abr 12 2012

“The Walking Dead”, 2ª temporada

Publicado por a las 20:01 en Televisión

Las dos mitades en que han dividido esta segunda temporada de The Walking Dead tienen cada una un encanto (o un interés) propio.

Quiero poner sobre aviso a los posibles lectores: esta entrada sobre The Walking Dead tiene espoilers. Si no ha visto esta serie, y no quiere que le cuenten lo que pasa en ella, no siga leyendo.

¿Alguna vez han sentido curiosidad por ver cómo se forma una horda de zombis?

Comenzó la primera parte de la temporada con un terremoto: la horda de caminantes que avanza por la carretera arrasando todo como una plaga de langosta. Y en medio de ello, los protagonistas, atrapados. Impresionante lo claustrofóbico que muestran aquella carretera a cielo abierto, y con cientos de “puertas” de salida. De ahí arranca el macguffin de la primera mitad: la desaparición de Sophia. Termina esta primera mitad con la solución del macguffin, como era sospechable que sucediera: Sophia está muerta; su búsqueda no sólo no ha dado frutos, sino que además, careció de sentido desde el principio. Segundos antes de saberlo, hemos visto cómo nuestros protagonistas han destruido por completo lo que queda del hogar de Hershel, y de sus esperanzas. Todo muy lógico. Todo muy doloroso. Entre una escena y otra, los personajes han cambiado. Daryl ya no es un outsider, sino un guerrero imprescindible. Shane ya no es de fiar, y además ahora es capaz de cualquier cosa, incluso de asesinar a sangre fría. Glenn ya no es una eficiente máquina táctica, sino un ser humano muy vulnerable. Y así todos y cada uno de ellos.

Una de la mejores frases de la temporada la pronuncia Dog-T: ‘¿Cuántas veces tendremos que hacer esto?’

Hay quien ha criticado la excesiva longitud de esta primera parte. Creo, que, hasta cierto punto, es cierto. Pero, también gracias a esa extensión, hemos podido ver cómo crecía (y se justificaba) la furia de Shane por estar jugando a las casitas. Como consecuencia de la evolución de Shane, hemos podido ver al final de la segunda temporada cómo evolucionaba Rick. Por otro lado, hemos podido ver también la evolución de Daryl, de Andrea, y de Lori, aunque en este último caso el remate se produce también en la segunda parte, de manera similar a la de Rick.

Comenzó la segunda parte de la temporada con otro terremoto, aparentemente de magnitud inferior al anterior, pero que no lo es. Aparte del derrumbe de la familia de Hershel, nos toca ver la versión post-apocalíptica de homo homini lupus en la persona del otro grupo de supervivientes. Eso quiebra la relación entre Shane y Rick, la relación entre Glenn y Maggie, y entre Dale, Glenn y Andrea. Todo ello nos llevará al final de la temporada: la muerte de Dale, la muerte de Shane, el fin de la infancia de Carl, la destrucción de la Casa de la Pradera granja de Hershel, la revelación del secreto de Rick…, y la huida del grupo, como al final de la primera temporada, solo que ahora con menos medios, pérdidas personales dolorosas, y, sobre todo, serias heridas emocionales en los personajes.

Si piensa el lector que estos no son los elementos argumentales de un thriller enorme, con grandes escenas de acción, grandes personajes, y como consecuencia de lo uno y lo otro, grandes momentos, entonces, en efecto, The Walking Dead no es mas que una serie de zombis. Yo, sin embargo, pienso que esta serie ya ha trascendido ese género para convertirse en una de las mejores series de acción y terror de los últimos años.

Razón por la cual ya estoy esperando la tercera temporada. Que, si no nos han engañado al final de la segunda, será la temporada de La Prisión. ¿Veremos a Carol tan loca como la suponemos? ¿Veremos a Rick sufrir la tortura física que de momento no ha sufrido? A quien sí parece que vamos a ver es a Michonne, la nueva matazombis que viene a reemplazar la efectividad de Shane.

Esta segunda temporada nos ha dejado magníficas escenas. El primer episodio, con la escena de los protagonistas atrapados en la carretera, es de lo mejor que he visto. Pero la escena de la apertura del granero de Hershel no le va a la zaga, como tampoco su continuación, ya con los zombis (presuntamente) muertos. También estoy pensando en el episodio en que Rick y Shane tratan de quitarse de en medio a Randall. Y no, no me refiero a la pelea contra los zombis, aunque también, sino a la escena en que Shane, pensativo, ve a un solitario caminante tanto a la ida como a la vuelta. Daryl haciéndose cargo de rematar a Dale (no puedes hacerlo todo siempre tú, le dice a Rick, en lo que creo que es toda una declaración de intenciones), es mi favorita. La segunda, el flashback que nos muestra a Shane, Lori y Carl en la carretera la noche en que bombardean Atlanta. Mi tercera escena favorita (después de las dos anteriores) es la que nos muestra en el capítulo final cómo se crear una horda de zombis. Espectacular.

De nuevo en la carretera; pero la situación es mucho peor que cuando huyeron de Atlanta.

Estoy esperando con impaciencia ver qué escenas similares nos esperan la próxima temporada, y también de qué modo van a ser capaces de rodar un capítulo inicial tan magnífico y redondo como los primeros de la primera y segunda temporada. Quizá un giro en la linealidad de la historia de los supervivientes vendría bien. ¿Qué tal un flahsback que nos muestre la muerte de la mujer de Jenner y el descubrimiento de que la infección está en la sangre de todos los humanos vivos? O ¿qué tal el flahsback sobre la vida de Michonne que ya se ha dibujado?

En fin, que ya tengo ganas. Sólo espero que en la próxima temporada no me coincidan los partidos del Athlétic con la hora de emisión de la serie. Ay.

No hay comentarios

Trackback URI | Comentarios RSS

Escribe un comentario