jul 07 2010

Gravedad Cero

Publicado por a las 18:12 en Televisión

Cuidado con esta entrada, que contiene spoilers de varias series de TV.

Hace dos temporadas que dejé de seguir Héroes. No es que dejara de gustarme, es que los horarios me lo hicieron imposible. Terminé de ver Battlestar Galactica, aunque tengo algunos huecos en la 4ª temporada, y además quiero ver con calma el final. Tengo los DVD, pero a causa de mi enfermedad, y de otros asuntos, no he tenido tiempo. Terminé de ver Perdidos (me gustó el final) y también Flashforward (me gustó el final, aunque no el capítulo final). No he comenzado Caprica, y no pienso hacerlo en tanto no repase Galactica. Las series del universo Stargate hace años que dejaron de engancharme, aparte de que los cruces, vueltas y revueltas que han dado me han complicado mucho seguir los hilos.

En fin, que ahora mismo hay hueco en mi vida para una nueva serie de fantasía, o de ciencia-ficción. Así pues, el domingo me quedé a ver el estreno en la cadena Fox de la serie Gravedad Cero (traducción regular de Defying Gravity, que es el título original). María dijo, directamente, que era un rollo. Yo, más comedido, sólo dije que me pareció un piloto flojo, y una historia que no es nada original.

Ay, cuánto mal ha hecho Battlestar Galactica a la ci-fi televisiva. En esta serie los personajes le dan muchas vueltas a la cabeza, y se ven obligados a mostrar sus sentimientos y sus pensamientos en unas circunstancias post-apocalípticas. Como todo esto funciona muy bien en Galactica, montones de series se han visto seducidas para hacer lo mismo.

Y así, el principalísimo problema de Gravedad Cero es que pretende ser una serie reflexiva, de éstas con voces en “off” (o mejor, la única voz en “off”, la del astronauta Donner) y mucho “trasfondo” intelectual. Tanto que del protagonista, Donner (un Ron Livingston bastante extraviado, a mi juicio), sólo sabemos que está traumatizado y estigmatizado por haber dejado a su suerte a dos astronautas en Marte, y que es un tío enrollado, de estos que van a ver y a aguantar a su padre borracho, de los que pueden convencer a un suicida de que no se tire, y también de ese tipo de hombres sensibles capaces de no entrarle a una mujer por no rendirse ante sus instintos.

Como con semejante protagonista no hay mucho donde rascar, el resto de personajes están todos tocados del ala, para que cada uno, por turne, vaya mostrando su extravagancia personal en pantalla. Así, tenemos a Wassenfelder haciendo de pornógrafo, a Ajay Sharma dolido en el alma porque ha fallado su vocación, a Jen mosqueada porque viaja sin marido, a Ted Shaw doblemente jodido porque es el marido de la jefa, y además custodio de un secreto inconfesable que afecta a toda la misión (el mcguffin de la serie), y a Zoe embarazada y oyendo llantos de bebé. Sé que me dejo alguno, pero es que tampoco quería pasar lista.

Tan claro debieron verlo lo propios creadores de la serie, que ya en el piloto se están llenando algunos huecos con sexo. Simple y puro sexo.

Y la Fox ha debido verlo igual de claro, porque en la promo las escenas de sexo son las más empleadas. Le siguen las imágenes de la nave espacial Antares… con la banda sonora del episodio V de la Guerra de las Galaxias, manda narices.

Los efectos especiales me parecen buenos (no así la física que se supone que está detrás de dichos efectos), y la nave Antares muy bien apañada por fuera. Por dentro no acaba de gustarme. Le falta vida.

No sé si seguiré viendo esta serie. Para pasar un rato en la tarde-noche de domingo sin salir de casa puede tener un pase, a falta de nada mejor. Claro que el listón está tan bajo que me dan tentaciones de sacar los DVD de la Galactica de los 80 y volver a verlos. Incluso con lo mal que ha envejecido esa serie, es mejor, me temo, que Gravedad Cero.

No hay comentarios

Comentarios cerrados.

Trackback URI |