dic 26 2008

Unidad Didáctica “Talavera 1809″: llegó su hora

Publicado por a las 19:09 en Historia,Historia Militar

No he tenido tiempo antes para escribir acerca de la presentación de la Unidad Didáctica el pasado 23 de noviembre. Cosas de la vida y de mi otra jornada laboral, que espero contar pronto. Además, estaba cansado. Hacer tres presentaciones el mismo día, las tres con público exigente, más la cantidad de trabajo acumulado para terminar de preparar el libro, amén de la tensión acumulada hasta que se presentó este trabajo, consiguieron agotarme mentalmente, hasta el punto de preferir hacer una pausa acerca del tema. Luego, además, con todo el material de la web “Talavera 1809” listo para visualizarse, tuve aquel incidente del hot-linking (que parece ya solucionado), por lo que retrasé unos días la salida de la web. Posteriormente me he pasado unos cuantos días atento a las estadísticas del servidor para evitar que mi web se cayera y también para evitar problemas de dimensionamiento del ancho de banda. Pero no hay mal que por bien no venga: gracias a ello puedo tener una perspectiva mejor de este trabajo porque cuento ya con el “feedback” de mucha gente que lo ha leído y ha expresado su opinión.

Portada de la Unidad Didáctica

Portada de la Unidad Didáctica

Mi opinión (completamente personal) sobre las tres presentaciones es que, aparte de agotadoras (razón por la que hay que agradecer la presencia en las tres del alcalde de la ciudad, señor Rivas, y del concejal Carlos Gil), fueron las tres razonablemente bien.

En la primera, la dedicada a los medios de prensa, yo no hablé porque no me pareció que pudiera añadir nada a lo ya dicho por Paco Peñalver. Curioso. Es de las pocas veces que he estado en el estrado, en la mesa presidencial, y no he abierto la boca. Pero, en el fondo, ni falta que hacía. La Unidad se presentaba sola, y lo que había que decir ya lo aportaron los demás.

Francamente, no esperaba yo ni que hubiera tantos medios de comunicación, ni tampoco que tuvieran el interés que mostraron en esta noticia.

Incidentalmente, he de añadir un detalle que me tocó de cerca en lo personal. Uno de los periodistas me recordó la dedicatoria que hice en mi libro “Talavera 1809”, publicado por Editorial Almena. Esa dedicatoria era: “A mi padre, un talaverano sin complejos”. ¡Cuánto le hubiera gustado a mi padre haber estado allí ese día! Y a mí también. Pero no pudo ser. Espero que desde el cielo haya disfrutado incluso más aún

En la segunda presentación, la dedicada a los profesores (y en la que por tanto había que estar muy atento a los gazapos), el esquema de la presentación fue el mismo que por la mañana. Paco Peñalver se explayó un poco más, especialmente en la descripción de los materiales usados para crear los contenidos. José Luis Espinosa explicó con más detalle esa obra de arte que ha creado reuniendo el hecho en sí (la batalla de 1809) con la cerámica, que era y es una de las señales distintivas de nuestra ciudad. Y yo, que esta vez sí hablé, mencioné los elementos militares relevantes en el diseño de la campaña y en el plan de la batalla.

Portada del desplegable

La portada del desplegable de la Unidad Didáctica, que muestra el excelente trabajo de José Luis Espinosa y del Centro Cerámico.

Este asunto es importante, y no sólo porque yo sea un friki de la historia militar. La mayor parte de los profesores que conozco ni tan siquiera conocen los términos militares más simples. Ignoran cómo se organizaban los ejércitos de la época, las graduaciones militares, el armamento, las tácticas, las necesidades logísticas… Y así podría seguir un rato. Es evidente que si se quiere explicar el desarrollo de una campaña militar o simplemente de una batalla, es preciso una cierta base. Bien, esa base es la parte que más me ha ocupado a mí personalmente en la Unidad.

La tercera presentación fue la que se realizó para todo el mundo. La sala casi se llenó, por lo que pude ver. No está mal, pienso yo. Fue entonces cuando ¡por fin! Pude ver el reportaje audiovisual que grabamos en agosto, y cuyo montaje y producción se llevó la mayor parte (y los mayores disgustos) de la parte final de la Unidad Didáctica. Como para mí fue tan novedoso el vídeo como para los demás, pude verlo con “ojos vírgenes”, por así decirlo, como el resto del público. No estuvo mal, nada mal. Por cierto, tras la proyección vino la anécdota (mía) de la noche. Una señora me preguntó porqué no había intervenido yo en todo el vídeo vestido con el uniforme de época. Me hizo gracia. Le di una respuesta de compromiso (que con el uniforme completo se suda mucho, y las escenas del vídeo las rodamos en agosto), que sin ser falsa, no mencionaba que las reconstrucciones tienen un cierto valor tanto estético como histórico (cuando las cosas se hacen bien, por supuesto), pero que el abuso de ellas la transforma en teatro.

Por lo demás, en esta tercera presentación dije más o menos lo mismo que en la segunda, si bien me apoyé más en una presentación con mapas que había preparado. Mapas que, por cierto, están en los capítulos 1, 2, 3 y 4 de mi web “Talavera 1809“.

La mejor conclusión sobre este trabajo fue la que hizo Antonio Martínez de Medinilla Moro la noche del 23 de noviembre, una vez que terminó todo, con unas cervezas en la mano: “Esto dará que hablar”. En efecto, así está siendo.

La Unidad Didáctica “Talavera 1809” cuenta cosas que nadie antes ha contado. Por ejemplo, qué pasó en Talavera entre mayo y diciembre de 1808. Por seguir, qué personajes ilustres estaban en o pasaron por Talavera por esas fechas. En esta unidad se ha descrito Talavera tal como era en 1809 como nunca antes he leído que se haya descrito.

Foto de familia

Foto de familia tras finalizar las presentaciones. En el centro, el Alcalde de Talavera, señor Rivas. Los jóvenes de la foto, alumnos de Paco Peñalver en el IES “Padre Juan de Mariana”, participaron en el rodaje del audiovisual. En esta foto estamos todo el equipo de la Unidad, excepto Angustias.

Si el éxito de este trabajo puede medirse por el número de felicitaciones recibidas, el número de las enhorabuenas recibidas es para pensar que en efecto hemos tenido éxito. Si la originalidad de este trabajo es un parámetro del éxito, el que haya gente que antes de un mes después de su publicación ya esté usando este material para sus trabajos, conferencias, y exposiciones (algunos de ellos, tras haber agradecido el tener a su disposición este trabajo; otros, sin decir ni pío) ha de llevarnos a pensar que sí, que es un éxito. Si el romper fronteras (en el sentido de que este trabajo tiene un límite histórico y geográfico bien establecido por su propia naturaleza) es una medida del sexito, el que se hayan pedido Unidades desde centros docentes de otras provincias, y el que incluso haya otra nación en que hayan demostrado interés por este trabajo, es, desde luego, motivo para pensar que sí, que estamos hablando de un éxito.

Sólo por eso ya hay razones para sentirse más que contento por el resultado de nuestro esfuerzo.

Yo, personalmente, estoy contento. Más de una vez he dicho (y ahora escribo aquí públicamente) que este año 2008 ha sido mediocre en lo que se refiere al movimiento cultural que cabía esperar en torno a la Guerra de la Independencia. Sospecho que cuando se pose el polvo del tiempo, muchas obras de este año van a quedar cubiertas completamente. Esta Unidad Didáctica está por encima de la media de lo que yo he visto este año (y he visto mucho, puedo asegurarlo), además de que estoy convencido (el tiempo lo dirá) de que es de las cosas que va a sobrevivir a 2008 e incluso a 2009. Cerré mi intervención en la tercera presentación manifestando mi alegría por haber podido participar en un proyecto como aquel, y dando las gracias por haber tenido la ocasión de haber estado allí. Tal como lo sentía entonces lo siento ahora.

Más. Tres reseñas sobre la presentación.

Una, en el ABC edición de Toledo.

Dos, en el portal Universia. No es que me guste mucho la reseña, pero me hace gracia que después de haber fusilado de Wikipedia el retrato de José Bonaparte con las galas (usurpadas) de rey de España, hayan colcoado al pie “Napoleón Bonaparte”. Qué más le hubiera gustado a José…

Tres, con foto de la mesa de la primera presentación. Yo soy el primero por la izquierda. Pena que estoy mirando hacia abajo y se me ve sólo el (poco) pelo.

Y un bonus track: un artículo más reciente en que Paco Peñalver habla del fin de año 1808 en Talavera. Hace ahora justo 200 años.

No hay comentarios

Trackback URI | Comentarios RSS

Escribe un comentario