Uniformidad de la caballería ligera (cazadores y húsares)

1.- Cazadores.

En la Real Orden de 12 de agosto de 1802 el uniforme de estos regimientos es descrito como sigue:

"Chaqueta, por otro nombre dolman, verde esmeralda, guarnecidas las costuras con un galón de un dedo de ancho y otro de medio a sus costados; dos hileras de botones blancos de cabeza de turco en cada delantero y otra hilera de botones de la misma especie, o más grandes, en el centro, de modo que abrochado presente cinco hileras y cordoncillo para abrocharlos; forro de lienzo blanco con bebederos y refuerzos de valdés encarnado, vuelta y cuello encarnado, con galón en éste y en sus dos extremos bordados en blanco, una palma y un sable enlazados. Chaleco sin mangas, de ante o paño anteado con tres hileras de botones como los del dolman y mayores también los de la hilera central. Faja encarnada y verde. Pantalón del mismo paño que la chaqueta, con los vivos encarnados y demás que queda expresado en los de Caballería, pero guarnecidas con galón las portezuelas. Capote con esclavina, del mismo color que el dolman y cuello alto encarnado con las demás circunstancias expresadas para el de Caballería [de línea, n. de Eborense] (...)"

Además se indicaba que los oficiales podrían llevar una "casaca larga" fuera de actos de servicio, descrita como "... la diferenciará de la que queda expresada para la Caballería de Línea en su largo solamente [recuérdese que la casaca en 1802 era corta para los jinetes de los regimientos de línea, n. de Eborense], pues teniendo las mismas divisas se reduce a hacerlas como en el día la usan las de Cazadores y Húsares [es decir, para los cazadores, con el paño verde y las divisas encarnadas con vivos blancos, como el dolman, n. de Eborense]; tendrán el cuello un galón con el bordado de palma y sable; solapa corta y sesgada como carteras y faltriqueras en los pliegues. Siendo el corte de la divisa guarnecido de galón como el de las mangas del dolman y pelliza; forro, en todas blanco."

Éste era el aspecto general de los cazadores. Todos los regimientos de cazadores de 1802 llevaban el mismo uniforme. En 1805, mediante la R.O. que ya se ha indicado, se volvieron a introducir divisas regimentales, que, en el caso del regimiento de Olivencia les dejaba tal como estaban, y en el caso del de Voluntarios de España, les cambiaba el encarnado por el azul celeste.

La faja mencionada estaba hecha de tiras de tejido unidas mediante nudos ("bellotas") para darle consistencia. La prenda de cabeza era un chacó troncocónico invertido (esto es, que tenía la parte superior más ancha que la inferior) de paño negro, con visera de charol negro. Al frente llevaban en una placa metálica el nombre del regimiento, y al lado izquierdo una escarapela de color rojo, abotonada con cinta de plata, que sujetaba un plumero de color rojo. Además llevaban otros alamares de hilo blanco pendientes del chacó. La primera compañía de cada regimiento era una compañía de preferencia, equivalente a la de los granaderos de infantería, y para distinguirse llevaban un colbac (gorro de piel de forma cilíndrica, menos alto que el gorro de los granaderos) con manga roja, con un vivo blanco, y una borla del mismo color.

Todos estos elementos pueden apreciarse en el dibujo del capitán de la izquierda, realizado por los hermanos Suhr. Algunos detalles del dibujo no están reflejados en la R.O., como el plumero rojo del chacó, o los galones de hilo blanco o de plata que lo adornan. No obstante, como imagen general de estas unidades este dibujo tiene el detalle suficiente.

Por completar esta imagen, añadimos otra, ya mencionada y comentada en el capítulo dedicado a la caballería de línea.

Este segundo dibujo muestra a un jinete raso. El dolman y el chacó son idénticos a los del capitán de antes. Al llevar el dolman entreabierto puede verse el chaleco de color anteado, aunque con una sola fila de botones. El corbatín, como puede verse, es negro, a diferencia del que lleva el oficial. Las vueltas encarnadas llevan un vivo blanco, y a diferencia de las vueltas de otros uniformes, no son rectas, sino rematadas en punta, y sin carteras, por lo que no pueden abrocharse y desabrocharse.

El pantalón es distinto al de la imagen anterior. En tanto que nuestro capitán lleva un pantalón de paseo, este jinete lleva uno de montar con refuerzos en el interior, y botonadura en la parte externa para poder ponérselo y quitárselo con mayor facilidad. Parece que lleva botas, pero eso no es correcto. Se trata de polainas negras, cortas, en las que están sujetas las espuelas.

En la tabla que se incluye a continuación se indica el esquema de uniformidad de los cazadores a caballo según se indica en la R.O. de 1805.

Tabla 1: Uniformidad de los regimientos de cazadores.

Regimiento Dolman Chaleco Pantalón Cuello Solapa Vueltas Vivos Forro Botón
Cazadores de Olivencia No Plateado
Cazadores Voluntarios de España No Plateado

Para terminar este apartado, queda añadir otro testimanio gráfico a título de comparación, el de la obra de Ordovás, y un comentario acerca del capote con esclavina indicado en la uniformidad.

A la izquierda la interpretación de Ordovás. Que, como puede verse, muestra el chaleco del mismo color que la divisa del regimiento, y las vueltas con una forma distinta a la de los Suhr. El chacó tiene más forma de cilindro que otra cosa, pero en líneas generales es como el dibujado por los Suhr. Curioso el detalle de la tercerola colgada a la espalda.

Bajo estas líneas incluyo una interpretación del capote con esclavina.

2.- Húsares.

A grandes muy rasgos la uniformidad de los húsares era similar a la de los cazadores: dolman, pantalón y botas cortas, faja en la cintura. Además, los húsares llevaban una pelliza, una prenda con forma de cazadora, con alamares de hilo y bordes de piel. En invierno la usaban como prenda de abrigo y en verano la portaban pendiente de uno de los hombros. La prenda de cabeza era el mirlitón, un sombrero cónico truncado de paño negro, sin visera, alrededor del cual se enrollaba una manga del color de la divisa.

En 1802 la R.O. describe así el uniforme de los húsares:

"Pelliza azul celeste guarnecida de pieles negras y galón blanco con trencillas y botones como los Cazadores; vueltas y cuello encarnado con galón; palma y sable bordados. Dolman encarnado con vuelta y cuello azul celeste, con la guarnición, botones y hechura como la del Cazador. Faja encarnada y azul. Pantalón celeste con vivos encarnados y en los mismo términos que el de aquellos, como también el capote y medias botas."

Previamente se había indicado que no habría diferencias de uniformidad entre un regimiento y otro pues "sólo se diferenciarán[n] entre sí en el nombre grabado en el escudo del gorro, que colocarán como los Cazadores..." Al volver en 1805 las divisas regimentales los húsares de María Luisa se quedaron con la misma uniformidad que tenían, mientras que los húsares Españoles cambiaron el encarnado por el verde como divisa característica. Es de suponer que el capote y la casaca fuera de formación, prendas ambas prescritas por la R.O. de 1802, pasarían a ser verdes en este último caso. Así pues la uniformidad quedaría como sigue (excluida la pelliza):

Tabla 2: Uniformidad de los regimientos de húsares.

Regimiento Dolman Chaleco Pantalón Cuello Solapa Vueltas Vivos Forro Botón
Húsares de María Luisa No Plateado
Húsares Españoles No Plateado
Don Pantaleón Pérez de Nerín

Ordovás dibuja a los húsares con la pelliza puesta, entreabierta, con lo que se muestra un poco del dolman y bajo él una prenda, chaleco o camisa, de color blanco. Las vueltas de la pelliza son de los nuevos colores regimentales: encarnado para los de María Luisa, verde para los Españoles.

Un retrato de Goya fechado en 1808, del cual es modelo don Pantaleón Pérez de Nerín (y que si no me falla la memoria se encuentra expuesto en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en el arranque de la calle de Alcalá de Madrid) muestra a un capitán de húsares cuyo dolman tiene el cuello y las vueltas azules, con las mangas de la pelliza sin vuelta, sólo con el ribete de piel. Si era un capricho del oficial, o si era costumbre "adornar" el dolman con otros colores, no puede afirmarse con rotundidad ni lo uno ni lo otro.

Estos magníficos uniformes es posible... que nunca se vistieran. Investigaciones de Florencio Ontalba para su trabajo sobre la batalla de Ocaña (v. Bibliografía) ha sacado a la luz una orden del general Aréizaga en que se le pide a la Intendencia que les suministre a los húsares de los regimientos 1º y 2º de Extremadura ("antiguos húsares de María Luisa" como el propio Aréizaga hace notar) nuevos uniformes porque (cito textualmente) "llevan seis años sin recibir nuevas prendas". Si no se trata de una exageración o error del general, estaríamos entonces ante el caso, no desconocido en otras unidades del Ejército español, de que los húsares llevasen en 1808 el uniforme descrito en la R.O. de 1802, y no el de la de 1805, que es el descrito arriba.

El arma principal de los húsares era el sable curvado, sujeto a la cintura por un cinturón negro, al igual que el portamapas. En algunos casos los húsares iban equipados con tercerolas, por lo que también en ocasiones llevaban un correaje blanco para el cartucherín de las balas.

Volver a uniformidad de los dragones
Volver a la página índice de "Soldados del Rey"
Seguir a la uniformidad de la artillería a pie y a caballo