Uniformidad de las tropas de infanterí­a ligera

Este capí­tulo será más breve que el anterior, puesto que la infanterí­a ligera tení­a menos regimientos que la de lí­nea, y además carecía de tropas extranjeras.

Al igual que sucedí­a con la infanterí­a de lí­nea, la uniformidad con la que la infanterí­a ligera< española entró en la guerra era la indicada en la Real Orden fechada el 15 de abril de 1805 en el Real Sitio de Aranjuez. A grandes rasgos esta R.O. señalaba para la infanterí­a ligera una casaca azul turquí­, calzón y chupa de color blanco, con los detalles "a la moda" de los colores regimentales correspondientes. Al parecer, la infanterí­a ligera no llevaba la flor de lys en el cuello de las casacas. En el caso de dos regimientos con la misma distribución de uniformes, se distinguí­an el uno del otro por el diferente metal de los botones.

Tabla 1: Uniformidad de los regimientos de infanterí­a ligera.

Regimiento Casaca Chaleco Calzón Cuello Solapa Vueltas Vivos Forro Botón
Primero de Aragón Plateado
Primero de Cataluña Dorado
Segundo de Cataluña Dorado
Tarragona Dorado
Gerona Plateado
Segundo de Barcelona Plateado
Segundo de Aragón

Plateado
Primero de Barcelona Plateado
Cazadores de Barbastro Plateado
Voluntarios de Valencia Plateado
Campomayor Plateado
Navarra Plateado

Encima de estas líneas tenemos dos imágenes de tropas de infanterí­a ligera. Los dos infantes son del mismo regimiento, el 1º de Cataluña. A la izquierda del todo, la obra del coronel Ordovás. A su derecha, el Estado Militar de 1806. Puede así­ compararse una interpretación con otra.

El bicornio sigue siendo el semicircular (de "medio queso"), con escarapela roja, presilla del mismo metal que el botón, y sobre la escarapela el plumero verde que distinguí­a a la infanterí­a ligera. En el dibujo de 1806 parece como si la escarapela fuera un pompón sobre el bicornio. La primera y más evidente diferencia entre una obra y otra es el distinto corte de la casaca. Ordovás dibuja un corte similar al de la infanterí­a de lí­nea. El Estado Militar presenta un corte en "V", y muestra por debajo una chupa con dos filas de botones. En el Instituto de Historia y Cultura Militar me han dicho que las láminas de los Estados Militares se reusaban de unos para otros, en tanto que Ordovás dibuja su obra partiendo de cero. Por ello la imagen del infante de la derecha tiene un aspecto arcaizante (compárese con el infante del regimiento Fijo de Ceuta del capí­tulo anterior), que seguramente no era el que tení­an en 1808.

La segunda diferencia más interesante está en que Ordovás dibuja un solo correaje, porque la cartuchera la llevan en una canana ventral (tan poco detallada que parece que llevan los soldados una faja negra), en tanto la otra imagen muestra dos, una para la cartuchera, y la otra para la bayoneta.

Ambas figuras muestran un detalle comúnn que llama la atención, y es la "manta" que parecen portar en el hombro izquierdo. El dibujo del Estado Militar muestra algo más de detalle. En concreto, lo que parece una solapa y bajo ella una manga. Se tratarí­a por tanto de un capote de campaña. De eso hablaré más adelante.

Aquí­ vemos a otro fusilero del 1º de Cataluña, esta vez dibujado por los hermanos Suhr. Y ¡sorpresa! Nuestro infante ligero aparece tocado con un chacó. Esta claro que no es un error del dibujante, porque hemos visto que a los infantes de lí­nea los dibujan con bicornio. Por tanto, si los infantes del 1º de Cataluña están dibujados con chacó, es que llevaban chacó en Dinamarca. La razón para ello es desconocida, aunque más adelante aventuro una hipótesis.

El chacó está "nacionalizado" español puesto que lleva la escarapela roja, con presilla y botón del metal del regimiento (oro), y sobre la escarapela el plumero verde de la infanterí­a ligera. El cordón dorado no estaba reglamentado, hasta donde yo sé, y la chapa frontal del chacó (con el nombre del regimiento en ella), tampoco. Entiendo que se trata de detalles "a la moda" tomados en préstamo del ejército francés, en el cual este tipo de adornos y disposiciones era común.

Lleva dos correajes, y no se aprecia la cartuchera ventral por ninguna parte. Es más, la correa de la bayoneta muestra con claridad un sable, cuya empuñadura es reconocible como la del modelo de 1803, aunque la hoja es curva, no totalmente recta. Casaca, calzón, y polaina, del mismo tipo de las que dibuja Ordovás, con el detalle de que las polainas llevan en su parte superior un pequeño corte en "V". Este corte era común en la infanterí­a ligera francesa, así­ que es de suponer que se trata de otro préstamo tomado a los entonces aliados. El color azul de la casaca no es tan oscuro como le corresponderí­a. Quizá es una cuestión de tintas.

Como puede verse, y con excepción de los detalles mencionados (chacó, correajes y polainas), los dibujos de los Suhr muestran los uniformes con una hechura similar a los de la infanterí­a de lí­nea, que es algo también evidente examinado a los infantes ligeros dibujados por Ordovás. Basta colocarle un bicornio al fusilero de los Suhr o un chacó a los fusileros de Ordovás, y tenemos figuras intercambiables.

En cuanto a las solapas, cuellos y vueltas rojas de los tres músicos militares, no es que se trate de otro regimiento. Son igualmente del 1º de Cataluña, como puede deducirse de que los cuatro llevan la misma placa en el frontal del chacó, y del hecho de que los dos músicos de la izquierda llevan los vivos amarillos. Parece claro que estos músicos han adoptado la misma vestimenta de los músicos de la infanterí­a de lí­nea, compuesta por casaca azul turquí­ con forro, vueltas, cuello y solapas encarnadas, con un vivo blanco y rojo en greca (el que muestra el tambor que es el tercero por la izquierda en este dibujo). Los hermanos Suhr dibujaron un tambor de granaderos del regimiento de Zamora que muestra los mismos detalles, e incluso un tono más oscuro que éste en el azul de la casaca. Los únicos detalles un poco extraños se refieren a que dos de ellos han conservado el vivo amarillo del uniforme de fusilero, en lugar del vivo propio de los músicos. Esos dos mismos músicos muestran un plumero más alto y rematado con plumas rojas, algo completamente inusual en el Ejército español, pero más común en el francés.

Como resumen de esta magní­fica lámina yo sólo añado que muestra un buen ejemplo de uniformidad de fusilero de infanterí­a ligera, así­ como de músico militar del mismo regimiento, en dos versiones: una "regular", la del tambor, y otra "de fantasí­a", la de los otros dos músicos. Por cierto, ¿se trata de la misma fantasí­a que ha hecho vestir chacó a los fusileros? Sí­ y no. Pienso más bien en otra posibilidad.

Varias de las láminas de los Suhr muestran a infantes ligeros con su uniforme de 1802, con casco de cuero estilo tarleton, y dolmanes en lugar de casacas. Parece ser que al igual que varios de los regimientos de lí­nea, los ligeros cambiaron su uniformidad sobre la marcha. En ese caso, si conseguir bicornios de calidad (de "medio queso") suponí­a un problema de costes o de proveedores, es posible pensar en que alguien del 1º de Cataluña pensara en equiparse con chacós, que eran prendas baratas de hacer (y durante la Guerra de la Independencia se hicieron a millares en talleres improvisados, hasta el punto de que una buena cantidad de los regimientos de nueva leva iban tocados con él), sobradamente conocidas por su uso militar, y que le darí­an a nuestros fusileros de azul un tono "francés", esto es, "moderno". Es una idea no apoyada en documentos ni en testimonios, y por ello quizá errónea, pero aquí­ la comparto, por si alguien la considera de un mí­nimo valor.

El último detalle es el "poncho". Por que he podido leer, el nombre correcto de dicha prenda es gambeto. Se trata de una especia de poncho, de forma redonda, corto (hasta poco más abajo de la cintura), equipado con un cuello abotonable para ajustarlo al uniforme. La forma del gambeto es mera cuestión de conjeturas. José Marí­a Bueno interpretó el gambeto de la forma que  he descrito, que es la más lógica. La única representación de época que yo sepa que hay sobre el gambeto es la que se muestra a la izquierda de estas lí­neas. Puede verse a un infante (ligero parece que con el uniforme de 1802) que se ha arropado con el mismo, pero sin ponérselo. Al no estar desplegado no puede apreciarse su forma, y sobre todo, si tení­a o no tení­a mangas. No obstante, es un testimonio gráficoúnico, por lo que procede dejarlo aquí­. Puede verse que las demás figuras de la imagen, que son todas civiles, van envueltos en mantas o en capas. No se distingue ningún detalle que haga suponer que su ropa de abrigo sea de origen militar.

Volver a la página de la uniformidad de la infanterí­a de lí­nea

Volver a la página í­ndice de "Soldados del Rey"

Seguir a la página de la uniformidad de la caballerí­a de lí­nea