oct 15 2011

De museos por Madrid

Publicado por a las 12:52 en Arte

El miércoles pasado, aprovechando el feriado de la Fiesta Nacional, María y yo aprovechamos para ir de museos en Madrid.

Primero fuimos a la Casa-Museo de Sorolla, en General Martínez Campos 37. Como su nombre indica, es la casa en la que residió Sorolla con su familia a partir de 1890. Ahora mismo es una finca que resulta extraña porque se encuentra rodeada por edificios modernos que la superan en altura y dan al entorno un aspecto urbano (por así decirlo) en el que la casa no encaja. Pero una vez dentro, los jardines de la casa (inspirados en los de La Alhambra, y no por casualidad) son una delicia que sirve de magnífica entrada a la parte museística.

En la actualidad, y hasta febrero del año que viene, hay una exposición monográfica dedicada a Granada, ciudad que ejerció una importante atracción sobre la imaginación de Sorolla, que se “escapó” tres veces para pintar la ciudad, la magnífica sierra que la abraza, y el palacio de la Alhambra que la adorna.

Además de esta exposición monográfica, pueden visitarse las habitaciones que Sorolla usaba como estudio y para la exposición de sus cuadros recién acabados. Algunos de los lienzos de esta parte ya los había visto yo en la exposición que se organizó hace un par de años en el Museo del Prado. Otros los vi allí por primera vez.

También puede visitarse la vivienda como tal, especialmente en la planta baja (la planta de arriba, supongo que donde estaban los dormitorios de la familia, es donde se encuentra la exposición monográfica) de la casa. Esta parte le da un sabor especial a la visita puesto que puede verse el entorno en que vivía la familia, y los utensilios del ajuar doméstico con que hacían su vida. La colección de cerámica (casi toda ella de uso cotidiano, poca cosa ornamental, por lo que pude ver) me resultó también impresionante porque es poco frecuente ver un ajuar doméstico tan extenso y tan variado.

Por cierto, que por lo que leí en varias cartelas, en la casa hay cerámica que, por la fecha del encargo y el alfar de la manufactura, estoy convencido que pasó por las manos de mi bisabuelo Manolo mientras se hacía. Qué cosas…

Tras esta visita, que resultó muy instructiva y entretenida, María y yo nos fuimos al edificio de Capitanía General, en la calle Mayor, para ver la exposición de cuadros de José Cusachs y de Augusto Ferrer-Dalmau. Todos los cuadros son de temática militar. Los de Cusachs, un reflejo muy interesante de la Tercera Guerra Carlista en Cataluña, de la que fue testigo, además de combatiente. La obra de Ferrer-Dalmau se extiende a varias épocas, incluyendo la de la Guerra de la Independencia.

Además de los cuadros de estos dos artistas, la exposición incluye la exhibición de varios uniformes de jinetes de la época de Cusachs, supongo que pertenecientes a los fondos del Museo del Ejército. Otro elemento digno de verse, especialmente si se es aficionado a la militaría y a la historia militar.

Una exposición pequeña por el número de obras expuestas, pero muy interesante y muy entretenida. Pena que vaya a durar tan poco tiempo.

En fin, a eso le llamo yo un día bien empleado.

Incluso nos dio ocasión a ver, en el jardín de la casa de Sorolla, la parada aérea del desfile, puesto que los aviones y helicópteros (la primera vez que veía yo un helicóptero “Tigre”) pasaron justo por encima de nuestras cabezas. No nos faltó de nada ese día.

No hay comentarios

Comentarios cerrados.

Trackback URI |