Archivo de abril, 2016

abr 24 2016

El regimiento “Talavera” en América: uniformes

El sábado pasado terminé mi entrada con las siguientes palabras:

(…) Los uniformes de esta unidad están en la obra de Luqui Lagleyze y Manzano Lahoz, como ya escribí. He visto que hay otras interpretaciones del uniforme de este regimiento. No tengo argumentos para rechazar los uniformes reflejados en la obra de Luqui Lagleyze, así que me sigo quedando con ellos.

La solución la tenía delante de mis narices, pero me costó encontrarla. Estaba, cómo no, en el libro Los Realistas 1810-1826 de Julio Mario Luqui Lagleyze y Antonio Manzano Lahoz. En la p. 46, citando el trabajo del historiador chileno Nicanor Molinaré, el uniforme era:

Casaca corta de paño azul turquí, solapa anteada, vuelta, cuello y charreteras verdes, los forros de la casaca colocados del modo que las vueltas de las colas aparecían del mismo color. Los botones blancos con el letrero “Talavera”. Usaban chaleco y calzón blanco con botín de paño negro, hasta por encima de la rodilla, las mochilas eran de brin, y un airoso y alto morrión con un león al frente cubría su cabeza.

Éste es el uniforme con el que les equiparon en Cádiz y desembarcaron en El Callao. Tras la batalla de Rancagua (1 y 2 de octubre de 1814) fue reorganizado el regimiento, y reequipado con los uniformes verdes ya mencionados en este blog. Poco les duró la uniformidad gaditana, un año casi exacto. Aunque habría que ver en qué estado estaban los uniformes tras la travesía a América.

La descripción citada no menciona si el morríón (chacó de estilo francés) estaba galoneado o no. De haberlo estado, el galón sería del mismo color del botón. El color del botón indica también que la presilla de la escarapela sería plateada. No dudo de que el morrión llevaría escarapela roja, seguramente al frente, pero no se indica nada del plumero, por lo que cabe la posibilidad de que no llevara. Otro detalle curioso (que el propio libro citado indica) es que el chacó llevaba un león al frente, como se reglamentó en 1811 en esa uniformidad de estilo inglés que apenas se usó. Lo normal hubiera sido que llevara placa al frente con el nombre del regimiento o las armas reales abreviadas, pero aquí claramente se habla de un león. Pudiera ser, insisto. Un último detalle. Se dice claramente casaca de color azul turquí. El turquí es el tono de azul más oscuro de todos, más que el azul marino. No era (antes al contrario) un color inhabitual en las casacas de la infantería española.

En la obra citada se habla de que este uniforme es idéntico al que luego, en 1815, sería reglamentado para el regimiento Vitoria, del que el Talavera sería el gemelo en América. Si nos vamos a El Ejército de los Borbones, tomo 5, de Gómez Ruiz y Alonso Juanola, la uniformidad del regimiento Vitoria reglamentada el 2 de marzo de 1815 es:

Casaca azul turquí; solapa anteada; vueltas, cuello y hombreras verdes; forro encarnado; vivos, ojales de la casaca y botón, blancos; chaleco y calzón, blancos; Botín de paño negro largo, pantalón ancho azul turquí y otros de lienzo blanco, con medios botines.

Las diferencias son obvias. Aparte del hecho de que, según Luqui Legleyze, para principios de 1815 ya no llevaban la uniformidad “gemela” del Vitoria”.

No hay comentarios

abr 23 2016

El regimiento “Talavera” en América

Recibí hace no mucho tiempo el número 25 de Cuadernos del Bicentenario, la magnífica obra del Foro para el Estudio de la Historia Militar de España. En este número viene un artículo firmado por José Luis Meije Amézaga titulado Tropas peninsulares en América en los primeros años de los levantamientos. Como mis conocidos se pueden figurar, me lancé enseguida a localizar los datos del regimiento Talavera que embarcó para la España del otro hemisferio. Y allí estaba, en la 4ª expedición de 1813:

En los últimos meses de 1813, con la práctica retirada del grueso del Ejército Imperial del territorio español, luego de ser derrotado el enemigo en Vitoria y San Marcial, se intensificaron los preparativos destinados a acabar con las revoluciones en toda Hispanoamérica. Desde principios de año se conocían las noticias sobre el repliegue del Ejército Real que operaba en el Alto Perú bajo el mando del general Goyeneche, repliegue provocado por los reveses sufridos en Tucumán el 24 de Septiembre de 1812 y el Salta el 20 de Febrero del siguiente año, lo que obligaba a afrontar urgentemente la situación (…)

Se designó como fuerza principal al batallón de Infantería “Talavera”. Una vez más, las cifras del total expedicionario y del “Talavera” en concreto, varían según los diferentes autores; según la “Comisión de Reemplazos” supone 1473 hombres, de los que 63 eran oficiales, sin diferenciar entre las Armas.

Julio Albi indica que la fuerza enviada era de 1353 hombres de Infantería, de los que 62 eran oficiales, especificando que unos 800 pertenecían al batallón “Talavera” y otros 50 hombres, de los que 1 era oficial, eran artilleros, estimando que el resto deberían ser cuadros.

Clonard supone para “Talavera” una fuerza de 819 hombres, con toda probabilidad refiriéndose únicamente a clase de tropa. Un destacado historiador chileno afirma a su vez que el total de fuerza de Artillería era de 200 hombres, y que el contingente del batallón “Talavera” era de 734 plazas. Por su parte el virrey Abascal en su “Memoria” en cuanto a la llegada de tropas peninsulares: “recibo el primer socorro de 734 hombres de que se compone el regimiento de Talavera, y 100 artilleros transportados por el Cavo…”.

Los documentos oficiales del “Archivo Naval” español facilitan datos concretos sobre el tema. En principio se pretendía enviar una poderosa fuerza de Infantería y 200 artilleros, pero los problemas de financiación obligaron a alterar las previsiones, disponiendo que el total de la expedición no debía superar los 1000 hombres.

El batallón “Talavera” había sido creado en el Arsenal de La Carraca (Cádiz) el 1 de Octubre de 1813, constando de 8 compañías con una fuerza teórica de 1000 hombres, si bien parece que nunca llegó a superar los 800. El 16 de Noviembre de 1813 fue nombrado su jefe el coronel Rafael Maroto. Se constituyó en base a restos de varias unidades (…).

Habiendo comenzado el embarque de las tropas el 22 de Diciembre, finalmente zarpan los buques el día 25.

(…) fondeaba en el mismo [el puerto de El Callao en Perú] el 24 de Abril de 1814. Durante la travesía había muerto de escorbuto un soldado del “Talavera”, habiendo caídos enfermos otros 17, citándose otros 3 fallecidos por accidente.

Una pieza más a añadir a lo que ya conocía de esta unidad que llevaba el nombre de Talavera; la primera unidad, además, en portar ese nombre. Como ya he comentado la bandera de este regimiento fue tomada en la derrota de Chacabuco y se guarda actualmente en San Juan (Argentina). Los uniformes de esta unidad están en la obra de Luqui Lagleyze y Manzano Lahoz, como ya escribí. He visto que hay otras interpretaciones del uniforme de este regimiento. No tengo argumentos para rechazar los uniformes reflejados en la obra de Luqui Lagleyze, así que me sigo quedando con ellos.

No hay comentarios

abr 22 2016

Música de viernes (XII)

Publicado por en Música

No hay comentarios

abr 15 2016

Música de viernes (XI)

Publicado por en Música

No hay comentarios

abr 09 2016

In Memoriam: General Jesús Salas Larrazábal

Publicado por en Gente ilustre

Hace pocos días falleció el general de división del Ejército del Aire Jesús Salas Larrazábal, de familia militar y relacionada con la aeronáutica. Con él muere, por desgracia, una especie en extinción, la del historiador militar de la Guerra Civil.

Nunca se ha escrito tanto sobre la Guerra Civil como en los últimos 40 años. Incluso el comienzo de siglo (y de milenio) supuso una verdadera avalancha de títulos. Sin embargo la mayor parte de los libros que hablan de la guerra tratan de todo menos del aspecto militar. O, dicho de otro modo, cuando hablan de la guerra usan los datos de trabajos anteriores. Porque en la inmensa mayoría de títulos la guerra es solo el marco para hablar de otras cosas: revolución, comunismo, fascismo, anarquismo… lo que sea. Por lo visto ya no está de moda visitar los archivos militares para poder escribir sobre la guerra. Con ello se ha abundado en el conocimiento de la guerra, excepto en la parte militar, curiosamente. O no tan curiosamente. Para poder estudiar adecuadamente, no digamos ya publicar, se requiere tener una base de formación en lo militar, y hay muy pocos historiadores que lo tengan o se preocupen por ello.

A mí de esta parte de nuestra historia reciente lo que más me interesa es precisamente el hecho militar. Nada sorprendente para quien me conozca. El problema, para mí, es que en los últimos veinte años no hay grandes (ni medianos) trabajos que aporten a lo que ya investigaron historiadores como el difunto general. En ese sentido, esta pérdida es muy seria porque su figura es, literalmente, insustituible. Lástima.

Descanse en paz.

No hay comentarios

abr 08 2016

Música de viernes (X)

Publicado por en Música

Esta semana ha fallecido Manolo Tena. No fue uno de mis artistas favoritos. Mucho menos me gustaba su estilo de vida. Mis condolencias a los que le lloran. En cuanto a esta canción, es una de las que sonaban en mi radio cuando estaba estudiando mis exámenes a finales de los 80 y principios de los 90. Vaya con esta canción mi recuerdo.

No hay comentarios