mar 30 2009

Talavera 1809, batalla y ciudad: nuevo libro

Publicado por a las 22:43 en Historia Militar,Talavera de la Reina

Ya está presentado este nuestro último trabajo. Esta semana intentaré sacar tiempo para hacer una reseña más detallada. Por hoy dejo el guión que preparé ayer mismo para esta presentación.

Voy a hablarles un poco de la parte militar de este libro. Que es a fin de cuentas el motivo para el estudio de Talavera en 1809, aunque podemos decir con satisfacción que este trabajo que hoy presentamos ha desbordado la intención original para convertirse en el, por ahora, estudio mejor documentado sobre nuestra ciudad al comienzo de la Guerra de la Independencia.

En principio la parte militar de este libro ofrecía la dificultad de explicar en términos sencillos el movimiento, despliegue y combate de las fuerzas militares implicadas, de manera inteligible, y a la vez sin caer en la vulgarización de unos hechos que merecen un buen cronista. Por el contrario, los hechos militares parecían bien estudiados, con una buena bibliografía de referencia, y con una buena base de trabajo previo.

Bien, para mi sorpresa, cuando ya pensé que había terminado mi parte del trabajo conforme a estos parámetros, apareció una fuente documental tan rica e interesante que la bauticé como “El Dorado” en mis correos electrónicos. Esta fuente procede de los archivos particulares de José Luis Reneo, y aportaba datos acerca de la composición del Ejército de Extremadura hasta un nivel de detalle nunca visto por mí antes.

Con estos datos en la mano era obligado rehacer el orden de batalla del Ejército. Inmediatamente de ello aparecía una estructura orgánica distinta a la que hasta ese momento habíamos considerado. Un militar de carrera les explicaría que la orgánica es más que la organización y la estructura de una fuerza militar, pero, para no entrar en muchos detalles, quédense con la idea de que la organización interna del Ejército de Extremadura resultaba ser más compleja de lo que esperábamos, a tenor de trabajos previos de otros autores. Más complejo, desde luego, de lo que yo me hubiera atrevido a pensar. Esta complejidad podía verse sin ninguna dificultad en la cantidad de documentación generada en forma de partes que se remitían desde los regimientos hasta la superioridad del ejército (no, curiosamente, hacia la superioridad de las divisiones de campaña).

Gracias a estos partes, dicho sea de paso, hemos logrado colmar en parte dos importantes brechas históricas: primero, la estimación de las bajas que tuvieron las tropas españolas del 22 al 29 de julio de 1809 (aunque aquí faltan los partes de los regimientos de caballería); segundo, las cifras de soldados españoles (de los británicos no hay cifra) desbandados la noche del 27 de julio, y de entre ellos los que fueron sorteados para ser sorteados para ser fusilados por cobardía y deserción. Por cierto que entre estos se incluyen soldados que se desbandaron o desertaron en los combates de los días 22 y 26, por lo que la magnitud de semejante “espantá” se hace más pequeña con las cifras en la mano. Espero que esto, además, sirva para limpiar el honor del general Cuesta, acusado poco menos que de genocida.

De esta complejidad en la estructura del ejército español surgían otras dos cuestiones, y era cómo funcionaría su movimiento durante la campaña, especialmente en la fase del avance en solitario hasta Alcabón y Torrijos, y en el posterior repliegue de vuelta a Talavera, y también cómo funcionaría el despliegue de esta fuerza en el combate de Alcabón, y posteriormente en el “campo de Talavera” los días 27 y 28 de julio.

Parecía claro, al menos para mí, que habría que reinterpretar y redibujar el despliegue español en el campo de Talavera, muy especialmente las reservas, que tan oportunas fueron para cerrar el flanco izquierdo aliado y para apuntalar la resistencia de las tropas británicas. Porque, como bien indica el coronel Sañudo en sus obras, el despliegue británico carecía de profundidad porque era demasiado extenso; de no ser por el redespliegue de las reservas españolas, la tensión de la batalla hubiera sido excesiva para sus fuerzas.

Sin embargo, ese trabajo era demasiado amplio para que cupiera en este libro si se entraba a fondo en el tema. Los elementos para la investigación, y un primer análisis de todos estos elementos novedosos, ya se ha incluido en este trabajo, que por tanto espero que sea la base para estudios posteriores. En ese sentido también creo que los autores podemos estar orgullosos: hemos abierto un camino nuevo.

Ya que he mencionado al coronel Sañudo, aprovecho para expresar en voz alta un deseo: que me perdone la travesura que le hice el pasado 17 de febrero al término de la magnífica conferencia que dio sobre la batalla, al preguntarle sobre la existencia de brigadas en las divisiones españolas cuando yo había leído del puño y letra del general Lastres un documento en el que hablaba de dos “vrigadas” (con uve en el original) de caballería.

En este libro se publica, apoyado en documentos inéditos, un orden de batalla español distinto a los previamente publicados. Todo un bombón para los “frikis” de la historia militar, como yo mismo. Con este orden de batalla, la complejidad de la organización del ejército español parece ser mayor de lo que se venía pensando hasta ahora, con lo que quedan abiertas dos líneas de investigación: profundizar en la orgánica de esta fuerza, e interpretar a la luz de estos datos sus movimientos.

Con ello, además, también se muestra en este trabajo la complejidad organizativa del Ejército de Extremadura que no era una fuerza irregular, formada por aficionados, y comandada por ignorantes, como la propaganda quiere hacer ver, sino que se trataba de una organización bien estructurada y ensamblada, dadas las circunstancias, y en todo conforme a lo que los manuales de la época indicaban que debía hacerse en el arte de la guerra.

Cuando presentamos la Unidad Didáctica “Talavera 1809” dije que era un honor para mí haber podido tomar parte en los trabajos de una obra tan interesante. Ha sido un honor y un placer mayor aún haber podido participar en una obra como ésta que hoy se presenta, tanto más cuanto que en ella se presentan datos inéditos y se da pie a seguir estudiando los hechos bélicos que hubo aquí mismo, cerca de donde vivimos, así como la organización militar de las tropas que pelearon, como escribió el mismo general Cuesta, por la libertad e independencia de España.

Por las razones explicadas, ha quedado desactivado el capítulo del orden de batalla de las fuerzas españolas hasta que pueda volcar a código HTML la documentación que tengo. En cualquier caso, esos datos están en el libro presentado hoy.

No hay comentarios

Trackback URI | Comentarios RSS

Escribe un comentario