ago 28 2009

Al comienzo de la temporada 2009/2010

Publicado por a las 13:47 en Athlétic Club,Fútbol es fútbol

Con toda la intención, y la ayuda de la falta de tiempo, no escribí acerca del partido de vuelta de la Supercopa de España justo después del encuentro. Ahora ya sabemos los resultados del partido de vuelta de la fase previa de la Copa de la UEFA, y dos partidos así son más de lo que puedo dejar pasar.

Acerca del partido de la Supercopa, sólo me queda decir que si se sale a no ganar, con los reservas (ya ni recordaba que Gurpegui estaba en la plantilla) es difícil rascar algo frente a un rival como el F.C. Barcelona, al que no se le ve peor que el año pasado, aunque se haya reforzado poco. Si se dio por perdida la Supercopa una vez terminado el partido de ida en San Mamés, y se consideró más importante reservar jugadores para el partido de hoy, no hay en ello nada que no hagan otros clubes. Solo que no añade nada al valor del Athlétic Club.

Alineación titular del Athlétic Club en el partido de vuelta de la Supercopa. Foto cortesía de la web oficial del club.

Cabe decir, como mucho, a la vista del resultado de ayer, que la jugada fue buena, y que misión cumplida: ya estamos en la fase de grupos de la UEFA Europa League.

Y respecto a la Liga que comienza dentro de unos días, no hay novedades.

En realidad desde hace unos años son dos las Ligas que se juegan. En una están permanentemente dos equipos (Real Madrid y F.C. Barcelona) y de año en año hay otros dos o tres que se les arriman, aunque no les superan. No hace tanto entre estos dos-tres clubes estuvieron el Deportivo de La Coruña e incluso la Real Sociedad. Hoy parece que son Sevilla F.C., Valencia C.F. y Atlético de Madrid los que se apuntan a formar parte de esta categoría.

El resto de los clubes están en otra competición, en la que basta quedar quinto o sexto clasificado, o llegar a la final de la Copa del Rey para dar por exitosa la temporada. Hay poca diferencia entre estos clubes, de manera que es fácil perder pie en este terreno, muy resbaladizo, de modo que un equipo serio y asentado se puede llevar un susto en forma de descenso, como le paso hace dos años al Real Zaragoza, y el año pasado al Real Betis Balompié. Encima de todo, en este grupo siempre hay algún gallo de pelea que quiere dar el salto a la categoría anterior, la de los cuatro-cinco que pueden jugarse en serio el título y/o el pase a la Champions League, con el dinero y el prestigio que conlleva eso.

El Athlétic Club, y es duro decirlo, lleva muchos años sin estar en la primera categoría, sino en la segunda. Y no precisamente de entre la parte alta de la segunda. Desde que el fútbol es fútbol los que hacen el fútbol son los futbolistas. Ahí es donde tenemos la desventaja a causa de la política del club. Ahora bien, si eso es lo que desea la masa social (y yo creo que lo desea), incluso a costa de las consecuencias, poco más puede hacerse.

Por otro lado la situación económica del club no permitiría, aunque se quisiera, realizar una política de fichajes que incrementara el endeudamiento a largo plazo. Y menos con la vista puesta en el nuevo estadio. Bien es cierto que hay clubes que viven del favor del préstamo oficial, de no presentar las cuentas (sin que nadie diga esta boca es mía), o del rescatador de turno, cuyo interés por el fútbol (y no hablemos ya de sus conocimientos) aún están por demostrarse. Aunque el precio de todo esto es vivir siempre al borde del abismo, y parece que el Athlétic Club no está dispuesto a sacrificar el equilibrio de una sociedad por unos dineros que puede ser que no sean suficientes para aumentar la competitividad de la plantilla. Ejemplos de ello los hay a patadas en Primera y en Segunda división, por no seguir buscando más.

También tengo que decir que los refuerzos de este año del Athlétic Club, si bien me parecen pocos para lo que debería, me han gustado, y creo que han hecho que el equipo funcione mejor y juegue más. Con tres competiciones en marcha, esta extensión favorable de la plantilla nos va a venir muy bien si no queremos llegar al final de la Liga con la lengua por fuera a causa de haber jugado tres competiciones.

Menos mal que al timón del equipo tenemos a un zorro como Caparrós. No quiero ni pensar si estuviera alguien con poca experiencia en Primera (como pasó en la época de Mendilíbar, que la adquirió a nuestra costa): ni refuerzos dignos de tal nombre ni dinero para ficharlos. Tengo la impresión de que la distancia entre el Athlétic Club y los equipos de nuestra competición ha mejorado a favor nuestro; no puedo decir tanto respecto a la otra competición, que sigue estando a una distancia sideral de las capacidades de nuestra plantilla. Así se vio en la final de la Copa del Rey, y en la Supercopa de España, tanto a la ida como a la vuelta. De todas maneras, un año tranquilo en lo deportivo es algo que a estas alturas no caería mal… aunque sin renunciar a ganar a ningún equipo, eso sí.

Estas reflexiones también me han llevado a considerar otros asuntos de nuestra Liga: la creación de franquicias futbolísticas, la división de la Primera en una División de Honor y una Nueva Primera… pero esta entrada ya es lo bastante larga, así que aquí lo dejo, y ya retomaré estos asuntos otro día.

Off topic final: Una de las cosas que me cargan es el modo en que los comentaristas deportivos destrozan el idioma con sus burdas y exageradas terminologías, que quieren ser técnicas y de entendidos, y que se quedan en eslóganes para que los coreen los forofos. No es de extrañar que cada vez más se tengan que apoyar los periodistas de los medios audiovisuales en ex futbolistas profesionales (aunque no todos son de verbo ya no fácil sino tan siquiera correcto; no había mas que escuchar a Míchel). Bien, una de las expresiones que más les gustan es la de las sensaciones que transmiten los equipos. Sin darme cuenta, esta entrada se titulaba inicialmente Sensaciones al comienzo de la temporada 2009/2010. Demasiado chabacano hasta para mí. Corregido queda.

No hay comentarios

Trackback URI | Comentarios RSS

Escribe un comentario