nov 12 2016

Enlace del día (XXXVI): archivos de la Guerra Civil en Rusia

Publicado por en Historia,Historia Militar

Gracias a esta noticia me he enterado de que Rusia ha digitalizado varios miles de documentos relativos a la Guerra Civil española, específicamente sobre la historia de las llamadas Brigadas Internacionales del Ejército Popular de la República. El enlace a la página principal del archivo ruso está aquí.

En un primer vistazo la información es de lo más interesante, puesto que incluye (por ejemplo) revistas editadas en campaña para uso interno de los brigadistas. Ahora bien, las he pasado canutas para navegar en ese portal. El que parte del portal esté en ruso (idioma que no hablo) no me ayuda, y no sé si es preciso crearse un usuario para poder navegar mejor. Además hay enlaces que me llevan a destinos raros, esto es, otros documentos del mismo fondo, pero que no son los que originalmente se me presentaban.

En cualquier caso, material interesante y posiblemente inédito en su mayor parte. Que lo disfruten

No hay comentarios

nov 11 2016

Música de viernes (XXIV): in memoriam

Publicado por en Música

El día 10 (ayer) falleció Francisco Nieva, dramaturgo, autor, y académico de la lengua. A sus espaldas tiene otorgados los más altos premios literarios de España en su categoría. El día 7 falleció Leonard Cohen. La noticia de la muerte de Cohen ha ocultado la de Nieva. Solo en un digital he visto las dos noticias a la misma altura. En los demás la noticia de Cohen, incluso ahora, está muy por encima de la muerte de Nieva. Los artículos glosando la vida y muerte de Cohen también han sido más extensos, y en casi todos ellos se resalta a Cohen como poeta. Supongo que los autores de esos artículos han leído tanta poesía de Cohen como obra de Nieva, pero ese detalle (real) de poeta le coloca por encima de nuestro difunto paisano. Como sea, que a ambos les sea la tierra leve. La música de hoy es la de Cohen, puesto que, hasta donde sé, Nieva no tiene obra musical. La canción es First we take Manhattan then we take Berlin, una canción que siempre me gustó mucho, y que visto el momento político actual, es de lo más profético.

No hay comentarios

nov 02 2016

Día de recuerdo de los recreadores difuntos

Publicado por en Fe

Hoy es el Día de los Difuntos, que sigue a la fiesta de Todos los Santos, que fue ayer día 1. Hoy es el día en que la Iglesia nos recuerda que recordemos a nuestros difuntos, y a los de los demás, tanto si hay alguien que los recuerde como si no es así.

La pasada primavera estuve recreando en Vitoria. Una magnífica recreación en un terreno estupendo para acampar y recrear. Maravillosa experiencia.

Como parte de esta recreación, una de las noches se “celebró” (no me atrevo a ponerle nombre) un acto en recuerdo de dos recreadores fallecidos recientemente. De haber estado en aquella época el recuerdo hubiera contado, en ausencia de sacerdote, con oraciones en sufragio de las almas de los difuntos, y quizá algún panegírico de su persona. Esto cuando se daba por descontado que toda persona era religiosa, con independencia de la iglesia a la que perteneciera, o de cuales fueran las devociones particulares que tuviera dentro de su iglesia. Como ahora lo que se da por descontado es justo lo contrario, pero no hay nada que haya reemplazado al acto religioso, aquello quedó de lo más pobre. Sin solemnidad, sin empaque, sin la fuerza que debería tener el recuerdo a dos camaradas que ya no están. Además, el minuto de silencio se diseñó en tiempo para poder rezar un Padrenuestro por los caídos, no para reflexionar sobre la vida y la muerte. Normalmente uno ya viene reflexionado de casa sobre eso.

No hay comentarios

oct 28 2016

Música de viernes (XXIII)

Publicado por en Música

Con diez cañones por banda

Viento en popa a toda vela

No corta el mar, sino vuela

Un velero bergantín…

La célebre Canción del Pirata, escrito por José de Espronceda, y que tantas generaciones de escolares aprendimos de memoria, aquí convertido de veras en canción por el grupo Tierra Santa.

No hay comentarios

oct 25 2016

Cenizas a las cenizas

Publicado por en Fe

Ya no hay información religiosa en los medios de masas, como tampoco la hay en materias de defensa e internacional, casi nada en deportes, y solo algo más en ciencia. La razón para ello es que no hay expertos en estas materias, gente con estudios filosóficos o religiosos y en historia de las religiones, en sistema de defensa y estrategia, que se haya leído los reglamentos de los deportes que comenta, o con una mínima cultura científica y de la historia de la ciencia. Los expertos que había en los medios se han ido jubilando, o muriendo, y detrás de sí no han dejado escuela. Solo queda el forofo, el supporter, el hincha. Como consecuencia, en la era en la que el saber humano se comprime en 140 caracteres, ya se ha renunciado a la información, no digamos a la formación; lo único que cuenta es el impacto, el titular forofo, aunque sea ignorante; es más, precisamente por ser ignorante hace de mayor reclamo.

Recuerdo allá por el verano del 92 o del 93 titulares ignorantes acerca del nuevo catecismo de la Iglesia. Entre otras cosas se hacía burla de que el catecismo indicaba que era pecado conducir con exceso de velocidad. Aún estarán buscando el canon en el que está escrito esto, porque nunca supieron señalarlo. Era inútil entrar en argumentaciones tanto más complejas acerca de la proyección del No matarás en los comportamientos que pudieran poner en riesgo innecesario la propia vida, o la ajena. La crítica no pasaba de los titulares, porque titulares era lo que se buscaba, y nada más. Esto fue años antes de ver doce meses doce causas y ateos comecuras (foto de abajo a la derecha) concienciados contra los accidentes de automóvil.

En víspera del Día de los Difuntos se ha hecho pública la instrucción Ad resurgendum cum Christo (aquí la versión en inglés en la web oficial del Vaticano y aquí la versión en español) relativa a la sepultura de los cuerpos y la conservación de las cenizas de los difuntos. Nada que destacar, la verdad. La tradición cristiana lleva años, e incluso siglos, diciendo lo mismo. Que los cadáveres han de sepultarse en un cementerio. Que no se les puede arrojar a un río, o tirar por un barranco. Que no se le puede desmembrar para enterrarlo a trozos o en varios sitios. Que no se puede usar el cadáver o partes de él para hacer vudú, o para hacerse un collar con los dientes, o fabricarse un llavero con un dedo. Lo que dice esta instrucción es que con las cenizas de los difuntos ha de hacerse lo mismo.

Por supuesto, ya tenemos amplios titulares comentando esta instrucción al mismo estilo forofo de otras veces. Los más que he leído se resumen en El Papa (o la Iglesia) prohíbe tener las cenizas de los difuntos en casa. Ya está: en algunos medios ni tan siquiera el cuerpo del artículo tiene el entrecomillado con el texto de la Instrucción. Menos aún el enlace, y eso que en inglés estaba disponible desde primera hora. El titular, solo el titular, y a su alrededor la sapiencia humana en comentarios de 140 caracteres concentrada hasta ser casi un agujero negro. De todos estos artículos el que más me ha gustado es el del diario El Mundo, que termina así:

En definitiva, la única opción viable es conservar las cenizas en los cementerios. Y pagar un canon por ello, claro está.

Sí, al Ayuntamiento, que es el dueño del cementerio. Por lo demás, igual que con los cuerpos de los difuntos. Qué escándalo.

No hay comentarios

sep 30 2016

Música de viernes (XXII)

Publicado por en Música

Hoy día 30 de septiembre de 2016 la sonda espacial Rosetta se ha estrellado de manera controlada contra el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, (Chury para los amigos). Se trata de una de las misiones de reconocimiento más complejas y de mayor éxito que hemos realizado los humanos hasta la fecha. Se pone fin a un capítulo de la exploración espacial. Seguramente se dará paso a uno nuevo a continuación. El famoso compositor Vangelis le ha escrito una pieza que creo que sirve de epitafio a esta misión. Aquí la dejo.

No hay comentarios

sep 23 2016

Explorando la fragata “Mercedes”

Publicado por en Historia

Ya he hablado en otras entradas de la fragata de la Real Armada Nuestra Señora de las Mercedes (más aquí y en los enlaces relacionados). Hoy he leído una noticia que me ha llenado de alegría. Contrariamente a lo que yo pensaba parece que el yacimiento arqueológico de la Mercedes sí existe y además está siendo explorado como se debe:

El Ministerio de Cultura hizo públicas hace unos días unas imágenes de los trabajos de la primera campaña.

Magnífica noticia, que puede leerse completa aquí. Con todo, el paso de los ladrones piratas saqueadores no ha sido en vano:

Lo que sí permiten esas imágenes de 2015 es denunciar los daños causados por Odyssey al yacimiento durante la extracción de 600.000 monedas, una valoración que, paradójicamente, no se ha hecho pública. Se aprecian estrías en el yacimiento y se sabe por el juicio en Tampa que reunían las monedas en grandes cajas que arrastraban con el ROV Zeus. ¿Cuánto daño hay en el yacimiento? ¿Se valorará y se hará algo con esa información? De momento no se ha dicho nada.

Lo que queda del pecio, gracias a Dios, está siendo estudiado para que forme parte del patrimonio histórico y cultural de la Armada y de España toda.

No hay comentarios

sep 16 2016

Música de viernes (XXI)

Publicado por en Música

Si hay una serie friki con todas las letras (y llena de trekkies además), ésa es The Big Bang Theory. Y ésta es la canción que hace de banda sonora. Disfruten.

No hay comentarios

sep 02 2016

Música de viernes (XX)

Publicado por en Música,Star Trek

No es un videoclip al uso de los que yo suelo poner aquí. Solo que la música que aquí interpretan forma parte de mis sentimientos. Digamos que engancha con ellos. Por tanto, la comparto. Disfruten.

No hay comentarios

ago 21 2016

Star Trek: Más allá

Publicado por en Cine,Star Trek

Antes de verla:

Es Star Trek. Había que verla. Y punto. Así que en el estreno en España me planté en el cine con un grupo de amigos.

Advierto que esta revisión de la película contiene spoilers, muchos spoilers. Y además de eso datos sobre el universo Star Trek que a lo mejor no le interesa conocer al lector. Si no la ha visto siga leyendo bajo su propia responsabilidad.

Sinopsis:

La USS Enterprise lleva ya tres de los cinco años de misión espacial, y la tripulación está cansada. Aprovechando una parada técnica en la base estelar Yorktown todos aprovechan para tomarse un pequeño descanso. Hasta que una petición de auxilio de una nave de origen desconocido obliga a la Enterprise a viajar a una nebulosa inexplorada para salvar a una tripulación perdida.

Comentario:

Es Star Trek en estado puro. Para lo bueno y para lo malo, si es que hay algo malo que considerar en esta saga. Del nuevo universo creado por J.J. Abramses, sin duda, la mejor de todas hasta la fecha.

En líneas generales los elementos de la historia que nos cuentan no son originales. Hemos visto unos cuantos episodios con argumentos parecidos a esta película. Además de esto hay también unos cuantos elementos autorreferenciales, esto es, citas del propio universo de Star Trek. A mí me parece que todo ello conforma una estructura mucho más sólida en el relato, y es a la vez un patrón reconocible por cualquier seguidor de la saga.

Además de esto, la película sigue un ritmo fluido y constante: no se detiene nunca. Ni tan siquiera la presentación (lo que podría ser el primer acto de la historia) tiene pausas o meandros en los que perder el hilo del relato. Y a partir del momento en que la Enterprise zarpa hacia la nebulosa ya no hay respiro. Se nota la mano del director, Justin Lin. No se echa de menos la falta de la mano de Abrams, si bien, por lo que he leído, como productor ejecutivo ha dejado su sello en el filme de manera reconocible.

En cuanto a los elementos centrales de la historia que nos cuentan, estos son, una vez más, familiares del universo trekkie. Por un lado tenemos al malo malísimo, Krall, que actúa movido en parte por venganza contra la Federación por haberles dejado tirados (igual que Nero en la primera película y Khan en la segunda) y en parte (la mayor parte, de hecho) porque la Federación es una forma de vivir en la que no se siente incluido. En esto Krall es muy distinto a otros villanos anteriores porque Krall resulta ser humano, de la Tierra, y casi “miembro fundador” de la Federación. A diferencia de otros villanos Krall sí ha vivido dentro de la Federación que rechaza. Y, en el fondo, aunque la critique por su “blandura”, solo el desastre de su nave es lo que le mueve a estar contra ella. Dicho sea de paso, en el episodio 7 de la 5ª temporada de Espacio Profundo 9, adecuadamente titulado El que esté libre de pecado… (Let He Who Is Without Sin…) ya aparece la misma idea, en boca de un fundamentalista llamado Fullerton. Al que hace oídos nada menos que Worf. Una vez más nos movemos dentro de parámetros conocidos en el universo trekkie. El argumento contrario es el mismo que conocemos desde el principio de la saga: mejor unidos porque la unidad hace la fuerza. Como pasa en toda película que no quiere hacer trampas, el malo hace explotar la unidad de la tripulación del Enterprise a base del chantaje emocional, torturando a Sulu delante de los demás. Y hay quien cede. Real como la vida misma. Mientras, los tripulantes que se encuentran fuera del círculo del chantaje emocional trabajan juntos para rescatar a sus compañeros y salvar tanto sus vidas como las de los habitantes de la base estelar Yortown. Igualmente, tan auténtico como respirar. Yo creo que es un argumento del que el mismísimo Roddenberry se sentiría contento.

Los demás elementos de Star Trek están ahí: el humor ligero entre compañeros de trabajo y aventuras (geniales las escenas a dúo entre Spock y McCoy), la amistad entre personas adultas que se tratan todos los días…, y yo añadiría también la ocasión para hacer nuevos amigos, en la figura de Jaylah.

Otro de los ejes de esta película, a mi juicio, es la adultez, tanto de la trilogía como de los personajes. El motor de este elemento nos lo presentan casi al principio: el cumpleaños de Kirk. Que no solo es un año más viejo (argumento del propio Kirk hacia el mismísimo McCoy en Star Trek II años en el futuro, toma autorreferencia), sino que también es un año más viejo de lo que llegó a ser su padre. En esa situación Kirk ya no es capaz de verse a sí mismo como capaz de marcar la diferencia en el puesto de mando del Enterprise porque los motivos que le llevaron a entrar en la Flota Estelar se han marchitado. Y por eso busca un cambio de destino, nada menos que un ascenso a vicealmirante y la comandancia de la Yorktown. Y, en paralelo, está en un proceso similar mi más ni menos que el mismo Spock, al que le ha llegado la adultez de golpe con la noticia de la muerte del embajador Spock… él mismo. Los motivos por los que entró en la Flota Estelar le resultan ahora triviales, y por ello busca una salida en Nuevo Vulcano, siguiendo los pasos del difunto embajador. En ambos casos el testigo de sus intenciones y el amigo que acompaña en esos momentos es el mismo, McCoy. Es de lo más interesante que teniendo pocas escenas juntos los tres tenores en esta película estén más juntos que nunca, y que además el pegamento que los une sea el irascible y fiel a sí mismo McCoy.

Hasta aquí llega lo que puedo decir racionalmente sobre esta gran película. Más allá de estas palabras me queda el recuerdo de haber disfrutado de un espectáculo trekkie como pocos, y las emociones sumadas del homenaje al fallecido Leonard Nimoy, en primer lugar, y del recuerdo a Anton Yelchin. Esto es Star Trek: una tripulación que viaja junta por el espacio.

En cuanto a los personajes, pasemos lista un momento.

Kirk. Ha crecido mucho desde que entró en la Flota Estelar por un reto personal, y desde que puteaba a sus profesores en la prueba del Kobayashi Maru. Ya no se mueve (solo) por divertirse o porque es molón hacer ciertas cosas. Tiene claro su concepto de pertenencia a la Flota Estelar y por eso ya no se mueve (solo) por impulsos, sino también guiado por un sentido del deber y de la responsabilidad. Es el capitán James T. Kirk, y con él en el puente se marcan las diferencias.

Spock. Si Kirk era el individualista gamberro que todo se lo tomaba a la ligera, Spock era el team mate de manual que todo se lo tomaba en serio. Encontrarse a sí mismo en la persona del embajador Spock (él mismo) le ha hecho tomar una mayor conciencia de sí mismo. Le ha hecho más humano (referencia una vez más a Star Trek II) y más libre, aunque yo estoy convencido de que ese camino ya lo había iniciado gracias a Uhura. Con esa libertad ha decidido seguir marcando la diferencia en el puente del Enterprise, donde la lógica le dicta que puede hacerlo, y donde el corazón le dice que están sus amigos.

McCoy. De todos los personajes es el que menos ha madurado. Tal vez porque ya vimos que cuando entró en la Flota Estelar ya estaba seco como un hueso. Siempre ha sido y es el más fiel a sí mismo. Por ello es el compañero perfecto para Kirk y para Spock. Nunca mejor visto que en esta película, en la que es la muleta de los dos, uno detrás de otro. Siempre se ha dicho que Kirk era el fiel de la balanza entre la pasión (McCoy) y la razón (Spock). Puede ser. Con todo, el pegamento de los tres tenores es él.

Sulu. Ya le vimos madurar a lo grande en Star Trek: En la Oscuridad cuando le vimos en la silla de mando del Enterprise. No en vano Sulu llegó a ser capitán de una nave estelar. Dando esto por descontado, en esta película nos muestra con más profundidad su vida personal mostrando a su hija y a su novio (lo de pareja me parece de lo más cursi), en lo que estoy seguro de que se trata de un reconocimiento a George Takei. Que Sulu tenía una hija lo sabemos porque es canon. Lo de su novio es nuevo, aunque no por ello sorprendente. Sulu como family man le da un detalle al personaje que en las películas clásicas solo llega a esbozarse.

Uhura. Quizá el personaje al que menos hemos visto cambiar en esta película. Ya la vimos en Star Trek: En la Oscuridad cuando lideró la misión a Qo’nos. Aquí volvemos a verla liderando al lado de Sulu a los tripulantes prisioneros, y sin ningún miedo de encararse al malo. Nada nuevo. Lo nuevo es el modo en que lleva su relación con Spock (más insinuada que vista) tras más de tres años de noviazgo. Se ve que es ella quien tira del carro de la relación. Que haya sido de aguantar tanto tiempo a Spock dice mucho de este personaje.

Chekov. Por fin el repelente niño Vicente es un miembro más de la tripulación. Ya no es una estrella infantil, sino un joven adulto integrado con sus compañeros y su trabajo. Todo un oficial de la Flota Estelar. En la película hace de complemento y ayuda, que no estorbo ni dúo cómico, con Kirk. Lástima que la desgraciada muerte de Anton Yelchin nos vaya a privar de ver cómo sigue evolucionando.

Scotty. Tampoco es que este personaje haya evolucionado mucho, pero al menos no chirría. El que Simon Pegg haya hecho de co-guionista de esta película y que su nombre salga en los títulos de crédito antes incluso que el de Chris Pine ha deformado un tanto este personaje. Lamento decir que sus gracias no me hicieron ninguna gracia. No encajan con el personaje. Menos mal que a partir de su encuentro con Jaylah se centra en lo que mejor saber hacer. Y eso incluye también el humor sencillo con el que se relaciona con sus compañeros, entre los que claramente está Jaylah. Afortunadamente cuando aparece el USS Franklin no retuercen el personaje hasta convertirle en el listo que de todo sabe y entiende. Es un ingeniero haciendo su trabajo con lo que tiene. Y no olvidemos que Scotty es experto en transportadores.

Escena destacada:

Hay tantas… Me quedó con la que más me emocionó. La escena en la que el joven Spock abre el cofre con las posesiones del difunto embajador Spock y abre la foto en la que se le ve con sus amigos. Delicado, sensible, respetuoso con el personaje y un homenaje adecuado a quien ha sido tanto en Star Trek.

Tecnología destacada (1):

La base estelar Yorktown, por supuesto. La verdad, ya era hora de que nos mostraran en pantalla una verdadera obra de ingeniería del siglo XXIII, en lugar de revisitar diseños que ya conocíamos. Por fin ci-fi hardcore. Me gusta mucho la idea de la Yorktown como base de la Flota a la vez que como ciudad en las estrellas. El diseño me parece correcto y atractivo, y hasta donde se puede ver la ciencia que hay detrás es razonablemente buena. Incluyendo el hecho de que la gravedad se vuelve loca en la cúspide de la estación. Normal, puesto que para mantener los distintos niveles de edificios es preciso generar gravedad en los distintos niveles, y los campos deben cruzarse en algún punto. Por cierto, esto es algo que ya vimos en el primer episodio de la serie Star Trek Enterprise.

La estación espacial vista desde fuera. La motita del centro es la Enterprise aproximándose para atracar.

Los distintos niveles de la estación espacial. No se precia bien, pero a la derecha, el “brazo” muestra edificios tanto por arriba como por abajo, lo que implica distintos campos gravitatorios.

Tecnología destacada (2):

La USS Franklin. No voy a entrar en detalle acerca de la continuidad del universo trek. Estamos hablando de la primera nave warp 4 de la Tierra (la NX-01 Enterprise fue la primera warp 5), naufragada se supone que después de 2160 (fecha en la que se pone fin a la guerra entre la Tierra -que no la Federación- y el Imperio Romulano). Tras más o menos un siglo varada es todavía funcional. Gracias al esfuerzo de mantenimiento de Jaylah durante años, y es de suponer que también gracias a la capacidad de aguante de la tecnología del siglo XXII. Tecnología no terrestre en exclusiva ya, sino también de la Federación.

Frases para la historia:

Otra vez, hay tantas… Veamos algunas. Una:

McCoy: ¡Maldita sea, Jim, soy un médico no un…! (y su voz se desvanece mientras le teletransportan… junto a Spock)

Dos:

Kirk: No tenemos nave, no tenemos tripulación… ¿cómo vamos a salir de ésta?

Spock: Como siempre, encontraremos esperanza en lo imposible.

Tres:

Kirk: Hacemos un buen equipo.

Spock: Sí, lo hacemos.

Cuatro:

Krall: La unidad no es su fuerza. Es su debilidad.

Kirk: Creo que subestima a la humanidad.

Krall: ¡Yo luché por la humanidad! Perdí millones contra los Xindi y en las guerras romulanas (sic). ¿Y para qué? ¿Para la Federación? ¡Para terminar en la silla de capitán partiendo panes con el enemigo?

Kirk: Cambiamos. Tenemos que hacerlo. O si no nos pasamos nuestras vidas luchando las mismas batallas.

Chapuza científica destacada (1):

Se supone que el planeta clase M donde se estrella la Franklin está dentro de una nebulosa. Lo que vemos mientras la Enterprise se acerca es una especie de cinturón de asteroides que rodea al planeta y, se supone, su sol (puesto que hay alternancia de día y noche en el planeta). Más que una nebulosa, lo que parece rodear al planeta es una especie de esfera de Dyson formada por un campo de asteroides casi continuo. Una cosa bien rara.

Chapuza científica destacada (2):

Se supone que todas las abejas del enjambre controlado por Krall se comunican entre sí mediante una señal subespacial, una especie de bus de datos inalámbrico que sincroniza y coordina a las abejas. La tripulación del USS Franklin se supone que hackea la señal y emite por el bus una señal pirata de tan alta potencia que quema el enlace. Y las abejas comienzan a estallar entre lenguas de fuego… en el espacio.

Por cierto, yo le hubiera colocado al bus el Kill’em All de Metallica. Si eso no revienta lo que sea, nada lo hará.

Calificación global:

Me gustó mucho. Es más, me entusiasmó. La volveré a ver una y mil veces, siempre que me sea posible.

Bonus track: To boldly go…

¿Y ahora, qué? ¿Qué va a pasar con la franquicia?

Un buen puñado de trekkies que conozco no soportan la nueva trilogía, eso que algunos llaman el Abramsverso. Una de las razones es que piensan que tras una precuela fallida (Star Trek Enterprise) no tenía sentido una nueva precuela en los tiempos de Kirk, y menos si encima cambiaban la historia para resetear todo lo que conocemos de Star Trek. En líneas generales estoy de acuerdo con ese planteamiento. Lo que sucede es que ya no es posible retomar la historia que dejó Espacio Profundo 9 a finales del siglo XXIV y principios del XXV. Ha pasado ya demasiado tiempo desde el final de la Guerra del Dominio como para que retomar el relato desde ese punto resulte familiar a los espectadores que no sean seguidores habituales de la franquicia. La mejor alternativa es seguir contando la historia desde el punto en que lo deja Star Trek: Más allá, en el universo alternativo de J.J. Abrams. Otra cosa yo creo que no es factible. Y mira que hay elementos interesantes. Por ejemplo, la Federación pasa a ser un Estado predominantemente humano al ya no estar los vulcanos para contrapesar sus decisiones. Y no hemos visto aún a los romulanos… En fin, material hay de sobra. Y no hay otro punto por el que comenzar, pienso yo. La idea de una nueva serie ligeramente anterior en el tiempo a la tripulación de Kirk (imagino que para poder usar el canon trek sin el reseteo de Abrams) no me parece una idea muy brillante. Ya veremos.

2 comentarios

« Ant - Sig »