ago 13 2017

Alien: Covenant

Publicado por a las 22:08 en Cine

Antes de verla:

Es otra película del universo Alien. ¿Cómo no iba a ir a verla? Y más después de los interrogantes que dejó abiertos la anterior Prometheus

Advierto que esta revisión de la película contiene spoilers, muchos spoilers. Y además de eso datos sobre el universo Alien que a lo mejor no le interesa conocer al lector. Si no la ha visto siga leyendo bajo su propia responsabilidad.

Sinopsis:

La nave Covenant se dirige al planeta Origae 6 para establecer allí una colonia humana. Durante el trayecto la nave recibe una señal desde un planeta que en apariencia es incluso más viable para colonizar que su destino original, así que deciden cambiar el rumbo y explorar el nuevo mundo.

Opinión:

Mi más sincera enhorabuena a todos aquellos a los que les gustan las historias cerradas y con todos los cabos atados en el mundo de la ciencia-ficción. Si se ve esta película, más el material adicional (un corto de David y la doctora Shaw a bordo de la nave de los Ingenieros -aquí en inglés con subtítulos en español-y otros dos cortos de David a bordo de la Covenant tras los hechos de esta película), ya sabemos lo que sucedió después del fin de Prometheus, ya nos han contado cuál es exactamente el origen de los xenomorphos (nuestros queridos alien de la Nostromo), e incluso porqué la Weyland-Yutani sabía de la su existencia y por tanto se le dieron órdenes a Ash en ese sentido. Incluso nos han insinuado (casi dicho a gritos) que el siguiente punto de la evolución de los xenomorphos va a ser la creación de la reina alien, usando para ello el material genético de la pobre Daniels. Hala. Ya está, historia concluida, punto redondo.

Y a esa luz, con todo resuelto, los fallos de la cinta quedan muy evidentes. Por ejemplo. Que las esporas negras sean capaces de volar de manera autopropulsada. Que puedan generar un xenomorpho en cuestión de minutos, y que éste salga también en cuestión de minutos de su anfitrión con tan mala leche como los que ya conocemos. Que haya neomorphos habiendo a la vez xenomorphos con peores instintos. Que unos terraformadores se pongan a explorar un planeta desconocido con la ligereza con la que lo hacen. Y así unas cuantas cosas.

El planeta llamado Paraíso, tanto que no merece la pena enviar sondas robóticas a extraer muestras; ya me encargo yo mientras me fumo un pitillo.

Si no se tiene todo esto en cuenta, que es lo que me parece a mí, entonces la película sí es interesante y sí sigue aportando muchas historias completas del universo Alien. El único protagonista de la película es el androide David, y las escenas más inquietante son las de la guarida del androide. David, además de ser un androide heterodoxo (inestable en términos de sus programadores), nos es presentado como alguien a quien Weyland ha diseñado para ayudarle a buscar al creador, y que luego se ve solo en esta misión. Explícitamente se nos muestra en varias ocasiones a David estando solo, pero no inactivo. Y fruto de todo ese tiempo de darle vueltas a sus ideas, nace el David que se nos muestra en Covenant. Lo que hace el aburrimiento… David ya no busca al creador; él mismo es un creador de vida, y desprecia a las formas que manipula porque no son mas que barro en sus manos. Si esto no es un argumento aterrador, pues ya me dirán. Además David explica con todo lujo de detalles, orgulloso, lo que ha hecho, y nos muestra las pruebas de ello: ejemplares diseccionados, razas que él ha creado y extinguido, apuntes y notas acerca de la hibridación de especies, su laboratorio personal… Un gabinete que sería la envidia del más ambicioso doctor Hannibal Lecter.

Para mí el recorrido a lo largo del zoo-laboratorio de David es la escena destacada de la película.

Aparte de David el personaje estrella de la película es Daniels. El problema es que Daniels no es Ripley. Hasta cae en la trampa del final de la película, al tomar a David por Walter. En cambio Ripley era tan peligrosa que Ash intentó asesinarla. El resto de personajes… bueno, no son mas que la tripulación prescindible de la primera película de la saga. Van desfilando por la pantalla a la espera de ser devorados (literalmente), o usados por David para sus experimentos.

El lema de la Covenant Construyendo mundos mejores es tomado demasiado en serio por David.

Si Prometheus fue una precuela de factura inesperada, y rara (el tipo de cosas que haces cuando tu propia obra te supera, creo yo), esta película es mucho más directa, aunque no más simple. Buena secuela de Prometheus en cuanto que remata las cosas que quedaron abiertas (o casi, ejem), y buena precuela de Alien por el mismo motivo, aunque es este caso tampoco es que hiciera mucha falta.

Frase destacada:

En general todas las de David. Su filosofía es la que está dando forma a este universo Alien expandido. Reseño unas cuantas.

David (a Walter): ¿Por qué van a una misión de colonización, Walter? Porque está agonizando su especie, y se aferran a resucitarla. No merecen un nuevo inicio, y no lo voy a permitir.

David (a Oram): La ociosidad es la madre de los vicios, capitán.

Ya te digo que sí…

Tecnología destacada:

La vela de la nave. Un concepto interesante y pocas veces mostrado en pantalla.

En un viaje interestelar este método de propulsión tendría el inconveniente de que le faltaría el “viento” que al impactar sobre la vela le proporcionara propulsión a la nave. Una batería de láseres montados a bordo podría ser una solución, en lugar de desplegarla periódicamente cuando se detectaran “vientos” favorables.

Opinión final:

Entretenida, sin más. Volvería a verla porque aún se le puede sacar más jugo a esta historia.

2 comentarios

2 comentarios en “Alien: Covenant”

  1. Antonio D. Duarteel 14 ago 2017 a las 9:16

    Decepcionados mucho mi hijo y yo quedamos con este Alien y su maravillosa tripulación de exploradores incompetentes.

    Porque, claro, cuando descubro un planeta nuevo que no figuraba en la pre-exploración lo primero que hago es exponerme a su ecosistema con salero y alegría. De esta forma, consigo que me ataque cualquier patógeno que pueda existir; lo raro no es que acaben con ellos las esporas del Alien, sino que no lo hagan el resto de animalillos, vegetales, hortalizas y frutas que se crían en el planeta aquel.

    A partir de ese momento de la película mi hijo y yo empezamos a resoplar y a desear que le dieran fin cuanto antes. Y, por cierto, el final con la sustitución de Walter por David es tan previsible y evidente que no hace sino reforzar el aburrimiento general que nos venía produciendo la película.

    Vale.

  2. José Manuel Rodríguez Gómezel 14 ago 2017 a las 16:57

    Sí, las escenas de la exploración del planeta son bastante de vergüenza ajena. Que sean capaces de ver que hay trigo terrestre y pasen de largo, alguien diga que no hay vida animal y pasen de largo, otro alguien se ponga a recoger muestras de agua mientras otro se fuma un pitillo y echa la colilla al suelo… pues como que no.

    Gracias por el comentario, Antonio. Por lo menos sé que aún me queda un lector. :)

Trackback URI | Comentarios RSS

Escribe un comentario