuesto giro de John Connor convertido en otra máquina y luchando por las máquinas para salvar su futuro personal contra los humanos que piensan en la humanidad, no cuela. Es claramente una excusa para poder pasar al modo persecución, solo que ahora es el Connor-máquina quien persigue a los resistentes. Añadido a ello está la cuenta atrás para la liberación de Skynet, que es el lanzamiento a nivel mundial del sistema operativo Genisys. Lástima, por cierto, que en el título hayan traducido Genisys por Génesis. Todo se remata, de una manera muy previsible, en la sede central de Cyberdine Systems, con un combate mano a mano entre los terminators T-800 y T-3000. El combate, como era previsible en esta época de efectos digitales, es espectacular y termina arrasando todo con todo. Lo que no impide que una especie de servidor de Cyberdine sobreviva a la vez que el baño que recibe el T-800 le lleva a un upgrade involuntario que le convierte en algo cercano a un T-1000. Con lo cual, se supone, queda sembrada la semilla para una nueva película. La verdad, nada nuevo. Todo ya visto. Lamento decir que nada que me motive para seguir pendiente de las siguientes películas de la saga.

Curiosamente, quedan muchos hilos sueltos, sin explicar. ¿Quién y cuándo envió un T-1000 a 1973 para matar a Sarah Connor de niña, y quién y cuando a un T-800 (el Abuelo) para protegerla? ¿Quién y cuándo envió un T-1000 a 1984 para esperar a Kyle Reese para matarle? Porque ésta es la verdadera fractura temporal, la que desde 1973 a 1984 hace que Sarah Connor viva preparándose para la Tercera Guerra Mundial con pleno conocimiento de las cosas, y con la ayuda y protección de un T-800. No se nos cuenta nada de esto, y es lo que más jugo daría, en mi opinión, si creemos que esta saga es una historia de ciencia-ficción.

Escena destacada:

La pelea entre Schwarzenegger y Schwarzenegger. Fantástico detalle. Es verdad que una autorreferencia tan gorda puede ser cargante para los no tan fans, pero está muy bien justificada por el guión, y para mí es un regalazo ver al viejo Arnie peleando con el joven Arnie.

Tecnología destacada:

Me gustaría poder decir que el nuevo terminator T-3000 avanzado, más allá del T-1000 y el T-X. Pero el nanoterminator no termina de cuajar como villano, fuera de sus aparentes dotes inmortales que le hacen difícil de eliminar.

Pero no, para mí la tecnología destacada es el sistema operativo Genysis. Es la versión cibernética del Anillo Único: un SO para unirlos a todos en la oscuridad del apocalipsis nuclear y el exterminio de la humanidad por las máquinas. Es un punto original que moderniza un elemento de la trama que solo se ve de pasada, y es la empresa Cyberdyne Systems, y el modo en que Skynet se propaga. Génesis es Skynet, se dice Kyle Reese a sí mismo. Pena que en la mala traducción han convertido Genisys en Génesis.

Frases para la historia:

T-800 (El Abuelo): Viejo, no obsoleto.

Es triste que en esta película el personaje más irónico y gracioso sea el robot asesino venido del futuro. Claro que también es una magnífica broma del Schwarzenegger de hoy hacia el de treinta años atrás.

“Chuache”, autoparódico y molón a tope.

Calificación global:

Fallida. Floja. A ratos incluso aburrida. Aunque he de decir que a Sara le gustó y le pareció lo bastante entretenida. Aunque no entendió el final abierto. Ni yo, la verdad. Demasiado obvio y demasiado ya visto.

No hay comentarios

ene 08 2016

Música de viernes (IV)

Publicado por en Música

Después de unas semanas de pausa a causa de unas bien ganadas (lo aseguro) vacaciones de Navidad, vuelvo a la carga. Esta canción me la enseñó una amiga. Disfruten.

No hay comentarios