jul 29 2009

Cartas a Camen (VIIª parte): 29 de julio de 1809

Publicado por a las 11:30 en Cartas a Carmen

Campamento de Talavera de la Reyna, 29 de julio de 1809

 

Querida Carmen:

 

Esta carta ha de ser breve por necesidad: estoy muy cansado. Ayer hubo una gran batalla en este suelo. Hemos vencido, Carmen; hemos derrotado a los franceses. Se han retirado tras el río Alberche dejando detrás de sí miles de bajas, veinte cañones y varias banderas.

 

No te preocupes por mí: estoy bien. Pese al empeño de la lucha, que ya te relataré con más tiempo, no tengo ni un solo rasguño. Hay gente de mi compañía herida, y dos muertos, pero ninguno es gente que tú conozcas.

 

Nuestros aliados los soldados británicos se han cubierto de gloria en este campo. Tres veces les han acometido en su posición principal, que se encuentra a la izquierda de nuestras líneas. Tres veces han rechazado a los gabachos haciéndoles gran número de bajas. En la última acometida, que fue ayer tarde en lo más recio del calor del día, los franceses atacaron también el reducto del que te escribí, y en el que se apoyaba nuestro flanco izquierdo. Eso hizo que el golpe francés cayera sobre las posiciones de mi regimiento. Cumplimos con nuestro deber muy honrosamente: rechazamos al enemigo, que ni se hizo con el reducto ni logró romper nuestras líneas. Y luego fue perseguido por nuestra caballería, en una bellísima estampa de combate que espero que los siglos por venir recuerden.

 

Excúsame, querida Carmen. Estoy tan fatigado después de la lucha que se me mezclan las ideas y no acierto a escribir un relato que tenga sentido. Dejaré aquí esta carta y proseguiré en otro momento. Tuyo, etc., etc.

 

Más tarde:

 

Querida Carmen, me encuentro algo más reposado y por ello retomo mi escrito para relatarte algún detalle más de la gran batalla que se dio aquí.

 

Te escribí antes que nuestros aliados británicos aguantaron bravamente tres acometidas francesas. Esto te lo he escrito en primer lugar porque ellos son los que se han llevado el mayor sacrificio y por ende la gloria más grande. No creas que eso significa que nuestro ejército no haya padecido lo suyo.

 

Fuimos atacados la noche del 27, cuando se habían apagado los ecos del ataque francés, al ocaso, contra el cerro que defendían los británicos. No te ocultaré que nos tomaron por sorpresa, y en mitad de la confusión, mientras intentábamos formar nuestras líneas de batalla, se creó una confusión tal que tuvimos que ceder terreno, y algunos llegaron a pensar por ello que nuestra línea de batalla se había roto, quedando comprometida la suerte de nuestras tropas. No sucedió eso: nos rehicimos, y pese a no ver con claridad a los enemigos, el vigor de nuestra respuesta bastó para frenarlos. El resto de la noche lo pasamos muy intranquilos y con frío; pocos durmieron.

 

Al día siguiente, 28, en lo más recio del combate, la posición artillada a nuestra izquierda fue asaltada por una división de soldados alemanes y holandeses al servicio del invasor. Esta fuerza, poderosa si se maneja bien, se acercó descompuesta, como si marchara desacompasada. Llegados hasta los cañones, trataron de asaltar la posición en tal desconcierto que pudimos hacerles fuego sobre su derecha, totalmente expuesta a nuestros disparos. Ellos respondieron, pero en tanto se detenían para contestarnos, sufrían las descargas de la artillería a muy poca distancia. Estaba claro que así no podían seguir mucho rato, y al cabo, en efecto, se retiraron con un desorden aún mayor que el que tenían al principio. Para terminar este episodio, uno de nuestros regimientos de caballería (creo que fue el del Rey) cargó contra ellos en su retirada, causándoles aún mayores estragos.

 

Más tarde aún:

 

Tenía intención de seguir relatando lo que sucedió ayer en este campo de batalla, querida Carmen, pero me han reclamado para ayudar a los británicos en la triste tarea de despejar el terreno de los muchos muertos y heridos que aún lo cubren. Termino ésta y mañana te enviaré otra. Tuyo,

 

José

Granadero

1ª compañía del 1er batallón del regimiento de infantería de línea de Voluntarios Leales de Fernando 7º

No hay comentarios

Trackback URI | Comentarios RSS

Escribe un comentario