jul 11 2016

Star Wars VII: El despertar de la Fuerza

Publicado por a las 19:58 en Cine

Antes de verla:

J.J. Abrams resucitó la franquicia de Star Trek con su visión del espectáculo. Tiene mi edad y se ha criado con los mismos conceptos de la fantasía y ci-fi que yo. Le encargaron resucitar otra franquicia: la de Star Wars. Había que ir a verla. Y punto.

Advierto que esta revisión de la película contiene spoilers. Si no la ha visto y no quiere que le cuenten el argumento, no siga leyendo.

Sinopsis:

Luke Skywalker ha desaparecido, y su búsqueda es el nudo del conflicto y la guerra civil entre la Primera Orden (herederos del extinto Imperio Galáctico) y la Resistencia (los herederos de la Alianza Rebelde). En mitad de este conflicto la Primera Orden ha desarrollado una nueva arma, la Starkiller, que deja a las viejas Estrellas de la Muerte reducidas a petardos de feria. Y en mitad de este conflicto, Rey, la chatarrera, se ve involucrada en la guerra a causa de que el secreto mejor guardado de la galaxia ha caído en sus manos.

Comentario:

Estamos en casa, como dijo Han Solo. Hemos regresado a lo que nos era familiar desde el origen de la saga, la segunda trilogía (capítulos IV a VI), hace casi cuarenta años. Y, curiosamente, eso me ha reconciliado (un poco) con la primera trilogía (capítulos I a III). Creo que Lucas quería contar en esa trilogía algo distinto al episodio IV. Lo que pasa es que no le salió bien. En este episodio VII nos relatan un nuevo episodio IV. Eso no es nada raro porque este episodio VII es una nueva esperanza, tanto para la historia del universo Star Wars como para el futuro de esta franquicia. Y además este episodio VII sí tiene conflicto y épica: hay una guerra (y a muerte) entre dos bandos y hay una lucha (que termina con una muerte) en el seno de una familia, los Solo-Skywalker. Estos sí son elementos sólidos para configurar una nueva historia, aunque ésta historia nos lleve de vuelta al comienzo de la segunda trilogía.

En esta línea, el protagonista es Han Solo. Ni Rey ni nadie más: Han, el veterano que ha vuelto y que ocupa, él solo y sin despeinarse, el centro del escenario. Primero, porque Harrison Ford es uno de los mejores actores vivos. Y segundo, porque su personaje es el que reúne en sí todos los hilos de la trama: su mujer, Leia; su hijo, Ben Solo; su cuñado, Luke; su nueva pupila, Rey; su nuevo aprendiz, Finn; su viejo amigo, Chewbacca… y su vieja montura, el Halcón Milenario. Incluso cuando ya está fuera de escena porque ya ha doblado la servilleta la acción se desencadena a partir de ese punto. Solo cuando Han Solo ha desaparecido del todo entra en escena el que se supone que será el hilo conductor de la historia a partir de ese punto, Rey.

Os hemos echado de menos.

Rey se supone que es el personaje tapado de la historia. La huérfana dejada atrás por su familia, sola en un planeta desértico, acostumbrada a buscarse la vida para malvivir de cualquier modo al filo del hambre… y que presionada se muestra como una persona fiel a los que conoce, y con unas extraordinarias habilidades para el pilotaje y la mecánica de naves espaciales. Y con un don insospechado para sentir y usar la Fuerza sin adiestramiento. Incluso por encima del talento de Luke Skywalker antes de que Obi-Wan comenzara a entrenarle. Todo ello apunta al linaje de Anakin Skywalker, que tenía unos dones muy similares. ¿Es Rey la nueva esperanza de la Resistencia? ¿Es Rey el otro Skywalker que haga de contrapeso a Ben Solo-Skywalker? Pues no lo sabemos. Todo apunta a que sí, pero habrá que esperar para saberlo. De momento solo lo han insinuado. El personaje se nos presenta sin complejos, activo, incluso pizpireto. Se apoya en una estupenda actuación de Daisy Ridley, el gran descubrimiento de esta película. Si esto va a más puede ser un personaje rompedor.

Rey empuñando ¡y controlando! nada menos que el sable láser de Luke Skywalker.

Menos peso tienen los otros dos personajes nuevos de esta película, Finn y Dameron. Me gusta mucho el personaje de Finn. Gracias a él sabemos más de lo que son los stormtroopers y de cómo actúan. Eso le da profundidad al universo de la saga. Además sitúa en una posición interesante al stormtroopers (o ex-stormtroopers). Tiene una frase genial cuando decide ayudar a Dameron porque es lo correcto. Un personaje tocado o tarado por sus circunstancias previas es muy interesante. Por el contrario Dameron es un cowboy del espacio, el piloto espacial que hubiera sido Luke Skywalker de no ser el hijo de quien es. De momento, poco más.

Párrafo aparte merece Ben Solo-Skywalker, conocido como Kylo Ren en el Lado Oscuro. La historia de Ben es aparentemente sencilla. Se nos explica que es hijo de Leia y Han, aprendiz de Luke en la Fuerza, vuelto al Lado Oscuro e integrado en él a través de su alias Kylo Ren, como aprendiz del Líder Supremo, y por si fuera poco nada menos que devoto seguidor de la inspiración que le supone Darth Vader, su abuelo, hacia el Lado Oscuro. Tanto que en su lucha personal por la oscuridad, es capaz de matar a su propio padre. Vale hasta ahí; esto es lo que hemos visto y nos han contado. Ahora bien, resulta que Kylo Ren es un niñato inmaduro, que pierde los nervios, que busca como sea a un padre espiritual (y parece que duda entre Luke, Han y Darth Vader), que tiene un poder nunca visto (lee mentes y ¡detiene en el aire un disparo de láser!), que tienta a Rey para que se una a él (sospecho que las hormonas pesan más que la Fuerza en este caso) y que sigue siendo nada más que un aprendiz de brujo. Fascinante. Imposible aburrirse con él en pantalla. Y tiene pinta de que el conflicto familiar no ha hecho mas que empezar, con su madre (tras matar a su padre), con su tío (del que fue aprendiz), y con su abuelo (del que solo conoce una máscara vieja y quemada). ¿Y si Rey resulta también ser de su familia? Sería absolutamente fascinante…

Se supone que ésta es la nueva generación en lo que toca a la Fuerza.

La historia es interesante. Fluye. Deja muchos hilos abiertos y quizá no todas se anuden bien. Por ahora, más allá de especulaciones, hay que disfrutarla, simplemente.

Escena destacada:

La más triste hasta ahora de esta historia, la muerte de Han Solo. Y nada menos que a manos de su hijo Ben, convertido en Kylo Ren. Si este hecho va a ser significativo en un futuro, no lo sabemos aún.

Tecnología destacada:

El Halcón Milenario, sin duda. Convertido casi en pieza de museo, y es normal porque los años también pasan por sus cuadernas.

Frases para la historia:

Han Solo (al entrar en el Halcón): Chewie, estamos en casa.

Esta frase resume la película: hemos vuelto a la galaxia que ya conocíamos, incluso con los personajes que ya conocemos de años. La escena más nostálgica de toda la película, y a la vez un nuevo comienzo, una nueva esperanza… Es la continuación del episodio VI, no me cabe duda.

Calificación global:

Interesante. Y sobre todo ilusionante. Ya tengo ganas de ver la siguiente. Con mejor compañía que la que tuve al ver ésta, espero.

No hay comentarios

Trackback URI | Comentarios RSS

Escribe un comentario