Uniformidad de las tropas de infantería de línea (española y extranjera), infantería de marina y Milicia Provincial

1.- Infantería de línea española.

La uniformidad reglamentada para la infantería de línea era la indicada en la Real Orden fechada el 15 de abril de 1805 en el Real Sitio de Aranjuez. A grandes rasgos esta R.O. señalaba para la infantería de línea española una casaca, calzón y chupa de color blanco, con los detalles "a la moda" de un único color (lo que yo llamo "color regimental" o "divisa regimental" en este capítulo), con una distribución concreta de dicho color, según el regimiento. De esta manera, jugando con los colores y su disposición, pese al número limitado de aquellos, cada uno de los regimientos de infantería tenía un uniforme característico. En el caso en que dos regimientos llevaran el mismo color distribuido de la misma forma (regimientos gemelos), uno llevaba el botón dorado, y el otro plateado ("blanco", en los términos de la R.O. citada), como por ejemplo los regimientos de Toledo y Murcia.

Como nota característica (casi un emblema del cuerpo), toda vez que no se dice nada al respecto en dicha R.O., se supone que la infantería de línea seguía llevando en el cuello la flor de lys dorada que se estableció como insignia en 1802. Las demás unidades citadas en este capítulo no la llevaban.

Tabla 1: Uniformidad reglamentada para los regimientos españoles de infantería de línea (1805)

Regimiento Casaca Chaleco Calzón Cuello Solapa Vueltas Vivos Forro Botón
Rey Dorado
Reina Plateado
Príncipe Dorado
Saboya

Dorado
Corona

Plateado
África

Dorado
Zamora

Plateado
Soria Plateado
Córdoba Dorado
Guadalajara Plateado
Sevilla Dorado
Granada Dorado
Valencia Plateado
Zaragoza Dorado
España Plateado
Toledo Dorado
Mallorca Dorado
Burgos Dorado
Murcia Plateado
León Plateado
Cantabria Plateado
Asturias Plateado
Fijo de Ceuta Plateado
Navarra Dorado
Aragón Plateado
América Plateado
Princesa Plateado
Extremadura Dorado
Málaga Dorado
Jaén Plateado
Órdenes Militares Plateado
Voluntarios de Castilla Plateado
Voluntarios de Estado Dorado
Voluntarios de la Corona Plateado
Borbón Plateado

Gracias al viaje de las tropas del Marqués de la Romana al norte de Alemania y Dinamarca tenemos una buena colección de imágenes de las tropas españolas del período 1807-1808, realizadas por los hermanos Christoph y Cornelius Suhr. Normalmente se considera a los hermanos Suhr como "testigos imparciales", esto es, el suyo es un testimonio no viciado por un juicio previo acerca de la uniformidad de nuestras tropas, y en consecuencia, fiable porque lo que ven es lo que dibujan.

Para ilustrar la uniformidad de 1805, en líneas generales, he escogido varias láminas. Si mis fuentes no me fallan, el primer dibujo pertenece a la obra "Abbildung der Uniformen aller in Hamburg seit den Jahren 1806 bis 1815 einquartirt gewesener Truppen", publicado en Hamburgo en 1820 por los hermanos Christoph y Cornelius Suhr. Esta obra recoge cientos de uniformes de las tropas de varias naciones que pasaron por Hamburgo entre 1806 y 1815, y a las cuales los hermanos Suhr dibujaron, para fortuna de las generaciones futuras. El ejemplar del que está tomada esta lámina se encuentra en la Biblioteca Pública de Nueva York (New York Public Library, NYPL).

El segundo dibujo está hecho por los mismos autores, pero procede de un trabajo distinto, titulado "Die Uniformen der Division La Romana. Zeitschrift für Heereskunde". Esta lámina está tomada del libro "Da Spaniolerne Kom. Krig og kulturmode 1808", escrito en danés y coordinado por Henning Petersen en 2009.

Los detalles de cada figura se comentan al lado de la ilustración correspondiente, aunque como puede verse (y es lógico que así fuera) las líneas de todos los uniformes son muy similares, tanto en el corte de la casaca como en el de los calzones, y también en las polainas negras. Puede verse que el calzón llega hasta debajo de la rodilla, donde queda ceñido por unos botones, y no llega a unirse a la polaina negra, que es más alta por la parte delantera (cubriendo la rodilla, o poco menos) que por la trasera.

Los correajes son iguales, y los gorros de granadero también; la única diferencia estriba en que con el uniforme nuevo (blanco) la manga es del mismo color de la divisa, y con el antiguo uniforme (azul), todos los regimientos tenían la manga del color que muestra la segunda imagen; siempre, en los dos caso, con la heráldica del regimiento en la copa. También puede verse (y se confirma por otras láminas tanto de los Suhr como de Rugendas) que la greca de la manga varía de unidad en unidad.

Un detalle curioso. Las hombreras de las casacas están dibujadas con color sólido (el color regimental) con vivos blancos, en lugar de al revés, como parecería lógico: la parte sólida blanca, como el paño de la casaca, y vivos del color indicado para el resto de la prenda. Así es, por cierto, como quedan dibujados en los bocetos que se guardan en la NYPL, y que pueden consultarse a través de internet.

Infantería División del Norte 01

Por comodidad, de izquierda a derecha, voy a llamar a estos militares A1 (el gastador con distintivos rojos), A2 (el granadero que mira de frente apoyándose en su mosquete), A3 (el gastador que nos da la espalda), A4 (el granadero que viste el capote y mira al frente), y A5 (el granadero que nos da la espalda).

A1 es el que mejor muestra el corte frontal de la casaca, puesto que A2 parece que ni tan siquiera tenga una pechera en la misma. El dicho corte es recto, no en forma de "V" como se verá más abajo, con las solapas formando pechera. A3 y A5 muestran el mismo tipo de casaca por la parte de atrás; se aprecian varios detalles: las granadas en las vueltas del faldón (omitidas, por cierto, en el dibujo de la derecha), del color del hilo de la divisa; la longitud (corta) de los mismos faldones; las grandes granadas en las cartucheras de cuero negro; los sables (en que A3 parece llevar un sable español modelo 1803, y A5 lo que parece un briquet francés). A4 lleva puesto el abrigo de color gris claro (gris ratón), que como puede verse es largo y recto, sin insignias ni divisas en el mismo. A juzgar por sus divisas, A1 es del regimiento de Guadalajara, A2 y A5 del regimiento de la Princesa, A3 del regimiento de Zamora, y el del abrigo... a saber, porque no se le distinguen las divisas. A4 lleva, además, un cordón plateado y un plumero rojo que no son de ordenanza.

Otro detalle: los gastadores (A1 y A3) llevan lo que parecen unas charreteras caponas (sin flecos) del color de la divisa regimental de su unidad, con vivos blancos.

Finalmente, el gastador A3 muestra un sable de infantería cuya empuñadura se corresponde (más o menos) con lo indicado en las láminas del "Tratado de Artillería" de Tomás Morla. La hoja de este sable parece ligeramente curvada, lo que no se corresponde con lo indicado en dicho tratado, en que las hojas se muestran rectas. Por su parte, A5 parece que porta un sable estilo briquet francés, sables que sí tenían la hoja curvada.

Por cierto, respecto al capote (abrigo), cabe decir que en otra de las ilustraciones de los Suhr se ve a un infante con bicornio vestido con el capote, y éste es de color pardo, no de color gris ("gris ratón") que se precia en la ilustración de la izquierda.

Infantería División del Norte 02Igualmente por comodidad, de izquierda a derecha, voy a llamar a estos militares B1 (el sargento de granaderos con distintivos rojos), B2 (el gastador que se apoya en la pala), B3 (el gastador que nos mira de frente), B4 (el granadero de casaca azul), y B5 (el granadero que nos da la espalda).

El primer detalle, común a todas las figuras, es que los faldones de las casacas parecen un poco más largos que en el dibujo anterior. Otro detalle: tanto B2 como B4 llevan la flor de lys dorada en el cuello, pero B1 no la lleva (aunque Ordovás sí dibuja a la infantería de 1805 con la flor de lys en el cuello). Tampoco llevan este detalle B1 y B2 de la imagen anterior.

B1 muestra un galón de constancia en la manga, y permite ver las sardinetas de hilo blanco en las vueltas que son la divisa de su empleo de granadero. Ni él, ni B4 o B5, muestran en los faldones de la casaca las granadas de hilo que sí se ven en la lámina anterior. Asimismo B1 muestra la manga de granadero del regimiento Guadalajara, igual que el B1 del dibujo anterior. Nótese lo estrecho de la cartuchera de este soldado, si se compara con otras.

Es curioso que ninguno de estos granaderos muestre la vaina de la bayoneta. Claro que de los soldados de la imagen anterior, sólo uno la muestra, por encima del sable.






Infantería División del Norte 03Igualmente de la obra "Abbildung der Uniformen..." dos imágenes algo más inusuales de los soldados españoles.

En el dibujo de la derecha, tres fusileros muestran tres tipos distintos de vestimenta "fuera de servicio". El soldado del extremo izquierdo lleva el gorro de cuartel (con la heráldica o el monograma del regimiento bordado al frente) y la casaca, entreabierta, lo que permite ver bajo ella un corbatín blanco, una chupa sin vivos, y una faja de lana roja que ciñe el calzón a la cintura. Lleva medias blancas a partir de la rodilla, y calza zapatos negros con hebilla. El soldado del centro (por cierto ¿divisa azul celeste? ¿error en las tintas o uniforme de 1802?) muestra lo que parece ser una chupa con mangas largas de quita y pon gracias a las agujetas de color rojo. Calza lo que parecen unas alpargatas. El soldado de la derecha es el que más "formal" parece. En este dibujo podemos ver la funda la bayoneta y las "carteras tendidas a la balona" (véase más adelante), que, por cierto, no se muestran en las dos ilustraciones precedentes. Asimismo, se puede apreciar la hechura del gorro de cuartel por su parte posterior.

En el dibujo de la izquierda, obviando al gastador, vemos a dos granaderos en uniforme de marcha con los famosos pantalones a cuadros. El granadero de la derecha lleva, además, un bicornio con escarapela y pluma, como los fusileros de la infantería de línea, pero el sable y las sardinetas muestran que no es un fusilero.

El último detalle interesante: las mochilas en forma de zurrón que portan estas tres figuras. Por el dibujo, parece que conservan los pelos del animal (excelente solución para hacer la mochila impermeable), y que son de color blanco.

Nótese que el cuello de los tres infantes aparece dibujado del mismo color, morado, quizá un error en las tintas, porque el regimiento de Zamora llevaba también el cuello de color negro.

En cuanto a los sables de infantería, en esta lámina se ven mejor las empuñadoras, que se ajustan mucho más que antes a las láminas del tratado de Morla. Si bien, una vez más, hay que recordar que las hojas eran rectas y no curvas.

Con los colores de la tabla 1 dibuja Ordovás a los infantes de su "Estado del Exército y la Armada de S.M.C. formado por el Teniente Coronel del Real Cuerpo de Ingenieros encargado del Museo Militar D. Juan José Ordovás. Anno 1807"; otra cosa es saber si en efecto llegaron a vestir estos uniformes, y cuándo (si acaso) los vistieron. La R.O. de 1805 indicaba que la sustitución del uniforme anterior (el indicado por R.O. firmada el 8 de junio de 1802) por el nuevo debía hacerse cuando el viejo estuviera ya desgastado por el uso, aunque se sabe a ciencia cierta que en mayo de 1808 había regimientos equipados con el nuevo uniforme blanco. Poco desgaste había tenido el viejo en menos de tres años de uso.

Después de darle muchas vueltas y de varias especulaciones, la solución la proveyó (cómo no) el investigador Juan José Sañudo al obtener dos documentos, uno de fecha 29 de marzo de 1808, y el otro de 29 de abril del mismo año, en que la inspección de la infantería de línea indica cuál es el uniforme vestido por cada regimiento. La información de estos dos documentos fue publicada por Luis Sorando Muzás en la revista "Soldats Napoleoniens", de diciembre de 2007, con magníficas ilustraciones del maestro Dionisio A. Cueto. En resumen, la uniformidad vestida efectivamente por la infantería española es la que se indica a continuación:


Tabla 2: Uniformidad efectivamente vestida por los regimientos españoles de infantería de línea (abril de 1808)

Regimiento Uniforme
Rey 1802
Reina 1802
Príncipe 1805
Saboya 1805
Corona 1802
África 1805
Zamora 1805
Soria 1805
Córdoba 1805
Guadalajara 1805
Sevilla 1805
Granada 1802
Valencia 1805
Zaragoza 1802
España 1802
Toledo 1805
Mallorca 1805
Burgos 1805
Murcia 1805
León 1802
Cantabria 1805
Asturias 1805
Fijo de Ceuta 1791
Navarra 1805
Aragón 1802
América 1805
Princesa 1805
Extremadura 1802
Málaga 1791
Jaén 1805
Órdenes Militares 1805
Voluntarios de Castilla 1802
Voluntarios de Estado 1802
Voluntarios de la Corona 1802
Borbón 1805

Estos datos hacen imprescindible mirar más hacia atrás a fin de describir las uniformidades reglamentadas en 1802 y 1791/1797.

El uniforme de 1802 está descrito en la R.O. firmada el 8 de junio de 1802, y además hay testimonios gráficos (algunos firmados por el maestro Goya) acerca de cómo era. Esta R.O. estableció el mismo uniforme para toda la infantería de línea española:

"...casaca de paño azul celeste, con solapa, buelta y cuello negro (...) botón dorado con el nombre del Cuerpo; cartera tendida a la balona en los faldones, con cuatro botones grandes; una flor de lis bordada en los extremos del cuello; portezuela en la parte superior de la buelta con cuatro botones medianos; forro y vibos encarnados; chaleco y calzón blanco; calzado regular como el actual (...) sombrero sin galón, con una pluma encarnada sobre la escarapela..."

Tabla 3: Uniformidad reglamentada para los regimientos españoles de infantería de línea (1802)

Regimiento Casaca Chaleco Calzón Cuello Solapa Vueltas Vivos Forro Botón
Infantería de línea española (1802) Dorado

Infantería División del Norte 02

Queda añadir que las hombreras de las casacas también eran rojas (encarnadas), como los forros.

Pese al poco tiempo que estuvo reglamentada la uniformidad de 1802, se cuenta con una buena colección de testimonios gráficos de cómo era ésta, de manera que no es demasiado complicado reunir imágenes de la misma.

Dos de las láminas de los hermanos Suhr. La de la izquierda es de "Die Uniformen...", como ya se dijo; la siguiente procede de "Abbildung der Uniformen...".

En esta imagen el granadero con el uniforme de 1802 muestra la forma del gorro, incluyendo la manga (con el escudo del regimiento de la Princesa). Asimismo muestra la caída del uniforme y el sable de infantería. Nótense las sardinetas de las vueltas, que son el distintivo (junto al sable y el gorro) de los granaderos. Las hombreras son rojas, como muestra el granadero.







Infantería División del Norte 05

En la imagen inmediatamente a la derecha de estas líneas tenemos a un fusilero con el equipo de 1802 (la figura de la izquierda en el dibujo). El otro de casaca azul (el que está fumando) es un soldado de la Milicia Provincial con el uniforme de 1802. Nuestro fusilero muestra que la casaca no es abierta como la del oficial de más abajo, sino con el corte recto, muy parecido al de otros uniformes. Incluso, sin la forma de "V" de la parte baja de las solapas de los dibujos de más abajo.

Detalles interesantes del dibujo de la derecha. Las polainas son cortas, con un pequeño corte en "V" que no se aprecia en otros dibujos y que las asemeja a las de la infantería ligera francesa. Se aprecia estupendamente la faja roja que ambos militares usan para ceñir los calzones a la cintura. Los bicornios de los dos soldados (hasta el del tambor) son bajos y chafados, en la línea del dibujo de Rugendas a continuación.

En el extremo derecho vemos una imagen de la obra "Charackteristische Darstellung der vorzüglichsten europäischen Militairs", hecho por Volz y Rugendas, y que fue publicado en Augsburgo en 1810.

El subteniente abanderado (en el centro) viste el uniforme de 1802. Lleva las solapas abrochadas como el oficial de la Real Armada de más abajo, pero en esta posición la solapa parece que tiene forma triangular. Compárese con la forma de las solapas de los dibujos de arriba. Por otro lado, Rugendas dibuja tres botones en las vueltas, y un calzón anteado (no blanco). Estos detalles hacen que los dibujos de esta obra sea inferiores en fiabilidad histórica que el trabajo de los Suhr.



Infantería 1802Derecha: retrato del oficial (subteniente) Fernández Cossío, del regimiento de Murcia, procedente del Museo Municipal de Cádiz. En dicho retrato pueden verse las líneas generales de la casaca de color azul (especialmente la forma de la flor de lys y de las solapas que forman la pechera), aunque ésta presenta el detalle de estar abierta por delante en lugar de presentar el corte horizontal que se ve en las demas ilustraciones. Compárese la forma de las solapas con las del oficial abanderado del dibujo de Rugendas.

El cubrecabezas, en ambos retratos, es el bicornio negro sin galón indicado en 1797 (véase más abajo), con escarapela roja, presilla dorada (el metal del botón de la casaca) y botón para fijarla al paño. Interesante la vista lateral del mismo que ofrece la lámina de Rugendas de la derecha.

Como detalle final, nótese la diferencia en el tono del azul entre estas imágenes.






En cuanto al uniforme de 1791, la R.O. de 22 de junio de 1791 que lo regula dice:

"...uniforme compuesto de casaca, chupa y calzón blanco, con solapa, cuello, buelta y botón del color que a cada uno se le irá señalando..."

El corte era distinto al de 1802 y 1805. La casaca tenía faldones largos, y las solapas se cruzaban en forma de "V" invertida. Las casacas eran blancas, pero no había un único color regimental para cada unidad; cada regimiento tenía una distribución de colores determinada. En el caso de los regimientos que nos interesan, es ésta:

Tabla 4: Uniformidad de los regimientos españoles equipados con la reglamentada en 1791

Regimiento Casaca Chaleco Calzón Collarín Solapa Vueltas Vivos Forro Botón
Fijo de Ceuta Dorado
Málaga Plateado

Aunque aquí piso un terreno menos seguro, creo que las hombreras eran blancas para todos los regimientos, sin vivos. Es también en esta época cuando las polainas (botines) pasan a ser negras en lugar de blancas como antes.

Este uniforme fue modificado en 1797 para modernizar su hechura más a la moda. En concreto, la R.O. de 23 de abril de 1797 que reguló los cambios impuso que los sombreros no tuvieran galón, sino un ribete negro, que las casacas se acortaran, que los cuellos se hicieran altos, rectos, y abiertos por delante, y que el botón de cada unidad llevara el nombre del regimiento. Estos detalles, que actualizan "a la moda" los uniformes son interesantes, puesto que al no indicarse nada en 1802 y 1805, salvo testimonio en contra, ha de suponerse que se mantuvo.

A la izquierda, con la ayuda del PhotoShop, fusilero del regimiento Fijo de Ceuta, con el aspecto de la uniformidad reformada en 1797.

El cubrecabezas es el bicornio negro, sin galón, con presilla y escarapela roja. No lleva plumero porque se introdujo más tarde, en 1802. El sombrero presenta cuatro detalles verticales que he visto en otros bicornios contemporáneos, sobre todo los franceses. Si se trata de un adorno o es una costura, lo ignoro.

El cuello ya es recto y alto. Al llevarlo entreabierto este fusilero muestra la camisa de lienzo blanco que viste debajo, ceñida por un corbatín negro.

La casaca presenta un corte distinto a de los modelos de arriba. Las vueltas de las mangas no llevan portezuelas ni botones. Las solapas son más estrechas y presentan un corte en "V" invertida (abiertos por delante, como escribí antes). Las hombreras son blancas, sin vivos. El aspecto de este fusilero, por el corte de la casaca, parece más arcaico (al menos en lo que respecta a la moda española) que los dibujados arriba, aunque se asemeja a los fusileros suizos (ver más abajo). No se ven los faldones, pero da la impresión de que ya se han acortado, puesto que no se vislumbran por detrás.

La chupa lleva el corte recto en el talle, con vivos de color anteado, y dos pequeños bolsillos.

El calzón, blanco, muestra los tres botones con los que se ciñe a la rodilla (el original, ampliado, muestra los indicios de una hebilla por debajo de los botones). La pantorrilla queda cubierta por una polaina ("botín") corta, de paño negro.






2.- Infantería de línea extranjera (irlandeses y napolitanos).

En el caso de la infantería de línea irlandesa y napolitana, la casaca, en lugar de blanca, era azul celeste. El color regimental era el mismo para todos, el anteado, según la distribución adjunta:

Tabla 5: Uniformidad de los regimientos extrajeros (irlandeses y napolitanos) de infantería de línea

Regimiento Casaca Chaleco Calzón Cuello Solapa Vueltas Vivos Forro Botón
Irlanda Dorado
Hibernia Plateado
Ultonia Plateado
Nápoles Plateado

A la izquierda, fusilero del regimiento de Hibernia. Del libro "Estado militar gráfico de 1806", editado por el Ministerio de Defensa en 2008, obra coordinada por Enrique Gregori San Ricardo y Juan José Torres Escobar.

No es preciso entretenerse mucho con esta imagen, teniendo en cuenta que la hechura de la misma es similar a la de los infantes de línea de los regimientos españoles. No obstante, aquí queda a título de ejemplo, y también para apreciar el "azul celeste" tal como el artista ha entintado este uniforme, en comparación con el azul oscuro de los uniformes de los suizos y los infantes de marina (ver más abajo). En esa línea, las hombreras de la casaca son del mismo color azul que el resto del paño, sin que se aprecien vivos.

De esta lámina lo que a mí me parece más relevante es el cubrecabezas. La forma del bicornio "de medio queso" (esto es, semicircular) queda aquí ilustrada de manera muy clara. La comparación entre este bicornio y el anterior permite darse cuenta de que el de 1797 tenía el pico ligeramente más pronunciado que el de 1805, que aparece más chafado en la parte frontal, más elevado, y más cerrado en las alas, lo que en  una vista lateral le da menos aire de tricornio a éste.

Las carteras de la casaca, apenas visibles en este dibujo, quedaron estipuladas iguales a las de la infantería de línea española: rectas, esto es, horizontales.








3.- Infantería de línea extranjera (suizos).

Caso aparte entre las tropas extranjeras lo constituían los regimientos de infantería suiza. Para empezar, porque son las unidades cuya uniformidad más trabajo me ha costado escribir a causa de la disparidad de información existente.

La primera y más importante característica de estos regimientos es que estaban formados por mercenarios a sueldo (dicho sea de paso, en aquella época "mercenario" no era en absoluto un término despectivo, sino la manera habitual de referirse a las tropas profesionales contratadas a sueldo; los británicos estaban bien orgullosos de llamarse así) con  cuyos gobiernos se capitulaba (contrataba) un pacto escrito en el que se recogían las obligaciones de ambas partes, incluyendo el uniforme de cada unidad. Para los cinco primeros regimientos la capitulación se firmó el 3 de agosto de 1804 con la República Helvética, y para el sexto el 2 de diciembre de ese mismo año con la República de Valais. Se fijó como modelo de uniformidad el del regimiento 3º, que es descrito en las capitulaciones con la Rep. Helvética (art. 24) como:

"Casaca azul. Chupa y calzón blanco. Vuelta, forro, collarín y solapas encarnadas. Botón plata."

No se dice nada acerca del color del vivo, pero las láminas de los distintos estados militares muestran al 3º con los vivos blancos, así que es de suponer que así es como se pactó originalmente. Resumido:

Tabla 6: Uniformidad de los regimientos extranjeros (suizos) de infantería de línea según se estipuló en 1804

Regimiento Casaca Chaleco Calzón Cuello Solapa Vueltas Vivos Forro Botón
Wimpffen (1º de suizos) Plateado
Reding (Carlos, 2º de suizos) Plateado
Reding (Nazario, 3º de suizos) Plateado
Betschart (4º de suizos) Plateado
Traxler (5º de suizos) Plateado
Preux (6º de suizos) Plateado

Con esta uniformidad, los regimientos del 1º al 5º se distinguirían exclusivamente por el botón, en el cual figuraría la leyenda "SUIZOS nº 1", y así sucesivamente. El botón del 6º de suizos sería igual, sólo que con su propio número, claro.

Parece ser que las capitulaciones no llegaron a ser de aplicación universal en lo tocante a los uniformes, y así, para zanjar el tema, fue  anulado el art. 24 de las capitulaciones mediante R. O. fechada el 21 de enero de 1808. De acuerdo con el magnífico trabajo de Gómez Ruiz y Alonso Juanola en su "El Ejército de los Borbones", tomo IV, las uniformidades que vestían entonces estos regimientos, y que eran las que vestían originalmente y debían haber sido sustituidas por lo capitulado en 1804, son las siguientes:

Tabla 7: Uniformidad efectiva de los regimientos extranjeros (suizos) de infantería de línea

Regimiento Casaca Chaleco Calzón Cuello Solapa Vueltas Vivos Forro Botón
Wimpffen (1º de suizos) ¿?
Plateado
Reding (Carlos, 2º de suizos) Plateado
Reding (Nazario, 3º de suizos) ¿? Plateado
Betschart (4º de suizos) ¿? Plateado
Traxler (5º de suizos) Dorado
Preux (6º de suizos) Plateado

Hay que añadir, además, que según esta misma obra los cuellos del regimiento 2º llevaba un "alamar azul". En realidad este alamar es una botonera, como la que dibuja Ordovás (ver más adelante). También conviene aclarar que según la obra antes citada el 6º llevaba unas presillas amarillas en el cuello, y que la solapa llevaba un vivo encarnado. No he puesto en esta tabla el vivo del regimiento 3º porque no lo citan los Gómez Ruiz y Alonso Juanola, aunque a tenor de lo dicho, es de suponer que sería blanco.

Para enredar aún más las cosas, estos dos autores incluyen en su obra (pp. 113-115) una lámina en la que se representa un uniforme del regimiento 6º, de color pardo y con sombrero de copa, que seguramente no llegó a plicarse nunca a causa del inicio de la guerra.

Por si esto fuera poco embrollo, la obra "Estado militar gráfico de 1806", editado por el Ministerio de Defensa en 2008, presenta una lámina del regimiento 3º que no coincide con lo dibujado por Ordovás en su obra "Estado del Exército y la Armada... Anno 1807".

El fusilero de la izquierda representa al regimiento 6º según Ordovás. El fusilero del centro es de los regimientos del 1º al 5º, de nuevo según Ordovás. El fusilero de la derecha es un fusilero del 3º de acuerdo con el "Estado..." de 1806. Como puede verse, no coinciden las uniformidades de los fusileros del centro y de la derecha, que deberían ser teóricamente iguales, y tampoco coincide con lo indicado en la tabla 7.

Como mucho, y siendo generosos, podría ser que el fusilero del centro y el de la derecha mostraran el uniforme capitulado en 1804, y que salvo para el 3º es dudoso que lo llevaran los demás. Incluso así, se aprecian varias diferencias entre un dibujo y otro. Por ejemplo, las portezuelas de las vueltas, azules en el centro, encarnadas en la izquierda; la posición de las carteras en la casaca
, verticales en el centro, horizontales a la derecha; la botonera del cuello, ausente en el fusilero de la derecha; el corte de las solapas de la casaca...

Otro detalle interesante es la escarapela del fusilero de la derecha, que no es roja, sino roja con un ribete blanco, y sobre ella no un plumero sino un pompón. La escarapela, por lo que indican Gómez Ruiz y Alonos Juanola, difería de regimiento a regimiento, sin que pueda precisarse (al menos yo no puedo con las fuentes a mi alcance) cuál era la de cada uno. En cuanto al pompón, que también aparece en otras colecciones de dibujos, creo que es distinto para cada compañía del batallón, siendo, por tanto, un elemento para la identificación de la tropa.

Respecto a la botonera del cuello, el número de diciembre de 2008 de la revista "Soldats Napoléoniens" publica en su página 15 fotos de una casaquilla corta, sin solapas ni faldones, y que lleva los galones de brigadier coronel de regimiento. Un primer plano del cuello muestra claramente la botonera, de color azul marino con vivo blanco, y un botón semicircular que dice "SUIZOS nº 5". Este mismo número incluye un interesante artículo de Paul Méganck acerca de los regimientos suizos al servicio de España, incluyendo, por supuesto, comentarios acerca de su uniformidad. Aunque, quitando las fotos antes mencionadas, no añade nada nuevo a lo ya escrito aquí.

Como consecuencia de estas discrepancias, yo no estoy en situación de indicar cuál era la unifomidad efectivamente vestida por los suizos. No obstante, la documentación de "El Ejército de los Borbones" me parece que es abrumadora y definitiva en cuanto a la disposición de los colores. En cuanto a la hechura de los uniformes, me quedo con la lámina de 1806 mejor que con la de Ordovás. La razón para ello es que en su obra Ordovás dibuja a toda la infantería de línea con sus uniformes blancos, uniformes que sabemos que no llevaban. Por eso me inclino a pensar que el coronel Ordovás no dibuja las uniformidades reales que vestían, sino las que debían vestir. Apoya esta especulación mía el hecho de que estando fechada su obra en 1807, retrata a unos soldados con un uniforme que no se vestía en 1808, y, seguramente, tampoco antes.

5.- Milicia Provincial.

Sucede con los regimientos de la milicia provincial (cuyas funciones tácticas eran las mismas que las de la infantería de línea, y por eso se les ha incluido aquí) lo mismo que con la infantería de línea. Había dos uniformidades coexistiendo, sin que se sepa a ciencia cierta cuál es la que portaba cada regimiento.

Según la uniformidad ordenada por el reglamento fechado el 19 de julio de 1802, todos los regimientos vestían todos el mismo uniforme, con casaca azul celeste, calzón y chupa de color blanco, y el rojo encarnado como color regimental, según lo descrito en :

"Los Regimientos de Milicias tendrán el mismo uniforme que los del Exército, diferenciándose sólo en la solapa, bueltas y cuello, que será encarnado según hoy lo usan y en el botón el nombre del Cuerpo Provincial en que sireven..."

Estos regimientos ya vestían casaca azul con elementos encarnados desde al menos 1796, por lo que la transición a este uniforme no debió ser compleja. Ahora bien,  el reglamento que regulaba a los regimientos provinciales fue anulado según una R.O. fechada el 7 de octubre de 1806, sin que en esta R.O. de anulación haya nada dispuesto al efecto de la uniformidad. El día 27 del mismo mes otra R.O. confirma lo dispuesto en la del día 7, y sigue sin disponerse nada acerca de la uniformidad, por lo que en principio podría pensarse que seguían vistiendo la uniformidad de 1802. Pero hay otros elementos de juicio que hacen pensar que a partir de esa fecha los regimientos provinciales comenzaron a vestir un uniforme similar al de la infantería de línea, esto es, con casaca blanca. Así al menos los dibuja Ordovás, y así aparecen en varias láminas fechadas en 1805 (en las que se muestra la uniformidad teórica de todas las unidades de los Reales Exércitos). Otro detalle que abona esta hipótesis es que en caso de guerra la tropa de las milicias habría de completar las plantillas de los regimientos de infantería de línea, por lo que parece lógico pensar que desde un principio se pensara en que llevasen un uniforme lo más parecido posible, dado que "el tiempo de que dispongo para la guerra es breve", como dijo Napoleón, y no cabe pensar que la incorporación se retrasara por un tema de uniformes. Sin embargo, láminas de 1807 muestran uniformes azul celeste en las tropas del Marqués de La Romana, por lo que es dudoso si la transición al uniforme blanco llegó a completarse. La teoría de Juan José Sañudo (seguida de cerca por otros) es que el uniforme blanco sólo lo llegaron a vestir los granaderos de los regimientos provinciales, y el resto del personal debió conformarse con el antiguo uniforme azul, o, en algunos casos, con uniformes de paño pardo de confección casera, más sufridos y baratos, aunque menos lucidos.

Tabla 8: Uniformidad de los regimientos de infantería de la Milicia Provincial

Regimiento Casaca Chaleco Calzón Cuello Solapa Vueltas Vivos Forro Botón
Milicia provincial (1806) Dorado
Milicia provincial (1802) Dorado

De izquierda a derecha: oficial de la Milicia Provincial con el uniforme de 1806; fusilero de la Milicia con el uniforme de 1806; granadero de la Milicia con el uniforme de 1806. Las dos primeras ilustraciones son de "Estado militar gráfico de 1806". La tercera, del "Estado del Exército..." de Ordovás.

En primer lugar, yo llamaría la atención sobre el distinto corte de la casaca del oficial: tiene los faldones más largos, y el corte del talle es más alto que el de la casaca del fusilero. Un detalle curioso es que las vueltas de la casaca del oficial están sujetas por lo que parecen (en el dibujo original) dos flores de lys, en tanto que en el fusilero son dos triángulos de tela, en la línea de los dibujos de los Suhr. Las solapas presentan en su parte baja esa forma en "V" que tantas veces nos ha hecho quebrar la cabeza. Igualmente, el fusilero presenta unas polainas ("botines") cortas (por debajo de la rodilla y del ceñido del calzón a la pierna). Otro elemento por cuya hechura hemos dado muchas vueltas.

En segundo lugar, llamaría la atención acerca de la diferencia de forma de los bicornios. En el caso del oficial, parece menos chafado, con más cuerpo... más tricornio, vaya, en tanto que en el soldado la forma es la de "bicornio de medio queso".

Es una lástima que este dibujo de Ordovás no muestre la parte posterior del granadero, por lo que no se cuenta con este testimonio gráfico para saber cómo eran las mangas de los gorros de la Milicia Provincial. De la misma manera, tampoco podemos saber si llevaban cosidas en los faldones de las casacas las granadas de hilo que sí llevaban los granaderos de la infantería de línea.

Lo sorprendente de este dibujo es que el gorro de granadero tiene elementos que le distinguen de los gorros de la infantería de línea, como son el cordón dorado y el plumero rojo. Más arriba se han podido ver láminas en las que los hermanos Suhr muestran los gorros de granadero sin ningún elemento adicional, excepción hecha del granadero que en la primera lámina luce también un cordón dorado y un plumero rojo, situado éste en la copa, no el lateral como nos muestra Ordovás.






Estos tres dibujos (a la izquierda) son de los Suhr. El de más a a izquierda es de "Abbildung der Uniformen...", y los otros dos de "Die Uniformen...". En los tres pueden verse los uniformes de la Milicia Provincial de 1802.

En el dibujo de más a la izquierda el miliciano lleva un corte de casaca idéntico al del fusilero de su derecha (también con la uniformidad de 1802). Como el miliciano lleva la casaca abierta puede verse la chupa con los vivos en rojo, el corbatín negro, y la faja roja. No lleva polainas, sino medias y zapatos.

En el dibujo del centro el miliciano  (casaca azul) lleva  igualmente un corte de casaca idéntico al del fusilero de su derecha (éste en cambio con la uniformidad de 1805). En cambio, mientras el infante de línea lleva un "bicornio de medio queso", el miliciano muestra un bicornio más bajo, ancho, y con más caída. El resto de equipo y aspecto de la uniformidad es muy similar al del resto de los infantes de línea.

En el dibujo de la derecha podemos ver que el segundo miliciano (casaca azul, en el centro) también lleva un bicornio bastante pequeño a juzgar por la proporción respecto a su cabeza.

Dos detalles interesantes. Todos ellos muestran unas hombreras de color rojo con vivos igualmente rojos. Los vivos son igaulmente rojos en cuello y solapas. El detalle del soldado de la derecha lo muestra con total claridad. Sin embargo, vivos en cuello y vueltas son blancos para el uniforme de 1806, según se precia en los dibujos de arriba.

Más curioso aún es el segundo detalle: el miliciano de los dibujos de la izquierda y de la derecha (no el del centro) llevan una flor de lys dorada en el cuello de la casaca, como la infantería de línea. según lo estipulado en 1802. En cambio, ni en "Estado militar gráfico de 1806" ni en el "Estado del Exército..." de Ordovás, se ve que la Milicia Provincial llevara la flor de lys con el nuevo uniforme blanco.


6.- Infantería de marina.

Las funciones tácticas de la infantería de marina en tierra eran las mismas de la infantería de línea, por eso están también incluidos estos regimientos en este apartado. La Junta Gubernativa  Central del Reino dio orden el 28 de noviembre de 1808 de que las fuerzas de infantería de marina que sirvieran en los ejércitos en campaña "se gobiernen en todo según las ordenanzas de las demás tropas", lo que afectaba también a sus evoluciones tácticas. Antes, el 21 de noviembre, se había determinado poner en pie de guerra 12 batallones de infantería de marina. Que no era sino la fuerza teórica que tenía este cuerpo antes del Dos de Mayo, aunque en realidad sólo había cuatro batallones activos para esa fecha.

Las líneas básicas de la uniformidad se remontaban a 1793 en que se les ordena vistan casaca azul turquí con el encarnado como color regimental  excepto en las solapas, que  eran azules. El calzón también era azul. En 1802 el uniforme se describe así:

"Casaca corta azul con solapa, cuello, buelta y forro encarnado con portezuela azul en la buelta y tres botones en ella, y en el cuello un ancla; chaleco y pantalón blanco; corbatín y botín corto negro; sable corto; y para a bordo chaqueta, pantalón y poncho de paño con cuello, buelta y vivos encarados, corbatín negro y gorra de ancla; sable corto."

El azul al que se refiere es el azul turquí.

En 1805 se volvió a modificar el corte de la casaca para que las solapas formasen pechera, y se establecieron dos calzones según la época del año, uno azul para invierno y otro blanco para verano.

En esta época los uniformes no llevaban sardinetas, que sólo aparecieron a partir de la declaración de la guerra, posiblemente como consecuencia de la Orden del 28 de noviembre de 1808.

Tabla 9: Uniformidad de los regimientos de infantería de marina

Regimiento Casaca Chaleco Calzón Cuello Solapa Vueltas Vivos Forro Botón
Infantería de marina (verano) Dorado
Infantería de marina (invierno) Dorado
Infantería de marina (servicio a bordo) No lleva Dorado

El corte de la casaca, por lo que se ve en los dibujos contemporáneos, sigue casi sin distinción el corte de la de los infantes de línea: casaca corta al frente con faldones acortados atrás, recogidos en una vuelta, solapas formando pechera, con cuello de corte recto, alto y abierto por delante. La excepción es el uniforme de paño pardo, que no llevaba solapas ni pechera, y que se abotonaba con dos filas de botones. El botón llevaba la leyenda "Real Marina". El botón aparece dorado en el Estado Militar de 1800, y como posteriormente no se dice nada, es de suponer que siguió así.

Finalmente, dos detalles. Los infantes de marina llevaban los dos correajes, como los demás infantes, y además ceñían a la cintura un cinturón de cuero negro, ancho, con hebilla dorada y ancla al frente, y al costado izquierdo un "sable corto", que según regulación de 1804, había de ser del mismo modelo que el llevado por los artilleros.

De izquierda a derecha: infante de marina con el uniforme de servicio  en tierra, y oficial de la infantería de marina, tomados estos dos últimos de "Colección de cien Estampas...", e infante de marina con el uniforme de servicio a bordo de paño pardo, tomado del "Estado..." de Ordovás.

Puede verse que el corte y aspecto del infante de marino con su uniforme azul es comparable al de la infantería de línea, salvando detalles como el ancla en el cuello, las carteras de la casaca verticales ("a la walona", con vivos rojos) y otros detalles. Le falta al infante el cinturón y el sable de ordenanza, que Ordovás sí dibuja, como puede verse en el dibujo de la derecha. Un detalle: en la vuelta el infante no lleva portezuelas, sino carteras. La diferencia entre una y otra es que la portexuela tiene el corte recto, en tanto la cartera tiene el corte con un pico enfrentado a cada botón. Pueden compararse las carteras de la casaca con las de las vueltas, ya que en este dibujo ambas son visibles.

Respecto al oficial, hay que tener en cuenta que éstos vestían el uniforme de la Real Armada, ya que la infantería de marina carecía de uniformidad específica para ellos. Por ello presentaban un aspecto distinto al de los oficiales de los Reales Exércitos.

La lámina de Ordovás si muestra el cinturón que sostiene el sable. Como lleva la casaca entreabierta puede apreciarse con claridad la chupa blanca y el corbatín negro. Un detalle muy interesante en esta lámina es la forma del gorro de cuartel, que muestra que la manga es del mismo pardo que la casaca, y un escudo al frente, que no se ve en sus detalles..Por desgracia, el poncho que lleva al hombro no está desplegado enteramente, por lo que no podemos ver su forma.






8.- La panoplia del infante español.

En el año 2004 tuve la inmensa fortuna de poder tener a Dionisio Álvarez Cueto en el desarrollo de mi libro "Talavera 1809. Primera victoria aliada", publicado por Editorial Almena. Como parte de la información gráfica de ese libro, Dionisio dibujó la lámina que llamamos la "panoplia del infante", y que es, a mi juicio, la obra cumbre de este libro por la calidad del dibujo y también por la información que aporta. Me sigue llenando de orgullo pensar que esta obra se estrenara en un trabajo escrito por mí. En varias ocasiones Dionisio me animó para que usara este y otro material en mi web, cosa que nunca hice. Hasta hoy, en que incluyo aquí su magnífica panoplia.

El militar del dibujo (1) es un soldado raso del regimiento de infantería de línea Cantabria, vestido con el uniforme reglamentado en 1805. El cubrecabezas es un bicornio negro sin galón, con el plumero rojo de la infantería de línea, con la escarapela nacional de color rojo, sujeta por una presilla de hilo de plata, el mismo del botón de la casaca. Casaca blanca de ordenanza, con los colores regimentales del Cantabria en azul celeste. Bajo ella, chupa (chaleco), camisa blanca y corbatín negro al cuello. Correajes de cuero blanco de ordenanza, que sujetan a la derecha  del infante la cartuchera, de cuero color negro. Pantalón largo civil, y alpargatas también civiles, mucho más cómodas para marchar que los zapatos de cuero.

Las posesiones del soldado (2). Una baraja para matar el rato, con dos monedas de 8 reales de plata de Carlos IV, hilo para reparar el uniforme, cepillo para limpiarlo, peine y cuchara de madera, tabaco y papel para liarlo, y la navaja, la herramienta universal del español de la época, buena para cortar tejido, para usarla de destornillador, y buena también como arma en el cuerpo a cuerpo.

Ropa de repuesto (3). Camisa de hilo blanco (repuesto para el uniforme), calzón blanco de ordenanza, polainas de paño negro (altas hasta la rodilla), y zapato de cuero negro. Encima de las polainas, una muestra de los botones del uniforme y de la herramienta usada para bruñirlos. Sobrepuesto a la camisa, el gorro de cuartel de ordenanza, de los mismos colores que la divisa regimental, y un escapulario, motivo religioso muy popular entre la tropa española, por las crónicas que nos han llegado a nuestros días.

El armamento principal del infante: el mosquete (4). Dos modelos distintos, de uso en el ejército al comienzo de la guerra. La diferencia principal de ambos modelos está en la llave. La de arriba es una hispanofrancesa mixta de 1804 fabricada en España (lo de "mixta hispanofrancesa" se refiere a que la llave tiene detalles técnicos propios de las llaves a la española, y también de las llaves a la francesa), y la de abajo, también mixta pero de un modelo de 1807. Ampliado, el detalle de ambas llaves. El principio de funcionamiento de ambas es el mismo: al accionar el gatillo (cola del disparador) la llave, colocada en posición de fuego, es liberada, y la piedra de sílex raspa con el metal del rastrillo (en posición vertical), haciendo saltar una chispa que prende la pólvora de la cazoleta (dibujada con color de bronce, situada bajo el rastrillo), y la llama provocada a su vez prende la pólvora colocada en el interior del cañón mediante un agujero (llamado oído) taladrado al efecto, con lo que el mosquete dispara. Bajo ambos mosquetes pueden verse algunos elementos auxiliares, como la correa portafusil de cuero, la baqueta para atacar la pólvora y el proyectil, y la bayoneta.

Herramientas para el mantenimiento del mosquete (5). Permiten el desmontaje de sus partes móviles, y de los pasadores y tornillos que sujetan el cañón a las piezas de madera. Encima de las herramientas se puede ver una piedra de sílex tallada, y la manera en que ésta es sujeta en la llave mediante una pieza metálica de plomo muy dulce.

Diferentes utensilios auxiliares (6). Arriba, unas tenazas para moldear las balas esféricas de plomo, eliminando las rebabas y ajustando sus dimensiones al calibre del cañón del mosquete. A la izquierda, una aguja para mantener el oído diáfano de residuos de la quema de la pólvora. Debajo, un recipiente que contiene aceite para mantener engrasadas las partes móviles del mosquete. A su derecha, material para hacer cartuchos: papel, cilindro de madera de las dimensiones adecuadas y un embudo pequeño.

La manera de hacer a mano cartuchos de pólvora (7). El papel se arrolla sobre el cilindro de madera, con la bala de plomo en un  extremo, cerrado mediante un pliegue en el papel. La pólvora se introduce por el extremo opuesto, y una vez relleno se cierra con otro pliegue en el papel. Para evitar problemas de humedad, el papel debería ser encerado; otra posibilidad sería usar lienzo (tela) encerado. Sin embargo, en plena campaña, el simple papel de las proclamas cumplía el expediente. El papel del cartucho, además, en el momento de cargar el arma, servía como taco para mantener en su sitio la pólvora, incluso con el mosquete en posición invertida. A la izquierda, la manera en que los cartuchos se colocaban en el soporte de madera que los sostenía. Este soporte, a su vez, se colocaba dentro de la cartuchera de cuero negro.

El alimento del soldado (8). En las campañas era poco frecuente que el soldado llevara consigo comida que por su naturaleza fuera rápidamente perecedera, como la carne, la fruta o la verdura. En cambio tardan más tiempo en corromperse el pescado en salazón, el queso, el pan, y la “galleta” (una masa de harina de trigo plana y débilmente horneada), que es lo que lleva como provisiones nuestro infante. Además de ello, una bota de vino con boca de vaso, y una pequeña cántara de vinagre, usado para aliñar los alimentos y también como desinfectante.

Volver a Introducción: generalidades, dudas y problemas

Volver a la página índice de "Soldados del Rey"

Seguir a la página índice de la uniformidad de la infantería ligera